#LosCasi2: Ni quiero dormir, ni quiero despertar…

Cuando Lucy nació había noches que no pegábamos ojo. Su aplv no mediada provocaba los llamados cólicos, y lloraba desde las 7 de la tarde hasta a veces a las 6 de la mañana. Cuando por fin conseguimos solucionar este tema, dormíamos de lujo. Nos acostábamos y al hacer colecho sus despertares para comer eran atendidos inmediatamente, así que excepto alguna noche y algún cambio de pañal era perfecto y descansábamos todos.

Cuando comenzó a sentarse y gatear con 6 meses algunas noches se sentaba dormida y era yo la que me despertaba vigilando sus movimientos. Con 8 meses empezó a despertarse mucho más a menudo y a intentar tirarse de la cama abajo prácticamente, por eso acabamos colocando el colchón en el suelo.

Pero desde que empezó a andar antes de cumplir 10 meses, lo de dormir se ha acabado. Si, dormimos, algunos más y otros menos, pero de aquella manera.

La verdad es que el problema en si no es dormir, porque una vez que nos dormimos y, siempre y cuando yo no me escape a hacer cosas, ella no se despierta. Puede dormir 10 y hasta 12 horas seguidas (con su teti) sin problema ninguno. Lo juro.

Y si, necesita dormir conmigo, abrir el ojito y verme cerca, pero últimamente con mucha más intensidad. Antes podía escaparme a escribir, leer, o ver una película. Ahora es imposible porque vuelve a tener esa alarma que tienen los bebés recién nacidos que salta en cuanto te separas de ellos. Yo se que es normal y que tienen a esta edad una especie de “regresión”, pero una cosa es saberlo y otra vivirlo. No tengo un segundo para mí, ni para hacer mis cosas. Si supierais cómo escribo los posts alucinaríais.

La cuestión es cuándo nos dormimos. Nunca jamás tiene sueño ni quiere irse a la cama.

Más de una vez hemos tenido que levantarnos porque cuando no quiere dormir, no hay manera de convencerla, es imposible. La mayoría de los días antes de las dos de la madrugada no la convenzo para ir a la cama. Y da igual que al día siguiente la despiertes a las 8 de la mañana, que ya se gestionará ella la manera de echarse una presiesta y una siesta que sean suficiente para llegar a la noche sin sueño alguno y con ganas de trasnochar.

lucy_dormida_loscasi2

Lucy durmiendo en cualquier momento y encima de mí. Pero luego por la noche nada de nada.

Pero no solo es que no quiera dormir jamás de los jamases y siempre haya problemas para dormir por la noche, es que tampoco quiere despertar por las mañanas y levantarse. Remolonea con la tetita hasta el infinito y más allá y cuando decides que ya es momento e intentas ofrecerle alternativas como el desayuno, el juego… Lucy se rebela, se queja, patalea, te pega… No suele ser fácil y las ocasiones en las que sus despertares han sido bonitos y de amor no son muchos últimamente.

Hay temporadas agotadoras en las que irse a la cama es desagradable y despertar y comenzar el día de esa manera es difícil y desalentador. Y llevamos así más de un año.

Hacer que madrugue, haga siesta corta y se acueste pronto es inútil porque se despierta a las pocas horas  y con ganas de jugar. Y si se acuesta a las mil, hay días que humanamente me es imposible levantarme y menos despertar a una Lucy que hace pocas horas se acaba de dormir. Es el pez que se muerde la cola.

Mi agotamiento llega a límites insospechados. Hay días que me los paso con dolor de cabeza por no haber dormido nada, de muy mal humor y echando de menos a esa mini Lucy que dormía genial.

lucy_durmiendo_dia_luz_loscasi2

Lucy durmiendo a pierna suelta con toda la luz del mundo.

¿Se le pasará? ¿Será por la edad? ¿Llegará un momento en el que sus horarios (y los míos) se regulen y podamos dormir a las horas que hay que dormir?

La verdad es que intentar aplicar una rutina está siendo difícil porque Lucy va a su ritmo y aunque te esfuerces e intentes que duerma a su hora de diferentes maneras, nada funciona. A ratos es bastante desesperante.

Lo he dicho muchas veces, y es que no poder dormir cuando quiero o lo necesito es terrible. Es una de los problemas más duros de la maternidad.

¿Te ha pasado algo parecido con tu bebé? ¿Qué rutinas de sueño realizáis?

#OrdenatuVida y comienza por tu casa

El lunes 24 de octubre Lucy y yo tuvimos la suerte de acudir a uno de los eventos de “Academia Madresférica” gracias a Madresfera. Siempre es un gustazo asistir, nos tratan genial y Lucy está en su salsa.

