#Lecturitas: “Rosa Pionera, Ingeniera”, la fuerza de la perseverancia

El libro “Rosa pionera, ingeniera” forma parte de la colección de álbumes ilustrados “Pequeños Creativos” escrita por Andrea Beaty, para peques a partir de 4 años, en los que se anima a niños y niñas a explorar la creatividad, a ser perseverantes y a tener curiosidad científica a través de historias vinculadas con ingenierías, matemáticas, ciencia y tecnología.

Portada libro Rosa Pionera, Ingeniera

Estos libros se centran en la tendencia S.T.E.M., (science, technology, engineering y mathematics), que es una nueva tendencia educativa que llega para quedarse en los colegios. y se centra principalmente en la enseñanza de estas áreas, no solo para enseñar los conocimientos, sino también para su aplicación práctica en el día a día.

Todas estas disciplinas que forman el S.T.E.M. se relacionan entre sí, ofreciendo un aprendizaje transversal. Así los estudiantes estarán preparados para la innovación y la investigación de manera práctica, aunque sin olvidar la teoría; Como curiosidad os cuento que, mientras buscaba información sobre esta tendencia, leí un artículo en el que explicaban que los niños y niñas que comienzan ahora la educación primaria, tendrán en el futuro un trabajo que todavía no existe, pero relacionado con la tecnología, por eso es tan importante este tipo de educación y al mismo tiempo da un vértigo terrible.

Otra curiosidad, es que “Rosa Pionera, Ingeniera” ha sido leído por la astronauta Kate Rubins desde la Estación Espacial Internacional en el “Story Time from Space”, que podéis ver, y que a lo mejor os da una idea de la repercusión e importancia de este libro infantil.

Rosa en clase con sus compañeros

En este álbum ilustrado conocemos la historia de Rosa, que Andrea Beaty nos cuenta con divertidas ilustraciones y un texto en rima, cuyo sueño es ser ingeniera.

Se dedica a buscar materiales entre la basura para realizar inventos que se pueden utilizar en la vida cotidiana, artilugios servibles e inspirados en ayudar a los demás. Pero los esconde recelosamente.

Rosa buscando cachivaches en la basura

Un día, le fabricó a Fred, su tío favorito que trabajaba en un zoo, un invento para ahuyentar a las pitones. Consistía en un casco que lanzaba queso por medio de un ventilador. Ella estaba muy orgullosa, pero su tío se rió de ella. Aunque Fred le dijera que le encantaba y que Rosa era muy ingeniosa, ella pensaba que era un mentira piadosa y muy avergonzada dejó de inventar.

Rosa avergonzada con su invento

Hasta que su tía abuela Rosie apareció en otoño y le contó a Rosa historias de cuando ella construía aviones, aunque el sueño que se quedó en el tintero fue volar.

La tía abuela Rosie recordando sus hazañas

Esa noche, en la cama, a Rosa se le ocurrió una idea para hacer volar a su tía, pero recordó el artilugio que había inventado a su tío Fred, y se desanimó. Aunque claro, muchas ideas siguen dando vueltas a la cabeza y al amanecer, Rosa ya sabía cómo lograr que su tía abuela Rosie volara.

Estuvo toda la mañana probando y justo cuando su máquina comenzó a despegar, se paró en seco y se estrelló. Rosa escuchó las risas de su tía abuela, que soltaba carcajadas a su espalda y volvió a avergonzarse . Pensó que jamás construiría nada que funcionase y que jamás sería una gran ingeniera.

Rosa probando el artilugio que ha construído para hacer volar a su tía abuela

Pero inesperadamente, su tía abuela Rosie la abrazó muy fuerte y le dijo que lo que había hecho era un gran comienzo. Porque aunque su máquina se había estrellado, ¡antes había levantado el vuelo! Al mismo tiempo, su maquina había fracasado pero había sido un éxito.

Tía abuela Rosie abrazando y animando a Rosa

Rosa entendió lo que su tía abuela le decía, y recibió un cuaderno de sus manos para que siguiera inventando, porque aunque cometas muchos errores, el mayor error sería abandonar a la primera.

Rosa inventando en su cuaderno

UN POCO DE HISTORIA

Este álbum ilustrado quiere hacer una especie de guiño a esos millones de mujeres que durante la Segunda Guerra Mundial trabajaron en granjas cultivando alimento para los soldados y en fábricas construyendo barcos y aviones, entre otras muchas cosas.

En Estados Unidos estas mujeres estaban representadas por “Rosie the Riveter”, esa mujer con pañuelo en la cabeza que enseñaba un brazo y su fuerza con el eslógan tan conocido de “We can do it!”.

rosie_the_riveter

Para mi esa representación es un poco agridulce, porque por un lado las mujeres tuvieron la oportunidad de salir de casa gracias a lo que supuso una guerra terrible, que al terminar, volvió a encerrarlas en sus hogares. Lo mejor de todo es que muchas se empoderaron, y creo que ese “We can do it!” fue un caldo de cultivo paras las nuevas olas de feminismo que surgieron en los años 50-60.

LA AUTORA

Andrea Beaty estudió Biología e Informática en la Southern Illinois University. Después trabajó para una compañía de software de ordenadores ayudando a personas con sus problemas informáticos y también realizó algo de escritura técnica, lo que fue un buen entrenamiento para escribir libros infantiles.

andrea_beaty_author_photo_high_res

Ahora vive en Chicago con su familia y visita muchas escuelas para compartir su amor por la lectura con niños y educadores.

En su web puedes encontrar información , recursos educativos, actividades, etc… de cada libro que ha escrito. Incluso tiene unos póster descargables gratuitos de todos los libros de esta colección.

2019-03-03

Viendo lo trabajada que tiene su web, los talleres y las charlas que da, le da mucha importancia a la educación S.T.E.M.

LAS ILUSTRACIONES

David Roberts nació en 1970 en Liverpool y estudió una licenciatura de diseño de modas en la Universidad Metropolitana de Manchester. Después trabajó como ingeniero y fue ilustrador de modas, pero siempre sintió que su verdadera vocación era la ilustración de libros infantiles.
Ha ilustrado un gran número de libros para autores muy conocidos tanto para adultos como niños.

davidroberts_website.jpg

NUESTRA OPINIÓN

Este precioso libro anima a investigar, a tener curiosidad, a intentarlo una y otra vez sin cesar en nuestros sueños, aunque no tengamos apoyo, porque tarde o temprano lo encontraremos.

Hay que ser perseverante, perseguir tus ideas, y celebrar los fracasos, porque ese es el camino para conseguir el éxito. Fracasar te da oportunidades de triunfar y alcanzar tus sueños. Nunca hay que rendirse.

Además, el mensaje de una mujer-niña protagonista que quiere llegar alto es maravilloso como referente. No hay nada como tener un buen ejemplo, como la tía abuela Rosie, una mujer fuerte y trabajadora que quería llegar muy alto, para que Rosa se anime y tenga más confianza en sí misma. Y la importancia de la autoestima de las niñas, cuando existen estudios recientes en los que se habla de el llamado #DreamGAP, que denuncia que sobre los 6 años comienzan a pensar que no pueden hacer lo mismo que los niños y a apuntar más bajo.

Puedes encontrar el libro “Rosa Pionera, Ingeniera” aquí.

También puedes encontrar otros libros de la colección: “Ada Magnífica Científica” y “Pedro Perfecto Arquitecto”.

¿Qué te parece esta colección de libros centrados en la tendencia S.T.E.M.?

 

Puedes seguir la conversación en

Sígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en Instagram

 

Anuncios