INTRODUCCIÓN DE ALIMENTOS EN BLW: ALERGIAS

Cuando comenzamos con la AC yo me había informado previamente y leí en la AEPED, y Julio Basulto coincide en esto, que no tiene sentido retrasar la introducción de ningún alimento y que es incluso más beneficioso introducirlos cuanto antes para así evitar alergias. Así que tenía claro que el ofrecimiento se haría respecto a nuestro criterio, a lo que comiéramos en casa y a la fruta de temporada básicamente, no a lo que pusiera en una hoja escrita sin buena información, que nos instaba a comenzar la AC a los 4 meses y que no iba dirigida a un bebé de lactancia materna que no iba a probar ni cereales de farmacia ni le íbamos a dar papillas con cuchara.

Para comenzar a introducir los alimentos ayuda conocer si hay antecedentes de alergía, porque es más probable tenerla si hay algún familiar con ella y poner más atención en el alimento en cuestión. Es posible que no conozcamos las alergias de toda la familia, no pasa nada y no es necesario llamar a todos los componentes para averiguarlo.

Procederemos a introducir el alimento siempre como uno nuevo, preferiblemente en la hora de la comida y no en la cena (no querríamos acostar a nuestro bebé después de introducir huevo sin saber si es alérgico), ofreciendolo durante tres días (seguidos o no), para darlo por introducido sin problemas. Esto quiere decir que si empezamos por plátano, no se debe mezclar con otro alimento hasta que demos el plátano por introducido.

¿Podemos darle al día siguiente pan? Si, pero sin darle nada más que pan, y no debemos mezclarlo con otro alimento hasta darlo por introducido.

¿Y tanto rollo por qué? Para empezar, porque un bebé que nunca ha probado comida sólida y comienza la AC hay que darle tiempo a su estómago para que se acostumbre a trabajar y es mejor hacerlo poco a poco. Introducir los alimentos de uno en uno nos facilita encontrar la causa de alguna reacción alérgica o cualquier problema que el bebé pueda tener; Si introducimos naranja, pan y pavo al mismo tiempo, y nuestro bebé tiene gastroenteritis por la noche, no sabremos si es celíaco, o si es muy pronto para su estómago darle pavo, o que la naranja le sienta mal.

No hay que tener prisa, el BLW es un juego y debemos darles tiempo a que se hagan con los alimentos.

Es muy aconsejable conocer las señales de alergias y reconocerlas.

Estas son las pautas que tuvimos en cuenta en casa con la introducción de alimentos potencialmente alérgenos.

  • Glúten: Este tema siempre me ha chocado bastante porque todo el mundo insiste en que debes darle cereales sin gluten antes que con gluten. Pero luego todo el mundo insiste en darle un trozo de pan “para los dientes” a un bebé de 5 meses. El pan lleva gluten señores, y es una de las primeras cosas que probó Lucy a partir de los 6 meses.  Claramente hay que estar pendiente de si le sienta mal, y estas son las indicaciones para saber si nuestro bebé es celíaco.
  • Huevo: En teoría es imposible separar la yema de la clara totalmente incluso cociéndolo, por lo que aunque hagamos la introducción por separado es probable que la yema lleve clara, pero las trazas siempre son más tolerables en una posible alergia. Esto lo cuento porque lo que suele dar alergía es la clara y los pediatras recomiendan introducir antes la yema y por separado; La Asociación Española de Alergología decía que no hacía falta separarlos, pero hace un par de meses cambiaron las pautas para introducir el huevo. Ahora se debe cocer durante 20 minutos y dar un cuarto de yema. Ir paulatinamente aumentando la cantidad durante dos semanas cada 3 días. A la tercera semana hacer lo mismo con la clara. Se debe tener en cuenta que cuanto menos cocido o cocinado esté el huevo más alérgeno puede ser.

Comiendo tortilla con 34 semanas

Nosotros hemos introducido el huevo a Lucy en tortilla francesa y a los siete meses. Si, pasando de recomendaciones. Y es que es de lógica que cuando un alimento te da alergía, te pica la boca y dejas de comer. Pues los bebés igual. Evidentemente estuvimos pendientes de cualquier posible reacción.

