Apoyo y Sensibilización ante el Cáncer de Mama #SigoSiendoYoCM

Hace unos días acudí a unas jornadas en la Fundación Pons, por el Día Mundial de Cáncer de Mama, y lo que aprendí allí, entre otras cosas, es que lo menos importante de todo es la celebración de ese día. Este tema además, me ha dejado varios días en “stand by”, reflexionando sobre ello y pensando que por mucho que lo intente, mi empatía jamás me permitirá ponerme en el lugar de estas pacientes que sufren una enfermedad casi exclusiva de mujeres y cuyo impacto social y emocional va mucho más allá de lo que podemos pensar cuando nos ponemos un lazo rosa.

Sigue leyendo

#JornadaOptimum con Lucía Galán

Hace unos días asistí a un evento en el que Lucía Galán de Lucía Mi Pediatra ofrecía una charla con el título “¿Quién nos prepara para ser padres?” en la que habló del posparto, del sentimiento de culpa y de los juicios que se hacen a la maternidad. Ponía de manifiesto que “la mejor receta para ser una buena madre es la tuya”, y la verdad es que tenía ganas de verla en directo y conocerla.

aefc87a6-3a96-4d1e-9130-bdf125742b30.JPG

Con Lucía Galán. Fotaza de Lucy de Chibimundo.

Sigue leyendo

Apoyo a la Lactancia Materna: La Tribu

Antiguamente cuando una mujer daba a luz, las mujeres de su familia ocupaban su casa para cuidarla a ella y al bebé, tener la casa limpia y ordenada, y alimentar al marido y padre. Todo muy machista y retrógrado pero que conseguía su propósito: que mamá y bebé estuvieran juntos el máximo tiempo posible favoreciendo la instauración de la lactancia materna y el descanso de la madre.

En muchas partes del mundo que hoy en día siguen teniendo la cultura de tribu o de familia muy presente, incluso comparten la crianza de los infantes en conjunto. Pero en nuestra cultura occidental esto se está perdiendo hasta casi desaparecer.

En nuestra cultura actualmente somos recelosos de nuestro hogar e intimidad, cada vez tenemos menos comidas familiares y no queremos ni oír hablar ni de madres, suegras o abuelas campando a sus anchas por nuestra casa. Además hemos perdido esa intención de ayudar en el Posparto y las visitas se centran en coger al bebé, mirar al bebé y separar a mamá y bebé, “para que mamá descanse”. Incluso en darle un biberón para que mamá siga descansando. Y no lo hacen a malas, lo hacen verdaderamente por ayudar, por dejarte descansar sin estar con un ojo abierto pendiente del bebé, pero la lactancia materna no funciona así y un biberón dado con buena intención o un chupete puesto para sustituir al pecho, pueden interferir negativamente en la lactancia.

Sigue leyendo

LA AYUDA QUE RECIBÍ DE Entre Mamás EN MI LACTANCIA

Llevo mucho tiempo posponiendo esta entrada porque realmente, los primeros días posparto, los tengo bastante borrosos. Los recuerdo como si tuviera una nube encima de la cabeza que no me dejaba pensar con claridad. Pero creo que es muy necesario que lo cuente por si alguna mamá pasa por lo mismo o por algo parecido, que sepa que puede buscar ayuda y encontrarla. Yo la busqué en Entre Mamás y la encontré en Claudia Pariente.

Los primeros días en casa lo pasamos un poquito mal. Lucy lloraba y lloraba, y no sabíamos exactamente qué le pasaba.
Creíamos que tenía gases porque las enfermeras de la maternidad de Torrejón nos lo dijeron varias veces durante las 48 horas que estuvimos ingresadas y además la sondaron (cosa que odio haber permitido) innecesariamente, porque Lucy hacía caca bien y no tenía la tripa dura. Más tarde descubrimos que lloraba por su problema con la proteína de leche de vaca, así que la pobre no tenía gases y todo lo que la hicieron, se lo hicieron desde la ignorancia y sin solucionarnos nada.

Pero lo que si sucedía, es que Lucy no orinaba. O hacía tan poco que era imperceptible o lo hacía junto con la caca, pero la sospecha era que no hacía. Ahora lo pienso y no entiendo cómo nos dejaron irnos del hospital así, sin ni siquiera darnos algún tipo de pauta.

