¿Qué encontramos en el nuevo Programa Educativo de Nutrición de Nestlé?

Si lees mi blog a menudo, sabrás que decidimos criar a nuestra hija de una manera natural, con Lactancia Materna exclusiva hasta los seis meses y realizamos la introducción de la alimentación complementaria de manera autorregulada por ella misma, mediante Baby Led Weaning. Nunca hemos utilizado leche artificial, ni nuestra hija a comido purés enriquecidos. Tampoco hemos comprado nunca alimentos especialmente dirigidos para bebés, y sobretodo el primer año, leímos el valor nutricional de miles de alimentos huyendo del azúcar y la sal. Y estamos muy convencidos y contentos de haberlo hecho así.

Hace unos días me invitaron a un evento de Nestlé, y decidí ir ya que me interesaba mucho porque presentaban su nuevo Programa Educativo de Nutrición, el cual puedes encontrar en su web e ingresar de manera gratuita; En este programa puedes encontrar información, sugerencias, recomendaciones y consejos sobre la alimentación en los primeros 1.000 días de la vida de nuestro bebé, desde el embarazo y extendiéndose hasta los dos años.

Nestle madrid-77.jpg

Fotos Cortesía de Nestlé

La presentación se realizó en Baby Deli, un espacio del que había oído hablar, pero no conocía personalmente. Además de ser juguetería, con unos juguetes escogidos y fantásticos, es cafetería, realiza talleres, celebra cumpleaños… y nos trataron genial, nos ofrecieron un desayuno y un brunch muy rico. Si estás por Madrid, no dudes en visitarlo.

 

Archivo 28-5-17 14 07 04.jpeg

Archivo 28-5-17 14 06 10

 

En este lugar nos enseñaron cómo funciona el programa, qué puedes encontrar en él, e incluso participamos por equipos mis compañeras bloggers y yo, en una especie de “Trivial de la Nutrición” de la mano de la nutricionista Yolanda Jiménez.

Siendo sincera, pensaba que en el evento nos iban a hablar de las bondades de sus productos, pero en ningún momento se nombraron. Es más, me sorprendió gratamente que dirigieran el programa hacia la lactancia materna, pero claro, es que el lema es “Empieza bien, Crece sano”, y el mejor comienzo en la lactancia materna.

En este vídeo puedes ver de forma rápida de qué se trata:

 

Es un programa muy visual, que incluye vídeos e infografías. Está dividido en 4 etapas, en las que puedes encontrar artículos por temas diferentes, con secciones como “Descubre”, “Aprende” y “Practica”. Puedes guardar los artículos que te parezcan más interesantes en “Tus Favoritos”, compartirlos en tus redes sociales directamente y puntuar con cinco estrellas como máximo según te haya parecido completa o insuficiente la información que encuentres. Incluyen test para que compruebes lo que has aprendido.

 

Nestle madrid-48.jpg

Fotos Cortesía de Nestlé

Y para poder hablar de este programa con conocimiento sobre el mismo, y también por poseer una gran curiosidad que me caracteriza, me lo he leído por completo. Estos son algunos de mis comentarios y valoraciones, y las separo por las mismas etapas que señala el programa:

  • EMBARAZO

Se centra en la alimentación de la madre durante el embarazo. En este apartado encontramos guías de los diferentes grupos de comidas, con recomendaciones sobre las cantidades de ingesta diarias. También podemos descubrir en qué alimentos se encuentran los principales nutrientes y para qué son importantes.

Asimismo inciden en la necesidad de mantener una alimentación variada, sana y equilibrada durante el embarazo, y dan indicaciones sobre la seguridad a la hora de consumir alimentos y cuáles debemos evitar durante el embarazo.

Es una información bastante completa, con la que podemos guiarnos si antes del embarazo llevábamos una vida relajada respecto a nuestra alimentación, aunque me da la sensación que reiteran demasiado el tema del peso durante el embarazo y esto puede estresar muchísimo a una mujer embarazada.

Durante el embarazo engordamos, retenemos líquidos… Y suelen indicarnos que “no podemos engordar” más de 10 kg, cuando ese peso se alcanza e incluso se supera solo con el incremento de tamaño de los pechos, del útero, del volumen de sangre y líquidos, y no olvidemos el peso de la placenta, el líquido amniótico y por supuesto, el bebé.

Con una buena alimentación (que no dieta) y no llevar una vida sedentaria, a no ser que haya algún problema (preeclamsia, diabetes gestacional, etc…) no creo que una mujer embarazada deba obsesionarse demasiado con el peso que aumenta. Además que durante la lactancia materna consumimos 500 calorías más cada día, por lo que adelgazamos y se suele decir que ese peso que cogemos durante el embarazo son reservas para después.

 

Nestle madrid-59

Fotos Cortesía de Nestlé

PREPARACIÓN PARA LA LACTANCIA MATERNA

Me ha sorprendido gratamente que dedican varios artículos a la lactancia materna, hablando de sus beneficios tanto para el bebé como para la mamá. Aunque soy de las que pienso que no hay que hablar de los beneficios de la lactancia materna, si no de los perjuicios de su ausencia.

Uno de los consejos que señalan es comprar un sacaleches, pero yo no recomiendo comprarlo hasta que sea necesario realmente por las circunstancias de cada una porque no son baratos. Yo nunca he tenido sacaleches por ejemplo, ni lo he necesitado.

En algún vídeo he escuchado que la alimentación del bebé es cada 2 o 3 horas y esto es incorrecto. La alimentación del bebé es a demanda, puede ser cada hora, cada 15 minutos… Y es importante que la futura mamá tenga esto claro, y no se agobie o piense que no tiene leche si su bebé no se adecúa a esas “2 o 3 horas” que señalan.

Hace poco escribí un post en el que hablaba de las “10 cosas que debe saber una Premamá que quiere dar el pecho”, que creo que puede ayudar a la preparación de la lactancia durante la maternidad.

 

  • 0 a 6 meses

En esta parte del programa te enseñan a reconocer las señales de hambre y satisfacción del bebé. Un artículo bastante bueno que intenta que ofrezcas pecho al bebé antes de que comience a llorar y que sea una alimentación autorregulada por el mismo, esto es perfecto porque es así como debe ser. Pero insisto en el mismo error que el punto anterior: no hablan de alimentación a demanda, indican intervalo de horas.

Hay un artículo bastante extenso, creo que el más extenso, sobre los problemas que puede haber durante la lactancia materna y dan algunos consejos, de los cuáles algunos no son muy actualizados, para solucionarlos. Creo que es bueno conocer las distintas patologías, pero de la manera que está escrito y presentado, da la sensación de que pueden pasarte muchísimas cosas. Incluso a mi me ha agobiado bastante la verdad, y me preocupa que a una premamá le ocurra lo mismo y opte por otro tipo de alimentación.

Me ha faltado que hablen de las crisis de lactancia, que hay que saber reconocer y tener en cuenta, para poder actuar en consecuencia y no abandonar la lactancia por razones equivocadas.

