Mi Primera Foto Embarazada- 37 Semanas

Ya hemos llegado a la semana en la que el parto puede desencadenarse en cualquier momento y estaría dentro de lo normal. ¡Qué ilusión y qué ganas de verla ya!

Creo que desde hace unas cuantas, ninguna semana está siendo fácil:

  • Por las noches no duermo, me activo como un búho. Luego me acuesto por la mañana y me levanto tardísimo, por lo que no puedo hacer nada de nada. Después de comer, la siesta no me la quita nadie y es más contraproducente si cabe. Tengo un lío de horarios que me hace estar cansada y agotada…
  • Tengo la espalda hecha un nudo marinero. Me cruje por todos lados y ya me da miedo ir al osteópata o al fisioterapeuta por mi avanzado estado. He encontrado un centro de pilates específico para embarazadas que tienen camillas especiales para masaje, así que llamaré porque veo necesario que me crujan un poco…
  • Las piernas se me hinchan, y la barriguita (ya barrigón) me duele y me tira… Es muy incómodo tumbarme de ambos lados y boca arriba me despierto muchas veces, pero luego la espalda me mata…
  • Y seguimos con las contracciones. No aumentan en cantidad, pero las poquitas que me dan son más fuertes. Por la noche es cuando más se animan a aparecer.
  • No siento ganas de orinar todo el tiempo, pero si una presión en la parte del pubis exagerada.

Hace 37 semanas que estoy embarazada. Lo sé desde hace poco más de 7 meses, así que esta fotografía es de ese entonces.

Es alucinante el antes y el después, ¿verdad?

 37 semanas

Sigue leyendo

Anuncios

Belly Painting

Habrá gente que piense que somos unos cansinos. A otros les encanta nuestra ilusión y nuestra originalidad.

A mi sinceramente me da igual lo que piensen, me siento orgullosa de mi barriguita y solo la tengo 40 semanas, así que intentamos aprovecharla al máximo y hacer partícipe a Lucía de todo a través de ella. Además cuando pintamos la tripita (bueno, Súper Papá la pinta), nuestra hija se mueve porque nota que algo estamos haciendo, igual que cuando la acariciamos. La idea se me suele ocurrir a mi: Le digo a Súper Papá lo que tengo en mente, pero como él ejecuta, hace un boceto y sobre este decidimos. La verdad es que sabe perfectamente lo que le estoy pidiendo y acierta de lleno siempre.

Es un momento precioso para nosotros, que compartimos entre risas, miradas y besos, que nos hace estar más cerca el uno del otro y más cerca de nuestra niña.

making of

¿Cómo empezó esto del Belly Painting?

Pues de una manera muy tonta. Era el cumpleaños de Súper Papá y al salir de la ducha pensé que mucha gente lo estaba felicitando, pero su hija todavía no le había felicitado (por aquél entonces no sabíamos que iba a ser una niña).  Yo no tenía las barritas con las que ahora realizamos nuestras creaciones. En internet te encuentras hasta personas que se pintan con Edding la barriga, pero pensé que a parte de pasarlo fatal para quitarlo, si en el primer trimestre te dicen que no te pintes las uñas porque al quitártelas utilizas acetona, o que no te tiñas el pelo con tintes de amoniaco, no debe ser muy bueno pintarse con rotulador…

Así que cogí crema hidratante y le escribí un mensaje a Súper Papá, con mucha prisa y muy aceleradamente… Así salió…:

Captura de pantalla 2014-11-19 03.04.40

Los más observadores se darán cuenta de la segunda “P” torcida…. Un desastre que a Súper Papá le encantó y emocionó. En mi defensa diré que pintarse al revés mirando al espejo es muy difícil.

Sigue leyendo

Cambios y más cambios en la Semana 36

Si enumerase todos los dolores, incomodidades y cambios que he sufrido en estas 36 semanas, y cómo han ido evolucionando y mutando, no terminaría nunca.
Cuando alguien me cuenta que durante el embarazo no tuvo ninguna molestia quiero pensar que no se acuerda realmente, que es verdad cuando dicen que cuando tienes a tu bebé en brazos se olvida todo y que malestares a parte, merece la pena todo por el bebé y la nueva vida.
Eso quiero pensar al menos… Porque si no es así, yo debo ser muy debilucha y quejica.

Sigue leyendo

This is Halloween!!!

Con diabetes gestacional cualquiera podría pensar que no se puede celebrar un Halloween como está mandado… Y algo falta, que es el dulce y las golosinas, pero se puede compensar con otras cosas.

Para empezar Super Papá hizo unos pimientos rellenos con carne,cebolla y aceitunas que estaban “de muerte”. Pero lo mejor, la decoración, graciosísima y terrorífica:
pimientos Halloween

Las calaveritas hechas con tomates son también creación suya. Yo solo corté aceitunas y las puse en los ojos.

Pusimos relatos de terror, alguno en primicia, porque todavía ni se ha estrenado… En casa del herrero como diría Super Papá…

Dos días antes fui a casa de mi hermana Candy a decorar las calabazas: Nos lo pasamos genial con los niños, les pusimos a vaciarlas de guarrería y pipas, algo que les dio muchísimo asco y que a mi me hacía mucha gracia. También estuvieron coloreando plantillas de vampiros, fantasmas, momias… para utilizarlas de decoración. Tuve que estar pendiente de que no metiesen las manos y las cabezas en el camino del cuchillo que cortaba la calabaza, y es que al fin y al cabo son niños y les podía la curiosidad. A ver si dentro de poquito podemos dejarles a cada uno con su calabaza…

Las caras de asco son geniales:

Captura de pantalla 2014-11-03 19.54.36

Y este fue el resultado final:

calabazas

A mi hermana y a mi nos encanta esta fiesta. Nos gusta poner música, nos gusta decorar calabazas y aunque ese día no estuvimos juntas, sabemos que ambas lo celebramos siempre…

A Super Papa también le gusta mucho Halloween. El año que viene, Lucía estará con nosotros. No andará pero seguramente ya se siente y se entere de lo que pasa a su alrededor. Tengo muy claro de lo que se vestirá el año que viene, pero por ahora, Super Papá y yo quisimos que fuera partícipe de esta fiesta y no pudimos evitarlo. Me sorprende cada día más lo artista que es. Si fuese al revés y yo tuviese que pintarle la barriguita de embarazo, saldrían churros:

954677_10204904016861835_9022738532145227448_n

halloween retocada

Ya sabemos como se llamará nuestra hija…

El nombre de nuestra hija lleva meses elegido.