Tía Candy consultó si era normal y le dijeron que no lo era. Lógicamente si comes, tienes que hacer pis. Si no haces pis, puede que no estés comiendo bien, y eso puede llevar a la deshidratación; Algo que en el hospital no tuvo relevancia, a los tres días de dar a luz se convirtió en una preocupación. Y como he dicho antes yo no podía pensar con claridad y no sabía muy bien qué hacer.

También notaba que Lucy metía el labio superior al mamar y aunque no me hacía daño, podía ser que tuviésemos mal agarre y no mamara como es debido.

A esto le sumamos que no tuve subida de leche chorreante y escandalosa como la tienen otras mujeres, así que entre unas cosas y otras empiezas a creer que hay un problema gordo y a desconfiar de tu cuerpo.

Tanto es así que de madrugada Súper Papá fue a una farmacia a comprar leche artificial, bote que nunca abrimos porque tuve la claridad de decir “que si le dábamos un biberón la Íbamos a cagar”: si no me subía la leche tenía que ponerme a Lucy al pecho, no darle un biberón. Luego supimos que no lloraba por hambre y que yo tenía leche.

El cansancio posparto, la falta de sueño y la desconfianza en mi misma afloraban. Menos mal que había leído y me había informado, porque si no, no se que hubiera pasado.

Tía Candy me puso en contacto con Claudia Pariente, que dirige y coordina Entre Mamás, un espacio para compartir experiencias, resolver dudas, sentirse apoyada en el camino de la maternidad y obtener apoyo individual.

10557013_734502493262748_3313412813539731019_o

Es curioso cómo aunque no me conocía se le notaba preocupada por Lucy, con esa preocupación de una mujer que es madre y quiere lo mejor para cualquier bebé. Me pidió que comprobase si Lucy estaba hidratada, si sus mucosas estaban húmedas, si la fontanela estaba elevada… Y aunque Lucy no estaba deshidratada, me insistió en que fuese a verla a Entre Mamás. Tengo que decir que esta conversación telefónica fue un viernes como a las diez de noche y la visita un sábado por la tarde, fuera de todo horario. Estuvo casi dos horas con nosotros y aunque ya era la hora de cerrar, esperó amable y pacientemente a que Lucy terminase de mamar.

Me preguntó por mi parto, por como estaba, por como dormía Lucy… Necesitaba datos para poder ayudarme y valoró una toma y el frenillo de Lucy por si el problema era ese. Y no, no había ningún problema de ese tipo, el problema era que justo me encontraba en la subida de la leche y Lucy necesitaba mamar mucho para sacarla. No pasaba hambre, solo necesitábamos tranquilidad, estar pegadas la una a la otra y aprender a agarrarnos.

Súper Papá estuvo presente y le ayudó a comprender muchas cosas, de hecho Claudia no quiso empezar hasta que él aparcó y llegó, y ahora entiendo que lo hizo para que ambos escucháramos todo lo que tenía que decirnos.

No recuerdo muchas de las cosas que nos dijo, aunque si las interioricé y las puse en práctica porque desde ese momento la lactancia fluyó mucho mejor. Frases como: “Los bebés no saben que estamos cerca, necesitan estar encima de nosotras y sentirnos”, “Todo tiene solución, incluso se puede volver atrás si le das un biberón de leche artificial”, “Bebé a teta, nunca teta a bebé” y tips sobre las posturas dando el pecho (recuerdo que se tiró al suelo para mostrarnos la postura tumbada de lado, postura que me salva la vida por la noche) consiguieron que yo me relajara y entendiese que  Y hoy en día sigo poniéndolo en práctica.

Lo que también hizo Claudia por mi, fue darme seguridad en mi misma y en la lactancia. Lo estaba haciendo bien, solo necesitaba que alguien que de verdad supiese del tema me lo constatara y que por supuesto me diese algún consejo práctico para facilitarlo todo. Fue muy clara, concisa y directa. Estaba ahí para ayudarme y lo hizo. Me dijo lo que hacía mal y me dio pautas para arreglarlo. Hizo lo que necesitaba que hiciese.