 

  • 6 a 12 meses

A partir de los 6 meses comienza la alimentación complementaria y dan pautas para ello. Explican muy bien que se debe seguir con lactancia materna y que debe ser el alimento principal, que la alimentación debe ser complementaria a la leche. También describen las señales de hambre y satisfacción, que cambian según el bebé crece.

Insisten mucho en la carencia de hierro a partir de los 6 meses ya que la leche materna no cubre las necesidades de un bebé de esa edad. Pero ante esta carencia, en vez de recomendar cereales infantiles enriquecidos, deberían recomendar alimentos ricos en hierro. Por dos razones muy básicas: un bebé puede comer cereales sin necesidad de que sean en papilla y porque ese tipo de cereales suelen llevar una gran cantidad de azúcar, algo que no debería tomar un bebé hasta el año de edad por lo menos.

Hablan de alimentos alérgenos y señalan un orden concreto de introducción cuando no es necesario según la SEICAP. Solo hay que tener claros los alimentos a evitar hasta el año, pero todos los demás se les puede ir ofreciendo a partir del momento que están preparados para digerir comida solida.

Mencionan el BLW pero sin nombrarlo, señalando los 8 meses como edad adecuada para comenzar a comer sólidos y aquí veo varios errores, sobretodo en un vídeo: Los bebés pueden comer sólidos desde los seis meses, y la manera de presentar los alimentos debe ser en trozos grandes para que puedan agarrarlos, no en trocitos como muestran. Los bebés no hacen la pinza hasta los 10 meses aproximadamente y no pueden coger esos mini trocitos, que además tienen peligro de atragantamiento si consiguen llevárselos a la boca.

 

  • 12 a 24 meses

En esta etapa hablan sobre la autonomía del bebé a la hora de comer, dan buenos consejos sobre compartir en la mesa para que aprendan a través de la imitación y así dar buen ejemplo con una alimentación variada.

También nombran que en esta etapa comienzan a utilizar cubiertos, y pueden comenzar a beber en vasos sin tapa. A mi esto me resulta un poco tardío en esta etapa.

Incluyen un recetario para hacer comidas nuevas a nuestros peques y así intentar que coman de forma variada.

 

Estoy a favor de informarse, de leer todo lo que puedas para contestar esas mil preguntas que surgen a diario desde el momento que sabemos que estamos embarazadas. Pero también sé que la información cambia mucho dependiendo de quién la facilite o de dónde la encuentres, y muchas veces nuestro espíritu crítico tiene una gran importancia en este proceso.

Supongo que no es lo mismo leer este Programa Educativo de Nutrición llegando de cero, que con información previa sobre el tema, e incluso teniendo hijos e hijas más mayores, que ya han pasado por estas etapas, porque la experiencia también cuenta.

No cabe duda que hay apartados con una buena y completa información, pero a otros les falta o no tienen información, que buceando un poco el internet o entrando en grupos de Facebook específicos sobre alimentación infantil, BLW o lactancia materna, puedes encontrar.

Tengo que decir que la idea me parece genial: englobar en una web información sobre los 1.000 primeros días, dando pautas y recomendaciones para una alimentación saludable con un formato fácil y divertido es estupendo. Sería perfecto si la información estuviera más actualizada en algunos artículos.

En general, los conceptos importantes, como la lactancia materna, no forzar para comer a los bebés, mantener una dieta sana, etc… están bien comunicados. Para una mujer embarazada o una mamá reciente que busca información de cero, es un sitio donde encontrar mucha y tener claros esos conceptos importantes, pero no debería ser el único.

 

Nestle madrid-21

Fotos Cortesía de Nestlé

Tengo que agradecer a Nestlé por invitarme a este evento, en el que pude conocer a muchas bloggers a las que quería poner cara y volver a coincidir con otras. Y también tengo que agradecer la oportunidad de dar mi opinión sobre el programa, deseando que las críticas sean constructivas.

Anuncios

Hacemos BLW, ¿qué le digo a mi pediatra?

Suelo oír que algunas familias tienen problemas con sus pediatras cuando les dicen que han elegido Baby Led Weaning como manera de introducir la alimentación complementaria de sus bebés. Con este post quiero hacer una reflexión sobre este tema.

Los pediatras suelen dar unas pautas de alimentación, que no son más que recomendaciones y debemos tomarlas como tales. Algunos pediatras dan unas recomendaciones actualizadas e informadas, y otros dan unas pautas anticuadas, pero siempre es nuestra elección seguirlas o no. Si son anticuadas incluso podemos decirle que se recicle y dependiendo de la gravedad de los consejos, incluso podemos y debemos poner una reclamación en atención al paciente.

Con esto quiero decir que el pediatra, por darnos un papel con unas pautas de alimentación, no se convierte de repente en nutricionista y que no hay que seguirlas a pie juntillas si no queremos. Las recomendaciones son eso, recomendaciones.

En todas las  revisiones médicas que realizan en la consulta de pediatría te hacen preguntas sobre cómo come el bebé. Por lo general solemos contestar: “Bien, se lo come todo”, o “Bien, pero a veces no come mucho o no quiere comer”. No proporcionamos gramos y horarios de los últimos dos meses porque con una frase general, suele valer al pediatra para hacerse una idea. Puede que también te pregunten si has introducido algún tipo de alimento específico ya, puedes contestar y no es necesario decir cómo ha sido.

A no ser que haya algún problema con el bebé, con sus pesos, con su ánimo, sus caquitas, o que tengamos la sensación de que algo no va bien, al pediatra no tenemos por qué contarle específicamente que no le damos biberones de cereal a nuestro bebé, o que hemos introducido el huevo un mes antes de lo que nos señaló en sus hojitas de pautas. Directamente, ni siquiera es un dato importante decir que nuestro bebé nunca ha comido papillas.

O podemos ser sinceros y decir que nuestro bebé lleva una alimentación autorregulada, y ver cómo reacciona el pediatra. Es cierto que muchos son muy intransigentes con este tema. No saben ni quieren oír sobre BLW y les parece una locura. Yo todavía recuerdo los ojos en blanco de nuestro pediatra cuando le dijimos que no le dábamos cereales de farmacia a Lucy. Para muchos de ellos, los padres que deciden realizar esta manera la introducción de alimentos son unos irresponsables. Otros pediatras sin embargo animan a practicarlo.

Y aquí viene la parte importante del post:

La AEPED, que son los “superiores” de todos los pediatras españoles, reconocen y avalan la alimentación complementaria dirigida por el bebé (BLW), y en su web puedes encontrar información sobre esta. Si tú encuentras esa información, tu pediatra también debería conocerla, y si te pone alguna objeción, muy amablemente puedes dirigirle a ella.

Los padres y madres que hemos elegido el Baby Led Weaning como manera autorregulada de introducción de la alimentación complementaria no somos irresponsables.

