Nuestra Crianza Natural

Desde hace tiempo leo sobre diferentes tipos de crianza y algunas me gustan más que otras. De cada una elijo lo que creo que es mejor para Lucy e intento ponerlas en práctica. A veces funciona a la primera y otras hay que hacer ajustes porque no todo vale para todos los bebés.

Lo que nunca me ha fallado y hasta ahora no me falla es la Crianza Natural, la forma más antigua y primitiva de crianza, o lo que yo entiendo por crianza natural.

Llevando a cabo esta Crianza Natural, creo que si hubiese dado a luz en una isla desierta o en un bosque, Lucy y yo nos habríamos apañado bien. Vale, exagero mucho, pero según crece, me doy cuenta de lo poco que se necesita para criar a un bebé y la industria comercial innecesaria que les rodea.

Sigue leyendo

Anuncios

Apoyo a la Lactancia Materna: La Tribu

Antiguamente cuando una mujer daba a luz, las mujeres de su familia ocupaban su casa para cuidarla a ella y al bebé, tener la casa limpia y ordenada, y alimentar al marido y padre. Todo muy machista y retrógrado pero que conseguía su propósito: que mamá y bebé estuvieran juntos el máximo tiempo posible favoreciendo la instauración de la lactancia materna y el descanso de la madre.

En muchas partes del mundo que hoy en día siguen teniendo la cultura de tribu o de familia muy presente, incluso comparten la crianza de los infantes en conjunto. Pero en nuestra cultura occidental esto se está perdiendo hasta casi desaparecer.

En nuestra cultura actualmente somos recelosos de nuestro hogar e intimidad, cada vez tenemos menos comidas familiares y no queremos ni oír hablar ni de madres, suegras o abuelas campando a sus anchas por nuestra casa. Además hemos perdido esa intención de ayudar en el Posparto y las visitas se centran en coger al bebé, mirar al bebé y separar a mamá y bebé, “para que mamá descanse”. Incluso en darle un biberón para que mamá siga descansando. Y no lo hacen a malas, lo hacen verdaderamente por ayudar, por dejarte descansar sin estar con un ojo abierto pendiente del bebé, pero la lactancia materna no funciona así y un biberón dado con buena intención o un chupete puesto para sustituir al pecho, pueden interferir negativamente en la lactancia.

Sigue leyendo

Apoyo durante la Lactancia Materna: El Rol de Padre

Mucho se habla y se dice sobre dar el pecho o no dar el pecho, sobre si las mujeres que no lo dan son egoístas y no piensan en lo mejor para sus hijos o por el contrario, si las que lo dan están esclavizadas y han perdido su autonomía como mujeres.

Yo doy el pecho, conozco los beneficios para mi bebé, me gusta hacerlo, es muy cómodo y rápido, es un momento único que crea un vínculo especial y creo que es un derecho del bebé y un privilegio que solo las mujeres podemos disfrutar;

Entonces, ¿por qué no todas las mujeres dan el pecho? ¿Qué hace fracasar la lactancia de una mujer que quiere dar el pecho?

Algunas no tienen suficiente información, otras tienen algún problema con el agarre, con mastitis, con obstrucciones… y no saben a quién acudir (matrona o asesora de lactancia). O el pediatra desinformado de turno las insta a dar leche artificial por razones dudosas. A otras les supone un esfuerzo demasiado grande, porque no nos engañemos, es muy duro y sacrificado al principio y si no sabes a lo que te enfrentas y lo que supone la lactancia, no sabes ni entiendes por qué tienes un bebé pegado al pecho las 24 horas. Muchas se preguntan para que complicarse si existe el biberón. Solo unas pocas tienen algún problema real de salud o hipogalactia… Pero después de mucho pensar creo que el apoyo es uno de los mayores problemas.

Sigue leyendo

Lactancia Nocturna

No sabía lo agotador que puede ser tener un bebé y alimentarlo por la noche. Te lo imaginas, por todas esas películas en las que aparecen padres preparando biberones medio dormidos, pero tienes que vivirlo en tus carnes.