Creo que aunque se lo dije, ella no sabe lo mucho que le agradezco lo que hizo ese día por mi y por mi hija, creo que incluso no es consciente de la importancia que tiene lo que hace y a lo que se dedica para las mamás que van a verla. Solo espero que sepa que cada vez que habla con una mamá como lo hizo conmigo, salva una lactancia y yo le estaré agradecida de por vida. Hace poco la volví a ver en La Fiesta de la Lactancia Materna 2015, haciendo lo que sabe hacer, ayudar y asesorar a mamás.

Puedes ponerte en contacto con Entre Mamás aquí.

Apoyo durante la Lactancia Materna: El Rol de Padre

Mucho se habla y se dice sobre dar el pecho o no dar el pecho, sobre si las mujeres que no lo dan son egoístas y no piensan en lo mejor para sus hijos o por el contrario, si las que lo dan están esclavizadas y han perdido su autonomía como mujeres.

Yo doy el pecho, conozco los beneficios para mi bebé, me gusta hacerlo, es muy cómodo y rápido, es un momento único que crea un vínculo especial y creo que es un derecho del bebé y un privilegio que solo las mujeres podemos disfrutar;

Entonces, ¿por qué no todas las mujeres dan el pecho? ¿Qué hace fracasar la lactancia de una mujer que quiere dar el pecho?

Algunas no tienen suficiente información, otras tienen algún problema con el agarre, con mastitis, con obstrucciones… y no saben a quién acudir (matrona o asesora de lactancia). O el pediatra desinformado de turno las insta a dar leche artificial por razones dudosas. A otras les supone un esfuerzo demasiado grande, porque no nos engañemos, es muy duro y sacrificado al principio y si no sabes a lo que te enfrentas y lo que supone la lactancia, no sabes ni entiendes por qué tienes un bebé pegado al pecho las 24 horas. Muchas se preguntan para que complicarse si existe el biberón. Solo unas pocas tienen algún problema real de salud o hipogalactia… Pero después de mucho pensar creo que el apoyo es uno de los mayores problemas.

Sigue leyendo

Las visitas posparto perfectas

En mi opinión debería existir una ley que librase a padres “recién paridos” a atender a visitas en el hospital. Súper Papá y yo estábamos agotados y claro que queríamos que algunos vinieran a ver a Lucy, pero lo que no nos gustaba es que socialmente tienes que aguantarte y tragar con las visitas, aunque no tengas ganas ni fuerzas. Esa “obligación” es innecesaria y debería estar prohibida, además que a mi las cosas obligadas me repatean mucho.

Como estuvimos todo el embarazo preparando a todo el mundo diciendo que no íbamos a avisar cuando me pusiera de parto (no entendemos la necesidad de tener a la familia esperando en la sala de espera y menos que estén en la habitación con un bebé recién nacido que lo menos que necesita es ruido y otros brazos diferentes a los de sus padres), y dependiendo del estado de madre y bebé era probable que no quisiéramos visitas en el hospital (qué más dará ver al bebé dos días antes o después, sobre todo si no es momento), pues en general todo el mundo fue bastante respetuoso.

Sigue leyendo

#TodasSomosDoulas

¿Quiėn no se ha sentido ilusionada y emocionada por su embarazo y al mismo tiempo perdida e insegura? ¿Con cuántas personas pudiste hablar del tema? ¿Cuántas personas creías que podían entender lo que sentías o pensabas? ¿Con quién pudiste compartir tus miedos y temores respecto al parto? ¿Quién pudo contestar a todas las preguntas que te surgían en cualquier momento e informarte respecto a las recomendaciones para un parto normal? ¿Con quién hablarías si tuvieses una mala experiencia durante tu parto y sintieses que algo no fue como debería? ¿A quién le preguntarías o pedirías que te enseñase si tu bebé no se enganchase al pecho correctamente?

Muchas pueden ser las contestaciones a estas preguntas: tu madre, tu suegra, tu hermana, tu vecina… ¿Crees que ellas solo por tener experiencia y haber sido madres, sabrían resolver y acompañarte como deben? En la mayoría de los casos no.