Generalmente las familias que hemos hecho Baby Led Weaning nos hemos informado mucho sobre el tema y no hay nada que un pediatra pueda decirnos que nos haga dudar de nuestra decisión. Lo que estamos haciendo lo hacemos convencidos y sin poner en peligro a nuestro bebé porque sabemos cómo hacerlo.

Por otro lado, un o una pediatra no es el lobo feroz, en nuestra crianza poco tiene que decidir, por lo tanto poco tenemos que temer a que “nos regañe” según sus opiniones subjetivas. Cómo comemos o cómo dormimos en nuestra casa lo decidimos nosotros. Ellos se ocupan de las enfermedades infantiles.

 

En conclusión, un pediatra no puede inculcar a tu bebé ningún tipo de alimentación específica en contra de tu voluntad, ni regañarte por no seguir sus pautas (y menos si están desactualizadas). Tampoco puede criticar tu elección de seguir una alimentación autorregulada por tu bebé porque la AEPED la avala y recomienda.

Me encuentro a muchas madres y mucho padres a los que los pediatras les han regañado, que incluso les hacen dudar y pensar que están haciendo algo que no está bien. No dejéis que os regañen por tomar vuestras propias decisiones, por elegir algo que es bueno para vuestro bebé y que al fin y al cabo es vuestra decisión. Y sobre todo, ni siquiera es necesario discutir, que no os regañen por algo que ellos mismos deberían conocer y apoyar.

¿Has tenido algún problema

con el pediatra por hacer BLW?

¿Qué es Baby Led Weaning (BLW)?

Antes de comenzar la Alimentación Complementaria de Lucy nos informamos sobre cómo llevarla a cabo y elegimos este “método” para que nuestra hija aprendiera a comer de una manera autorregulada: ella elegiría qué, cuándo, cuánto y cómo comer.

Lo llamo “método” entrecomillado, porque no es un modo sistemático de procedimiento. Si, tiene normas, unas pautas muy claras para poder comenzar, y hay que tomar precauciones, pero no consiste en hacer siempre lo mismo, comer siempre de la misma manera, ni obligar a nuestro bebé a comerse todo el plato. Para mi, el método realmente es el de los purés y papillas.

Baby Led Weaning (BLW) significa “bebé dirige el destete” y es la manera de aprender a alimentarse de forma autorregulada y libre de papillas. La autorregulación es muy importante porque además de proporcionarles autonomía, ellos deciden lo que comen y cuando parar, aprender a comer lo necesario no a hincharse, y algo que a mi me parece esencial: a disfrutar comiendo. La manera en la que les enseñemos a comer será la manera en la que comerán el resto de su vida.

También practican motricidad fina y desarrollan la coordinación ojo- mano, reconocen sabores y texturas diferentes…

¿Qué come?

Hasta el año de vida su alimento principal sigue siendo la leche materna/artificial, que seguiremos ofreciendo a demanda y antes de sentar a nuestro bebé a comer en la mesa. De esta manera también estamos tranquilos porque aunque al principio no coma mucho, seguirá correctamente alimentado.

No es necesario hacer un menú especial a nuestro bebé: comerá lo que nosotros comemos adaptado. Debemos tener clara la lista de “alimentos prohibidos antes del año” a la hora de preparar la comida y respetar la manera de introducir los alimentos nuevos de uno en uno.

¿Cuándo come?

Cuando nosotros comemos. Practicando BLW es importante que coma con la familia, en la mesa, viendo cómo lo hacemos para que pueda imitarnos y se sienta parte de ese momento.

Nosotros no somos partidarios y nunca hemos dado de comer a Lucy antes o aparte de los adultos. Nunca ha comido sola.

Y por supuesto, cuando tenga hambre, nos pida comida, o nos quite la comida de la mano. La alimentación complementaria también es a demanda.

¿Cuánto come?

Come lo que quiere comer, exactamente igual que los adultos.

Habrá cosas que le guste de volverse loco y otras cosas que no quiera ni en pintura.

Nosotros no hemos dado de comer a Lucy nunca, ni hemos hecho el avión, ni la hemos distraído para que comiera ni hemos metido la cuchara en la boca obligándola a comer. Cuando ella no quiere más, simplemente para de comer y nosotros lo respetamos. Nos da el plato en señal de haber terminado.

¿Cómo come?

Come sólidos y con las manos. Es la única manera que un bebé puede coger el  alimento que quiera y llevárselo a la boca.

Con seis meses no saben ni hacer la pinza ni utilizar cubiertos, pero aprenden muy rápido.

No voy a mentir, al principio es una locura de limpieza de suelo, de baberos y cambios de body… Pero juro que en algún momento rondando el año, eso deja de suceder, y solo se cae al suelo lo justo, si es que cae algo.

Hay que recordar que es un aprendizaje y que los bebés aprenden jugando. Cuando lo controlan, saben que eso es comida y es para comer.

La manera de presentar la comida es muy importante, para que puedan cogerlo y no haya peligro de ahogamiento. Atragantarse (igual que nos atragantamos los adultos), tener arcadas o incluso vomitar, forma parte de aprender a gestionar los alimentos.

Entonces, ¿es peligroso?

Cualquier aprendizaje tiene sus riesgos. Cuando un bebé comienza a andar puede caerse y darse un mal golpe. Pero si estamos pendientes, quitamos posibles obstáculos del medio y aseguramos el perímetro, tiene menos posibilidades de abrirse la cabeza con el pico de una mesa.

Para mi, el BLW es igual. Estamos permitiendo que nuestro bebé experimente, juegue y aprenda. Nosotros debemos ofrecer la comida adaptada y de manera segura, para prevenir que puedan ahogarse.

No, Lucy jamás nos ha dado un susto. Se ha atragantado si, y un par de veces yo me puse nerviosa y antes de sacarla de la trona o lo había vomitado o se lo había tragado. Tampoco conozco a nadie que practique BLW que haya tenido que ir a urgencias por ahogamiento con su bebé. Confiar en la capacidad de nuestro bebé para aprender y gestionar la comida al principio cuesta, tienes el estómago encogido mientras le observas, pero en poco tiempo te das cuenta de la maestría, la intuición y la inteligencia que demuestran a diario.

Como dato diré que las urgencias pediátricas por ahogamiento, se deben a objetos extraños que los bebés se tragan (juguetes, cosas que cogen del suelo…) y frutos secos (que aprovecho para recordar que no deben darse enteros hasta los 3 e incluso 4 años).

Sería aconsejable pero no por hacer este método en particular, si no por seguridad en el hogar, acudir a un taller de primeros auxilios, o en algunos centros sanitarios los imparten.

Los bebés que toman puré tienen más riesgo de atragantamiento que los que practican BLW, pero nuestro marido o la abuela puede atragantarse, así que no viene mal estar preparada. Puede que así os sintáis en casa más seguros si ese tema os da miedo.

38 semanas

Lucy comiendo spaghetti con 38 semanas.