Recuerdo que cuando Lucy nació y subimos a planta, antes de que yo dijese nada, las enfermeras la metieron en mi cama, la pusieron de lado y me dijeron como amamantarla. Esa fue nuestra posición preferida y más cómoda durante el posparto inmediato: tumbadas.

Pero una vez que llegamos a casa, no nos apañábamos. No se enganchaba bien y cada vez que pedía pecho, tenía que cogerla en brazos y sentarme en la cama (incómodo y doloroso para una mujer que acaba de dar a luz) para amamantarla. Casi dormida todavía y apoyada en los cojines, era imposible mantenerme despierta. Los primeros días de vida los bebés maman muy despacito por lo que están mucho tiempo al pecho, y además al principio piden comida con un intervalo de tiempo menor, una hora y media o dos (hay noches que a lo mejor te dan más respiro), así que no es de extrañar que estuviese agotada y Súper Papá tuviese que sujetarme la cabeza, porque se me caía para los lados.

lactancia nocturna

Al poco tiempo retomamos la posición tumbadas, porque creí que moriría si seguía teniendo esas noches, y cuando lo conseguimos de nuevo puedo decir que excepto alguna noche (cólicos, cambio de pañal, vacuna…) dormimos bastante bien.

Si, ella pide igual, pero yo siempre tengo una teta fuera, por lo que hay veces que ella sola se engancha y yo ni me despierto. Cuando quiere cambiar de pecho, empieza a hacer ruiditos, yo me despierto y solo tengo que saltar por encima suya y colocarme al otro lado.

IMG_0792

Claramente hacemos colecho. Si tuviese que despertarme, sacarla de la cuna, ponermela al pecho y luego esperar a que se durmiera para volver a acostarla, me pasaría la noche en bucle y no pegaría ojo.

Muchas veces pienso en lo molesto que sería tener que  levantarme a hacer biberones (que también deben darse a demanda), que hay que ir hasta la cocina, prepararlo, traerlo, dárselo… Y si encima quieres que duerma en cuna, acostarle con ese momento fatídico en el que se puede despertar y hay que volver a empezar.

En cuanto mi hija hace algún ruido, o busca el pecho ladeándose de un lado a otro, yo me despierto y le enchufo la teta, incluso hay veces que ella solita la encuentra. Ni llega a llorar ni se despierta, por lo que yo tampoco me despierto. Además aprovecha la prolactina que segrega mi cuerpo para producir leche, cuyo momento álgido es por la noche: come más y consigue leche más fácilmente.

Con el tiempo Lucy hace tomas más espaciadas, y también sube las piernas encima mío y más de un día amanecemos atravesadas en la cama, pero nos encanta dormir juntas. Es muy cómodo y ella está muy segura porque tiene a su madre cerca y yo noto si le pasa algo al momento. No me da miedo ninguno que se acostumbre, no creo que quiera seguir durmiendo conmigo eternamente, llegará un día en el que quiera dormir en su cama.

¿Mi Experiencia y Mi Consejo?

La leche materna es lo mejor para el bebé, pero es que además es cómodo y eficiente, ganamos mucho tiempo de descanso. La teta siempre está preparada. Si no hiciéramos colecho, el pecho por lo menos me ahorraría tener que hacer biberones.

Lo mejor para las tomas nocturnas es el pecho y el colecho. Lucy y yo apenas nos despertamos y yo se en todo momento lo que mi hija necesita.

Supongo que debe ser muy complicado dar el pecho por la noche sin hacer colecho y presumo que muchas lactancias sufren e incluso terminan por esta causa. A veces nos complicamos demasiado, lo natural es mucho más fácil, y creo que hacer exactamente lo que el bebé necesita mejora todas las situaciones, y en este caso, las noches con pecho y colecho son mejores.

IMG_9734

¿Cómo son vuestras tomas nocturnas?

Biberón, cuna, pecho, colecho… ¿Qué es mejor para ti?

Pautas del pediatra de Lucy para la alimentación complementaria

Llegan los 6 meses de Lucy y ya en la revisión de los 4 meses nos dieron la hojita con las pautas a seguir para la Alimentación Complementaria. Y ahora que lo pienso, este post debería titularse “Pautas que me paso por el forro…”.

