10 Cosas que debería saber una Premamá que quiere dar el pecho

Si estás embarazada y has decidido dar el pecho ¡Felicidades! Has elegido dar lo mejor a tu bebéPuede que todo vaya perfecto o puede que cueste. A veces no es fácil, surgen problemas, no te dan buenos consejos, o te encuentras con profesionales sanitarios desactualizados que no te ayudan… Pero no desesperes, no te rindas y busca ayuda para dar lo mejor a tu bebé.

Creo que es fundamental prepararse de cierta manera para la lactancia, ya que en nuestra sociedad actual no convivimos con mujeres lactantes, hay muchísimos mitos al respecto y de nuestro alrededor surgen consejos contraproducentes aún con la intención de ayudar.

A continuación puedes encontrar algunos consejos que yo daría a una premamá que está dispuesta a dar el pecho, cosas básicas que creo debe saber para prepararse durante el embarazo:

1. Busca información fiable y actualizada sobre lactancia materna.

 

El libro de Carlos González “Un Regalo para toda la vida” es una guía muy completa sobre lactancia materna. Aprenderás muchas cosas y en 40 semanas te da tiempo de sobra a leerlo. No está de más que lo lea tu pareja, familia y gente de tu alrededor. Incluso es bueno tenerlo a mano en los primeros días después de dar a luz.

Otro libro recomendado (por Ana Guillén del blog Mi Mamá es Asesora de Lactancia) es “Vas a ser mamá. Cómo prepararse para la lactancia” de Alicia Rodríguez y Lorena García.

“El Arte Femenino de Amamantar” o “Amar con los brazos abiertos” de Carmela Baeza también son buenas opciones

“Lactancia Materna. Casos reales de superación” de Carmen Vega de la web Consulta Lactancia Sevilla que puedes encontrar en Amazon, seguro que te hace pensar que si estas mujeres han podido a pesar de todo, ¡tú también!

Además puedes encontrar webs y blog que ofrecen buena, fiable y actualizada información sobre lactancia. Te recomiendo que bucees por ellas:

La Liga de la Leche

Maternidad Continuum

Alba Lactancia

Comité de Lactancia Materna de la AEP

OMS

La información es poder.

2. Busca un Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna y acude a sus reuniones.

 

Si, incluso estando embarazada.

Aprenderás un montón de las asesoras de lactancia y monitoras, verás a otras mamás dar el pecho y sin darte cuenta aprenderás posturas, conceptos y desterrarás mitos de tu mente. Puede que hasta consigas amistades que puedan ayudarte más adelante y con las que compartir ratos de teteo.

Busca por tu provincia que seguro que encuentras alguno en los siguientes enlaces:

Grupos de Apoyo a la Lactancia de iHan

Grupos de Apoyo de la Liga de la Leche

3. Hazte miembro de grupos de Facebook sobre Lactancia Materna.

 

Existen grupos de Facebook dónde puedes hacer consultas que Asesoras de Lactancia formadas te contestarán.

Durante el embarazo puedes ir leyendo consultas de otras madres y aprender por si te ocurre a ti algo parecido. Yo lo hice durante muchos meses y de verdad, ayuda muchísimo. No vale cualquier grupo, debe ser un grupo actualizado y que no permita que cualquiera te de un mal consejo.

Asesoras de Lactancia on line

Consultas Alba Lactancia

Ser Mamá: Embarazo, Parto y Crianza

Te habrás fijado que hablo más de Asesoras de Lactancia que de Pediatras o Matronas. Según mi experiencia están más formadas y actualizadas en el tema, aunque hay matronas que también lo están, pero puedes dar con una que no. Los pediatras, a no ser que se hayan formado específicamente, no son especialistas en lactancia.

Con esto que digo, intento que seas crítica, y pienses que pueden equivocarse. Si has realizado el punto 1 y te dicen algo contrario a lo que ya sabes, es una clara señal de que tienes que buscar una segunda opinión.

4. También se realizan talleres y charlas sobre Lactancia Materna.

 

Si entras en los grupos antes mencionados o en las webs, seguro que te comienza a llegar muchos carteles de talleres que se impartirán. Muchos se realizan en tiendas de puericultura, de porteo… Seguro que merece la pena acudir.

Incluso puedes encontrar formaciones de asesora de lactancia materna en Alba Lactancia, Fedalma, Edulacta

5. No es necesario que prepares tus pechos o pezones para la lactancia.

 

Existe una leyenda urbana que dice que hay que “preparar los pezones” para la lactancia, para evitar grietas o heridas. Lo que evita estas cosas es conseguir un buen agarre. Si tienes molestias busca alguien que te ayude con la posición.

