“Sana, sanita. Diario de un enfermero de pediatría” y entrevista con Armando Bastida

Me encantan las novelas gráficas, sobre todo si además de entretener tienen un mensaje importante entre sus página, y en el libro “Sana, sanita. Diario de un enfermero de pediatría” de la Editorial Grijalbo podemos leer la historia de Salva, un enfermero pediátrico que comienza su nuevo trabajo en un ambulatorio. Conocemos el día a día de las consultas, cómo se atiende a las madres y cómo algunos sanitarios no son todo lo profesionales que deberían. Aunque Salva quiere hacer bien su trabajo de manera informada y actualizada, los pediatras (o pedisaurios como los llama) no le tratan con mucho respeto, infravaloran sus consejos y no le facilitarán su trabajo.

IMG_2871

 

Lactancia materna, vacunas, obesidad infantil, crianza o periodo posparto,  son temas que trata esta novela a través de varios personajes que acuden a la nueva consulta de Salva, pero el tema central es la lactancia y las trabas que muchas mujeres encuentran para seguir dando el pecho cuando realmente quieren hacerlo.

Sigue leyendo

Anuncios

Eligiendo Silla a Contramarcha

Descubrí que los bebés deben ir el mayor tiempo posible a contramarcha (ACM) en la Fanpage de Facebook “Que los niños viajen a contramarcha (por favor)”. Recuerdo que saltó una noticia de un niño de 2 años que había fallecido después de un choque entre dos coches, en el que todos los ocupantes habían salido ilesos menos un bebé que al parecer si hubiese viajado a contramarcha habría salvado su vida.

Este hecho me impactó muchísimo y comenzamos a informarnos. Que un bebé vaya un 5 veces más seguro a contramarcha y que esta postura sea la idónea para proteger las partes más frágiles de un bebé (cuello, cabeza y órganos internos) nos convenció totalmente. Cuando visionas vídeos del mismo accidente con sillas de seguridad a favor de la marcha y ACM alucinas. En este enlace os dejo la información que leí yo, además de un vídeo.

 

Sigue leyendo

UNA DE NUESTRAS MEJORES COMPRAS DE PUERICULTURA: EL CAMBIADOR

Cuando supimos que íbamos a ser padres, comenzamos a pensar en los muebles y cosas que necesitaríamos, ya que la habitación de Lucy estaba vacía casi completamente.

Una de las cosas que tuvimos claras que iba a ser necesaria fue el cambiador, porque Súper Papá es muy alto y que se dejase los riñones cambiando a Lucy en la cama no era una opción. Tengo que reconocer que es de esas cosas que crees que va a ser un trasto más y que al final no lo vas a utilizar ni sacar provecho, pero me equivocaba, y añado: ¡menos mal que lo compramos!

Además de ser un mueble dónde tenemos juntas y colocadas todas las cosas de baño, cremas, enseres y demás que puede necesitar Lucy, es un lugar de paso obligado varias veces al día, que siempre está preparado y nos facilita un montón el trabajo. Lo utilizamos para cambiar a Lucy de pañal y de ropa pero también ponemos encima su bañera y la bañamos. Contando con la de veces al día que pasamos por “chapa y pintura”, por lo que nos costó el cambiador, lo estamos aprovechando con creces.

Desde que Lucy empezó a usar el cambiador ha sido un espacio donde se encontraba a gusto.

Compramos el cambiador de Ikea SNIGLAR. Si, es el más barato de Ikea, el menos bonito y el menos todo, pero contando con que creíamos que no lo utilizaríamos casi, pensamos que comprar uno que valiese 4 veces más era una tontería. También compramos:

  • Un colchón SKÖTSAM para el cambiador (en realidad compramos dos porque el primero lo pinchó Chinchetita jugando con el una noche que nos la dejamos encerrada sin querer en la habitación de Lucy cuando estábamos preparándola. La lió parda y yo me cogí un berrinche estando embarazada bastante majo), y la funda SKÖTSAM para el colchoncito, aunque tenemos que poner toallas o empapadores si no queremos cambiar la funda todos los días…
  • Unos cestos de almacenaje ÖNSKLIG para colocar cosas y tenerlas a mano. Son muy prácticos y se limpian fácilmente. El cubo lo utilizamos para desechar los pañales (aunque hay que vaciarlo todos los días porque no caben muchos y huele…), y una de las cubetas más pequeñas hace las veces de barreño que llenamos de agua para lavarle el culito a Lucy con una esponja. En los otros dos hay cosas pequeñas (peine, tijeritas, suero fisiológico…) o que necesitamos tener más a mano (crema de cambio de pañal o corporal, aceite de coco…)

Para la parte de abajo del cambiador que nos sirve de  almacenaje, compramos dos cubetas TROFAST. Una blanca en la que ponemos los pañales (no cabe una caja entera de pañales, pero la vamos rellenando) y una rosa en la que tenemos muselinas, toallas pequeñas… En medio de ambas, en todo el espacio libre que queda, hay gasas estériles, la caja del suero fisiológico, cremas, jabones, champús que utilizamos y los que todavía no utilizamos… ¡De todo!

