Mi Doula Particular

Para muchas mujeres estar muy informada o saber mucho del embarazo o del parto es contraproducente. Simplemente prefieren no saber. Puedo llegar a entenderlo porque así no piensan en ello, no se obsesionan, no tienen miedo… Pero en mi caso, el miedo a llegar a un hospital sin saber lo que me van a hacer, sin saber qué es lo siguiente, para qué sirve lo que me ponen por la vía o despatarrarme delante de unos desconocidos, me pone tan nerviosa, que mis ansias de saber y de tener algún tipo de control sobre mi parto (porque es mío) y lo que le ocurra a mi bebé (porque soy su madre), han hecho que estos meses me haya centrado aún más si cabe en saber, conocer e investigar.

En mi caso, empecé a saber por medio de mi hermana Candy y, desde que ella me presentó un mundo desconocido, un mundo del que tenemos una idea preconcebida bastante equivocada en general, no he dejado de leer, de informarme y, en muchas ocasiones de pelear y discutir con personas que piensan opuestamente, erróneamente a mi entender y que defienden de manera vehemente su posición sin información veraz ni ganas de informarse. Todo esto sin estar siquiera embarazada, así que imaginad cuando ya lo estas y todo el mundo empieza a meterse en lo que piensas…

En estos momentos de crisis, de dudas, de no entender al mundo, tengo a mi hermana. Ella nunca me ha dicho lo que tengo que pensar. Es muy objetiva y contesta a las preguntas con datos precisos. Es un apoyo, una fuente de sabiduría, de tranquilidad en muchos momentos. Me da la compañía y la comprensión que una embarazada necesita. No me permite bajones, no me deja preocuparme por tonterías ni por comentarios escuchados en consultas o visitas al médico. Ella me explica lo que nunca te explican, me contesta lo que nadie me contesta, me hace pensar por mi misma y me anima a que lea y busque la información que necesite. Se comporta muy diferente a lo que yo me he encontrado en las consultas del obstetra o la matrona, porque para empezar intentan no darte información de una manera un poco paternalista (estas embarazada, no quieren que te asustes, ¿no?) o si te la dan, es con medio verdades…

A ver, estoy embarazada, voy a dar a luz y a ser madre: ¿De verdad creen que necesito que me protejan? ¿Creen que es mejor no contarnos a las embarazadas cómo son las cosas, y especialmente si las preguntamos?

A mi los médicos no me han gustado desde que recuerdo, no me gustan los pinchazos, no me gusta que me toquen o me hagan algo sin mi permiso, ya que soy muy celosa de mi espacio vital y tampoco me gusta que me traten con condescendencia: Tengo criterio y puedo elegir por mi misma.

¿Y que sucede cuándo no encuentras información en ningún profesional? Pues que lees libros, blogs, páginas web… Todo lo que puedas hasta que halles la respuesta. Pero igual que si hablas con un médico y al día siguiente hablas con otro, encuentras diferentes opiniones y consejos. En realidad las embarazadas estamos bastante vendidas en lo que se refiere a información veraz.

Por eso no está mal tener el apoyo de alguien en quien confías, que tiene diferentes informaciones y te las expone para que tu puedas decidir, (no te ordena y manda con las mismas directrices que les da a todas). Que no se ríe de tus preferencias, expectativas y deseos respecto al parto como hizo mi matrona… Es más, que te anima y tranquiliza, que está a tu lado… ¿Tan difícil es dar todo esto? Puede que si, puede que el sistema esté tan sobresaturado que las matronas no disponen del tiempo que deberían para atender como debiesen una por una a todas las embarazadas. Pero también pienso que deberían dejar de adoctrinarlas en los hospitales para que realicen las mismas prácticas que las matronas llevan 30 años haciendo, que no quieren cambiar su forma de actuar y menos leer algo que actualice su forma de trabajar.

Para realizar este trabajo de apoyo, este trabajo social, este acompañamiento que no te obliga a esperar a la próxima visita, han nacido las doulas. Le pese a quien le pese, están ahí y muchas mujeres contratan sus servicios porque los necesitan. Hay matronas a las que no les gusta esta presencia y a otras no les importa porque hacen trabajos diferentes.