  • Frutas y verduras: se pueden ofrecer todas, teniendo en cuenta que puede haber una reacción alérgica. Si hay antecedentes puede haber alergia y seguirá existiendo antes o después, así que posponer la introducción no tiene sentido, lo que hay que hacer es tener especial cuidado. Hay que tener en cuenta que naranja, fresas o melocotón, etc… pueden provocar una rojez alrededor de la boca (igual que el tomate o la berenjena), y que es totalmente normal. Se debe quitar esa rojez lavando la zona con agua, si persiste puede ser una alergía alimentaria y habría que acudir a urgencias o retirar el alimento y consultar con un médico, depende de la gravedad de la reacción.

Lucy con 27 semanas comiendo paraguaya.

Hay que tener en cuenta que las alergias pueden aparecer de repente aunque llevemos años comiendo un alimento concreto. Por eso es muy recomendable saber qué comen nuestros hijos y que la gente de alrededor no le den de comer nada sin nuestro permiso y conocimiento.

Considero que estas pautas junto con las indicaciones de los alimentos que un bebé no debe tomar hasta el año de edad es esencial conocerlas para introducir la Alimentación Complementaria a partir de los seis meses.

¿Con qué alimentos tuviste especial cuidado a la hora de introducir la Alimentación Complementaria a tu bebé?

Anuncios

#LaCocinadeSúperPapá: Galletas de Avena y Plátano

Esta receta es fácil y de las primeras que se suelen hacer cuando practicas BLW. Es una opción muy buena para no tener que ofrecerle a Lucy galletas industriales, con azúcar a espuertas y poco saludables. Desde el embarazo intentamos comer mejor y practicando BLW con Lucy lo estamos consiguiendo.

Estas galletas se las hacemos nosotros con todo nuestro amor y están muy ricas. Podíamos decir que nos gustan a toda la familia y es que Súper Papá y yo comemos más que Lucy.

Son unas galletas muy socorridas, que puedes llevar de paseo o a la piscina, para merendar o desayunar…

Ingredientes que necesitamos para unas 10-12 galletas, dependiendo del tamaño que las hagamos:

  • Harina de Trigo Integral- 2 tazas.
  • Avena en Copos- 1 taza.
  • AOVE (Aceite de oliva virgen extra)- 2 cucharadas.
  • Agua.
  • 2 plátanos, mejor que estén maduros. Si lo queremos más dulce podemos utilizar más plátanos.
  • Canela.

 

Preparación:

Mezclamos los copos de avena, la harina de trigo integral, el aceite, un toque de  canela y los plátanos machacados en un bol. Podemos apartar unas cuántas rodajas de plátano para decorar luego.

El agua se añade dependiendo del espesor de la mezcla, pero no debe quedar acuosa. Hay que lograr que la mezcla sea una masa manejable.

En una bandeja ponemos papel de horno o papel albal con harina tamizada para que no se peguen las galletas. Con una cuchara cogemos masa de galletas y hacemos las formas en la misma bandeja.

Como detalle personal, Súper Papá les pone encima una rodaja de plátano y un toque de canela, y les da un punto riquísimo.

Precalentamos el horno a 180° unos minutos antes e introducimos la bandeja.

Súper Papá no es amigo de decir tiempos. Según él se guía por “el olor y las texturas”, así que lo que hace es pinchar y vigilar a cada rato las galletas. Es un arte porque sabe perfectamente cuando está listo sin mirar relojes.

Yo digo que se hacen muy rápido y que hay que mirarlas a los 10 minutos.

Parece más complicado de lo que es, pero no es tanto trabajo y quedan genial.

Esta receta tiene muchas variantes: Hay gente que en vez de amasar a mano, lo pasa por la trituradora para que quede más fina la masa. Otras le ponen huevo, que si está introducido ya en la alimentación del bebé es una opción que nosotros no hemos probado porque nos gusta el sabor que tienen así. También hay gente que no pone harina en la mezcla y las hace solo con los copos o que en vez de plátano pone manzana rayada u otra fruta.