Ver como disfrutan aprendiendo, probando nuevos sabores y texturas, consiguiendo llevarse alimentos a la boca sin ayuda por sus propios medios es maravilloso e increíble. Esa etapa del aprendizaje es rápida y pasa volando. Cuando menos te lo esperas han aprendido a utilizar los cubiertos.

Os recomiendo unas lecturas sobre la alimentación complementaria ya que toda información es poca:

  • “Mi niño no me come” de Carlos González.
  • “El Niño ya come solo” de Gill Rapley y Tracey Murkett
  • “Se me hace bola” de Julio Basulto.

Para tenerlo más claro, a lo mejor te interesa saber lo que NO es el BLW.

Si te interesa realizar BLW con tu bebé es importante informarse, leer mucho y tener claros muchos aspectos que yo descubrí mientras me interesaba por este tema y que iré exponiendo en entradas.

¿Qué dudas te surgen respecto al BLW?

 

¿Cuándo y cómo comenzar con la Alimentación Complementaria?

Cuando nuestro bebé cumple seis meses es el momento de comenzar a introducir la Alimentación Complementaria (AC), pero muchas veces no sabemos cómo empezar, qué alimentos se pueden dar, cuáles no, si hay un orden predeterminado o si es necesario ofrecer los alimentos procesados como me pregunté yo en su momento.

En nuestro caso, leímos y buscamos información en la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) y la Asociación Española de Pediatría (AEPED). También leímos otros libros y buscamos información en internet.

Al ponernos a investigar descubrimos que algunos pediatras entregan en sus consultas unas hojas con información y pautas a seguir respecto a la alimentación complementaria (a nosotros también nos la dieron) y muchos de ellos entregan información obsoleta respecto a alergias e introducción de alimentos (otros pediatras si están actualizados), y es bueno recordar que esas hojas son solo recomendaciones, que no estamos obligados a cumplir. Tenemos todo el derecho a informarnos sobre este tema y decidir. Al fin y al cabo, son nuestros bebés.
Además son recomendaciones que varían de un pediatra a otro  por lo que podemos llegar a la conclusión que las recomendaciones muchas veces se basan en creencias subjetivas y costumbres culturales o familiares.

La OMS y la AEPED recomiendan (también recomiendan, evidentemente no puede obligarnos) una lactancia materna exclusiva hasta los seis meses. En el caso de la lactancia artificial es exactamente igual: nada de agua, manzanilla, zumo de naranja, cereales, papillas o cualquier otra cosa que se nos ocurra hasta los seis meses.

¿Por qué seguir las recomendaciones de la OMS

o la AEPED y no las de mi pediatra?

Porque estos organismos tienen información actualizada

y de rigor científico. Además los pediatras no tienen formación específica sobre lactancia o nutrición.

Un pediatra que aconseja introducir la AC a los 4 meses contradice a la OMS y a la AEPED, que son sus “jefes” directos y los que le proporcionan actualizaciones favorables para la salud de los niños. Puede que sepa mucho de enfermedades infantiles, que es lo que ha estudiado, pero claramente sobre lactancia materna y alimentación infantil no quiere actualizarse, así que ahí encontramos una razón para agradecer la copia que nos ha dado e ignorar sus recomendaciones, porque pueden dañar la salud de nuestro bebé a largo plazo.

Pero evidentemente debemos comenzar con la Alimentación Complementaria y encontrar información sobre la que basarnos.

Cuando un bebé cumple seis meses es momento de comenzar con la Alimentación Complementaria (AC) y se debe comenzar a partir de los seis meses por varias razones:

  1. Las necesidades nutricionales de los bebés aumentan.
  2. Los bebés ya se sientan solos o por lo menos se mantienen sentados y esto indica que su sistema digestivo está preparado para recibir otro tipo de comida.
  3. Muestran interés por la comida. Muchos bebés no tienen curiosidad hasta un tiempo después. (No confundir con el afán de meterse todo lo que pillan en la boca).
  4. Son capaces de coger un alimento y llevárselo a la boca.
  5. Desaparece el reflejo de extrusión.

Estas son las señales que nos indican que un bebé está preparado para comenzar con la AC y no es conveniente comenzar antes de tiempo.

Las pautas básicas que nosotros tomamos como guía a la introducción de alimentos son las siguientes y las contrastamos con varios organismos oficiales ya mencionados anteriormente:

  • El alimento principal de un bebé es la leche materna o artificial hasta el año de edad. La leche materna cambia según las necesidades del bebé.
  • No se deben sustituir tomas de leche a favor de alimentos.
  • La lactancia seguirá a demanda y se ofrecerá antes de la alimentación complementaria. La AC como su nombre indica, complementa a la leche.
  • Se introducirán los nuevos alimentos siempre de uno en uno para comprobar que no hacen daño al bebé.
  • Para dar un alimento por introducido y así poderlo juntar con otro, deberá probarlo 3 días (3 veces), no necesariamente consecutivos para asegurarnos que no le sienta mal.
  • La introducción de cereales según la SEICAP y la AEPED ya no es necesaria hacerla “sin gluten” primero y “con gluten” después. De hecho recomienda introducir cereales con gluten en pequeñas cantidades.
lucy_blw_34semanas

Lucy con 34 semanas comiendo pan. Una manera perfecta de introducir el gluten.

  • No es necesario retrasar ni adelantar ningún alimento para evitar alergias.
  • No es necesario seguir pautas estrictas de pesos y cantidades, ni orden de tipos de alimentos en la introducción.
  • Todos los alimentos son potencialmente alérgenos pero se tendrá especial cuidado con alergias que existan en la familia.
  • No es necesario introducir los cereales en formato “farmacia”(gran cantidad de azúcar), pero si se hace, nunca en biberón.
  • No incluir en las comidas el azúcar y la sal, especialmente hasta el año de edad.
  • No es necesario y yo no recomiendo dar productos “específicos para bebés” que grandes multinacionales fabrican. Además de llevar una gran cantidad de azúcar, juntan varios ingredientes en el mismo producto y utilizan ingredientes como leche de vaca (no recomendado hasta el año) o miel (no recomendado hasta los 3 años).
  • Es muy necesario conocer los alimentos prohibidos hasta el año de edad.
  • No debemos obligar a comer a nuestro bebé, ni distraer, ni engañar para que coma. Los niños comen lo que deben comer y ninguno se mata de hambre. La forma de comer que le enseñemos la recordará toda la vida, así que es mejor que lo haga tranquilo, acompañado por su familia y permitiéndole experimentar para que sea un momento agradable y sin llantos.

Estas son a priori las indicaciones que nosotros seguimos en casa.

¿Cómo doy de comer a mi bebé? ¿Es necesario que los bebés coman purés o papillas? ¿Existen alternativas?

Estas eran algunas de las preguntas que me hice durante el embarazo. Mi pensamiento era que comer todos los días purés, que te den la comida e incluso te obliguen como les pasa a muchos bebés, no debía ser agradable. La verdad es que la idea no me gustaba ni me gusta, y mi intención era evitarlo. Pienso que comer debe ser un placer y vivir ese momento con luchas o llantos no es algo que quisiera para nosotros.