En esta ocasión Alicia Iglesias, coach de organización y autora del blog Orden y Limpieza en Casa nos dio unos consejos que valen oro, bajo el lema “Pon orden en tu vida (empezando por tu casa)”.

archivo-27-10-16-2-22-39

Alicia es organizadora profesional y ayuda a sus clientes a organizar sus casas y a generar rutinas. Está considerada una de las “gurús del orden” y con toda la razón. Su blog está lleno de artículos prácticos y que solucionan muchos de los problemas de orden y organización en casa que tenemos.

Conozco a Alicia por su grupo de Facebook “21 para mantener tu casa en orden”, (el cuál os recomiendo porque Alicia participa activamente) que encontré buscando ayuda cuando al cambiar de ropa de temporada y tener que colocar toda la ropa de Lucy, se me hacía cuesta arriba. Descubrí en el grupo que siguen el reto y tienen conceptos nuevos para mi como “hacer un #sinpiedad y “doblado vertical”. En poco tiempo estos dos conceptos básicos han cambiado mi forma de ver la cantidad de cosas que acumulamos y una nueva y definitiva manera de organizar armarios.

Las máximas de este tipo de organización, según he podido aprender yo son:

  • Hay que utilizar lo que tenemos. Si no lo utilizamos se dona, se regala… Va fuera de casa.
  • Hacer un #sinpiedad sienta genial, es como si te quitases un peso de encima y esto lo he vivido yo en mis propias carnes.
  • Cuánto menos guardemos y acumulemos, más fáciles son otras tareas como colocar y limpiar.
  • Lo que no vemos, no lo usamos.
  • La decoración si, es muy bonita, pero es un lastre.

En la charla nos habló de los 21 puntos a seguir los 21 días, a los que enlazo en su blog, porque de verdad, no tienen desperdicio y son técnicas que una vez las adquieres en tu rutina, optimizas tiempo y espacio de una manera increíble.

1. Los menús semanales.

Según Alicia, por aquí es por dónde hay que comenzar a ordenar tu casa por varias razones: al planificar con antelación las comidas ahorras dinero y tiempo, sabes perfectamente qué tienes que comprar, pero sobretodo, no tienes que pensar qué vas a comer, porque ya lo sabes y así te olvidas.

A mi la planificación de comidas me trae de cabeza. Lo de pensar qué comer se me da fatal y nunca me ha gustado, por eso Súper Papá se ocupa de ello y él si realiza menús semanales porque facilita mucho la tarea.

2. La despensa y el frigo.

Es importante conocer lo que guardamos en la despensa y saber cuándo caduca para aprovechar todo en los menús semanales. Se debe ordenar por tipo de producto y caducidad y es interesante leer las instrucciones del frigorífico para conocer dónde es más adecuado guardar cada productos.

3. Los armarios de la cocina.

Para dejar la cocina colocada despejar las encimeras al máximo de aparatos (si no se utilizan más de 2 veces a la semana hay que guardarlos). Colocar el menaje por tipos y los tuppers son mejores pequeños: ocupan menos espacio y puedes utilizar varios, que así se guardan más fácil en la nevera.

Los “Horrores en la cocina” son esos aparatos que no utilizamos casi nunca: foundee, yogurtera… Esos electrodomésticos deberían ir fuera porque solo los estamos acumulando.

Las bolsas de plástico ni deberían entrar en casa por la misma razón.

4. Limpiar la cocina a fondo y sus productos.

Los productos de limpieza debemos reducirlos al máximo. En su blog Alicia te nombra los que ella utiliza y la manera de limpiar la cocina de manera express.

5. Organizar el baño.

Alicia aconseja guardar los productos de limpieza del baño en el mismo baño, y sobretodo que no acumulemos cosas sin sentido como muestras, millones de horquillas o gomas del pelo…

6. Limpieza mensual de baño.

Podéis visitar el blog de Alicia que os enseñará una manera rápida de limpiar el baño. Como siempre, cuánto menos hayas acumulado y mejor hayas hecho el #sinpiedad, más facilidad para limpiar.

7. Entrada, pasillo y distribuidor.

Es una de las zonas más importante de la casa, la primera que ves y la que organiza todo. Es como una tarjeta de presentación.

8. Distribuir y planificar los armarios de la casa.

Antes de lanzarse a ordenar, hay que plantearse antes las necesidades que tenemos y detectar el problema. Si es necesario transformar nuestros armarios debemos hacerlo: poner barras, baldas, cajones…

9. Cómo se ordenan los armarios y cajones.

Necesitamos “armarios efectivos”. Vaciar el armario, clasificar por tipos de prenda y definir qué espacio deben ocupar puede ser un trabajo arduo pero que nos servirá para guardar el orden.