Hay miles de variables diferentes y se puede probar hasta dar con la mezcla que más nos guste.

Por fuera quedan duritas pero por dentro están blandas. A mi me preocupaba que Lucy pudiera gestionarlas, pero me ha sorprendido lo bien que se las come. Para ella son una chuchería que sus papás le regalamos de vez en cuando y se emociona hasta cuando las ve. Da gusto ver como las saborea.

Como toda la repostería casera, estas galletas no duran eternamente y no se debe hacer muchas cada vez. Hay que comérselas como mucho en 4 días porque se empiezan a poner correosas y se desmigajan. Yo me las como incluso así de lo buenas que están.

Espero que esta receta, la primera receta de La Cocina de Súper Papá os guste y que os de ideas para hacer vuestra versión favorita.

Si os animáis a hacerlas, ¡contádmelo por favor!

¿Qué tipo de galletas haces para tu bebé?

OCTAVO Y NOVENO MES DE LUCY

Estos meses estivales no he contado los avances de Lucy pero puedo asegurar que han sido los dos meses en los que más ha aprendido y más cambios generales ha habido; Durante este verano Súper Papá y yo hemos dicho varias veces la frase:” Ya no hay vuelta atrás, esto va para adelante”. Y nos referimos a la energía desbordante de Lucy, a que no para quieta, es un torbellino incansable, y a que crece por días y aprende todos algo nuevo.

Pesa ya 10 kg y mide 71 cm. No ha perdido peso pero si se le nota que está más estilizada. Normal, porque no para quieta en todo el día.

Lucy y mamá con 32 semanas

A comienzos de julio empezó a gatear cual loquita y en seguida a ponerse de pie apoyándose en cualquier sitio. En Agosto empezó a desplazarse apoyada en el sofá o en cualquier estantería. Se suelta sin miedo ninguno y busca las dos manos para agarrarse y andar. Sentada da vueltas sobre si misma ayudándose con las piernas.

Muerde las rodillas y los pies de quien pille, con los dos dientecitos de abajo, que ya se le ven cuando se rie y, o hace cosquillas o muerde bien y con rabia. También ha aprendido a hacer pedorretas a otras personas y le encanta porque se tira un buen rato, es muy gracioso.

Los dientecitos de Lucy con 34 semanas.

Ha aprendido a quejarse y rabiar. “Hacer el Hulk” lo llamamos porque arquea los brazos haciendo fuerza, y lo hace muchas veces al día. También hace pucheritos y pone emoticono triste con la boca. Antes no había hecho ninguna de estas cosas y yo creo que es un poco pronto.

Además de decir “Papá” que lo aprendió el mes pasado, y a repetirlo a la perfección cuando lo oye, también ha aprendido a decir “Tetatetateta…”, y casi lo aprendió en un momento. Fue decírselo y comenzar a repetirlo. Y al final de julio el sorpresón fué “mamamama…”. Aunque lo dice más cuando llora y se queja. Yo igualmente me la como.

Dice que NO con la cabeza enérgicamente pero en cualquier situación. Creo que me imita a mi, que según Súper Papá lo hago sin darme cuenta; Juega con su sombra en la pared y se pone de pie para perseguirla con los consiguientes cocorotazos, que de estos ha habido varios: en la nariz con moratón incluído, caída de la cama con chichón…

Aprendió a hacer las palmas palmitas con las manos abiertas, antes solo las hacía con una mano abierta y el puño, y ahora las hace hasta dormida. Si las oye en la tele o le dices ¡bravo!, también las da. También sabe chocar los cinco cuando se lo pides y recientemente ha aprendido a hacer los cinco lobitos. Sabe decir “hola” y “adiós” con la mano, pero solo cuando ella quiere. Si le pides lo que tiene en la mano te lo da.

También posa para las fotos que parece que sabe que le estas sacando una.

Baila. Todo el santo día baila. Con cualquier música baila, ya sea el opening de una serie (su favorito es el de The Sopranos) o un anuncio. Aunque esté a su rollo jugando con sus cosas, si oye música baila. Sentada, de pie, comiendo en la trona, tomando teta…. Con un ritmo y un flow increíbles.