Durante el embarazo tu cuerpo se prepara para dar de mamar, así que tranquila. Si notas sequedad puedes aplicar un aceite lo más natural posible (coco, almendra, rosa mosqueta) con normalidad. Pero no se recomienda darse masajes, ni tirarse del pezón, ni sacárselo con un sacaleches…

6. Los bebés maman cada poco tiempo y a demanda: cuando quieran, el tiempo que quieran.

 

Es importante que interiorices esto y no pienses que tu bebé no es normal porque quieres estar todo el tiempo en el pecho. Si tu bebé toma pecho cada poco tiempo y muchas veces al día es completamente normal.

A demanda no significa cada 3 horas, ni 10 minutos cada pecho. A demanda significa siempre que pida el bebé, todas las veces que además tú quieras ofrecerle, y todo el tiempo que quiera.

Poco a poco espaciará las tomas y aprenderá a mamar más rápido. Reconociendo las señales de hambre conseguirás que ni siquiera llore y te adelantarás a su demanda ofreciendo el pecho.

Puede que al principio esto te agote o te agobie, pero pasará. No dejes que nadie te convenza de que tu bebé se comporta así porque se queda con hambre.

7. Conoce e infórmate sobre lo que es una Crisis de Lactancia y cómo actuar.

 

Una crisis de lactancia es un desajuste entre oferta y demanda. En ciertos momentos durante la lactancia los bebés demandan más leche de la que estás produciendo, y la única manera de producir más leche es la succión del bebé. Los bebés son muy listos y por eso estarán unos días más pegados de lo normal al pecho. Tú notarás que algo raro pasa: es una crisis de lactancia o crecimiento.

La solución es teta, teta, teta, piel con piel, porteo y mucha paciencia, que pasará.

8. Puedes encontrar aplicaciones para móvil que te proporcionará información y podrás tenerlas siempre a mano.

 

LactApp es una aplicación con más de 2.300 respuestas personalizadas a preguntas en las diferentes etapas, creada por Alba Padró y Maria Berruezo, dos pesos pesados de la lactancia materna. Con información fiable y actualizada, puedes encontrar esta aplicación tanto para Android como para iOS.

Y por favor, huye de esas aplicaciones que te hacen apuntar cada cuánto come el bebé, de qué pecho ha comido, y cuánto tiempo con un cronómetro incluído. No sirven para absolutamente nada. La lactancia es algo mucho más natural y espontáneo. Creeme que vas a saber cuál es el pecho que toca en cada toma. Olvídate del reloj.

Archivo 5-6-17 1 53 28

9. Existen conceptos que me parecen importantes para comenzar con buen pie la lactancia.

 

Deberías conocer estas situaciones:

– Cómo reconocer cuándo un bebé tiene hambre,

– Cómo saber si produces suficiente leche

– Cómo reconocer los síntomas de deshidratación en bebés.

10. No dudes en pedir ayuda si tienes algún problema. Ten claro que amamantar no debe doler.

 

Los primeros días después del parto, estamos cansadas, es todo muy nuevo y a veces encontramos profesional sanitario que no está actualizado en lactancia materna.

Te dan consejos contradictorios y te hacen un lío, te dicen que el bebé tiene que hacer callo en el pezón y piensas que si vas a seguir con el dolor que tienes, no podrás aguantar… Y mil cosas más.

¡Pide ayuda! Los primeros días son muy importantes para establecer la lactancia, y si necesitas ayuda, no sientas vergüenza ni apuro. Te aseguro que hay muchas asesoras de lactancia que te ayudarán. Puedes encontrarlas en los grupos de Facebook mencionados con anterioridad y también en grupos de crianza y lactancia. No dudes en preguntar, no dudes en buscar ayuda.

A lo mejor piensas que son muchas cosas pero realmente no son tantas. Yo las hice todas y puedo decir que además de tener bastante conocimiento sobre lo que venía, me sentía segura y preparada para ello, que es muy importante. Estaba bastante tranquila porque muchas cosas no me las iba a encontrar de sorpresa y por otro lado sabía que podía buscar ayuda y que la encontraría, y por supuesto la encontré.

La comadrería entre mamás que damos el pecho es estupenda, 

siempre hay alguien dispuesta a ayudarte.

¡Suerte y Ánimo!

Anuncios

LAS VISITAS POSPARTO PERFECTAS

En mi opinión debería existir una ley que librase a padres “recién paridos” a atender a visitas en el hospital. Súper Papá y yo estábamos agotados y claro que queríamos que algunos vinieran a ver a Lucy, pero lo que no nos gustaba es que socialmente tienes que aguantarte y tragar con las visitas, aunque no tengas ganas ni fuerzas. Esa “obligación” es innecesaria y debería estar prohibida, además que a mi las cosas obligadas me repatean mucho.