 
Cuando bañamos a Lucy solo tenemos que quitar el colchón y poner la bañera llena de agua. Esto tiene que hacerlo Súper Papá, y también sujetarla para bañarla porque yo no llego ya que la bañera es altita…

¿Y cuando ya no lo utilicemos? Cuando lo compramos pensamos que sería una buen “estantería” para poner juguetes. En la parte de abajo pondremos las mismas cubetas y Lucy podrá guardar todo lo que quiera.

La verdad es que ya se nos está quedando pequeño. Lucy ya es muy larga y se le salen los pies, A mi me preocupa que haremos cuando crezca más porque en teoría, este cambiador solo aguanta 11 Kg, y yo no me veo cambiando pañales desriñonada en la cama la verdad…

¿Tuvisteis cambiador?

¿Cómo os apañáis para cambiar a los bebés cuando crecen?

¿La cama es la única opción?

ARMONÍA BIO PARA BEBÉS

Para empezar la semana os traigo una recomendación de productos para bebé.

Nos regalaron un set de esta marca que yo particularmente desconocía por completo: Armonía Bio Bebé. Cosmética ecológica con un 98% de ingredientes de origen natural y proceden de agricultura ecológica.

Tenemos esta cajita que incluye una crema de cambio de pañal, una hidratante corporal ,el dispensador que es champú y gel de baño y una muselina preciosa de princesitas.

  • armonia bio bebeChampú -Gel de Baño Suave: Caléndula (propiedades antiinflamatorias y suavizantes) y Aloe Vera Bio (hidratante y cicatrizante). El 98% de los ingredientes son de origen natural y 12% de los ingredientes procede de la agricultura ecológica. Si, vale para ambas cosas y se presenta con dosificador por lo que es súper cómodo. Yo lo utilizo hasta para lavarle el culito cuando le cambio el pañal. Huele genial, pero cuando digo genial es que tiene un regustillo como dulce, a mi me encanta.y es muy suave, además con poquito que utilices sale mucha espuma.
  • Crema de Pañal: Rosa Mosqueta (rica en vitaminas C, A, E, B1, B2 y ácidos grasos esenciales. Ayuda a regenerar la piel, suavizarla y protegerla de las agresiones externas) y Karité Bio (hidrata, suaviza, protege, es emoliente y regeneradora). El 99 % de los ingredientes don de origen natural y el 25% de los ingredientes procede de la agricultura ecológica. Me gusta sobre todo porque no es pegajosa, es fácil de aplicar y huele muy bien. La llevo siempre en la bolsa de paseo y de las que hemos probado hasta ahora es la que más nos gusta.
  • Crema Hidratante de Rostro y Cuerpo: Rosa Mosqueta, Karité Bio y Aloe Vera Bio. El 98% de los ingredientes son de origen natural y el 18% de los ingredientes procede de la agricultura ecológica. Esta crema es muy fluida y muy ligera. Cuando se la hemos aplicado después del baño se seca en seguida y no deja nada de residuo. Y de verdad, a mi me encanta el olor que tiene la gama entera, es genial para bebés. Soy muy de olores, se nota ¿no?

Se nos están acabando y busqué dónde podía comprarlos. Por lo que veo solo se venden en la tienda de la web de la marca Armonía y no son nada caros. Merece la pena y para un regalo quedas muy bien.

Si os gusta la cosmética natural y ecológica os los recomiendo (y si no sois muy “ecológicos” también lo recomiendo). En la página web tienen muchos más productos como protectores labiales, aceite de almendras, aloe vera… Y con la garantía de que son Bio.

¡Feliz lunes y a por la semana!

LAS PRIMERAS VACUNAS DE LUCY

Llevamos retraso con las vacunas. Nos dieron cita para la semana que Lucy cumplía 2 meses pero llamaron a Súper Papá diciendo que no tenían las vacunas todavía y que nos llamarían cuando las tuvieran. Nos dieron cita para cuando casi cumplía los 3 meses… En fin. No solo hemos tenido que pagar las vacunas del rotavirus (Rotateq) y del neumococo (Prevenar), que por cierto cuestan una pasta si no que mi hija se ha vacunado con casi tres meses (12 semanas) de las vacunas de dos meses. ¡Viva la Sanidad Pública de este país!