La piscina. Nunca en mi vida he visto a nadie disfrutar tanto dentro del agua. Solo es comparable a las horas que se tira Súper Papá dentro de la piscina. Lucy no se ha quejado ni ha llorado nu una sola vez y es que de tal palo tal astilla.

Lucy dentro del agua con Súper Papá a las 35 semanas.

Ha aprendido a dar besos al aire, y a nosotros nos da alguno esporádico, pero todavía no controla bien. Al que si que le propinó un sonoro beso fue a su primo Jesús con el que tiene una relación especial, sin que nadie le dijese nada.

Sigue comiendo genial con BLW, más LM a demanda, y ya sabe hacer la pinza y coger cosas más pequeñitas. Esto también se nota a la hora del juego o de coger cualquier cosa que pille por la casa, motitas del suelo incluídas que solo ve ella. Practica mucho la motricidad fina; Le ponemos cuchara y tenedor para que vaya cogiendo hábito y nos imita hasta en la postura.

Con la teta está ampliando relación: Con el dedito me aplasta el pezón, que no es muy agradable, o lo acaricia con cuidado. También me acaricia el pecho con la mano abierta y mucha delicadeza. Hace poco ha aprendido a meter la mano por debajo de la camiseta, así que por mucho que intente proteger mi pezón de sus pincitas, cada vez es más difícil. Me muerde menos, pero este verano me he llevado unos cuantos mordiscos dolorosos.

Este verano ha comenzado a tener más relación con los gatos y a convivir con ellos. Se emociona, se rie y les persigue, y los gatos huyen de ella cuando les tira del rabo.

Ahora que gatea y te persigue por toda la casa, creímos necesario crear sus propios espacios y uno de ellos fue su habitación con el colchón en el suelo, del que aprendió en seguida a bajarse sola. En el baño, la cocina y el salón, también hemos quitado de su alcance lo peligroso y hemos puesto cosas para que pueda jugar mientras nos acompaña por toda la casa. Hemos ocupado gran parte de las vacaciones en esta tarea.

Lucy con 39 semanas

Lo de imitarnos está a la orden del día, imita nuestras caras, gestos y sonidos. Recientemente ha cambiado su forma de sonreir. Ahora lo hace arrugando mucho la cara y la nariz, y “poniendo cara de mala”, y es porque yo se la pongo durante todo el santo día.

Hemos disfrutado mucho el verano, en la piscina, dando paseos, visitando amistades, pero sobre todo estando en familia.

 

Y yo me pregunto casi a diario, dónde está ese bebé chiquitito que salió de mi cuerpo. Veo fotos de hace meses y era tan pequeña… ¡Parece otra niña diferente!

Siento mucha nostalgia de ese bebé que ha desaparecido tan pronto, pero ver a este bebé (porque sigue siendo un bebé) crecer cada día, aprender tantas cosas y ser tan lista y bonita, me llena de orgullo y hace que me sienta feliz porque veo que ella también lo es.

LA COCINA DE SÚPER PAPÁ

Como ya conté en el post del Rol de Padre en la Lactancia, Súper Papá se ocupa de hacer la compra y de cocinar, le gusta encargarse de ello y lo hace estupendamente. Pero no solo eso, es de un apañado que te mueres y te hace una cena con dos tomates que te chupas los dedos.

 

Con esto de la Alimentación Complementaria (AC), está aprendiendo mucho sobre las pautas porque aunque la que he empollado el tema he sido yo, él se encarga de todas las comidas y debe saber lo que puede o no puede comer Lucy. Y la verdad es que tiene buen criterio, hace preguntas y está metido de lleno en el tema.

Aunque el BLW supone que Lucy coma lo mismo que nosotros hay veces que no puede comerlo tal y como está y hay que variar la forma de preparación para ella, ya sea porque no hemos introducido todavía ese alimento en concreto o porque es picante o tiene muchas especias… O por cuestiones específicas como que lleva tres días sin hacer caca y no le vamos a dar del arroz que nosotros comemos.