Como estuvimos todo el embarazo preparando a todo el mundo diciendo que no íbamos a avisar cuando me pusiera de parto (no entendemos la necesidad de tener a la familia esperando en la sala de espera y menos que estén en la habitación con un bebé recién nacido que lo menos que necesita es ruido y otros brazos diferentes a los de sus padres), y dependiendo del estado de madre y bebé era probable que no quisiéramos visitas en el hospital (qué más dará ver al bebé dos días antes o después, sobre todo si no es momento), pues en general todo el mundo fue bastante respetuoso.

Al principio alucinaban con “la petición”, incluso hubo quien dijo que se enfadaría, y alegaban a títulos familiares que nos resbalaban y causaban indiferencia. Para nosotros lo más importante era Lucy y nuestro estado físico y anímico y creemos firmemente que los padres no deberían sentirse obligados a recibir visitas, nadie debería chantajearles y es más, el resto del mundo debería ser consciente de la importancia de esos primeros momentos y respetarlos. Esos primeros momentos deben ser de el bebé y sus papás. Son momentos muy sensibles dónde los olores, el calor y la lactancia son primordiales para un buen comienzo. Y ni que decir que depende del parto, puede darse el caso de que no sea el momento oportuno para visitas de ningún tipo. La pena es que ni se respeta, ni se les pasa por la cabeza hacerlo.

Tengo muy claro que si no es un familiar muy cercano, yo no iré a ningún hospital a ver un recién nacido. Y tampoco nadie debería obligarme ni enfadarse por ello. No conozco a ninguna madre que diga que las visitas posparto del hospital fueron respetuosas (claro que habrá excepciones), que todo el mundo estaba en silencio y que todos supieron cuando debían irse. Más bien el recuerdo es de ruido, nerviosismo, molestias, bebé llorando… Pero muchas veces no se echan a las visitas a patadas por educación, cuando los hay que son muy poco considerados y se creen que están en una verbena. Yo no quiero formar parte de ese mal recuerdo y no quiero molestar.

La mayoría de los padres también coinciden en que todo el mundo se mata por ir al hospital para ver al bebé, pero luego, cuando estás destrozado por no dormir, cansado por todo lo que hay que hacer, nadie aparece en casa. En ese momento es realmente cuando se necesita ayuda y cuando las visitas cumplen una verdadera función. 

En mi opinión una visita posparto perfecta sería la que no acude a “molestar” al hospital pero si aparece cuando realmente hacen falta manos y ayuda:

  • Siempre hay que llamar o mandar un mensaje antes de visitar para que te informen del mejor horario y de si es buen momento.
  • Preguntar siempre si hace falta algo para el bebé, la madre o la casa.
  • Las visitas no deben alargarse indefinidamente. Sabemos que los bebés son bonitos pero no hace falta mucho tiempo para verlos y todos necesitan descansar y tranquilidad.
  • No hagas un book de fotos al bebé y menos utilices flash. Seguro que sus padres le han hecho fotografías preciosas que pueden compartir contigo si quieren.
  • Bajo ningún concepto visites a un bebé recién nacido si estás enfermo o piensas que puedes estar incubando algo.
  • No te pongas colonia, perfume ni cremas con olor. Llevan muchos tóxicos y no son buenos para los bebés, menos recién nacidos. Por un día que te duches y no te pongas nada, no pasa nada.
  • En la casa de un recién nacido siempre hay cosas por hacer: fregar los platos, hacer camas, doblar ropa, tender, poner una lavadora, barrer o fregar el suelo (esto depende de la confianza que tengas, pero créeme, si te ven realmente dispuesto a ayudar, dejarán que ayudes que es lo que necesitan. Aunque solo les friegues los platos ya es algo menos que tienen que hacer).
  • No permitas que te sirvan, no seas una preocupación. O llevas tu lo que te vayas a tomar, o si quieres un café te lo preparas tu. Self Service que se llama.
  • Lleva un tupper de comida casera. Esto es de lo más agradecido y lo recordarán siempre. Todavía Súper Papá y yo recordamos la tortilla y la tarta de limón que nos trajeron mi hermana y mi cuñado a casa cuatro días después de dar a luz.
  • Ofrécete a sujetar al bebé mientras se duchan, van al baño…
  • No marees a los padres con consejos, aunque quieras ayudar. Deja que ellos te pregunten si tiene dudas.
  • No critiques su manera de hacer las cosas. Los primeros días estarán muy sensibles y cansados…
  • Llévate la basura cuando te vayas, seguro que está hasta arriba de pañales.

Esto son solo algunas ideas, no siempre se puede hacer todo, pero en líneas generales es lo que aconsejaría yo para una visita posparto que sea de agradecer.

A muchos padres les encantará recibir visitas y estarán deseando que aparezca en el hospital la familia, es completamente respetable ya que hay que defender las preferencias de los padres en esos primeros momentos, que no se sientan obligados y que las visitas sean respetuosas con sus deseos, sean los que sean.

¿Para ti que es una visita posparto perfecta?

¿Cómo fueron las tuyas?

¿Que aconsejarías tu como la visita posparto perfecta?