Vaciar el armario y hacer un #sinpiedad con la ropa que no nos ponemos, no utilizamos ni vamos a utilizar o que ya no nos vale además de descargar el armario es muy liberador. No tenemos por qué tirarla, podemos donarla.

Dividir la ropa por secciones y categorías para encontrarla más fácilmente y poder acceder a lo que utilizamos más.

Es importante conocer el “doblado vertical” para aprovechar el espacio de los cajones al máximo.

Para los cajones podemos comprar complementos que nos faciliten el orden. Alicia recomienda varios organizadores de cajones. Entre ellos las cajas SKUBB de Ikea las cuáles ya utilizo y los separadores HÖFTA que no conocía y ya tengo apuntados; Elegir una buena percha que nos sirva para varios tipos de prendas es también importante.

organizadores_cajones_ikea.jpg

Organizadores de cajón SKUBB y separadores KÖFTA de Ikea.

10. Qué hacemos con la ropa que no usamos.

La ropa de otra temporada, la de premamá, la que nos dan para los niños para el año que viene… Alicia recomienda almacenarla en “La Caja” como la llama ella. Se trata de la SKUBB de almacenaje y hay de varios tamaños. Yo tengo la más grande debajo de la cama, pero es recomendable la más pequeña porque se mueve mucho mejor y es más fácil encontrar sitio para guardarla.

alicia_iglesias_skubb_almacenaje.jpg

11. Zapatos y bolsos.

Los zapatos y bolsos se deben colocar de manera que los veamos, para poder utilizarlos y por categorías.

12. Organizar joyas y complementos.

Las cajas transparentes y/o de metacrilato son las mejores para tener a la vista nuestros collares y pendientes y poder utilizarlos.

13. Cómo organizar el salón comedor.

El salón es el núcleo familiar y se deben planificar espacios para toda la familia. Las estanterías deben llenarse con lo que se utiliza y las mesas están sobre valoradas.

14. Dormitorio principal.

Nuestro dormitorio es nuestro santuario, no debemos atestarla con objetos y/o ropa tirada. Las mesillas de noche deben ser sencillas y se deben revisar.

15. Dormitorio adolescente.

Debe decorarlo como quiera y si no lo mantiene limpio es que de pequeño no le enseñamos a mantenerlo. Hay que dar ejemplo.

16. La habitación de los niños.

Muebles sencillos y baratos que se puedan cambiar cada cierto tiempo. Poner a su altura para fomentar su autonomía.

17. El despacho o estudio.

El despacho es un lugar de trabajo y debe estar despejado. Los documentos innecesarios fuera y los necesarios bien archivados.

18. Organizar el trastero.

El trastero se suele llenar de cosas que con el tiempo irán a la basura sin volver a usarse jamás, por eso es importante guardar lo que sabemos que volveremos a utilizar.

19. Rutinas de limpieza.

Hace un par de meses me hice un planning de limpieza que voy cumpliendo de manera bastante satisfactoria y me resulta muy efectivo porque es un poco como los menús semanales: lo haces y no tienes que pensar, solo seguirlo. Tenía la sensación de pasarme el día colocando y recogiendo, y con el planning tengo una guía clara de lo que me toca hacer.

20. Rutinas de orden.

Una vez que tenemos la casa limpia y ordenada es imprescindible tener unas pautas básicas y claras para que el caos no vuelva a tu casa.

21. Es posible.

Si, es posible. Es cambiar el chip más que nada y una vez lo consigues es bastante fácil no acumular y deshacerte de lo que no necesitas.

De hecho, poquito a poquito voy a realizar el cambio en mi casa en los 21 días. Ya tengo a Súper Papá haciendo un #sinpiedad en su estudio, y eso es todo un logro.

Además de los post de los “21 días para mantener tu casa en orden” (a los que os he enlazado en cada día) que son muy claros y con ideas muy buenas, el blog de Alicia está lleno de perlas, es el típico blog que puedes (y debes) leerte entero.

Quiero agradecer a Alicia su amabilidad y naturalidad durante el evento de la Academia Madresférica, y a Madresfera por organizarlo. ¡Desde entonces no paro de perfeccionar el orden en mi casa!

archivo-27-10-16-2-24-55

¿Qué te parece este tipo de organización?

¿Necesitas un sistema parecido?

¿Te animas a cumplir los 21 días?

