Las Mujeres agudizan su sensibilidad durante el Parto.

Cuando una parturienta se siente observada y estudiada, la futura madre se siente intranquila y el nivel de adrenalina aumenta, por lo que las contracciones pueden interrumpirse. (…)
Un tercio de las mujeres que van a parir sufren contracciones tan fuertes que el efecto de la adrenalina queda anulado. Este grupo de mujeres se ve arrastrado por un torrente de contracciones y no se altera por nada y tampoco hace falta estimularlas. (…)
Es esencial que a la hora de parir se respete la intimidad de la mujer. La mayoría de las mujeres suele ser propensa a que las contracciones se interrumpan si no se respeta su intimidad. Para estas mujeres es esencial protegerse de cualquier tipo de factor externo que pueda perturbarlas o intranquilizarlas.

Fuente: “Parto Seguro”

Anuncios