También es cierto que el BLW hace que los padres comamos más sano y mejor que antes, que no pongamos sal a nada y que leamos muchas etiquetas de productos, por lo que hemos variado nuestra forma de comer para bien. Se supone que Lucy debe comer lo que siempre comemos en casa, pero nosotros estamos mutando nuestras preferencias alimentarias en favor de lo más sano, del BLW y por supuesto de Lucy.

Y el que facilita todo y pone empeño en hacer mini hamburguesitas es Súper Papá: Yo busco recetas y Súper Papá las perpetra. Yo leo sobre algún ingrediente y sus propiedades y Súper Papá se encarga de comprarlo e incluirlo en el menú. Yo le instó a comprar leche de avena porque quiero hacer arroz con leche, y el que lo acaba haciendo siempre es él. Esto también hace que cuando entro en la cocina esté perdida y me sienta un poco inútil porque estoy perdiendo la poca destreza que tenía.

Si quería contar recetas chulas y dar ideas para comenzar y seguir con BLW, hay que llamar a las cosas por su nombre, y en nuestra casa, la cocina es de Súper Papá.

Así que inauguramos nueva sección: #LaCocinadeSuperPapá

logo la cocina de super papa

Si quieres saber lo que come Lucy, puedes verlo en los #HoyComemos en Facebook y Twitter.

Pautas para Comenzar con BLW

Cuando estaba embarazada comencé a informarme sobre crianza, lactancia y nutrición para niños, todo un mundo nuevo para una primípara.

Conocí aquello del BLW (Baby Led Weaning) por casualidad, y al principio me pareció algo muy raro pero que coincidía con mi idea de alimentación libre de papillas. Nunca me ha gustado ver comer a bebés purés por sistema, verles tragando de la cuchara, ver como les engañan y obligan en muchas ocasiones, y el BLW fue la respuesta para mi.

Descubrí que no es necesario dar cereales de farmacia (que llevan azúcar y más ingredientes no adecuados para un bebé), que la AC (Alimentación Complementaria) se debe comenzar a los seis meses y que es eso, complementaria.  Que un bebé que tome pecho tiene suficiente con la leche materna, no debe sustituirla por comida, debe ir aprendiendo y jugando, conociendo nuevas texturas, nuevos sabores… Aprendí que los bebés pueden comer alimento sólido y que aprenden a gestionarlo mejor y antes, porque el movimiento que hacen con la mandíbula al mamar es muy parecido a masticar y que si la acostumbro solo a tragar, perderá ese reflejo que ya tiene aprendido.

Si comer para un adulto es un placer, ¿por qué no va a serlo para un bebé? A mi no me gustaría comer todos los días puré, sin saber qué estoy comiendo exactamente, ¿por qué a mi hija le va a gustar?

Así que me puse a ello y descubrí que las pautas para comenzar a practicar BLW son las siguientes (además de tener seis meses de edad):

  • Sentarse por si mismos. En algunos grupos de Facebook, webs, blogs…, se dice que con que se mantenga sentado ya vale, pero los que defienden que el bebé debe sentarse solo, dicen que si no se sienta por si mismo es que su aparato digestivo no está preparado. Yo admito que empezamos a darle cosillas antes de que se sentase sola y que no esperamos porque en cuanto sentábamos a Lucy a la mesa, quería probarlo todo. Debe estar en trona o en el regazo, siempre con la espalda recta. Nada de hamacas o carritos con postura medio recostada.
  • Debe tener curiosidad por la comida y ser capaz de cogerla con la mano. En el BLW se debe dejar que el bebé experimente y elija lo que quiere comer. El mismo decidirá lo que quiere comer y en qué cantidad. A esto se le llama autorregulación.
  • Debe haber perdido el reflejo de extrusión, un reflejo del bebé que impide que le entren objetos extraños por la garganta. Es un movimiento de la lengua que empuja al alimento fuera de la boca.