Para la mayoría de las personas, las embarazadas tienen tal cóctel de hormonas en su cuerpo que no hay que hacerlas caso. Respecto al parto todo el mundo piensa que es sota, caballo y rey (gotero para dilatar, epidural y corte en la vagina), y te dirán que no es nada y que te dejes hacer, que todas dan a luz igual, y que para eso están los médicos. Y si se te ocurre comentarle a alguien que por ejemplo, alguna enfermera se te subió encima, durante el parto, te apretó la tripa y te hizo mucho daño, te dirán que no te quejes porque el bebé y tu estáis vivos.

La falta de información y empatía es evidente en estos casos, y una embarazada o una madre que piense diferente o le rechinen estas contestaciones será vista como un bicho raro en su entorno.

¿Tan difícil es de entender que hay mujeres que no tiene a nadie en su entorno que las entienda y esté en sintonía con lo que ellas quieren o necesitan? ¿Que a su alrededor no tengan a nadie que empatice como debería y que prefieren contar lo que sienten durante su embarazo a alguien que sepa por lo que están pasando?  Y por supuesto, están en su derecho de contratar a alguien que lo haga, alguien que tenga información sobre las cuestiones que más le preocupan (para un embarazada, el parto, la lactancia…)

Yo misma he informado a amigas embarazadas sobre evidencías científicas que desconocían y que ni su matrona, ni su obstetra ha tenido a bien informarles. Cosas básicas sobre el papel que desempeña la oxitocina, las endorfinas y la adrenalina y el funcionamiento de estas hormonas durante el parto… Porque creo que si las conocen entenderán mejor qué les pasa y no tendrán tanto miedo al dolor. Las he intentado emponderar y darlas seguridad en si mismas, diciéndoles que las mujeres llevamos siglos dando a luz, que podemos hacerlo.

El trabajo de una Doula es muy antiguo y en mi opinión se lleva haciendo toda la vida. La diferencia que existe actualmente es que las Doulas tienen información veráz y de primera mano sobre evidencías científicas, protocolos y estrategias de parto, las cuáles por desgracia no se respetan en los hospitales españoles. Su único “pecado” es informar sobre ello y parece que a algunas matronas y obstetras les parece mal. Parece que prefieren que una parturienta vaya desinformado y dejándose hacer.

Informar a una embarazada sobre su derecho a decidir sobre su parto, informar a una madre lactante sobre posturas, crisis de lactancia, succión no nutritiva, colecho y prolactina, en definitiva, intentar ayudar a esas madres que tan pérdidas se sienten en algún momento y que no encuentran un hombro en el que apoyarse y que les ayude, eso es lo que hacen las Doulas. Acompañan en las decisiones, nunca intentan imponer las suyas.

En la semana mundial de las Doulas quiero dar mi apoyo a este colectivo, que para mi son profesionales aunque no tengan título (much@s con título no tienen ni idea), que ayudan a miles de mujeres y se les persigue por ello. Se lo que es nadar contra corriente, se lo que es decirle a una amiga que escriba su plan de parto, que no tienen por qué mutilarla y que busque un hospital respetuoso, y que me miren como un bicho raro. Se lo que es querer un parto natural, informarme y luchar por ello y que hablen mal de mi o me digan que estoy equivocada cuando se que no lo estoy, simplemente por no hacer las cosas de una manera irrespetuosa hacia mi cuerpo.

semana de la doulas

Por eso hoy quiero decir que #todassomosdoulas.

Si quieres información sobre el trabajo que realiza una Doula: Doula.es

Aplicación sobre Lactancia Materna

El otro día se me ocurrió buscar en el App Store de Apple la palabra Lactancia, y mira tu por dónde, encontré una aplicación sobre Lactancia Materna del mismo nombre, con contenidos elaborados por el Comité de Lactancia de la AEP (Asociación Española de Pediatría)
Qué sorpresa oye, no me lo espera. Entre los contenidos se puede encontrar información sobre:
  • Lactancia por Etapas: embarazo, primeros días, primeros meses y sexto mes.
  • Técnicas de Lactancia Materna: agarre, posturas, recomendaciones…
  • Padres: Hábitos recomendados de deporte, alimentación, alcohol, tabaco…para la madre, el padre y otros familiares. Y recomendaciones muy buenas para el “rol de padre”.
  • Recomendaciones: Sobre vitaminas, yodo, conservación y mantenimiento, colecho…
  • Falsos Mitos: Este apartado está muy bien, y además si llevas la aplicación en el móvil, puedes darle en las narices a cualquiera en cualquier momento.
  • Problemas más frecuentes: grietas, mastitis, obstrucciones, cólicos del lactante, crisis de lactancia, alergias, intolerancias…. Qué son y cómo solucionarlas…

