Día de Concienciación sobre la Violencia Obstétrica: 25 de Noviembre de 2014.

Siempre que oigo hablar de la Violencia de Género (la que reciben las mujeres por el aimple hecho de serlo), me falta una clase de violencia que solo sufrimos las mujeres: la Violéncia Obstétrica.

No dejo de sorprenderme con las reacciones de muchas mujeres respecto a este tema. Da la sensación que muchas lo infravaloran, no lo toman en serio e incluso lo ridiculizan. Piensan que si “te han rajado”, “te han clavado el codo para que saliese el bebé”, o “te han maltratado verbalmente”, son minucias normales que pasan todas las mujeres durante el parto. 

Si alguna mujer se siente maltratada después del parto, lo suelen achacar a la depresión posparto, cuando realmente se sienten vejadas por un parto traumático, lleno de intervenciones innecesarias, comentarios dañinos y un trato infantil hacia la mujer, sin comunicar los avances o cambios y ni tan siquiera pedir permiso para invadir su cuerpo. Que me haya quedado embarazada no significa que cualquiera pueda meter su mano en mi vagina en cualquier momento y de cualquier manera. Muchas no encuentran apoyo ni siquiera en sus propios familiares porque, es tan normal que te traten así, que no entienden que te quejes. Al fin y al cabo tu bebe y tu estáis vivos, ¿no?

Hay mujeres que aún habiendo sufrido esta clase de violencia, después del parto no sienten ese malestar. Puede que compense tener a su bebé en brazos, puede que ellas mismas no se hayan sentido mal con lo que ha pasado a su alrededor, puede que simplemente haya mujeres con expectativas diferentes respecto a su parto. No todo vale para todas.

img_8794

Después hay otras clases de mujeres. Mujeres como mi madre, a las que siempre has oído que sus partos fueron malísimos y que lo pasó fatal, pero tan mal que ni siquiera hablan de ello abiertamente. Con mi embarazo he logrado sonsacarle alguna que otra característica y me doy cuenta que todo lo que ella recuerda como terrible fue Violencia Obstétrica. Desde abusos verbales, regañinas como una niña cuando iba al servicio, administración de oxitocina sin pedirla permiso y luego no darle ni la opción de la epidural, separarla de su bebé sin ningún tipo de explicación, que se dieran cuenta que el bebé venía de nalgas cuando ya estaba en el canal del parto y sin decirla nada llamar al anestesista, dormirla con anestesia general y creemos (porque ni ella misma sabe lo que le hicieron) que sacarle al bebé, (en este caso era yo), manualmente con fórceps o a saber qué, y hacerle una episotomía brutal que aún hoy sigue recordando, pero que según ella era necesaria “para no desgarrarse” todo esto sin pedirla permiso ni darle ningún tipo de explicación; Después de tantas conversaciones y de explicarle esas malas praxis ella misma se da cuenta que el parto no es lo malo, lo malo son todas esas intervenciones y esos tratos, esa mala praxis y ese “tratarla como ganado”. Partos robados, con un recuerdo triste de por vida.

Igual que mi madre miles de mujeres pasan de generación en generación ese miedo al parto. Por eso hay tantas mujeres de mi edad que no se creen que existan los partos orgásmicos, que te llaman loca cuando hablas del parto en casa porque piensan que tener un médico cerca es completamente necesario siempre, que como no eres médico no puedes hablar ni decidir y debes dejarte hacer… En mi opinión, un síndrome de Estocolmo en toda regla, ya que aunque sufran violencia obstétrica, creen que el ginecólogo ha sido un ángel de la guarda que les ha sacado al niño y gracias a eso lo tienen en sus brazos.

También existe la violencia obstétrica durante el embarazo. ¿Quién no se ha sentido estúpida haciendo preguntas sin conseguir respuesta? ¿A cuántas mujeres le han roto la bolsa o realizado la maniobra de Hamilton sin pedirlas permiso y sin saber ni lo que era? ¿Cuántas matronas te regañan como a una niña por engordar un poco más de lo que ellas piensan que es normal? ¿Cuántas se han sentido sin voz ni voto cuando las han programado una inducción o una cesárea, que se podían haber ahorrado?

Por suerte, un gran grupo de mujeres emergente desde hace unos años defiende a esas mujeres, las comprende e intenta cambiar las cosas para que cada vez ocurra menos este tipo de violencia. Pero a además de luchar contra organismos y protocolos de hospitales obsoletos, debemos concienciar y criar a las nuevas generaciones en la naturaleza de los partos normales.

IMG_8793

El Parto es Nuestro, con De Profesión Mami, que coordinó el proyecto durante muchos años, comenzó a dar talleres sobre el nacimiento a niños mediante Descubriendo la Maternidad. ¿Por qué a niños? Porque no tienen esa idea preconcebida de lo que es un parto. Intenta explicarle algo de este tema a una veinteañera, que ni se plantea ser madre, o a una embarazada que tiene clarísimo que quiere epidural porque le aterra pasarlo mal. Yo lo he intentado y he salido escaldada siempre.

De nada sirve tener toda una generación de jóvenes desinformadas y aterrorizadas por la experiencia del parto, porque aunque no lo crean, hay mujeres que eligen parto natural en un entorno adecuado y respetuoso, y aunque duele, porque tiene que doler, no tienen ese recuerdo horrible ni esa sensación de malestar. Y esa, informar a las mujeres, es la única manera para que reivindiquen sus derechos, para que ninguna de ellas tenga que tener un recuerdo triste, para que todas puedan disfrutar de su parto, para que la violencia obstétrica deje de existir y solo se intervenga de una manera respetuosa cuando sea necesario. Para que cuando le cuenten a su hij@ la forma en la que nacieron, lo hagan con una sonrisa.

Anuncios

6 pensamientos en “Día de Concienciación sobre la Violencia Obstétrica: 25 de Noviembre de 2014.

    • Garbanzita, contra eso, informarse mucho mucho, y buscar un sitio para dar a luz que sea respetuoso al máximo, que los hay. Puedes dar a luz dónde quieras!!!
      Y en mi caso, cuanto más leo y me informo, más tranquila estoy y menos pienso que me va a pasar algo asi…
      Un beso 🙂

      Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s