Comenzaré diciendo que algunos pediatras deberían reciclarse, actualizarse, y sobre todo tener en cuenta a los bebés que siguen tomando leche materna, los que no toman biberón ni saben lo que es, ni tienen por qué tomarlo, los que no necesitan cereales de farmacia “ni para dormir ni para crecer”, y sobre todo a las madres que como yo, no quieren ni tienen la necesidad de sustituir tomas de pecho por biberones de fórmula y/o cereales, ni quieren abandonar la lactancia materna. Y digo esto porque mi pediatra escribe las pautas claramente dirigidas a bebés que no toman pecho a demanda, como si no existieran.

También me da la sensación de que cuando una enfermera/ pediatra te da una hoja de estas características, parece que está sentando cátedra, que tiene la verdad absoluta y da por hecho que vas a seguirla al pie de la letra. Yo la he guardado para escribir este post. 😉

Tengo que decir para informar debidamente que la OMS recomienda LME (Lactancia Materna Exclusiva) hasta los 6 meses de vida, por lo que esa prisa por incluir papillas o cereales a los 4 meses no está recomendada.

El pediatra de Lucy empieza diciendo que la introducción de nuevos alimentos conlleva una reducción de tomas de leche, y un cambio de el biberón a la cuchara (¿veis como la leche materna la obvia?). Esto es falso. El alimento principal de un bebé hasta el año de edad debe ser la leche y la AC se debe ir incluyendo poco a poco, dando a probar al bebé, dejando que conozca nuevas texturas y sabores.

Evidentemente el cambio de “biberón a cuchara” se refiere a el utensilio que utilizarán los padres para alimentarles, y a las papillas y purés como ese alimento que sustituirá a las tomas de leche. Pero existe un mundo más allá en el que Lucy se sienta en la trona y le pones un trozo de pan o un gajo de naranja y se lo come, un mundo en el que ni su madre ni su padre piensan embucharla a purés, un mundo en el que ella comerá lo que quiera a su ritmo y a su gusto.

Después de la orden de cambiar de biberón a cuchara que a mi me indigna, hay toda una retahila de gramos, porciones y horarios para ofrecerle distintas frutas y cereales de farmacia, y una lista interminable del tipo de verdura a añadir y en que orden… Me da una pereza terrible, porque lo adultos no comemos así, con tanta medición y tanta vaina.

Además me he informado durante muchos meses y eso de “no dar un tipo de fruta o huevo hasta X mes” es absurdo. Si tiene alergia a algo lo va a tener igual, y la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica dice que cuanto antes incluyas en la alimentación los alimentos alergólogos, menos problemas tendrán con ellos. Entonces, ¿a quién hago caso?

Además el pediatra permite la introducción de la leche de vaca y yogures a los 9 meses, cuando en teoría no deben probarla hasta el año por las proteínas que lleva, que son demasiadas para un aparato digestivo inmaduro todavía al que le pueden provocar hasta micro roturas intestinales. Nada de leche de vaca, ni yogures ni quesos hasta los doce meses, y menos en nuestro caso que tenemos la sospecha de que Lucy es APLV. Y esto incluye esos potitos y yogures “especiales” para bebé a partir de 4 meses que llevan leche también y que los fabrican “expertos en nutrición infantil”.

Más de lo mismo con el huevo, según el pediatra de Lucy la introducción del huevo se debe hacer por partes y a partir del noveno mes: primero media yema de huevo cocida, una vez cada semana durante tres semanas y a la cuarta semana la yema entera, una odisea… La clara a partir de los once meses con los mismos tiempos que la yema. Alguien debería decirle a esta pediatra que no se puede separar la yema de la clara completamente nunca. La clara que es lo que suele dar más alergia se pega a la yema, así que aunque la cuezas seguramente algo caiga. Mi manera de hacerlo será en una tortilla francesa y dándole un trocito para probar, o a lo mejor le hago algún rebozado, y si Lucy quiere y puede gestionar la textura.

