Ni un solo antojo

¡Estoy desaprovechando mi embarazo! Todavía no he hecho ir a Súper Papá a por fresas fuera de temporada las 3 de la mañana…

Y es que es tan diferente todo de lo que te hacen creer en televisión y en las películas… Al principio reconozco que me dio por comer encurtidos: cebollitas, aceitunas, pepinillos… Siempre me han gustado y me asentaba el estómago en esos primeros meses que estuve más tiempo mareada que en estado normal. También me dio por tomar zumo de tomate. Yo nunca había tomado zumo de tomate, no conocía el sabor. Doy por hecho que tiene alguna vitamina que me hacía falta porque rápidamente pasé del zumo a los tomates frescos, y antes no me gustaban. Ahora los devoro.

He pasado el verano tomando los helados justos y no he tenido predilección por nada en particular.

Si veía a alguien comiendo algo, o una foto de comida y pensaba que me iba a sentar bien, tenía el deseo instantáneo de comerlo,  pero se me pasaba rapidito…

Nota Mental: En el siguiente embarazo, desde el día 1 tener antojos e insistir en que sean satisfechos. Ponerme pesada a lo “embarazada de película”, vamos.

Anuncios

2 pensamientos en “Ni un solo antojo

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s