La comida procesada no les permite conocer y diferenciar sabores, texturas e incluso colores. Al triturarla además, le estás quitando gran cantidad de nutrientes.

Por estas y otras razones, empecé a investigar y encontré otra manera de enseñar a comer a los bebés, una manera desconocida pero no nueva, ya que antes de la existencia de las procesadoras de alimentos esta era la manera en la que los bebés comían.

Nosotros hicimos Baby Led Weaning (BLW) desde el principio y nos ha funcionado muy bien. Introducimos los alimentos de manera natural, de uno en uno y de manera autorregulada por nuestra hija.

En casa hemos aprendido a alimentarnos mucho mejor, ya que adaptamos nuestra comida para que Lucy pueda comerla. Es mucho mejor dar una pieza de fruta que un potito. Dar pasta, fideos o pan en vez de papillas de cereales… Y así con todo.

En general hemos llevado la AC muy bien. Lucy ha aceptado muy bien casi todos los alimentos, ha aprendido a gestionarlos más rápido de lo que esperábamos y hemos conseguido no dar de comer a nuestra hija.

Lucy se alimenta perfectamente, utiliza los cubiertos desde los 10 meses y ha aprendido a sentarse a la mesa y comer ella sola (cuando quiere). Incluso hemos detectado alimentos que no le gustan mucho y ya sabemos cuáles son sus favoritos.

Existe otra manera de dar de comer a los bebés diferente a la que estamos acostumbrados culturalmente, y bajo nuestro punto de vista y experiencia, es mucho mejor que la tradicional.

lucy_blw_32semanas

Lucy comiendo calabacín, aguacate y pollo a la plancha con 32 semanas.

He hablado de el BLW en algunas entradas, pero escribiré más a conciencia sobre ello, Lucy mediante como siempre.

Igualmente, si decides dar de comer a tu bebé purés y papillas, estas pautas también sirven para un buen comienzo a la introducción de alimentos.

¿Qué pautas seguiste para comenzar con la AC?

Nuestra Crianza Natural

Desde hace tiempo leo sobre diferentes tipos de crianza y algunas me gustan más que otras. De cada una elijo lo que creo que es mejor para Lucy e intento ponerlas en práctica. A veces funciona a la primera y otras hay que hacer ajustes porque no todo vale para todos los bebés.

Lo que nunca me ha fallado y hasta ahora no me falla es la Crianza Natural, la forma más antigua y primitiva de crianza, o lo que yo entiendo por crianza natural.

Llevando a cabo esta Crianza Natural, creo que si hubiese dado a luz en una isla desierta o en un bosque, Lucy y yo nos habríamos apañado bien. Vale, exagero mucho, pero según crece, me doy cuenta de lo poco que se necesita para criar a un bebé y la industria comercial innecesaria que les rodea.

  • Alimentación

Lucy ha tomado Lactancia Materna Exclusiva (LME) a demanda hasta los seis meses. A partir de los seis meses comenzamos la Alimentación Complementaria (AC) de manera autorregulada haciendo Baby Led Weaning (BLW) y seguimos con Lactancia Materna (LM) a demanda. Nunca ha tomado papillas, ni purés, ni cereales de farmacia. Ella decide cuándo, cuánto y cómo quiere comer. Y a sus 16 meses pesa más de 11kg, está grande, feliz, con energía, come más y mejor y aunque el pediatra puso los ojos en blanco cuando dijimos que los cereales que tomaba Lucy eran pan, pasta, arroz, etc… No pudo decir nada porque está bien alimentada: la leche materna a demanda y la introducción de alimentos como se ha realizado toda la vida antes de que existieran las procesadoras de alimentos, funcionan perfectamente.

comiendo 47 semanas.jpg

Con 47 semanas.

  • Sueño

Sabemos que el sueño es un proceso evolutivo y ha tenido los cambios normales, de hecho ahora, y desde hace unos meses está en plena crisis de “no quiero dormir”.

Respetamos sus tiempos y sus evoluciones. Sabemos que no es necesario “enseñarla a dormir” y que tampoco nos manipula. Es un bebé y quiere estar cerca nuestra.

Lo malo de dormir tan bien siempre es que me tiene mal acostumbrada: la noche que se despierta mil veces o la temporada que duerme peor a mi me deja hecha polvo y al día siguiente estoy agotada. Pero agradezco dormir bien la mayoría del tiempo.

  • Chupetes y biberones

Nunca hemos utilizado chupetes y nunca me he sacado leche por lo que Lucy no sabe lo que es una tetina. Tanto es así que cuando en verano empezó a tomar agua y se la ponía en un biberón de los que te regalan, para que fuera distraída en la silla de paseo, ella apretaba la tetina con los dedos para que saliera un chorrito de agua y abría la boca. A lo botijo totalmente. Luego tuvo un vaso de adaptación con tetina de agujeros, pero guarreaba más que bebía y pasó directamente al vaso antes de cumplir un año.

Y el chupete nunca nos ha hecho falta ni Lucy lo ha necesitado para sustituir al pecho, porque tiene teta a demanda, y tampoco cuando se duerme con Súper Papá.

Hoy en día hay noches que se duerme sin teta conmigo también.

31 semanas.jpg

31 semanas.

  • Higiene

Cuando Lucy nació la bañamos cada 2 o más días. Un bebé tan pequeño no necesita bañarse a diario porque no se mancha (a no ser que se manche). En verano con el calorazo hubo días de doble ducha y ahora sospecho que estaría en la bañera toda la vida.

Hemos usado unos jabones ecológicos que le fueron genial. Para el culito y el cuerpo usamos aceite de coco e incluso lo hemos utilizado para quitarle la costra láctea sin esfuerzo. No le  hemos echado colonia nunca y seguiremos así un tiempo porque es innecesaria.

  • Colecho

Duermo con mi hija desde el primer día. Hacer colecho facilita la instauración de la lactancia y puedo decir que la en nuestro caso ha sido de gran ayuda.

Dormir con mi hija favorece que se sienta segura y que yo pueda atender y detectar cualquier problema con facilidad (fiebre, tos, mocos..)

Antes de nacer Lucy compramos una cuna de colecho pero nunca nos hemos apañado con ella.

Y no nos engañemos, la cuna, al igual que el biberón, es un invento con menos de 100 años de existencia. Nunca hemos necesitado dormir lejos de nuestros bebés, al revés, siempre hemos querido tenerlos cerca. Pero si atendemos al bebé en la cama, desatendemos a otra persona en la cama, como nuestro rol de esposa dicta (ironía). Hay muchos sitios en una casa para esto último. No hace falta echar a un bebé indefenso del lado de su madre, porque otro bebé más mayorcito sea un egoísta.

