Un Álbum para aprender sobre la Familia

Hace poco Lucy ha comenzado a darse cuenta que muchas personas de su entorno son “su familia”. También da títulos de familiares a personas que no lo son, por el cariño que les tiene, cosa que me parece muy bonita.

Por supuesto tiene un lío bastante grande, porque piensa que mis hermanas son sus hermanas y sus tías al mismo tiempo. O pone caras raras cuando le digo que su abuela es la mamá de su papá.

Así que decidí que ya que tenía curiosidad, que preguntaba e intentaba aclararse, lo mejor que podía hacer era ayudarle un poco. Lo que viene siendo “seguir a la niña” y estar pendiente de sus inquietudes para satisfacerlas.

Se me ocurrió que la mejor manera era realizar un álbum familiar.

IMG_7573.jpg

Quería que relacionase a sus familiares más cercanos con ella y entre ellos. Que viese que sus padres también tienen padres, y que los hermanos de sus padres son sus tíos. Todo muy complicado de entender, pero que de una manera visual resulta más fácil, y poco a poco va entendiendo.

Comencé pidiendo a familiares cercanos fotos de ellos de pequeños, jóvenes, y actuales. También de su núcleo familiar, así Lucy relaciona a sus primos con los padres de sus primos, por ejemplo. O sabe quién es pareja de quién.

IMG_7571.jpg

Cada familiar tiene su página, su título con su nombre, sus fotos de bebé o de joven, y una actual. Si había alguna muy bonita o especial con Lucy, también se ha colocado en esa hoja.

Me parecía importante que viese a sus padres y familiares de pequeños, en fotografías donde apareciesen todos, así que por parte de familia materna y paterna hay un apartado de fotografías antiguas familiares.

IMG_7572

Y luego hice una selección de fotografías de ella misma con sus familiares, para que se reconozca e incluso recuerde muchas de las situaciones que ha vivido con ellos.

También ha habido un huequito para fotografías con sus gatos, que por supuesto forman parte de la familia.

IMG_7580

Es estupendo ver que recurre en muchas ocasiones a su Álbum Familiar cuando quiere hablar de alguien en concreto, o enseñarnos algo. Al final el álbum está sirviendo para lo que era, y tengo que decir que está aprendiendo mucho.

¡Y está comenzando a encontrar parecidos entre familiares!

Es un buen recurso de aprendizaje, que puedes adaptar a tus circunstancias y preferencias. Siempre lo tiene a mano y es un instrumento que utilizamos para hablar, recordar, expresarnos…

El álbum lo realicé con Saal Digital, con su propio programa que te facilita realizar las composiciones y elegir los fondos. Tienes varios estilos de álbum para elegir, de distintos tamaños, con distintas tapas y tipos de papel fotográfico para que puedas hacerlo totalmente a tu medida. He tardado mucho más en seleccionar las fotografías que en tener listo el álbum, porque con las plantillas tienes una guía estupenda.

Estoy súper contenta porque me ha quedado una pequeña obra de arte que queda para la posteridad y que utilizará muchísimo. Además es resistente y aguanta todo el trote que le está dando Lucy.  Solo le he pedido una cosa: ¡que no lo pinte!

 

¿Qué te parece esta idea? 

¿Te animas a realizar un Álbum Familiar para tu peque?

 

 

Anuncios

#Lecturitas: “Nimbus, una nube de emociones”

Hemos leído “Nimbus, una nube de emociones” de Noemí Fernández Selva gracias a Boolino.

Lo hemos leído por la noche antes de dormir, que es cuando más atención presta Lucy y parece que más le impresiona lo que ve, porque comenta con sus palabras las maravillosas ilustraciones de Eva Zurita que nos presenta a Nimbus, la nube protagonista de la historia, en diferentes situaciones que provocan emociones en ella.

archivo-16-1-17-18-34-43

Amor, calma, rabia, tristeza, miedo, sorpresa, alegría… son emociones que vive Nimbus. Emociones positivas y negativas, porque no siempre todo es bonito y a veces pasamos malos momentos también. Es bueno que los niños comprendan esto y sepan que pueden expresarse igualmente.

Por eso la autora eligió una nube, “porque es un elemento conocido por los más pequeños, que cambia de estado y que cada uno de esos estados se puede relacionar con las emociones más comunes”.

“La Mami de Nimbus” como ella misma se denomina, (nombre que me encanta y que refleja parte de su dulce personalidad), recibe mensajes de padres y madres con anécdotas de sus peques en los que explican cómo se identifican con Nimbus y con su estado emocional.

“Me alegra mucho saber que Nimbus está siendo un recurso para aprender a identificar las emociones desde tan pequeños”.

Noemí Fernández Selva

Este libro también nos enseña que un mismo acontecimiento puede provocar en nosotros diferentes sentimientos: Si algo nos enfada podemos sentir rabia y luego tristeza por ejemplo. Además aprendemos que esos sentimientos pueden provocar situaciones que también afectan al resto de personas que nos rodean.

archivo-23-2-17-23-35-11

Creo que es importante identificar las emociones para poder relacionarnos con coherencia y respeto. Validar las emociones es una herramienta muy útil para la educación emocional y que yo intento utilizar con Lucy en todo momento preguntando si está enfadada, triste o alegre, y entendiendo y verbalizando lo que le ocurre.

