Calendario Infantil de Tela- Vida Práctica

Estas Navidades los Reyes Magos nos han traído un calendario de tela. Algo que yo pretendía fabricar más adelante, con fieltro o goma eva, porque además de bonito me parece muy práctico. Pero agradezco la idea de los Reyes porque el mío no hubiera tenido unos acabados tan perfectos ni hubiera conseguido que fueses tan requete bonito como este.

mycalendar_completo

My Calendar- Multi-colour es de la marca Fiesta Crafts y un Rey Mago lo encontró en CostCo por 20€. Me parece una ganga el precio y más porque en la web cuesta 41,99 Libras.

My Calendar se presenta en inglés (aunque hemos visto recientemente que también hay modelo en español en el mismo establecimiento) y se puede utilizar toda la vida.

Consta de:

  • Números  del 0 al 9 (el 1 y el 2 repetidos).

  •  Los doce meses del año.

numbers_months_mycalendar.jpg

  • Las cuatro estaciones.

  • Los 7 días de la semana.

  • Un termómetro para  la temperatura.

week_mycalendar.jpg

  • Y ocho fenómenos atmosféricos para señalar qué tiempo hace cada día.

    weather_mycalendar

EStá fabricado en tela y tiene unas tiras de velcro para colocar las formas cuando no se utilizan. Igualmente tiene velcro en cada espacio destinado a señalar las características del día.

Todos los días nos paramos un ratito para cambiar el número, el día de la semana, el tiempo que hace y la temperatura. ¡El día que haya que cambiar el mes y la estación del año también va a ser la bomba!

mycalendar_lucy_cambiando.jpg

Según cambiamos las diferentes secciones nombro a Lucy lo que estamos cambiando, en castellano e inglés, y ella siempre se para a ver los dibujos, repite las palabras o nombra el color e incidimos sobre lo que le llama más la atención y despierta su curiosidad. Las caritas de las nubes siempre son una parada obligatoria.

Pasamos un ratito al día viendo conceptos nuevos, que aprende muy rápido y relaciona con el tiempo que hace fuera de casa.

La semana pasada por ejemplo, con los días de viento que hizo, cuando ella lo oía soplar y le decías: “¡Qué viento hace Lucy!”, ella sola se iba corriendo a buscar la pegatina que corresponde al día ventoso (windy), decía “viento” y soplaba y señalaba su boca porque la nube ventosa tiene marcas de viento dibujadas al lado de la boca.

Sobre el tema de los días o el tiempo que hace, puedes derivar la conversación a otros temas cómo lo que hicisteis ayer en el parque o a dónde iréis mañana, si se aproxima una fecha importante familiar como un cumpleaños y cómo lo celebraréis… Todos los días acabamos hablando de otra cosa. ¡Imaginación al poder!

mycalendar_onthewall

Como ya he dicho, tenía pensado fabricar algo parecido cuando Lucy fuese más mayor, pero estoy viendo que con 24 meses aprende más de lo que yo creía. Tampoco se me hubiese ocurrido hacerlo en inglés pero me parece una manera genial de ir introduciendo el lenguaje y expresiones, además de los colores y los números como estamos haciendo hasta ahora.

Y por supuesto, a Lucy eso de quitar y poner velcro le encanta. Para ella son pegatinas que se pegan y despegan mil veces y jamás se estropean. Y al estar siempre a su altura y alcance, hace y deshace a su antojo.

Aunque queda tiempo para que Lucy pueda leer y se aprenda los días de la semana o los meses en ambos idiomas, es un ratito precioso que pasamos, mientras que desayunamos tranquilamente, hablando sobre algo tan típico como  el tiempo que hace.

¿Qué te parece este calendario? 

¿Tienes algo parecido en casa?

La Chef Lucy y su Torre de Aprendizaje

Cuando Lucy cumplió 15 meses, ya llevaba bastante tiempo andando y una de las actividades que más le llamaba la atención era la cocina.

Le encantaba que Súper Papá la alzara en brazos para ver lo que se cocía (nunca mejor dicho), y a veces no entendía que no podía estar porque era peligroso para ella.

También le gustaba abrir los cajones y sacar ollas o menaje de cualquier tipo para jugar desde que gateaba, así que tiene toda la parte baja de un mueble de la cocina con juguetes varios, tuppers, tapas y otros enseres a los que por cierto, ya no hace ni caso porque ya se ha pasado ese nivel, pero que nos sirvió para distraerla durante un tiempo.

Una noche que Lucy se estaba enrabietando porque quería estar en la trayectoria del aceite caliente, cogí una caja de cartón que estaba destinada a guardar ropa de esa que ya no le vale y nunca más volverá a ponerse, y monté una cocina improvisada: cogí cucharas de madera, cazos y algún bote vacío junto con la comida de tela de Ikea (regalo del #LucyCumple) y conseguí una cocinita de juguete a la altura perfecta de Lucy y muy digna.