 

 

#LosCasi2: “Ni me visto ni me cambio”

Siempre me dijeron que cuando los bebés cumplen un año comienzan a no dejarse vestir ni cambiar el pañal.

No me dijeron nunca cuando termina esa etapa.

Este proceder por parte de Lucy comenzó incluso antes del año de edad, cuando ya su envergadura era tal, que el cambiador, el cuál creo limitaba sus movimientos bastante y ayudaba a vestirla, no nos servía para su uso original y aunque jugando, cantando y riendo, claudicaba y ayudaba, pronto tuvimos que perseguirle por toda la casa.

Mi intención era que al invitarle a hacerlo, solo ofreciendo mi ayuda, al final tendría más predisposición a vestirse “ella sola”.

Pero qué va. Ni intención ni ganas.

A veces, cuando ve que sacas del armario ropa y zapatillas de deporte, se le ilumina la cara al tiempo que lanza un emocionado “¿Paque?”(¿parque?), y si tu respuesta es afirmativa (que suele serlo), su exaltación es tal que participa un poco más en la tarea de equiparse para ir a la calle.

Pero ese entusiasmo también se ha ido apagando y ahora se hace el peso muerto que da gusto: ha pasado de la resistencia a emperifollarse, a realizar una sentada (tumbada más bien), para mi desesperación y la de mis cervicales que no pueden más de levantar peso.

Intento tener calma, ser paciente, repetir de diferentes maneras que hay que vestirse porque vamos a tal o cual sitio, que va a haber x cosas que nos van a gustar y que para poder ir hay que vestirse, que mamá se ha vestido o se está vistiendo…

¿Y el cambio de pañal? Si el cambio de pañal “de los cargaditos” se convierte de repente en un “¡No no no!” como suele expresar Lucy su descontento, puede acabar en un cambio de ropa entera e incluso en la bañera.

Le he enseñado la derecha y la izquierda, siempre en ese orden, y cuando le pido un brazo o una pierna, a veces se calma y las ofrece. Debe ser que el hecho de saber identificarlas (de aquella manera) le gusta.

Aún así tenemos suerte porque el tema ponerse zapatos siempre lo ha llevado muy bien porque sabe que vamos a la calle, pero del tema calcetines caseros ni hablamos. Se los puede quitar 20 veces al día.

Pero hay veces que nada resulta y cuando el reloj apremia o la paciencia acaba porque el cansancio es grande, acabamos con Lucy llorando y pataleando, y yo vistiendole en contra de su voluntad, con un cabreo enorme y sintiéndome fatal por haber llegado a esa situación.

Eso sí, cuando quiere, que suele ser cuando no debe, se despelota por completo ella sola.

Archivo 23-10-16 0 56 53.jpeg

Lucy con 22 meses sin querer vestirse.

¿Cómo solucionar este problema?

Creo que consiste en darle más autonomía, conceder tiempo para que se haga a la idea, para que consiga aprender a vestirse y desvestirse. En hacerlo algo divertido y que realmente no se sienta como una muñeca a la que visten: Hacerla parte activa de ese momento. Un poco como hicimos con el BLW. Pero por ahora esto no funciona.

Es lo que intento hacer todo el día, intento adelantarme y le voy diciendo lo que vamos a hacer, igual que cuando estamos en el parque que llevo 20 minutos avisando que nos vamos a tener que ir y hemos logrado irnos sin llantos. Pero a Lucy no le gusta nada que la vistan.

Tampoco tiene curiosidad o intención en vestirse todavía, o puede que yo no esté enseñándole bien o alimentando su autonomía como debiera.

Dicho esto, solo podemos tener paciencia y esperar. Supongo que como con todo, llegará un momento en que ella sola quiera vestirse e incluso no permitirá que le ayude, que elegirá la ropa que se pone y entonces entraremos en una etapa nueva.

¿Cómo lo hacéis en casa?

¿Os funciona algún cuento, canción, juego?

picmonkey-image

Joyas Maternales de Begoña Prats: un Recuerdo de tu Lactancia Materna

Hace un tiempo supe que existía una empresa en EEUU que realizaba joyas con leche materna. Me pareció una idea preciosa pero la logística era un poco complicada; ¿cómo me aseguraban que esa leche materna que viajaría tanto, sería la que finalmente engarzarían en la joya?

Con el paso del tiempo se me olvidó el tema aunque me encantaba la idea de tener un recuerdo eterno y tangible de esta etapa tan maravillosa que Lucy y yo estamos viviendo.