Una vez que estos requisitos se cumplen, podemos sentar al bebé a la mesa con la familia a comer todos juntos, (en la medida de lo posible, ya se sabe que hoy en día los horarios no dan más de sí) siempre bajo nuestra atenta mirada. Y ¿por qué todos juntos? Porque los bebés aprenden por imitación y con este método tendrán que aprender a comer ellos solos practicando su motricidad, porque les gusta formar parte de la familia y comiendo/ cenando con todos en la mesa lo son. Porque además el BLW supone que nuestros hijos comerán lo mismo que nosotros (lo que puedan y deban)

Estos tres son los requisitos indispensables para comenzar con BLW. Seguiré dando consejos según nuestra experiencia por si pueden ayudar a alguien porque hay muchísimos detalles y consejos prácticos.

Nosotros desde luego estamos muy contentos, Lucy aprende mucho cada día, da gusto verla comer, ella se lo pasa pipa y además come sano.

Lucy con 30 semanas comiendo tomate.

Os recomiendo unas lecturas sobre la alimentación complementaria ya que toda información es poca:

  • “Mi niño no me come” de Carlos González.
  • “El Niño ya come solo” de Gill Rapley y Tracey Murkett
  • “Se me hace bola” de Julio Basulto.

Y también os aconsejo que veáis vídeos de bebés comiendo sólidos, porque a veces las arcadas y las muecas impresionan un poco.

¿Tu bebé ya cumple los requisitos?

¿Te interesa seguir con el BLW?

¿Lo practicaste con tu bebé? ¿Cómo te fue?

SIETE MESES DE LUCY

Lucy está ya muy grande. Cada vez menos bebé y más niña, con su personalidad, sus gustos, sus preferencias, su mala leche concentrada y su sonrisa inocente…

Si le quitas algo con lo que está jugando que no debería tener en la mano o porque hay que moverse, llora y se queja. También ha aprendido a despegarse el pañal y ha descubierto que tiene culo y chochete.

Este mes ha aparecido el segundo diente y ya tiene los dos de abajo bastante salidos e igualados. Los mordiscos duelen más y cuando se queda dormida con la teta en la boca, para que no se le escape el pezón, lo aprieta con los dientecitos. Me he llevado algún bocado grande. Sigue sin dejarse hacer una foto, y cuando se rie se lleva las manos a la boca como si le diese vergüenza porque es preciosa, así que no hay manera de pillarla.


A la hora de dormir muchas vueltas y croqueteos. Se pone solita boca abajo y sigue durmiendo y claro, te preocupas porque está boca abajo. Pero hace tiempo leí que si el bebé solito se da la vuelta y puede volver a ponerse boca arriba, no hay problema. Aún así, entre el calor, sus movimientos, sus pataditas, que se atraviesa a lo ancho de la cama y que la veo ponerse boca abajo, yo no pego ojo.

Las tomas nocturnas y la hora de dormir son más difíciles. Ha aprendido a moverse y prefiere estar despierta dando vueltas que dormir. Se pone a gatas a tomar teta, se pone boca abajo… Me suelta la teta cuando quiere, se da la vuelta, se pone de lado y me da la espalda. ¡Es ya muy mayor! ¡Y me tiene loca!

Con la Alimentación Complementaria (AC) ha tenido hasta cinco días de no hacer caca, pero en ningún momento se ha estreñido. Come todo lo que le ponemos (estamos haciendo BLW) con muchas ganas y curiosidad. Ha empezado a tomar agua, pero no sabe mamar de ningún biberón con ningún tipo de tetina, aunque es muy lista y aprieta la tetina con la mano para que salga un chorro. Se pone perdida de agua pero como hace calor no pasa nada. De donde bebe genial es de los vasos normales.

Se lo pasa genial comiendo

Por fin con 28 semanas aprendió a sentarse solita de repente desde la posición gateo y controla sus movimientos una barbaridad. Tiene tanta prisa que dos semanas después ya se ponía de pie apoyándose en todo y hasta se suelta. Se aguanta un poquito antes de caerse de culo. Súper Papá y yo estamos alucinando y nos tiene aterrados porque tiene mucho peligro.

Sentadita como una niña mayor

Este mes ha tenido dos veces conjuntivitis relacionada con su obstrucción de lacrimal, o eso pensamos. No soporta que le pongan las gotas y el ojito que le lloraba desde que nació nos tiene un poquito preocupados.