26-03-2016

La primera cocinita de Lucy

Pero esta cocina duró poco, porque viendo Súper Papá que triunfaba, fue a Ikea y le compró la mega cocinita. A mi me encanta la verdad, pero a parte de pensar que mi cocinita tenía mucho encanto, me parecía demasiado pronto para que tuviera una cocina de juguete así. Mi razonamiento es que ella todavía no sabe jugar a las cocinitas, no sabe lo que hacer con esos juguetes, solo imita lo que yo hago. Y algo de razón tengo porque he tenido que quitarla de la zona de juegos por uso casi nulo.

 

Por eso mismo, antes que esa cocina llegara a casa, Súper Papá y yo hablamos de la importancia de tener una Torre de Aprendizaje (Learning Tower) y su necesidad. Muchas veces le hemos puesto una mesita baja en la cocina para que pudiera colaborar con postres o galletas y es que su interés por la cocina es notable y la Torre de Aprendizaje podía ayudarnos a fomentar esa afición.

Así que al mes siguiente nos pusimos manos a la obra con la Torre de Aprendizaje.

Materiales que utilizamos:

2016-09-03

  • 2 tablas estrechas de madera fina del mismo color del taburete que compramos en Leroy Merlín. Son para rodear la parte alta de la Torre.
  • Tornillos y cinta americana.
  • Un pegamento especial para madera y lija para limar las aristas de las tablas cortadas.

archivo-9-9-16-20-03-34

 

MONTAJE

1º Montamos ambos taburetes, pero uno de ellos sin los escalones. Igual que en la fotografía.

torre_aprendizaje_learning_tower_makingof

2º Colocamos la parte sin escalones encima de la otra de manera simétrica y aprovechamos el agujero que ya tiene la escalera que queda arriba, en la parte opuesta a los escalones para fijarlo con un taladro y un tornillo lo suficientemente largo. Nosotros utilizamos uno que sobró del mismo montaje.

3º Fijamos los laterales con un par de tornillos. Para esto hay que hacer agujeros y esa madera está lacada por lo que hay que tener precaución. A estos tornillos Súper Papá les puso como protección una cinta americana para que Lucy no se hiciera daño con los pies.

4º Cortar las maderas finas para rodear la parte superior de la Torre. Nosotros lo hemos pegado con el pegamento especial para madera.

Así explicado parece sencillo ¿Verdad? Lucy estuvo presente en todo el proceso y ayudó mucho descolocando todo y cogiendo tornillos.

Buscamos varios tutoriales en los que basarnos y al final Súper Papá le ha dado su toque personal. Yo creo que nos ha quedado genial y muy segura.

torre_aprendizaje_learning_tower

También vimos que hay tiendas on line muy chulas que las fabrican y venden. Si no te apetece hacer bricolaje o no eres muy manitas, pueden ser una gran opción, porque además hay diseños espectaculares y convertibles, que amplían la productividad de la Torre.

learning_tower_example

Fuente: Etsy

Lucy se sube y baja perfectamente desde el principio. Evidentemente nunca la dejamos sola y estamos muy pendientes de lo que hace en la escalera. Ella no deja de ser un bebé y la base de la torre puede quedarse pequeña y dar un traspié como nos pasó una vez cuando todavía no estaba terminada la Torre. La cogí en el aire y no pasó nada, pero eso demuestra que hay que estar pendiente.

Todo este tiempo hemos estado utilizando la Torre de Aprendizaje para diversas actividades: exprimir zumo de naranja, hacer la merienda y los desayunos, echar Cola Cao en la leche, preparar cereales, “fregar” los platos, hacer trasvases de agua en el fregadero…

Archivo 5-9-16 20 41 35.jpeg

Está resultando un complemento genial para la vida práctica porque Lucy aprende y perfecciona cada día actividades diferentes. Si no tuviera la Torre no llegaría a lugares dónde puede aprender cosas nuevas. Incluso, si no tuviera su lavabo preparado (que ya enseñaré), podía utilizar la Torre de Aprendizaje para lavarse la cara, cepillarse los dientes o peinarse en el baño.

Según vaya creciendo, podrá realizar tareas más complicadas y tendrá más autonomía. Lo último que ha conseguido es untar crema de queso en pan con un cuchillo de mantequilla y estoy segura que en breve perfeccionará la técnica.

lucy_untando_queso.jpg

La Torre de Aprendizaje abre un mundo de posibilidades a los bebés y pienso que incluso les da seguridad y se sienten parte activa de momentos como preparar el desayuno. Hacerse su propia comida les hace sentirse orgullosos e incluso se comen lo que preparan con más ganas e ilusión.