Pero hace unos meses conocí a una mujer que se ha lanzado en un proyecto para conseguir que tengamos ese recuerdo tan bonito: Begoña Prats

Begoña es una madre de mellizos, mallorquina de nacimiento y afincada en Barcelona, que dejó apartados sus estudios cuando descubrió que su verdadera pasión era la joyería. En 2009 terminó de formarse en lo que realmente le gustaba y comenzó a trabajar como freelance y a participar en exposiciones nacionales e internacionales con sus creaciones.

Es una mujer con muchas facetas y muy emprendedora. Es la creadora de la aplicación “Happy Recipes” que muchas hemos utilizado al comenzar con el BLW. Yo la utilizaba sin saber que era suya.

Alguien le expuso la idea de hacer joyas con leche materna en un grupo de facebook (ese día andaba yo por ahí y vi lo que se estaba cociendo) y ella se puso a investigar hasta que consiguió averiguar cómo conseguir “convertir la preciada leche materna en una preciada joya” como ella misma dice.

Hace poco Begoña me mandó el catálogo y cuando vi las joyas me emocioné mucho. Se que han sido muchas horas, semanas y meses de trabajo para descubrir un tratamiento especial con resina para garantizar la durabilidad de la leche materna.

Es un recuerdo especial y único, algo que el día de mañana pueda incluso regalarle a mi hija, que sea una joya familiar que pase de generación en generación.

1.jpg

Begoña Prats tuvo una lactancia complicada y mixta, y entiende perfectamente la importancia de la lactancia materna. Para ella realizar estas joyas es una especie de terapia y admira muchísimo a todas las madres que consiguen superar complicaciones en la lactancia.

Conoce esa necesidad de las madres que quieren una joya así de tener la seguridad de que esa leche materna es la suya. Es algo simbólico pero con mucha importancia y Begoña  garantiza que así será.

“Me llegan historias de superación, historias preciosas de mamás luchadoras que han conseguido mantener su lactancia a pesar de las adversidades. Me hace muy feliz poder ayudarlas a conseguir una Joya tan simbólica.

Cada pieza que hago la trato con mucho cariño y respeto porque comprendo lo que implica cada gota de esa leche maravillosa que me confían”

(Begoña Prats)

Tener un recuerdo de este periodo de lactancia es una ocasión única. Muchas veces pienso en cuándo se destetará Lucy y le he dado a entender a Súper Papá que me tengo que ir sacando leche y congelarla, porque QUIERO una de estas joyas. La he pedido por Papá Noel, para Reyes, para mi cumpleaños, santo y aniversario de boda. Me encantaría tenerla para el #LucyCumple2 que es lo primero que viene, como un recordatorio de estos dos años de lactancia.

3

Jamás me he sacado leche ni tengo sacaleches. Tampoco he podido nunca hacerlo manual ni he puesto mucho empeño en ello porque no lo he necesitado. ¿Pero adivináis quién lleva ya unos cuántos días practicando? Exacto.Os dejo un vídeo por si estáis en la misma situación que yo. Se necesitan entre 20 y 30 ml de leche, no es mucho y lo conseguiré.

Begoña realiza colgantes, anillos, pulseras, pendientes… en Plata de Ley con opción de baño de oro. Y puedes hablar con ella para personalizarlos al máximo.

Aquí podéis ver el catálogo de estas Joyas Maternales. Si os animáis os dejo los pasos para hacer un pedido:

Mandar un mail a

bpratsjoyasmaternales@outlook.com

incluyendo los siguientes datos:

  • La pieza o piezas en las que estás interesada (no olvides identificarla con el número que hay al pie de imagen de cada modelo en el catálogo)
  • Tu nombre y apellidos
  • Dirección
  • Teléfono de contacto

Seguirán el orden de llegada de pedidos y  contestan a todo el mundo. Cuando lleguen al tuyo se pondrán en contacto contigo para la recogida de tu muestra de leche materna.

El precio de la Joya Maternal lleva incluído el servicio de recogida de mensajería y te enviarán información gráfica para mostrarte cómo preparar la muestra para que llegue sana y salva. También incluye el envío de la Joya Maternal.

El abono del pedido se paga por Paypal o por transferencia y desde que reciban la muestra tardarás alrededor de dos semanas en recibirla.

Espero que muchas mujeres puedan conseguir este recuerdo maravilloso, que se hagan este regalo así mismas para recordar su lactancia y ese tiempo de relación tan estrecha y preciosa con sus bebés, y no puedo más que agradecer a Begoña que se haya lanzado en esta aventura y felicitarle por ello.

Espero poder enseñaros mi Joya Maternal dentro de poco tiempo.

 

PicMonkey Collage.jpg