¿Qué NO es el BLW?

Leo últimamente a muchas madres con muchísimas dudas sobre qué o cómo dar de comer a sus bebés practicando BLW y creo que algunos puntos los estamos obviando y nos complicamos la vida sin necesidad.

  • BLW no es preparar comida específica para los bebés

El bebé debe comer lo mismo que comemos sus padres pero adaptado. Se pueden quitar o cambiar ingredientes de una receta dependiendo de los alimentos ya introducidos o en introducción, no poner sal, y cambiar el azúcar por algo natural que endulce como los dátiles o los plátanos, pero realizar diaria y asiduamente recetas específicas para BLW, no es BLW. Cuanto más sencilla y normal preparemos la comida mejor.

Y si, yo hago galletas “BLW” cuando tengo tiempo y porque me gusta hacerlas, pero no me va la vida en ello. Lucy tiene unas galletas con poca azúcar para darle de vez en cuando, así que las que yo hago, las hago porque nos encantan en casa.

Sigue leyendo

Alimentos a evitar el primer año de vida

Practicando BLW nuestros bebés comen lo mismo que nosotros, y esto favorece que los padres incluso comamos mucho más saludable. Pero para que ellos puedan comer lo mismo debemos variar a veces la preparación: Hay algunos alimentos al introducir la Alimentación Complementaria (AC) que un bebé no debe tomar hasta el año de edad (a veces incluso más) y que debemos tener en cuenta a la hora de preparar la comida.

  • Sal:  perjudicial para los riñones. Evitar hasta el año por lo menos. Así mismo evitar salsas y caldos por la cantidad de sal que contienen.
  • Azúcar.
  • Miel: el consumo de miel puede provocar botulismo porque la miel puede contener bacterías que pueden producir toxinas en el aparato digestivo.
  • Mariscos: gambas, langostinos o cigalas cuyos niveles de cadmio son altos.
  • Frutos secos enteros: Son los alimentos que provocan más ahogamientos en niños menores de 3 años, por lo que están desaconsejados hasta incluso los 4 años y siempre se deben ofrecer bajo la supervisión de un adulto. Pueden ofrecerse muy machacados pero se observará igualmente por peligro de alergias.
  • Leche de vaca: contienen gran cantidad de proteínas que son causa de micro roturas intestinales. Y cuando se llega al año, no se les debe dar leche desnatada.
  • Algas: pueden contener altísimas cantidades de yodo.
  • Bebidas de arroz: contienen niveles elevados de arsénico.
  • Alimentos industriales y superfluos: bollería…
  • Alimentos crudos: como el huevo, la carne o el pescado pueden generar infecciones por toxinas.
  • Espinacas, borrajas y acelgas: los nitratos se convierten en nitritos en nuestro organismo
  • Pescados “grandes”: tiburón, pez espada, el lucio o el atún rojo por su alto contenido en mercurio.

No debemos acostumbrar a los niños desde pequeños a sabores fuertes o enmascarados. Ya tendrán tiempo de tomar chucherías y pasteles. Creo que si les acostumbramos desde pequeños a comer de manera saludable, ellos mismos preferirán comerse antes una manzana o un plátano que un donut.

Y en general, según mi experiencia, todos los alimentos “especiales para bebé”, esos que llevan el título de “Mi primer…”, o que indican que son aptos a partir de los cuatro meses de edad, son alimentos que se deben evitar, por la cantidad de azúcar que tienen y porque algunos incluso llevan leche que no es recomendable para menores de 1 año. Sobretodo porque el bebé no sabe lo que está comiendo y se pierde saborear una fruta, su olor y su textura. Una pieza de fruta siempre es más barata que un potito. Lucy no ha tomado nunca un producto de este tipo, no es necesario ni imprescindible.

Halloween is coming…

Me encanta Halloween, siempre me ha encantado.

Y eso que desde que recuerdo me da angustia, vergüenza ajena o miedo, (no se muy bien lo que es, supongo que tendrá nombre medico como una fobia), las personas disfrazadas de cualquier cosa que tenga que ver con el terror y el miedo. ¿Masoquismo? Puede. Supongo que Halloween consiste un poco en pasar miedo y a mi me gusta. Desde pequeña me gustan las historias, los relator de terror, las películas de miedo… Y luego me dan canguelo, no me hago la valiente porque pierdo los nervios como una cría. Entré en el Pasaje del Terror del Parque de Atracciones con 28 años por primera vez y corrí más que vi…

Pero esta fiesta tiene su puntillo, ¿verdad? Hace un par de años hice por primera vez una calabaza decorada, ¡y me encantó! Me gusta disfrazarme, porque así estoy más unida al resto de disfrazados y me da menos miedo, aunque para eso suelo ser muy pava y tengo muy poca imaginación…

Este año que estoy embarazada quiero hacer algo especial. No voy a disfrazarme porque no voy a salir, pero si habrá pelis de miedo, habrá cena especial de Halloween, aunque sin chucherías por la diabetes gestacional y eso que Super papá trajo unas chucherías Migueláñez especiales de Halloween que son muy graciosas y tienen pintaza… Alguna idea más que se me ha ocurrido para aprovechar el embarazo y llevo dos semanas buscando calabazas hermosas para decorar, no las enanas que están vendiendo en todos sitios… Mi cuñado las ha encargado en una frutería porque queremos que mis sobrinos participen un poco y como son tan pequeños y tienen tanto miedo, intentaremos que se les pase un poco distrayéndose y haciendo manualidades.

