The Best Matrona Ever

Cuando hay que contar cosas buenas de una Matrona, también se cuentan. No me vayan a tachar de radical y que solo crítico y cuento lo malo. También hay cosas buenas de vez en cuando.

El otro día fui a la última visita de la Matrona de seguridad social. Conocí a otra nueva, la #buenamatrona, creo que la quinta matrona ya, pero esta vez  salí con el deseo de que hubiese sido la primera y única.

Después de mirar los últimos análisis, la última ecografía, pesarme y las demás preguntas de rutina, me preguntó lo que todas, si estaba acudiendo a las clases de preparación al parto. Las que me sigáis ya sabéis que la matrona de esas clases deja mucho que desear, por no decir que es tonta del culo, pero si no lo sabéis lo podéis leer aqui; Así que la contesté y le di las razones: que yo quiero un parto natural y que esa señora se rió de mi, y me hacia comentarios directos hirientes y nocivos y que ni Súper Papá ni yo quisimos volver a verla el pelo. Se extrañó mucho porque la buenamatrona tenía entendido que la otra era Pro Parto Natural, pero no le dio más vueltas, ni preguntó más. Lo que si me dijo era que ella estaba muy a favor del parto natural incluso de los partos en casa. Yo pensé: ¿esta señora me miente o dice la verdad? Muchas parece que si, pero luego para nada…

decalogo de la buena matrona

Pero según hablaba, parece que si. Me dijo que aguantase dilatando en casa, con poca luz, con contracciones cada 5 minutos por lo menos durante tres o cuatro horas antes de ir al hospital, que las que la habían hecho caso llegaban al hospital prácticamente dilatadas y el expulsivo era rápido, que ella me recomendaba el de Torrejón muchísimo porque no había oído nada malo y que incluso si llegaba sin estar dilatada,te dejan dilatar tranquila porque tienen instalaciones para ello. Que duele, porque duele, pero que ella es partidaria de no poner epidural para que no se ralentice el parto (yo aquí ya flipaba) pero que si veía que la necesitaba, que no pasaba nada, que para eso estaba, aunque me mencionó las inyecciones de agua y el óxido nitroso, la bañera y las duchas como método analgésico alternativo (yo aquí estaba en una nube…).

En este punto si que me dijo que era una pena que no tuviese clases de preparación por la lactancia, porque hay que saber del tema antes para que no te pillen las crisis de crecimiento desprevenida y lo dejes antes de lo que deberías, a lo que yo le dije que estaba yendo a reuniones de La Liga de la Leche e informándome. Me dijo que lo del grupo de lactancia le parecía genial, que ella aprendió mucho cuando fue y me recomendó que leyese “Un regalo para toda la vida” de Carlos González, (aquí mi éxtasis era máximo) y le dije que si, que lo conocía pero que me estaba leyendo “Parto Seguro ” y “Guía de la Mujer Consciente para un Parto Mejor”, y no doy a basto por ahora.

Por primera vez sentí que estaba en sintonía con una Matrona.

Después de esto me tomó la tensión y fuimos a escuchar los latidos de mi pequeñita. Le dije que estaba un poco preocupada porque la notaba en una posición rara. Llevo un par de semanas que al crecer tanto, se pone de las maneras más inverosímiles y a mi me tiene loca. Ya no se dónde tiene cada cosa. Me palpó la barriga y me dejó tranquila, sigue colocadita, no se a movido un ápice y le localizamos los mini piececitos preciosos…

Por último la pregunté qué me recomendaba para que la inducción no planease sobre mi cabeza, ya que quería un parto natural y no quiero presión ni médica ni de los típicos que te meten prisa como si no quisieras dar a luz de una vez… Me dijo que lo típico, andar mucho, practicar sexo, las prostaglandinas de Super Papá… Y me preguntó si utilizaba homeopatía, le dije que no. Me dijo que ella tenía un preparado, pero que no me podía decir si funcionaba o no, porque ella daba la receta a embarazadas pero luego no sabía si lo habían utilizado finalmente o no, que de las que sabía que lo habían tomado, a algunas habían dado a luz antes de salir de cuentas y otras no. Fue sincera y me dijo que yo vería, que mal no me hacía, pero que no era mano de santo…

En definitiva, salí tranquila y contenta de una visita a la matrona: I can´t believe it!!!

Lo malo es que ha sido la única vez que Súper Papá no me ha acompañado a una visita de la matrona, la única que se ha perdido y la mejor de todas, y me da un poco de penita, porque la mayoría de las veces salgo frunciendo el ceño, como dice el… De la que he salido contenta y sin preocuparme de nada, más tranquila y con confianza en mi misma…

Anuncios

2 pensamientos en “The Best Matrona Ever

  1. Gracias por contar tu experiencia positiva con una compañera. Es gratificante saber que nuestro trabajo y nuestra entrega es valorada y sobre todo válida para la mujer. Una frase muy linda la de estar en sintonía con la matrona. No te imaginas la de veces que lo intento, lo intentamos. Gracias

    Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s