También hay un apartado sobre noticias. Nombran y dan a conocer la web www.e-lactancia.org para consultar la compatibilidad entre medicamentos y lactancia materna.

aplicacion lactancia AEP

Desconozco si esta aplicación también se encuentra para Android, pero seguramente si. La recomiendo, aunque no es La Biblia. Seguramente descubras cosas que no sabías, pero es más práctica o a mi me lo parece, para informar a opinólogos varios que no tienen ni idea y critican todo.

https://itunes.apple.com/es/app/lactancia-materna-aep/id913559736?mt=8

Que exista una aplicación de esta temática deja clara la necesidad de la misma actualmente. Me alegro porque exista, porque se hayan tomado la molestia de crearla y me da pena porque debería ser un tema tan conocido, estar tan claro y regulado, los pediatras, matronas y médicos en general tan bien informados y actualizados, que no debería existir.

Ojalá fuese más normal darle el pecho a tu bebé en cualquier lugar, ojalá los opinólogos no dijeran frases cómo: “tu leche no alimenta”, “estas esclavizada” o “no te sale leche” a madres primerizas  que están agotadas, confundidas y que salen del hospital tan desinformadas, que no entienden por qué su bebé llora o piden pecho cada dos horas o menos. Ojalá los opinólogos, pediatras y matronas hubiesen leído simplemente lo que la AEPED recomienda sobre la lactancia y supieran lo que es “alimentar a demanda”. Ojalá muchas madres se informaran durante el embarazo y pudiesen contestar a opinólogos a los que pediatras les dijeron que no pasaba nada por dejar de dar el pecho en vez de alentarlas, informarlas y ayudarlas….

Ojalá muchas embarazadas y madres leyeran aunque fuese los textos de esta aplicación para darse cuenta de lo poco que saben ellas y su alrededor sobre lactancia y sirviera para que leyeran más, entrasen en webs o en grupos de apoyo, o fuesen a grupos de lactancia… A mi me pasó, y estoy orgullosa y tranquila por haberme informado antes.

La lactancia es complicada al principio. El cansancio, la ignorancia o el entorno pueden hacer que la abandonemos antes de tiempo y sin tener todos los datos pertinentes para elegir libremente y con razones.

A mi me costó. Lloraba, estaba agotada, creía que lo hacía mal, no cogíamos la postura, tuvimos incluso que ir a una asesora de lactancia y seguramente si no tuviese a mi hermana Candy cerca, ahora no seguiría dando el pecho, y sin el apoyo de Súper Papá que ha interpretado el rol de padre tan bien, no hubiese podido crear el vínculo al principio con Lucy. Es tan duro que puede que hubiese abandonado. He llegado a la conclusión que hay que informarse para el parto, pero la lactancia dura más tiempo, más importante (la alimentación de tu bebé) y es algo diario, por lo que hay que informarse todavía más y emponderarse también como en el parto.

Cuando Lucy tuvo un mes y medio: fue en ese momento que supe que estaba disfrutando la lactancia, que ya nos entendíamos y que las dificultades del principio estaban superadas. No siempre es tan duro, luego todo fluye perfectamente, el cuerpo y tu bebé son sabios. Todo es natural y está perfectamente planificado.

Todavía nos quedan crisis por superar, casi ni hemos empezado… Pero verla cómo me mira y sonríe con el pezón a un lado de la boca, porque ya la tía controla un montón, son momentos irrepetibles, especiales y que se quedan en la retina para siempre… 

Todo el esfuerzo merece la pena.

lucy 11 semanas tomando pecho calle