Es por tu bien…

Cortometraje de Icíar Bollaín protagonizado por el actor Luís Tosar que refleja el trato que reciben muchas mujeres hoy todavía en algunas clínicas y hospitales españoles. Por suerte cada vez más siguen las recomendaciones de la OMS pero todavía queda un largo camino.

Luis Tosar se sorprendió de la camilla dónde ponen a las mujeres para dar a luz. Puede que la primera reacción sea reirse nerviosamente por ver un hombre en una situación así, pero creo que consigue que te des cuenta de lo poco normal que es la situación y de lo innecesario que es intervenir en un parto que en un principio es completamente normal.

Asociaciones como El Parto es Nuestro luchan cada día por ello, e Icíar Bollaín forma parte activa en este proyecto. Con este corto de apenas 3 minutos quiere reflejar varias situaciones que a lo mejor a algunas personas no les rechinan porque sería “lo normal”, por eso quiero hacer inciso en cada una de ellas:

– Muchas mujeres no saben si están de parto. Muchas mujeres comienzan a tener contracciones y si no han tenido falsas contracciones o de Braxton Hicks se enfrentan a una situación y un dolor nuevo para ellas, por lo que es muy normal ese desconcierto. Muchas no esperan en casa a dilatar como recomienda la OMS, porque sencillamente ni su matrona ni su ginecólogo les han explicado las fases y los tiempos del parto. El trato que recibe Luis Tosar por parte de la enfermera es frío y borde, ¿verdad? Exactamente lo que necesita una persona que va a enfrentarse a algo desconocido y a lo que culturalmente se nos ha hecho temer tanto.

– Le ponen una vía intravenosa y suero. Doy por hecho que en ese suero hay oxitocina también ya que hasta hace poco era algo que se hacía por protocolo a todas las mujeres españolas sin necesidad ninguna. Nuestro hombre de parto pregunta que le están inyectando pero no le responden… A nadie le gusta estar en una camilla, con dolores, sola porque “te están preparando” y no puede haber nadie, con miedo porque no sabes que es lo siguiente y sin saber qué están metiendo en tu cuerpo…

– Le abren de piernas como si detrás de esa cadera no hubiese una persona. Da la sensación que al “abrirte de piernas” con tu pareja y quedarte embarazada, ya no tienes pudor, ni vergüenza… Parece mentira que la mayoría de enfermeras y matronas sean mujeres y que no sepan, aunque tengamos lo mismo ahí abajo, no nos gusta enseñarlo a cualquiera…

El tacto vaginal y el enema… Sin preguntar prácticamente… Muchas mujeres no saben que pueden negarse a cualquier práctica o prueba con la que no estén de acuerdo, por mucho que sea el protocolo del hospital, el hecho de no aceptar el tratamiento prescrito no dará lugar al alta forzosa cuando existan tratamientos alternativos. Puede ser necesario que hagan un tacto vaginal para saber tu dilatación (muchas matronas muy experimentadas que hacen también partos en domicilios solo con ver tu cara saben si estás ya dilatada), pero nunca deben ser en intervalos de tiempo menores a cuatro horas. En algunos casos los tactos vaginales pueden ser perjudiciales, cuando la bolsa aminiótica se ha roto o cuando te han diagnosticado estreptococo antes del parto. Un tacto vaginal solo extendería o crearía infección.

Y el enema… Por suerte en muchos hospitales ya no es “obligatorio” (insisto en que no deben hacerte nada que no quieras, igual que el rasurado, incómodo para algunas mujeres en el posparto). ¡Qué voy a hacer si pienso que es más fácil recoger una hez dura del suelo que heces sueltas post enema!

– Se siente incómodo y no le dejan levantarse, porque está enchufado… ¿Realmente es necesario estar enchufado en todo momento a un monitor durante el parto? No, no lo es. De hecho no se recomienda que sea de manera continuada. Limita la movilidad de la parturienta, algo que es muy importante para la dilatación y el expulsivo.

Romper la bolsa. Es una práctica innecesaria que no acelera el parto y que en muchos casos solo ocasiona infecciones e incluso contracciones más dolorosas. Puede que incluso se pare el parto y tengan que ponerte oxitocina. Todo un despropósito. Muchas mujeres rompen aguas antes de tener contracciones, otras durante la dilatación o el expulsivo y algunas llegan a dar a luz con el saco amniótico intacto, por lo que no es necesario romperla en ningún caso. http://www.placentera.com/la-ruta-placentera/enmantillado-nacer-con-el-saco-amnitico-intacto-mito-y-magia

Dirigir los pujos. En las películas lo hemos visto cientos de veces. Las mujeres llevan siglos dando a luz ellas solitas. El reflejo del pujo es algo instintivo que el mismo cuerpo produce. Hoy en día se dirigen los pujos porque las mujeres con epidural no sienten las contracciones por lo que no saben cuando llega un pujo, una de las razones por las cuales no me gusta la epidural.

Empuja, pero así no… Señor ginecólogo, como usted diga voy a empujar… ¡Sabré yo como tendré que empujar!… Las mujeres que tienen un parto natural sienten perfectamente como baja el niño por el canal del parto y saben perfectamente como ponerse y como empujar instintivamente. No le dejan levantarse de nuevo aunque lo pide, cuando realmente una mujer de parto siente que debe levantarse, puede que para que la gravedad juegue de su parte o porque le duelen los riñones de estar tumbada, debe tener libertad de movimientos en todo momento para facilitar el expulsivo. Hay que recordar que la posición de litotomía (tumbada) la desaconsejan durante el embarazo a la hora de dormir, porque se corta el riego sanguíneo al útero. Pero a la hora del parto, que es cuando más sangre necesita el útero, no es importante mientras el ginecólogo esté cómodo, vea bien y tenga acceso a tu vagina para dar el corte de gracia cuando el lo vea oportuno, sin pedir permiso ni dar explicaciones.

Episotomia. Ese corte de cinco capas diferentes de piel que los ginecólogos hacen en la vagina. Suele practicarse cuando el parto termina siendo instrumentalizado con fórceps y antiguamente se hacía a todas las parturientas “para que no te desgarraras más de la cuenta tu sola”. Cualquier madre o abuela te dará esta contestación si le preguntas por ello, aunque ninguna conoce el nombre; Hoy en día por suerte no se hace ya que se ha demostrado que muchas mujeres ni se desgarran en un parto normalizado sin instrumentalizar y que si lo hacen, suelen ser desgarros de pequeño grado en los que puede que ni haga falta dar puntos.

– Se saltan a la torera el piel con piel. El Ministerio de Sanidad y la OMS recomiendan el piel con piel en los primeros momentos de vida para facilitar el apego y la lactancia entre madre y bebé pero en muchos hospitales esto no lo ven importante.

 

Y si el cortometraje fuera más largo, se comentarían decenas de prácticas completamente desaconsejadas por la OMS e incluso prohibidas en muchos países que ¡Oh sorpresa! Se hacen en España.

Todavía queda un largo camino por recorrer y empieza porque todas las mujeres conozcan lo que es un parto normal y natural. Que conozcan los problemas que puede haber y las soluciones que tienen cada uno de esos problemas con prácticas respetadas. La mujer debe ser la protagonista en su partoy debe poder decir como quiere que sea. Matronas y obstetras deberían resptar sus decisiones y consultar y pedir permiso para intervenir en cualquier momento.

 

Nunca viene de más conocer los Consejos para un Buen Parto que añado a continuación y que en muchos hospitales deberían empezar a poner en práctica.

 

 

consejos para un buen parto

 

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s