Y como bien dice Noemí, “los cuentos infantiles son una gran oportunidad de integrar aprendizajes de manera divertida, además de ser una experiencia divertida y una forma de potenciar la lectura. Son una herramienta excelente para aprender a empatizar y proyectar nuestras vivencias en un relato fantástico”, y yo estoy completamente de acuerdo.

Al final del libro podemos encontrar una breve explicación de cada una de las emociones que Nimbus vive y que puede facilitar su entendimiento a los niños y niñas.

A mi es un libro que me ha encantado de verdad, me parece que será un libro que utilizaremos muchísimo y que nos ayudará en muchos momentos cotidianos. Le hemos cogido mucho cariño a Nimbus y también a su autora, que es muy amable y simpática.

archivo-23-2-17-23-34-45

¿Qué te parece Nimbus?

La Trona Portátil: un producto de puericultura que si merece la pena comprar.

Nos dimos cuenta el año pasado por las fechas navideñas de reuniones familiares y de cenas fuera de casa, que no en todas las casas tienen una trona de bebés. Y las casas que la tienen es porque ya existe un bebé que la utiliza.

Allá donde vamos Lucy siempre come en la mesa con nosotros, ni antes ni después, al mismo tiempo y acompañada. Pensamos que es un momento social y familiar en el que aprovechamos para aprender a comer, nombres de verduras, frutas, colores, tamaños, números… Es una ocasión estupenda además para hablar entre nosotros y nos gusta que Lucy forme parte de ello y facilitar su aprendizaje.

Era necesario solucionar el problema de acceso a la mesa que tenía Lucy en casas ajenas y restaurantes, puesto que con una silla normal, ni llegaba ni llega a una mesa de comedor. Con la trona además de fomentar su autonomía fuera de casa comemos más cómodos.

Existen muchísimos tipos de trona portátil: de plástico, de tela, con alza, sin alza.. Incluso buceando por internet las he encontrado de menos de 20€.

Nosotros buscamos en varias tiendas y webs, y al final nos decantamos por una de TUC TUC: la trona portátil Topos African Routes.

Si bien no es de las más baratas, (somos conscientes que se puede encontrar una trona portátil por menos dinero), estamos muy contentos con nuestra elección por diversas razones.

  • Nos gusta mucho el diseño y los colores, nos parecen unisex y eso nos encanta. Tenemos la silla ligera de paseo también de TUC TUC y el estilo es único.
  • La tela de la trona es impermeable y se limpia fácilmente.
  • Las correas regulables que sujetan la trona a la silla son fuertes y fiables, así como los arnés que sujetan a Lucy. Nunca hemos tenido un susto.
  • Posee un compartimento en la base con separadores en el que llevar una botella o un tupper de comida. Incluso caben los cubiertos.

Y ahora que Lucy es más mayor la utilizamos también en casa porque ella se siente más parte de la mesa que en su trona, come incluso mejor y más tranquila. También pinta y dibuja en la mesa grande conmigo, nos acompañamos mutuamente.

Para mí es uno de los pocos productos de puericultura necesarios y a los que le estamos sacando más partido. Te da una libertad de movimiento estupenda,  puedes ir a cualquier sitio y nunca más tu bebé comerá en tu regazo o el del padre.

Además una trona portatil es un regalo estupendo, práctico y necesario. Si no sabes qué regalar a una premamá, con esto aciertas, y si estás embarazada y te piden consejo para regalarte, o te preguntan mil veces, pide una trona portátil que le vas a sacar provecho.

¿Tienes trona portátil?

¿Cuál ha sido tu experiencia?

 

 

 

 

 

La Chef Lucy y su Torre de Aprendizaje

Cuando Lucy cumplió 15 meses, ya llevaba bastante tiempo andando y una de las actividades que más le llamaba la atención era la cocina.

Le encantaba que Súper Papá la alzara en brazos para ver lo que se cocía (nunca mejor dicho), y a veces no entendía que no podía estar porque era peligroso para ella.

También le gustaba abrir los cajones y sacar ollas o menaje de cualquier tipo para jugar desde que gateaba, así que tiene toda la parte baja de un mueble de la cocina con juguetes varios, tuppers, tapas y otros enseres a los que por cierto, ya no hace ni caso porque ya se ha pasado ese nivel, pero que nos sirvió para distraerla durante un tiempo.

Una noche que Lucy se estaba enrabietando porque quería estar en la trayectoria del aceite caliente, cogí una caja de cartón que estaba destinada a guardar ropa de esa que ya no le vale y nunca más volverá a ponerse, y monté una cocina improvisada: cogí cucharas de madera, cazos y algún bote vacío junto con la comida de tela de Ikea (regalo del #LucyCumple) y conseguí una cocinita de juguete a la altura perfecta de Lucy y muy digna.