Habla y grita mucho. Ha aprendido a decir “papapapapapa…” y algunas veces solo dice “papa”. Tiene a Súper Papá loco de amor.

No para un segundo quieta y las siestas se hacen difíciles porque se cae de sueño pero no quiere dormir. El calorazo terrible que está haciendo debe tener mucho que ver y le afecta mucho. Tampoco se duerme de paseo en la sillita y la mayoría de los días volvemos a casa con la mochila de porteo porque se pone a llorar. Este calor la tiene fuera de si…

Dejándola en el suelo en su colchoneta, aún rodeada de cojines tienes que estar con mil ojos, porque no gatea bien, pero se desplaza que da gusto y te la puedes encontrar en la otra punta intentando ponerse de pie con mil peligros alrededor, y lo mismo en la cama. Pero que se mueva tanto también crea momentos de juego muy divertidos, porque se pone nerviosa y “huye” o se te sube encima y ella sola busca la teta, cosa que me parece preciosa. O se cuelga de tu espalda, intenta levantarse y da saltitos… Ah!! Y hace el “Palmas palmitas”, con la mano abierta se da en el puño pero sigue el ritmo la mar de bien.

¿Y la piscina? Le encanta, no se ha quejado ni una sola vez. Se lo pasa pipa y estamos disfrutando un motón.

Siempre que escribo el post mensual me da la sensación de que se me olvidan mil cosas importantes, ¡pero no me da la vida! Crece a una velocidad gigantesca, aprende cada día algo nuevo, y tiene logros todos los días. Y es una niña muy feliz, todo el mundo nos lo dice. ¿Y nosotros? Muy cansados también por el calor e intentando seguirle el ritmo, pero sobre todo, enamorados.

Otros meses de Lucy:

El Primer Mes de Lucía

¡¡Mi Niña Tiene Dos Meses!!

Los Tres Meses de Lucy

El Cuarto Mes de Lucy

Ya Cinco Meses de Amor con Lucy

El Medio Añito de Lucy

Pautas del pediatra de Lucy para la alimentación complementaria

Llegan los 6 meses de Lucy y ya en la revisión de los 4 meses nos dieron la hojita con las pautas a seguir para la Alimentación Complementaria. Y ahora que lo pienso, este post debería titularse “Pautas que me paso por el forro…”.

Comenzaré diciendo que algunos pediatras deberían reciclarse, actualizarse, y sobre todo tener en cuenta a los bebés que siguen tomando leche materna, los que no toman biberón ni saben lo que es, ni tienen por qué tomarlo, los que no necesitan cereales de farmacia “ni para dormir ni para crecer”, y sobre todo a las madres que como yo, no quieren ni tienen la necesidad de sustituir tomas de pecho por biberones de fórmula y/o cereales, ni quieren abandonar la lactancia materna. Y digo esto porque mi pediatra escribe las pautas claramente dirigidas a bebés que no toman pecho a demanda, como si no existieran.

También me da la sensación de que cuando una enfermera/ pediatra te da una hoja de estas características, parece que está sentando cátedra, que tiene la verdad absoluta y da por hecho que vas a seguirla al pie de la letra. Yo la he guardado para escribir este post. 😉

Tengo que decir para informar debidamente que la OMS recomienda LME (Lactancia Materna Exclusiva) hasta los 6 meses de vida, por lo que esa prisa por incluir papillas o cereales a los 4 meses no está recomendada.

El pediatra de Lucy empieza diciendo que la introducción de nuevos alimentos conlleva una reducción de tomas de leche, y un cambio de el biberón a la cuchara (¿veis como la leche materna la obvia?). Esto es falso. El alimento principal de un bebé hasta el año de edad debe ser la leche y la AC se debe ir incluyendo poco a poco, dando a probar al bebé, dejando que conozca nuevas texturas y sabores.

Evidentemente el cambio de “biberón a cuchara” se refiere a el utensilio que utilizarán los padres para alimentarles, y a las papillas y purés como ese alimento que sustituirá a las tomas de leche. Pero existe un mundo más allá en el que Lucy se sienta en la trona y le pones un trozo de pan o un gajo de naranja y se lo come, un mundo en el que ni su madre ni su padre piensan embucharla a purés, un mundo en el que ella comerá lo que quiera a su ritmo y a su gusto.