Recientemente me han informado que el Ministerio de Sanidad volverá a poner gratuita la vacuna del neumococo (Prevenar) a los bebés nacidos en 2014 a partir de abril, así que por lo menos la segunda y la tercera dosis nos salen gratis. No sabéis que alegría, porque parecerá una tontería pero nos hemos gastado más de 140€ y tendríamos que desembolsar la misma cantidad cada dos meses, tres veces. Y yo pienso en esa gente que está en el paro, o se acaba de quedar sin trabajo, o que solo trabaja uno de los dos como es nuestro caso. ¿Cómo podrán afrontar un gasto así? No entiendo que en algo tan importante y necesario haya recortes cuando se están salvando bancos con nuestro dinero. Porque además, si son vacunas obligatorias ya en el 2015, ¿qué pasa con esos niños que anteriormente no se han vacunado? Es un completo despropósito. #meenciendo

Lo malo e inevitable de este tema son los pinchazos que se llevó mi Lucy…

También le tocaba la revisión de los 2 meses, y como tiene casi 3, está enorme. Mide 61 cm y pesa 6,790 kg, así que tanto la enfermera como la pediatra alucinaban con lo grande que está: “parece una niña de 4 meses” decían. Me hicieron las típicas preguntas de qué, cómo y cuánto come Lucy: Leche materna, a demanda, lo que ella quiera. Me preguntó la enfermera que cuanto tiempo estaba al pecho y le dije que ahora que es más mayor y ha aprendido a mamar, en 10-15 minutos lo tiene solucionado, pero creo que ella se pensó que era YO la que la ponía solo 10 minutos.

Al parecer está tan grande que tiene percentil 95 y hablaban entre ellas diciendo que “no podían echarme la bronca, porque era a demanda y solo 10 minutos”. Pasé de decirles que se equivocaban. No voy a poner a mi hija solo 10 minutos al pecho como si la pusiese a dieta, ¡faltaría más! Y tampoco entiendo si en ese momento se creían que eran mi madre y tenían derecho para regañarme como si yo fuese una niña pequeña… Menos mal que no lo hicieron, ¡qué miedo! (guiño, guiño)

Tengo la teoría de que Lucy ha crecido tanto de alto como de ancho muy rápidamente y que si empieza, como sería normal, a coger peso más lentamente, bajaría de percentil y “mis madres postizas” me regañarían. Pero no creo porque mi niña es de buen comer. Espero que tampoco me digan que es que mi leche no la alimenta y me manden cereales a los 4 meses… Esas cosas raras que suelen mandar los pediatras.

Durante toda esta parte de la visita al pediatra, Lucy estaba contenta y risueña, porque es tan mona que la enfermera le hacía carantoñas y cucamonas, así que Lucy sonreía, estaba tranquila y confiada. Pero cuando llegó el momento de la vacuna, la enfermera la tumbó y nos dijo que la sujetasemos las piernas. Yo tuve que sujetarla. Solo recordar como le cambió la cara a Lucy cuando noto el primer pinchazo y el llanto que vino después me pongo mala. Dos pinchazos en el muslito izquierdo y uno en el derecho, seguidos, sin tiempo a que se calmase o se recuperase… No sabía qué le estaban haciendo ni porqué le dolía pero le dolía… Y el llanto, desconocido para mi hasta ahora y completamente desgarrador.

La enfermera decía cosas como que luego no se acuerdan, que en seguida se le pasa… Todo mientras yo la consolaba y se me saltaban las lágrimas, y Lucy seguía llorando quejándose de lo mal que lo había pasado. Señora, claro que se acuerda, si no ya veremos la próxima vez que vayamos y ella recuerde que en esa consulta le hacen perrerías.

Me duele y me siento una inútil, que no la he protegido, porque iba con la idea de coger y abrazar a Lucy, que sobre mi regazo Súper Papá la agarrase la pierna y que así estaría más tranquila… Igual que los primeros pinchazos y perrerías que les hacen en el hospital, que estuvo consolada y protegida en todo momento, pero me da la sensación que en los centros de salud lo hacen todo como si estuviesen en una linea de montaje de una fábrica; ellos tienen su método y se lo hacen a todos los niños igual, no tienen delicadeza especial con ninguno ni miramientos, y me parece que si la próxima vez yo voy con otra idea es posible que tenga que discutir, porque seguramente no quieran hacer el esfuerzo de cambiar el guión.

Nos dijeron que le diesemos Paracetamol (Apiretal) solo si le subía la fiebre a 38º. Esa noche Lucy se durmió, le costó pero como siempre… Sobre la una, al poquito rato de dormirse se despertó con llanto inconsolable, no paraba ni siquiera meciéndola de pie y estaba claro que algo le dolía, no tenía fiebre pero tampoco se calmaba, así que desperté a Súper Papá. Yo estaba convencida de que le dolía algo y tenía los muslitos rojos y calientes, así que cogí hielo que al final no usamos porque en pocos minutos Súper Papá la durmió. Pero al poquito rato, y digo poquito porque los hielos seguían como piedras, volvió a despertarse. No tenía fiebre pero tenía los muslos rojos y calientes, le dolían seguro.