Y yo tengo la suerte de tener una Doula particular para mi solita… Con la que tengo linea directa las 24 horas y visitas gratuitas. Con la que me río, lloro, sueño, me emociono… Con la que puedo hablar de mis miedos y preocupaciones, de la que consigo información y ánimos. A parte de ser una buena compañía es una gran hermana, será la mejor de las tías y solo puedo darle las gracias por todo lo que está haciendo por mi.

con cayaya a rayitas

Anuncios

10 pensamientos en “Mi Doula Particular

  1. Uy!! Que razón tienes en relación con los médicos, matronas, ginecólogos y todo el mundo que rodea a los sanitarios en maternidad, es un ir y venir de ideas contradictorias, de información a medias.

    Yo al final me quedo con el lado humano, al fin y al cabo todos esos sanitarios tienen la base y lo que les convierte en especiales y únicos es el trato que dan, en la cercanía, en la capacidad de tranquilizar…cosa que entiendo que no es fácil cuando llevan años, décadas dedicándose a lo mismo y al final no pueden evitar tratarnos como ganado, o simplemente tener días buenos y días malos.

    Y enhorabuena por tu hermana! No hay nada más grande que los hermanos unidos, es la amistad más sincera y más bonita que existe!

    Me gusta

  2. Yo directamente odio a los médicos… les tengo una gran fobia. Tardé tiempo en encontrar una ginecóloga a la que apreciar que es la que me lleva el embarazo y estoy feliz.
    He ido a las clases de preparto en la SS y en el privado… A la SS dejé de ir, lo siento. Me merezco un respeto como persona. En el privado te lo enseñan todo y respetan tu decisión y te guían para llevarla a cabo, cosa que se agradece.

    Yo soy de medias tintas, de informarte de lo preciso, pero tampoco de saturar de información. Algo intermedio, a ratos me dejo llevar y no me importa.

    Le gusta a 1 persona

    • No soy la única que tiene tirria a los médicos!! Menos mal!!!
      También dejé de ir a las clases de preparación al parto, las mías eran en la seguridad social, ni idea de las privadas, pero me alegro mucho que te vayan bien 🙂
      Prefiero prepararme yo misma en lo que me interesa sin que nadie se ría de mi, ni intente inculcarme lo que “debe ser”. Me parece más un adiestramiento que otra cosa….. Por eso me gusta tanto tener a alguien de confianza que va a contestar mis preguntas objetivamente… Ya la estoy diciendo que debería tener un consultorio on line…
      Un beso!!!

      Me gusta

  3. Desde luego eres una suertuda por tener una doula particular!! Estoy de acuerdo contigo en todo lo que dices en cuanto a estar informada y decidir libremente sin embargo he de decir que no todas las matronas son iguales ni quedaron ancladas en el pasado. Yo tengo una matrona de la seguridad social maravillosa con la que estoy encantada. Me anima a intentar un parto natural sin epidural, me da mil consejos sobre lactancia y no venirne abajo a la primera de cambio, resuelve todas mis inquietudes y me insiste en que me guie por mi instinto. Sé que no todas las embarazadas tienen esta suerte pero quiero creer que no es la única matrona de España que piensa así, de hecho me consta que no lo es y que luchan mucho con médicos, ginecòlogos, anestesistas..por instaurar partos menos instrumentalizados y mucho más naturalizados. Un beso guapa!!!

    Me gusta

    • Tengo mucha suerte con mi doula particular, pero tu también me das un poco de envidia… De las cinco (si, cinco) matronas que ya he conocido en la SS, solo la última a estado en sintonía y ha sido respetuosa (estoy pendiente de escribir un post para que veáis lo guay que es esta tia, pero no la veo ya hasta después de dar a luz, si es que la veo…), y no ha sido ni la más mayor ni la más joven.
      Yo también creo que debe haber matronas buenas, matronas que lo son porque les gusta su trabajo, porque quieren ayudar, porque quieren facilitar la labor de parto dentro de los deseos de la madre, pero la verdad es que en mi experiencia es un unicornio… Y si lo pienso bien, eres la primera embarazada que me dice que está encantada con su matrona. Has encontrado un Unicornio!!! Aprovéchala, reténla, guarda su teléfono!!! 😉
      Un beso!!! 🙂

      Me gusta

  4. Pingback: RECIÉN CASADOS  | Patadita

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s