IMG_8219

Una mención especial a mi amiga de Lunalia´s Workshop que es toda una artista de las manualidades, le encanta Halloween y es creativa a rabiar. Además también es un poco friki, bueno, muy friki y celebra su cumple en esta fecha decorando su casa, su comida, a sí misma, a su marido y a su hurón Bucky. No se si este año podré ir al fiestorro que hará, pero ella sabe que la llevo en el corazón y aprovecho para poner una foto de la calabaza que le regalé hace dos años. Ella sabe que soy lo peor para estas cosas y que me costó sudor y lágrimas hacerla, pero ella se merece eso y más.

calabaza

¿Cómo celebráis Halloween? ¿Qué es lo que más os gusta?

Visita al obstetra de las 28 semanas y Test de O´Sullivan

Fue un día movidito… Para empezar visita a la matrona del centro de salud, peso y escuchamos el latido del corazón… Todo muy bien y sin preguntas ni consejos de mayor relevancia, que ande y beba mucha agua, como siempre.
Después corriendo al Hospital de Torrejón que teníamos cita con la obstetra. En las 20 semanas nos dijeron que tenía la placenta baja pero que seguramente al crecer el útero, se iría subiendo. Pero ya estás buscando en internet “Placenta Previa” y lo que conlleva. Cesárea sin remisión… Por nada del mundo quería algo así. Tener que programar una cesárea y conseguir que la practicasen lo más respetuosamente posible, el postparto con la cesárea… Por suerte mi placenta ha subido, está bien colocada y podremos intentar un parto natural. ¡Qué tranquila me he quedado!
Lo malo y lo que no me esperaba, es que al hacerme el análisis del segundo mes, me hicieron la prueba corta de la glucosa. En teoría deberían haberme pinchado en ayunas, pero me dijeron que podía desayunar aunque nada dulce, me tendría que haber tomado la solución de 50 gramos de glucosa y a la hora otro pinchazo, pero solo me pincharon después. Conclusión: El máximo en glucosa está en 140 y yo di 168… Me mandaron a hacerme la curva larga.
Prueba larga y desagradable como no he tenido otra. Dicen que las embarazadas se quejan mucho de esta prueba y no me extraña. Es la prueba de los 100 gramos de glucosa disueltos en el mismo tamaño que los 50 gramos. El jarabe naranja que te dan demasiado dulce y pegajoso, debes tomártelo en cinco minutos y empieza a hacer efecto al poco tiempo. No te dejan moverte así que al rato estás incómoda y empiezas a encontrarte mal y a marearte…
Tienes que esperar allí tres horas y te sacan un tubito de sangre a cada hora. Yo que no soy de vía intravenosas digo que prefiero que me pinchen cada vez y la chica me dice que ella también lo preferiría… Así que me he venido a casa con cuatro pinchazos preciosos. Dos en cada brazo.

brazos pinchados
La enfermera de la obstetra me dijo que me llevase un limón para chuparlo por si me mareaba y esta mañana el super papá ya tenía un limón partido en dos envuelto en papel albal dentro de su mochila. ¡Me ha salvado la vida! Mientras yo iba superando las horas como si de un Grand Prix se tratara, y el papá estaba cada vez más orgulloso, veíamos caer una a una a las embarazadas de alrededor: Vómitos, mareos, cambios de color en sus caras… Si vomitas durante la prueba no sirve de nada y te la deben volver a repetir.jarabe

La verdad es que si te pones a leer sobre el Test de O´Sullivan es algo inservible porque no tienen unos baremos establecidos. Es una sobrecarga oral de glucosa que ninguna persona normal consume en un día ni en una comida, y menos se está quietecita luego. En muchos países europeos solo se practica a las gestantes con riesgos, y así no se corre el riesgo de medicalizar a la embarazada ni “enfermarla”. Yo misma desde que supe los valores de glucosa me he obsesionado, me he encontrado mal cuando me he comido una galleta, he pasado hambre por “no comer más de la cuenta” e incluso me he sentido mareada.

¿Que pasa si la curva larga de positivo?

Pues depende de los valores que supere y cuánto los supere (no me han explicado aún cuáles son esos valores), me mandarán al endocrino para ponerme una dieta y tendré que hacerme con un glaucómetro para medirme los valores después de cada comida. Y tendría que tener cuidado porque me diagnosticarían una diabetes gestacional. En caso de valores muy altos, podrían incluso decirme que me pinchara insulina, nociva para el bebé.

¿Y el bebé? Se sabe que la diabetes gestacional no conlleva peores resultados perinatales que un embarazo sin diabetes gestacional, porque la macrosomía  del recién nacido sólo está causada por la diabetes gestacional de la madre en un 5% de los niños nacidos con un peso superior a los 4,5 kg. Mi niña podría ser muy grande aún sin tener diabetes gestacional. pero mi embarazo y mi parto se etiquetarían y depende de dónde diese a luz, tendría mayor posibilidad de cesárea. 

¿Que divertido, verdad? Paso de ser una feliz embarazadita informándose de todo lo que puede sobre el parto natural, comiendo muy bien, sin excederme con dulces y engordando lo justo, a estar acojonada de lo que como o no como…

A la espera de los resultados… 😦