  • Porteo

Porteamos desde el principio con un fular elástico preanudado de Close que nos salvó la vida en más de una ocasión: para dormirla, contra dolores de tripita, para tranquilizarla, en las crisis de lactancia, para estar pegaditas durante todo el día y hasta para ir al baño con monito incluído. El porteo nos ha ayudado mucho en la exterogestación y nos sigue ayudando. Ahora tenemos una ErgoBaby que se nos está quedando pequeña porque Lucy es muy grande, y además ya pesa mucho.

A mi me encanta llevarla pegadita, se que ella va más segura y yo también sobre todo cuando vamos por calles muy concurridas. Pero es verdad que cada vez pesa más y a mi se me hace muy difícil portearla ratos largos. Seguro que tiene que ver que la posición en la mochila no es la adecuada al quedarnos tan pequeña y debemos solucionarlo.

Espero comprar una mochila Toddler en breve, pero mientras tanto, puedo decir que el porteo es una grata experiencia y que espero poder portearla durante mucho más tiempo porque son momentos únicos y preciosos, además de cómodos y una solución a muchos problemas.

28 semanas.jpg

Lucy y mamá con 28 semanas.

  • Apego Seguro

Sobre este tema tengo pensado hablar más en profundidad, pero creo que prestar atención a tu bebé, acudir a su llamada cuando llora, cogerle en brazos y darle cariño cuando lo necesita es lo normal y natural.

Pero sobre todo, tratarle con respeto, no por ser pequeña se le puede tratar de cualquier manera o hacerla de menos. Y esto a su vez no quiere decir que se le permita hacer todo lo que quiera. Mucha gente cree que si.

Lo triste es que estamos tan acostumbrados a ver maltratos verbales o físicos hacia los niños, que nos parece normal. En nuestra infancia nos trataron como a ciudadanos de segunda y quitar de nuestro vocabulario etiquetas, frases vejatorias e incluso actitudes se hace difícil.

La crianza con apego seguro es a lo que todos deberíamos aspirar.

  • Movimiento Libre

Los bebés necesitan moverse. Es necesario para su correcto desarrollo y favorece su aprendizaje; En casa lo tuvimos claro desde el principio, adaptamos la casa a nuestra nueva inquilina, y seguiremos haciéndolo según crezca. También es su casa y queremos que esté segura.

Quería hablar de nuestra Crianza Natural, porque muchas personas creen que es una moda, que es algo nuevo y que algunos pocos nos hemos vuelto locos yendo a contracorriente e innovando, pero se equivocan. Así es como realmente se ha criado toda la vida. No somos modernos, en verdad estamos anticuados, pero lo que funciona bien, ¿para qué cambiarlo? ¿Para qué comprar utensilios y cachivaches que realmente no son necesarios?

¿También pretendes llevar una crianza natural?

¿Qué es lo que más te gusta de este tipo de crianza?

¿Y lo que menos?

La Mega Crisis del Primer Año

Lucy ha comenzado su segunda vuelta al sol un poco revolucionada. Está viviendo cambios muy rápidos y radicales y la pobre tiene un lío consigo misma bastante importante. Las fechas navideñas puede que hayan incidido también en que se sienta descolocada. Lleva así un mes más o menos. Y lo que le queda…

He encontrado mucha información en internet sobre las crisis de los dos años (que nos coja confesados) pero del primer año no hay mucho. Puede que Lucy sea pionera en la crisis del año.

Ha dado un cambio bastante importante en todos los aspectos y creo que es algo general en los niños de esta edad, pero sospecho que en Lucy ha sido bastante fuerte:

  • ALIMENTACIÓN

Antes comía genial, todo lo que quería, muy bien y tranquila. Ahora no come ni la misma cantidad ni la variedad que solía. Solo quiere pasta, arroz, carne de cualquier tipo, aguacate, pan y si te ve con algo dulce se te lanza al cuello. Estas señales me hacen pensar que necesita hierro e hidratos, porque antes si comía fruta y verdura y ahora directamente la aparta. Cuando cumplen un año empiezan a crecer más despacio y necesitan comer menos. Se que es algo pasajero, que no se mata de hambre y que ya comerá lo que necesite, que si no come y más esta niña con el saque que tiene, es porque no quiere.

Además pide mucho más pecho, a todas horas y además ha aprendido a sacarla ella. Algunas noches son matadoras porque no la suelta, pero se que es una etapa. Hay una crisis de lactancia del año y parece que es de las largas…

También pica entre horas. Le gusta comer cereales y alguna vez la convenzo para comer manzana.

Todo esto coincide además con la época de las comidas navideñas y familiares y en vez de comerse hasta las miguitas, come un par de cosas como mucho.

Otros días se come lo suyo, lo mío y si te descuidas se va ella sola a comprarse comida.

Por supuesto seguimos con Lactancia Materna y BLW.

lucy_54_semanas_no_comiendo

Lucy con 54 semanas no comiendo.

  • SUEÑO

A la hora de descansar, cada vez se resiste más a dormir, aunque se esté cayendo de sueño; Se mueve mucho durante la noche, se sienta, aplaude dormida, se tira hacia el otro lado o se pone encima mía… Yo no descanso nada, pero lo que no se, es cómo descansa ella. Estos días atrás se ha despertado varias noches llorando desconsoladamente, como con miedo, a lo mejor alguna pesadilla. También se despierta y se quiere bajar de la cama… Nuestras noches son muy movidas y agotadoras últimamente.

Antes si podía dejarla durmiendo en la cama y escabullirme a cumplir con mis quehaceres diarios, pero ahora es prácticamente imposible porque no suelta la teta hasta muy avanzada la noche. A mi también me cuesta dormirme así.

Lucy durmiendo rendidita con 59 semanas.

Lucy durmiendo rendidita con 59 semanas.

Se que el sueño es un proceso madurativo y que es una etapa, que Lucy teme dormirse porque cuando está dormida no está con mamá y papá (angustia de separación),  y que está inquieta por la ansiedad que le produce andar, descubrir y ser más autónoma que antes… Rosa Jové en su libro “Dormir Sin Lágrimas” lo explica a la perfección y yo de vez en cuando lo releo para refrescarme estas ideas, porque cuando me duele la cabeza por no pegar ojo, no me acuerdo de nada de esto.

  • COMPORTAMIENTO

Antes Lucy practicaba mucho más la deambulación por la casa que ahora. Yo podía moverme más o menos a coger algo de otra habitación, o hacer algo en la cocina mientras Lucy jugaba en el salón. O ella me rondaba y se distraía con las cosas… Pero parece tener una regresión a los 8 meses, llora muchísimo cuando salgo de la habitación y quiere estar pegada a mi las 24 horas, incluso pide que la coja en brazos todo el tiempo, algo que jamás había hecho. He recordado este post de De Profesión Mami en el que habla de la “Ley del Metro Cuadrado”, y es que últimamente Lucy la cumple a la perfección.

