Enamorada de la “Moda Bebenil” Episode I

Admitámoslo. Cuando estamos embarazadas nos puede el consumismo, y compramos cosas que puede que nunca lleguemos a ponerle al bebé… Y no solo nosotras… ¡Todo el mundo se vuele loco! Y no es para menos… Todo el mundo quiere aportar su granito de arena y tener un detalle porque: ¿hay algo más bonito que un bebé vestido con aquello que le hemos comprado con todo nuestro amor y cariño? Yo empiezo a pensar que no.
Los papás agradecemos muchísimo los detalles de amigos y familiares que son a veces alucinantes y llegan a ser emocionantes.
En mi 30 cumpleaños ya sabía que estaba embarazada de 10 semanas y el primer regalo que hicieron para el bebé fue este:

vestidito amarillo

¿Un vestido? Si, un vestido. No sabíamos el sexo del bebé, ni siquiera me habían realizado una ecografía todavía, pero mi hermana mayor Candy no dudó en regalármelo. Venía en una caja preciosa con mas ropita de bebé y en cuánto lo vi me puse a llorar. Ese vestidito precioso, chiquitito y amarillo lo había llevado mi hermana pequeña Bárbara hacía 20 años. Me acuerdo como si fuese ayer de lo bonita que iba en su carrito con el pañal y con los piececitos al aire. He recordado que he aprendido de mi hermana Candy a guardar las cosas que tienen valor sentimental, cosas como esta, que 20 años después emocionan tanto que Súper Papá dijo que solo por eso nuestro bebé tenía que ser niña… Y acertó!!!

Gracias Cande…

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s