Entre mimitos y canciones la pusimos hielo y decidimos que como el paracetamol también es para el dolor, Lucy no tenía por qué seguir pasándolo mal. Después de dárselo se durmió hasta la mañana.

No ha tenido más efectos secundarios. Pero yo si tengo miedo a las siguientes y después del trato recibido si ella supiese que todavía le quedan más pinchazos, también tendría miedo.

¿Cómo haces para consolar a tu bebé durante una vacuna?

¿Cómo le tratan en el centro de salud?

Dermatitis Seborreica

Sobre la cuarta o quinta semana de vida de mi Lucecita le comenzaron a salir granitos en la cara, lo cual se supone que es normal, pero también le empezaron a salir una especie de costritas en las orejas, descamaciones como si tuviese la piel deshidratada.
Le echábamos crema hidratante pero en vez de mejorar notábamos que empeoraba y lo que es peor, a Lucecita le picaba porque se tocaba y hasta se arañaba. Así que fuimos a ver a su pediatra.

¿Cuál fue el diagnóstico?

Dermatitis seborreica en la cara y un principio de infección en las orejas por la misma dermatitis. ¡Madre del cordero! Y yo que creía que lo de los granitos era normal y que con aplicar una cremita hidratante era suficiente… Pffff… Pobrecita mi niña, como le debía picar… Menos mal que no lo tiene también en el cuero cabelludo porque podía haberse dado el caso porque es una enfermedad de la piel que afecta a la cara al torso y al cuero cabelludo, sobre todo a individuos con poca inmunidad.

Nos recetó una crema hidratante para la cara y las orejas (Kelual), que en teoría debería ser de avena, pero no lo pone en ningún sitio, y otra que debíamos aplicar solo en las orejas tres veces al día (Mupirocina) y ha mejorado muchísimo. Le han desaparecido las costritas de las orejas y tiene la cara libre de granos y súper suave. Además se deja aplicar la crema muy bien porque es muy bonita…

medicamentos dermatitis seborreica¿Tuvo tu bebé dermatitis? ¿Qué le recetaron?

Conociendo A La Pediatra De Lucía

La Pediatra de Lucía es muy joven y a mi me parece buena por ahora.
La primera vez que fuimos, a los diez días de nacer, nos hizo la revisión la enfermera que es bastante más mayor. Desnudamos a Lucía, la pesó y midió (3850 kg y 52 cm). También la miró las caderas y esas cosas… Estaba perfecta.
A Lucía no le gustó nada de esto, lloró bastante y se puso muy nerviosa.
Le pregunté a la pediatra por las legañas que le salen a Lucía, que le salen muchas y por la mañana tiene los ojitos que a veces no puede ni abrirlos por si tenía algo que ver con conjuntivitis, aunque mirandolo en internet no lo parecía. Me dijo que era normal en recién nacidos y que era una obstrucción del lacrimal. Que podíamos masajearle al lado del ojito y que para limpiarlo con gasa y suero fisiológico.
Nos explicaron el tema de las vacunas, las que no entran por la seguridad social y que hay que pagar (todavía tengo que investigar esto más porque hay gente que no se las pone) y nos emplazaron a la siguiente visita y primera vacuna de Lucy de los dos meses… Me pone un poco nerviosa la verdad, no me gustan las agujas y de pequeña yo las liaba pardas cuando había vacunas, pero debo tranquilizarme para que ella lo pase mejor y no sienta mi nerviosismo. Tengo pensado ponérmela al pecho para que esté más tranquila y consolarla.

calendario vacunación 2015
Antes de el día de la vacuna tuvimos que volver al pediatra porque poco después de perder el cordón umbilical, le empezó a sangrar. Nada escandaloso pero cada vez que le cambiábamos el pañal veíamos sangre seca así que fuímos por si acaso. Efectivamente no lo tenía bien cerrado e hicimos bien en ir puesto que se le podía haber infectado y haberse complicado. La pediatra le quemó el ombligo con nitrato de plata y esto tampoco le gustó nada a Lucía. A mi tampoco oirla llorar y pensar que podía dolerle…
Pero ya no le sangró más y tiene el ombliguito sano y precioso.
Hemos tenido suerte porque veo que la pediatra aunque joven tiene experiencia y sabe perfectamente como actuar. Esperemos que siga asi.
Lo único malo es que a Lucía no le gusta nada de nada ir al médico y yo espero que no tengamos que ir mucho…

¿Pusisteis las vacunas no obligatorias a vuestros bebés?

¿Tuvo algún problema con el ombliguito?