Ha empezado con lo que podíamos llamar berrinches o rabietas: se tira al suelo, se lanza hacia atrás de manera bastante peligrosa para su integridad física, patalea en el suelo, llora de manera escandalosa por cosas como que le diga que nos vamos al salón o que dejamos la fruta en su sitio y vamos a jugar, en resumen, por no permitirla hacer lo que quiere en cada momento. Tengo que decir que Lucy hace y deshace a su antojo pero hay momentos en los que tienes que salir, o tienes prisa por algo, o hay que cambiar un pañal, o hay que vestirse (que últimamente no hay manera) y no queda otra. Por supuesto no nos gusta que llore ni que tenga la sensación de que se la obliga a hacer cosas que no quiere hacer pero a veces no queda otra, así que intentamos distraerla, cantar o jugar para que lo permita de buena gana y no llorando y pataleando. Algunos días está de mejor humor y es todo más fácil, pero otros podemos pasarnos el día de rabieta en rabieta. A veces a mi también me dan ganas de tirarme al suelo a llorar, pero he descubierto que lo mejor es parar, dejar lo que estás haciendo y estar un ratito con ella en brazos, o sentada, o enseñarle un juguete o darle teta, y mejor si cualquiera de estas opciones se perpetran antes de que se pase de rosca y estalle, y si es posible. En definitiva, lo que necesita es atención y sobretodo contacto y hay días que necesita más que otros y justo es el día que tienes que hacer más cosas, pero ¡qué se va a hacer!

Jugando con Lucy de 52 semanas.

Jugando con Lucy de 52 semanas.

Tengo que decir que tampoco es todos los días, pobrecita mía, hay días que los pasamos genial y otros incluso peor, pero es que los adultos tampoco tenemos siempre días geniales. Además todo esto coincide con el nacimiento de una muela que ya está prácticamente fuera, con otra que ha roto también arriba y con dos muelas de abajo que le tienen las encías hinchadas.

  • LENGUAJE

Lucy ha empezado a decir más sílabas, a aprender más rápido y repetir con más claridad las que le enseñamos. Incluso si oye alguna palabra parecida a los fonemas que ya sabe los repite.

Entiende muy bien todo y puedes preguntarle dónde están las cosas, o dónde se ha dejado la zapatilla cuando de repente no la lleva puesta, y lo sabe y va a buscarla.

Pero su forma de expresarse y comunicarse actualmente es señalar con su mini dedito, lo señala todo. A veces no sabes qué quiere y se frustra mucho. Cuando quiere algo que tienes, ya sea comida o un objeto, hace el gesto “dame” con la palma de la mano abierta.

Ha comenzado a pegar/ golpear. Ella no lo hace con intención de dañar, es otra forma de comunicarse, de decir que no quiere algo o que algo no le gusta. Cuando lo hacía con los gatos le decíamos “despacito Lucy” y acariciaba y no pegaba, ahora parece que también sirve para los humanos. Incluso si ve que te ha hecho daño te da un beso en la boca con morritos incluídos, de esos que se lo perdonas todo.

Lo que “nos preocupa” y lo pongo entre comillas porque sabemos que puede ser una fase, es que se pega a sí misma. Y cada vez pienso más que es culpa nuestra porque casi siempre coincide que escucha de nuestra boca la palabra “NO”, esa que evitamos a toda costa pero que según crece y se intenta subir en sitios peligrosos, o quiere tirar cosas al váter nos sale casi sin pensar. ¿Vuestros hijos o hijas han pasado por fases de pegarse?

  • MOVIMIENTO

Lleva ya tres meses andando y corre que se las pela con bastante seguridad y equilibrio. Ya sabía bajarse del sofá pero es que ahora ha aprendido a subirse y a andar por encima como si no hubiera peligro de caerse y abrirse el cocoroto.

Al andar por la calle no quiere mano y si insistes se tira al suelo. Suelo dejarla andar por la acera sin mano con cuidado de que no salga a la carretera, pero quiero que aprenda que cruzar es con la mano si o si, pero ella no quiere aprender.

También quiere subir y bajar escaleras de la manera más autónoma posible. Yo se lo permito mientras no haya peligro y me mantengo cerca porque suele pedirme apoyo.

Gira y da vueltas sobre sí misma y alguna vez se ha caído. Sigue inventando pasos de baile nuevos.

La verdad es que no para en todo el día y yo estoy agotadita…

Lucy está pasando por fases de crecimiento que son necesarias para su desarrollo. Una temporada le da por una cosa o está más irascible pero todo pasa. Es verdad que a veces es duro, que 24 horas con un bebé, que ya no es tan bebé, puede saturar mucho pero además de tener paciencia hay que respirar un ratito. A veces me voy a comprar algo o simplemente a tomar aire y Súper Papá se queda con Lucy. Parece mentira pero solo 15 minutos consiguen que te oxigenes y que restaures el sistema, de esta manera cuando llegas a casa empiezas con energías nuevas, porque si estás saturada ella lo nota y todo se convierte en un bucle de cabreos, llantos y saturación. Ese es mi truco para conseguir estar bien, que tengamos un buen ambiente y prestar toda la atención necesaria a Lucy.

Por eso últimamente no he escrito mucho en el blog, ni he podido hacer mucho de nada más la verdad. A veces me frustro porque tengo muchas cosas que quiero contar, muchas ideas y proyectos, pero lo principal es cuidar y atender a mi hija y para lo demás voy arañando minutos al día.

¿Y no hay nada bueno? ¡Claro que si! Realmente todo es bueno, todo forma parte de su crecimiento y aprendizaje. Lo más bonito del mundo es estar a su lado en estos momentos que es cuando más nos necesita. Verla pensar, organizarse, cambiar cosas de sitio, intentar trepar a sitios nuevos, sonreír, bailar, probar cosas nuevas y conseguirlas… Cada etapa es especial y solo pasa una vez en la vida, así que aunque a veces nos desborde todo, doy gracias por poder vivirlo a su lado.

Por esta sonrisa, merece la pena todo. (Lucy 60 semanas).

Por esta sonrisa, merece la pena todo. (Lucy 60 semanas).

¿Viviste la crisis del año? ¿Existe?

 

Qué NO es el BLW

Leo últimamente a muchas madres con muchísimas dudas sobre qué o cómo dar de comer a sus bebés practicando BLW y creo que algunos puntos los estamos obviando y nos complicamos la vida sin necesidad.

  • BLW no es preparar comida específica para los bebés

El bebé debe comer lo mismo que comemos sus padres pero adaptado. Se pueden quitar o cambiar ingredientes de una receta dependiendo de los alimentos ya introducidos o en introducción, no poner sal, y cambiar el azúcar por algo natural que endulce como los dátiles o los plátanos, pero realizar diaria y asiduamente recetas específicas para BLW, no es BLW. Cuanto más sencilla y normal preparemos la comida mejor.

Y si, yo hago galletas “BLW” cuando tengo tiempo y porque me gusta hacerlas, pero no me va la vida en ello. Lucy tiene unas galletas con poca azúcar para darle de vez en cuando, así que las que yo hago, las hago porque nos encantan en casa.