Estoy segura que Lucy con el tiempo se convertirá no en una pinche de cocina, si no en toda una chef y nos hará hasta la cena, porque ganas no le faltan y tiene todo a su disposición para aprender lo necesario.

Si quieres fomentar la autonomía de tu bebé y que pueda realizar actividades nuevas que no podría practicar porque la encimera o el lavabo no están a su altura, no lo dudes, la Torre de Aprendizaje facilita el acceso a todo aquel lugar que tu bebé no puede acceder.

¿Tenéis Torre de Aprendizaje? ¿Cómo la utilizáis?

¿Os animáis a fabricar una?

LA CESTA DE LOS TESOROS

No voy a decir que he leído mil libros de María Montessori sobre el método que lleva su mismo nombre, pero si sé que se estimula la creatividad y la autonomía de bebés y niñ@s y la idea me encanta. “Sigue al niñ@” es su filosofía.

Estando embarazada empecé a leer sobre esta pedagogía e intentamos comprar muebles de fácil alcance para Lucy según vaya creciendo, entre otras cosas.

Tengo pendiente comprarme un libro práctico y facilito (mucho tiempo para leer no tengo y agradezco sugerencias), pero voy tirando de ideas que veo en blogs muy buenos que informan de este método y tienen experiencia con el mismo:
En ellos encuentro muchas ideas. Algunas las copio directamente (lo que bien está para qué cambiarlo), y otras me inspiran para ir apañando a Lucy juguetes y espacios Montessori. También tengo amistades como @papislocos a los que les hago preguntas variopintas de vez en cuando…. (gracias Zida).

EDITO: Al parecer, no es una idea original de Montessori, pero se le atribuye a ella. De hecho mucha gente la conoce por esto. Cambio el título del post no sea que alguien me coma!!!

Una de las primerísimas cosas que he querido hacer, que me ha traído de cabeza y que no es tan fácil como parece, es la Cesta de los Tesoros, (el cajón de los deseos lo llama Súper Papá).

Consiste en poner en una cestita, de la que Lucy pueda coger todo lo que haya dentro, objetos de distintos materiales, formas, tamaños… A ser posible que no sean juguetes.

Es mejor poner utensilios cotidianos como una cuchara de palo, distintos trozos de telas de diferentes texturas y colores… Etc…

Y no es fácil. Me he visto a mi misma dando vueltas por la casa buscando algo que pudiese meter en la cesta, algo que no fuese de plástico, que no se rompiese fácilmente, y que no fuera tan pequeño que Lucy se lo pudiera tragar.

Y os preguntareis, ¿tanta chorrada para que? Las cestas de tesoros sirven para que exploren y descubran nuevos olores, colores, formas, texturas…

Imagináos que sois un bebé, el cuál no anda solo, no puede coger nada… Y de repente te ponen delante una cesta con cosas que puedes ir sacando a tu antojo, objetos que son completamente nuevos y no has visto antes, que además te dejan meterte en la boca y nadie te los quita… ¿Mola verdad?

Y lo mejor de todo es que se pueden cambiar los objetos que haya en la cesta por otros nuevos, se pueden hacer cestas de un color solo, de un tema solo, o de una habitación en concreto (todo utensilios de cocina por ejemplo). Así los bebés aprenden a relacionar las cosas, que hay cosas que son de un mismo color, o que algo tiene la misma forma pero está hecho con diferentes materiales. ¡Todo un mundo!

Esta es la Cesta de los Tesoros que tiene Lucy actualmente. Ha tenido menos cosas, cosas diferentes que hemos ido quitando, cosas que otras personas le han dado y cosas que por insistencia de Lucy en cogerlas, las hemos incluído: un zapatito que ya no le entra, una A que le dió su abuela, un monedero-búho que le dio su otra abuela, un temporizador de cocina….

La Cesta es lo primero que suele coger de todos sus juguetes y saca los objetos poco a poco, uno a uno, hasta que termina con ello. Os aseguro que es genial ver cómo lo hace, cómo se para en cada uno, cómo le da la vuelta y se lo pasa de una mano a la otra…

 

Hace poco compramos en Ikea las cestas KUSINER, de tela con forma cilíndrica (también las hay cuadradas) cuyos colores coinciden con unos cubos que ya tiene Lucy. Le voy metiendo en cada uno todo lo que encuentro que coincida el color y es asombrosa la curiosidad de Lucy por descubrir lo que contienen.

Son blanditas y plegables por lo que si Lucy se cae encima se deforman y no se hace daño. ¡Nos están dando muchísimo juego!

 
¿Vuestro bebé tuvo/tiene Cesta de los Tesoros?

¿Qué me aconsejáis que incluya en la Cesta que le pueda gustar a Lucy?