Lo de la nutrición infantil y la AC está resultando como el tema de los partos. Resulta que no es todo como lo pintan, sigue habiendo mucha desinformación entre los profesionales, y se siguen practicando y recomendando prácticas obsoletas. Me doy cuenta que también he tenido que estudiar e investigar para elegir con mi propio criterio qué hacer también respecto a la AC y en el camino me he encontrado con muchas cosas que se desconocen y que se siguen haciendo.

Ya conté en los seis meses de Lucy, que nuestra intención es hacer BLW (Baby Led Weaning), nada de papillas ni cereales de farmacia: Lucy hará alimentación autorregulada.

¿Qué indicaciones os sorprendieron respecto a la AC?

¿Pensáis que las pautas de los pediatras están demasiado medidas al milímetro?

Puedes seguir la conversación aquí

Sígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en Instagram

y si te gusta comparte

 

REGALITO MADRESFÉRICO PARA LUCY

Por formar parte de la blogosfera de Madresfera, cuando tienes un bebé, te hacen un regalito. Un detallazo que no tendrían por qué tener y que yo les agradezco mucho, porque eso de recibir paquetes en casa me encanta.

Y recibir regalos para Lucy me gusta todavía más.

lucy con regalo madresfera

Además de venir muy cuco envuelto, llegó con una carta personalizada felicitándome por mi reciente maternidad. Ya es algo que muchas personas que conozco todavía no han hecho (me refiero a felicitarme por ser madre).

regalo madresfera

Y ahora vamos a ver que lleva dentro, ¿no? Reconozco que cuando vi que era todo de Chicco pensé: “Todo biberones y chupetes”, y no tengo nada en contra de los biberones y chupetes, pero nosotras no los utilizamos y me daba un poco de rabia no poder aprovechar el regalo. Pero me equivocaba. Efectivamente hay un biberón rosa (que a lo mejor en verano o más adelante lo puedo utilizar para agua o para que le den mi leche a Lucy si yo no estoy), y un chupete rosa, pero también hay más cosas molonas y muy prácticas:

regalitos madresfera

  • Un body rosa preciosísimo tallado en tres meses. Me dio miedo cuando lo vi que fuese para recién nacido, porque es una cesta regalo de nacimiento, pero no, le va a quedar a Lucy super molón.
  • La osita de peluche que viene dentro de una caja preciosa. Dentro tiene un sonajero, así que a mi niña le llama muchísimo la atención. Yo digo que se parece a Lucy porque tiene los ojos azules, las pestañas largas y tripita gorda, igual que ella. A mi me parece super tierna y de tamaño es genial. Es lo primero que ha empezado a intentar coger y llevarse a la boca Lucy, se pasa un buen ratito distraída, vamos, que la osita ha triunfado. Como tiene escrito “Chicco” en la barriga, yo he propuesto llamarla “Chicca”, por ahora llamamos a la osita así.
  • Una crema corporal fluida con almendras dulces, y una pasta balsámica para cambio de pañal con pantenol para regenerar la barrera cutánea, ambas hipoalergénicas, sin parabenos, alcohol ni colorantes.  Las dos huelen de vicio, (yo es que para los olores soy muy especialita). Es un olor muy parecido y suave, cosa que me parece muy práctica para que nuestros bebés no huelan a mil cosas diferentes y demasiado fuertes, porque los bebés ya huelen bien de por si, ¿verdad? No las he probado todavía, pero si son dignas de mención, seguro que haré un post.
  • Y la cestita, que como yo lo guardo y lo uso todo, es muy apañada para poner cosas de Lucy. Yo la estoy usando para poner la ropa que le voy a poner al día siguiente. Así somos de organizaditas.