  • BLW no es dejarle comer cualquier cosa al bebé.

Sabemos que hay alimentos que no debe tomar antes del año y hay que evitar la sal y el azúcar, pero tampoco debemos volvernos completamente locos con la alimentación de nuestros hijos.

Tenemos que tener claro que nuestro bebé querrá comer lo que nosotros comamos, de ahí que los padres suelan empezar a comer mejor cuando hacen BLW.

  • BLW no es obsesionarse con lo que come el bebé.

No pasa nada si mi hija me ve tomándome una galleta que no es de las suyas y tiene más azúcar y me pide probar. Puedo comerme las galletas a escondidas si, pero Lucy tiene un radar.

No pasa nada si en casa hacemos burritos y las tortillas que utilizamos tiene conservantes, que me pusieron verde por utilizar unas compradas… Son las que comemos en casa de siempre, son las que Lucy comerá el día de mañana y en casa nunca hacemos tortillas…

Tenemos que tener criterio y tener claro que el BLW supone que el bebé come y quiere comer lo que comen sus padres, que siempre será mejor que comer cereales o potitos de farmacia y que en la vida real se rodeará de personas que coman de todo, más sano o menos sano. Forma parte de la educación alimentaria que nuestros hijos prefieran morder una manzana de la cesta de la fruta como hace Lucy aunque a veces se tome un cachito de bizcocho.

  • BLW no es dejar que el bebé pase hambre.

En casa sabemos si Lucy ha comido fibra, proteínas, hidratos… Debe tener una alimentación equilibrada y nosotros estamos pendientes de ello. Pero nunca estamos pendientes de las cantidades que come, ni nos obsesionamos. Solo estamos pendientes de si ha terminado o de si quiere más.

Los bebés no son estúpidos y comen cuando tienen hambre y lo que necesitan, como hacemos el resto de las personas normales. Confiamos en Lucy y su apetito, y nos va muy bien.

  • BLW no es ayudar a comer a un bebé metiendole la comida en la boca.

Algunas madres y algunos padres se desesperan porque sus hijos no comen porque “no pueden coger las cosas” y claro, creen que tienen que ayudarles a comer.

El BLW consiste en que aprendan a llevarse el alimento ellos solos a la boca, a que se metan en la boca lo que ellos saben que pueden gestionar y a que coman lo que necesiten.

Si nosotros interrumpimos ese proceso y metemos en la boca del bebé una cucharada o un trozo de comida, estamos enseñándole que es más fácil que te den de comer, que no hace falta esforzarse porque al final se lo dan y toda la esencia del BLW se pierde. Además nos saltamos una norma de seguridad básica: no introducir alimentos en la boca del bebé.

Paciencia. Hay que observar cómo poco a poco consigue agarrar la comida, como se la lleva a la boca y aprende a gestionarla. Tardan mucho menos en aprender de lo que parece. Con 11 meses Lucy ya sabe pinchar con el tenedor y metérselo en la boca. Nunca jamás hemos ayudado a Lucy a comer metiéndole comida en la boca. Puedes facilitarle coger un alimento resbaladizo o cargarle la cuchara, pero que el bebé decida cuando se lo mete en la boca.

  • BLW no es una moda.

Todas las madres que hacemos BLW con nuestros hijos coincidimos en defender que el BLW no es tendencia, no es algo que nos hayamos inventado. Hace un siglo no existían las procesadoras de alimentos, ni las turmix ni las batidoras. ¿Cómo se les daba de comer a los bebés? Exacto.

Pasar del pecho al destete es algo natural que los bebés han hecho durante siglos y casualmente se ha hecho de manera autorregulada, comiendo trozos y sólidos toda la vida.

  • BLW no es peligroso.

Un bebé tiene el mismo peligro de ahogarse (que no atragantarse), que una persona adulta. De hecho los niños hasta 3 años que acuden al hospital por ahogamiento, o se han introducido algo no comestible en la boca o se han comido un fruto seco.

Lucy se ha atragantado, no ha sabido gestionar algún trozo y ha tenido arcadas o incluso lo ha vomitado, pero jamás hemos tenido un susto. Hemos seguido siempre las pautas y nuestro sentido común.

La mayoría de las veces nos complicamos mucho cuando la hora de la comida haciendo BLW es tan fácil como sentar al bebé en la trona y ofrecerle de nuestra comida bajo nuestra vigilancia.

#LaCocinadeSúperPapá: Burritos con Tortillas de Trigo Integral

Antes de nada, perdón por llamar a esto un “Burrito”. Sabemos que seguramente no se les parecen mucho, pero nosotros las hemos bautizado así.

Esta receta es un clásico de #LaCocinadeSúperPapá, que ha ido adaptando a Lucy según los ingredientes que íbamos introduciendo en su alimentación.

Es una receta muy socorrida en la que se pueden utilizar ingredientes aleatorios al gusto o con lo que tengamos a mano en la nevera.

Ingredientes que necesitamos:

  • Tortillas de Trigo Integral. Nosotros utilizamos estas de “Hacendado”. Tienen poca sal y un cierre para que se mantengan blandas si no las consumimos todas.

 

  • Carne: Súper Papá lo suele hacer con carne picada de pollo, de pavo, de ternera… Depende del momento y de lo que apetezca más. Es una buena manera de comer todo tipo de carnes; Alguna vez lo ha hecho también con tiras de pechuga de pollo o pavo.
  • Verduras: suele utilizar champiñones, calabacín, berenjena… El maíz también le pega. Se utilizarán las verduras que hayan sido introducidas o también se pueden ir introduciendo de esta manera. Hemos llegado a comer Tortillas de Pavo y Calabacín solo y están ricas.
  • Cebolla.

Preparación:

Rehogamos la cebolla picada con la verdura. Podemos echar pimentón o cúrcuma al gusto. Súper Papá a veces no echa nada.

En un principio practicando BLW es mejor partir toda la verdura de manera alargada (tamaño y corte de patata frita). De esta manera la cogen y gestionan mejor.

Con el tiempo y según aprenden a comer y se autorregulan nos hemos ido relajando con eso del corte.

Una vez que la verdura está rehogada, se añade la carne, picada o en tiras.

Remover y vigilar hasta que la carne esté bien cocinada.

 

Montando las Tortillas:

Cada uno tiene su técnica. Yo las enrollo como si envolviese una botella para regalo: doblando hacia dentro la base del burrito según lo enrollo. De esta manera la Tortilla sujeta sus propios pliegues.

 

Lucy al principio se las comía desmontadas. La carne, la verdura y la tortilla cada una por su lado, pero ahora le hacemos mini Burritos y los coge genial.

También se cansa a veces del burrito porque prefiere comer lo de dentro y las abre. Al gusto y decidiendo ella sola.

Para hacer las suyas corto una tira de tortilla y la monto igual que para los adultos.

 

Esta receta solemos utilizarla para cenas más que nada, pero también vale para almuerzos, y está deliciosa.

¡Buen Provecho!