26-03-2016

La primera cocinita de Lucy

Pero esta cocina duró poco, porque viendo Súper Papá que triunfaba, fue a Ikea y le compró la mega cocinita. A mi me encanta la verdad, pero a parte de pensar que mi cocinita tenía mucho encanto, me parecía demasiado pronto para que tuviera una cocina de juguete así. Mi razonamiento es que ella todavía no sabe jugar a las cocinitas, no sabe lo que hacer con esos juguetes, solo imita lo que yo hago. Y algo de razón tengo porque he tenido que quitarla de la zona de juegos por uso casi nulo.

 

Por eso mismo, antes que esa cocina llegara a casa, Súper Papá y yo hablamos de la importancia de tener una Torre de Aprendizaje (Learning Tower) y su necesidad. Muchas veces le hemos puesto una mesita baja en la cocina para que pudiera colaborar con postres o galletas y es que su interés por la cocina es notable y la Torre de Aprendizaje podía ayudarnos a fomentar esa afición.

Así que al mes siguiente nos pusimos manos a la obra con la Torre de Aprendizaje.

Materiales que utilizamos:

2016-09-03

  • 2 tablas estrechas de madera fina del mismo color del taburete que compramos en Leroy Merlín. Son para rodear la parte alta de la Torre.
  • Tornillos y cinta americana.
  • Un pegamento especial para madera y lija para limar las aristas de las tablas cortadas.

archivo-9-9-16-20-03-34

 

MONTAJE

1º Montamos ambos taburetes, pero uno de ellos sin los escalones. Igual que en la fotografía.

torre_aprendizaje_learning_tower_makingof

2º Colocamos la parte sin escalones encima de la otra de manera simétrica y aprovechamos el agujero que ya tiene la escalera que queda arriba, en la parte opuesta a los escalones para fijarlo con un taladro y un tornillo lo suficientemente largo. Nosotros utilizamos uno que sobró del mismo montaje.

3º Fijamos los laterales con un par de tornillos. Para esto hay que hacer agujeros y esa madera está lacada por lo que hay que tener precaución. A estos tornillos Súper Papá les puso como protección una cinta americana para que Lucy no se hiciera daño con los pies.

4º Cortar las maderas finas para rodear la parte superior de la Torre. Nosotros lo hemos pegado con el pegamento especial para madera.

Así explicado parece sencillo ¿Verdad? Lucy estuvo presente en todo el proceso y ayudó mucho descolocando todo y cogiendo tornillos.

Buscamos varios tutoriales en los que basarnos y al final Súper Papá le ha dado su toque personal. Yo creo que nos ha quedado genial y muy segura.

torre_aprendizaje_learning_tower

También vimos que hay tiendas on line muy chulas que las fabrican y venden. Si no te apetece hacer bricolaje o no eres muy manitas, pueden ser una gran opción, porque además hay diseños espectaculares y convertibles, que amplían la productividad de la Torre.

learning_tower_example

Fuente: Etsy

Lucy se sube y baja perfectamente desde el principio. Evidentemente nunca la dejamos sola y estamos muy pendientes de lo que hace en la escalera. Ella no deja de ser un bebé y la base de la torre puede quedarse pequeña y dar un traspié como nos pasó una vez cuando todavía no estaba terminada la Torre. La cogí en el aire y no pasó nada, pero eso demuestra que hay que estar pendiente.

Todo este tiempo hemos estado utilizando la Torre de Aprendizaje para diversas actividades: exprimir zumo de naranja, hacer la merienda y los desayunos, echar Cola Cao en la leche, preparar cereales, “fregar” los platos, hacer trasvases de agua en el fregadero…

Archivo 5-9-16 20 41 35.jpeg

Está resultando un complemento genial para la vida práctica porque Lucy aprende y perfecciona cada día actividades diferentes. Si no tuviera la Torre no llegaría a lugares dónde puede aprender cosas nuevas. Incluso, si no tuviera su lavabo preparado (que ya enseñaré), podía utilizar la Torre de Aprendizaje para lavarse la cara, cepillarse los dientes o peinarse en el baño.

Según vaya creciendo, podrá realizar tareas más complicadas y tendrá más autonomía. Lo último que ha conseguido es untar crema de queso en pan con un cuchillo de mantequilla y estoy segura que en breve perfeccionará la técnica.

lucy_untando_queso.jpg

La Torre de Aprendizaje abre un mundo de posibilidades a los bebés y pienso que incluso les da seguridad y se sienten parte activa de momentos como preparar el desayuno. Hacerse su propia comida les hace sentirse orgullosos e incluso se comen lo que preparan con más ganas e ilusión.

Estoy segura que Lucy con el tiempo se convertirá no en una pinche de cocina, si no en toda una chef y nos hará hasta la cena, porque ganas no le faltan y tiene todo a su disposición para aprender lo necesario.

Si quieres fomentar la autonomía de tu bebé y que pueda realizar actividades nuevas que no podría practicar porque la encimera o el lavabo no están a su altura, no lo dudes, la Torre de Aprendizaje facilita el acceso a todo aquel lugar que tu bebé no puede acceder.

¿Tenéis Torre de Aprendizaje? ¿Cómo la utilizáis?

¿Os animáis a fabricar una?