Solo me queda dar las gracias a Madresfera, primero por existir (qué romántico..) y es que los lunes, para mi es día de ver el ranking de Madresfera y un motivo más para currarme el blog y segundo por tener este detalle, y es que estas cosas hacen mucha ilusión cuando eres madre, y que te regalen cosas para tu hija hacen más ilusión que si fuesen para ti… 

La Liga de la Leche de las Mujeres Extraordinarias

Me encanta llamarla así, (a Super Papá también le encanta el nombre que me he inventado) porque pienso que no es nada fácil conseguir una lactancia materna correcta y duradera por muchísimas razones:

  • Muchas veces es difícil que el bebé se coja bien al pecho y sin unos buenos consejos en los hospitales, la madre y el bebé se llegan a desesperar hasta el punto de pasar a bibe de fórmula.
  • Que en muchos hospitales no respeten el piel con piel de la primera hora desde el nacimiento, y que algunos incluso den biberones de fórmula a los bebés sin consentimiento de los padres con la excusa de la glucosa baja (cuando pueden dar glucosa en jeringuilla, que es más fácil y no hace al bebé confudirse), consigue que no se instaure la lactancia como debiera.
  • Que no se informe a las madres debidamente de las crisis de los bebés, que no sepan que cada cierto tiempo el bebé demanda más leche pero que hay que tener paciencia porque tu cuerpo la generará según la pida.
  • Que no las informen que la teta se da a demanda, que frases como “no tienes suficiente leche” o “tu leche no alimenta” son mentira. Muchas veces o es una crisis que se pasa en un par de días o que el agarre no es el correcto, que es duro si, que te desesperas, pues si. Pero ya digo que por algo son extraordinarias.
  • Infecciones como mastitis mal tratadas por médicos que mandan antibióticos que son incompatibles con la lactancia. O problemas como hipertiroidismo u otras enfermedades para las que existe medicación compatible, pero por no molestarse, las instan a que abandonen la lactancia.
  • Los dichosos percentiles de los bebés… Si un bebé va subiendo de percentil aunque sea uno bajo, no hay problema ninguno, (pero ya hablaremos de esto). Si hace pis y cacas es que se está alimentando, y siempre será mejor la leche materna que la leche super glucorada de fórmula….

Y así hay miles…

En España las 16 semanas de permiso materno son escasas e insuficientes y muchas mamás tienen que dejar a sus bebés antes de lo que quisieran seguramente porque tienen que volver a su puesto de trabajo.

Muchas se sacan leche para intentar seguir con la lactancia, algunas lo consiguen y otras no. Muchas sufren por ambas razones. Tan duro me parece tener que dejar la lactancia prematuramente como sacrificarse sacándose leche a diario escondida en el baño de la oficina como les toca a muchas.

Me doy cuenta que tanto las madres que siguen dando el pecho como las que pasan a bibe de fórmula son atacadas indiscriminadamente, ambos grupos por razones diferentes.

Dicho esto, si he ido a La Liga de la Leche Materna es porque creo que dar el pecho es lo mejor para mi bebé.

la liga de la lecheObjetivamente la leche materna es mejor que la de fórmula y la OMS recomienda dar el pecho hasta los dos años, hasta los seis meses en exclusiva sin dar ningún otro alimento. Y como veo que no va a ser coser y cantar, me informo, pregunto, leo, y voy a reuniones, todo para facilitarme el momento, que ya se que será duro.

Para empezar me gustó mucho la reunión. Solo éramos dos embarazadas rodeadas de 12 mamás con sus bebés… Todos super pequeños y amorosísimos… Imaginad que ilusión, que ambiente… Esos bebes al pecho de sus madres, más felices que nada… No recuerdo que ninguno llorase…

La asesora de lactancia era una crack. Decía las cosas claras, en seguida sabía cual era el fallo… Vamos, una fuera de serie con muchísima experiencia…

En dos horas ratifiqué cosas que ya sabía y aprendí otras nuevas como estas:

  • Un niño que amamanta no tiene estreñimiento.
  • Si se echa para atrás cuando está mamando puede ser que solo tenga sueño y quiera succionar. Le molesta que salga leche.
  • El chupete quita tiempo de pecho y de leche. Cuanto más tiempo tenga el chupete, menos mamará y menos se alimentará.
  • Según crecen perfeccionan la técnica y comen más deprisa. Están menos tiempo.
  • No hace falta sacarle los gases a un bebé que toma pecho.
  • Si un bebé no se despierta para comer, como máximo son 3 horas.

¡¡Y deseando volver estoy!! Tengo muchísimas ganas. ¡Prometo coger más notas!