Desde antes de saber su sexo teníamos dos nombres pensados y cuando hablábamos del bebé decíamos los dos. El de niño nos costó más porque a mi no me convencía mucho al principio… Pero el de niña… Le dije a Super Papá que era un nombre que me gustaba desde siempre, el nombre que siempre decía que le pondría a mi hija, y en seguida su cara se iluminó: Le gustó tanto lo que significa su nombre… Simboliza lo que va a traer a nuestra vida, lo que representa para nosotros. Desde que Super Papá y yo estamos juntos, sabíamos que íbamos a ser padres. Lo deseábamos e intuíamos que tenía que ser así, y según pasan los días ni nos arrepentimos ni cambiamos nuestra opinión.

Además la FPP (Fecha Probable de Parto) es cercana al día de su santo. Sería muy gracioso que naciese el mismo día.

Yo no quería anunciar el nombre muy pronto por si en nuestra vida se cruzaba alguien y cambiábamos de parecer. No sé… una matrona que el día de parto nos salva la vida con un nombre guay… ¡Podían pasar mil cosas!

Pero una vez que hablas a la barriguita, que incluso la pones un diminutivo que nos encanta, que empiezan a regalarle cositas con su nombre… Es que ya es Lucía…

me llamo lucía

Comienzo la semana 33…

Y la comienzo malamente…

  • De tanto pincharme para medir la glucosa ya tengo miedo al lápiz con la aguja, por lo que muchas veces instintivamente alejo el dedo y me pincho mal por lo que alguna vez he tenido que pincharme dos y hasta tres veces… De hecho en algún dedo tengo un pequeño moratón.
  •  Me dan pinchazos en la parte baja de la pelvis, asl fondo de la vagina… Pinchazos dolorosos.
  • Estoy mucho más incómoda, en la cama es terrible. Me duele la cadera de estar de lado y cambiarme al otro es una odisea total.
  • Me peso a mi misma mucho más que antes.
  • Cuando ando, noto que el peso en mi barriguita ha aumentado y presiona más mi vejiga.
  • Tengo los lumbares un poco hechos polvo…
  • Encima me duele la garganta, debo haber cogido frio, y tengo tos y mocos… Por lo que si antes ya me costaba respirar tumbada, ahora me ahogo directamente.

33 semanas

La verdad es que intento llevarlo lo mejor posible, intento seguir ágil y por ahora lo consigo, pero mi barriga está mucho más redondeada y está creciendo más por encima del ombligo. ¡Esto ya es una barriga de embarazo como dios manda y no la barriguita que me veía en el espejo con 20 semanas!

El Mejor Verano

Para muchas personas los mejores veranos de sus vidas tienen que ver con  el lugar de destino al que han viajado.

Nosotros no hemos tenido unas lapiscinargas vacaciones en ningún sitio paradisíaco, ni hemos salido a derrochar en copiosas comidas. Ni falta que nos ha hecho. Hemos tenido un fin de semana tranquilo, romántico, que esperábamos con ilusión en Llanes y que ha sido perfecto. Hemos tenido una temperatura más baja que la que hacía en Madrid, (cosa que yo he agradecido infinitamente), hemos cambiado de aires, hemos conocido un sitio nuevo y hemos estado más que tranquilos.

También hemos ido mucho a la piscina. Muchos días nos hemos llevado la comida y otros días nos hemos dado un chapuzón y nos hemos vuelto a casa. Hemos hecho lo que nos apetecía en cada momento sin forzarnos a nada y sobre todo, hemos ido comprando cosas para la habitación de nuestra hija, que es lo que más deseábamos y veíamos necesario. Todo lo demás puede esperar.

La ilusión con la que hemos pasado este verano esperando la llegada de nuestro bebé no es comparable con nada que pueda conocer anteriormente. Lo orgullosa que estoy de mi barriguita, lo que me ha gustado lucirla y lo guapa que me siento no tiene precio. Cómo me mira Súper Papá, con la ternura y el amor que cualquier embarazada desearía, tampoco se queda atrás. Si yo me veo una premamá bonita, él me ve espectacular.

Este verano ha sido diferente y mejor que todos los anteriores, aún con dolores de embarazo e incomodidades, tengo la sensación de que ningún otro será tan bonito hasta que esté embarazada de nuevo y, aún así, será completamente diferente. Es un momento que no volverá a pasar, unos sentimientos que no volveré a experimentar de la misma manera… Es algo tan único, tan irrepetible que aunque te lo imagines, aunque te lo cuenten, nunca podrán acercarse a todo lo que una embarazada puede experimentar durante 40 semanas.

Y qué decir de Super Pre- Papá… Que me hace la Premamá más feliz del mundo, me cuida, me mima, hace que me sienta segura y ya le he dicho, que sigo enamorada a estas alturas… 🙂

Puedo afirmar que este año ha sido el mejor verano de mi vida por muchas razones, pero tengo la sensación que a partir de ahora, vendrán muchos igual de buenos e incluso mejores.