Después de la orden de cambiar de biberón a cuchara que a mi me indigna, hay toda una retahila de gramos, porciones y horarios para ofrecerle distintas frutas y cereales de farmacia, y una lista interminable del tipo de verdura a añadir y en que orden… Me da una pereza terrible, porque lo adultos no comemos así, con tanta medición y tanta vaina.

Además me he informado durante muchos meses y eso de “no dar un tipo de fruta o huevo hasta X mes” es absurdo. Si tiene alergia a algo lo va a tener igual, y la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica dice que cuanto antes incluyas en la alimentación los alimentos alergólogos, menos problemas tendrán con ellos. Entonces, ¿a quién hago caso?

Además el pediatra permite la introducción de la leche de vaca y yogures a los 9 meses, cuando en teoría no deben probarla hasta el año por las proteínas que lleva, que son demasiadas para un aparato digestivo inmaduro todavía al que le pueden provocar hasta micro roturas intestinales. Nada de leche de vaca, ni yogures ni quesos hasta los doce meses, y menos en nuestro caso que tenemos la sospecha de que Lucy es APLV. Y esto incluye esos potitos y yogures “especiales” para bebé a partir de 4 meses que llevan leche también y que los fabrican “expertos en nutrición infantil”.

Más de lo mismo con el huevo, según el pediatra de Lucy la introducción del huevo se debe hacer por partes y a partir del noveno mes: primero media yema de huevo cocida, una vez cada semana durante tres semanas y a la cuarta semana la yema entera, una odisea… La clara a partir de los once meses con los mismos tiempos que la yema. Alguien debería decirle a esta pediatra que no se puede separar la yema de la clara completamente nunca. La clara que es lo que suele dar más alergia se pega a la yema, así que aunque la cuezas seguramente algo caiga. Mi manera de hacerlo será en una tortilla francesa y dándole un trocito para probar, o a lo mejor le hago algún rebozado, y si Lucy quiere y puede gestionar la textura.

Lo de la nutrición infantil y la AC está resultando como el tema de los partos. Resulta que no es todo como lo pintan, sigue habiendo mucha desinformación entre los profesionales, y se siguen practicando y recomendando prácticas obsoletas. Me doy cuenta que también he tenido que estudiar e investigar para elegir con mi propio criterio qué hacer también respecto a la AC y en el camino me he encontrado con muchas cosas que se desconocen y que se siguen haciendo.

Ya conté en los seis meses de Lucy, que nuestra intención es hacer BLW (Baby Led Weaning), nada de papillas ni cereales de farmacia: Lucy hará alimentación autorregulada.

¿Qué indicaciones os sorprendieron respecto a la AC?

¿Pensáis que las pautas de los pediatras están demasiado medidas al milímetro?

Puedes seguir la conversación aquí

Sígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en Instagram

y si te gusta comparte

 

El Destroza- Lactancias con Complejo de Edipo

Hace unos días amanecíamos con la noticia de la presentación del libro sobre lactancia de un pediatra del Hospital de Castellón que además dirige la Unidad de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Infantíl del citado Hospital desde hace 30 años.

Hasta aquí todo bien e incluso se pensaría que con todo lo que debe saber este señor, el libro debe ser un manantial de sabiduría y que cualquier cosa que emane de la boca de este prestigioso doctor es digna de alabanzas. Pues bien, si piensas eso te equivocas. Resulta que leyendo la presentación del libro me han dado ganas de pedirle su título de medicina para quemarlo, el listado de sus pacientes más recientes (con los de hace 30 años ya poco se puede hacer) y la marca de leche artificial que le va a pagar la pre- jubilación.

Lactancia-300x169

Puede que sea un poco exagerada pero cuando hablas con un médico lo menos que esperas y deseas es que esté informado y actualizado, o que si no lo está se ahorre dar consejos o emitir opiniones sobre algo tan serio como la lactancia materna, porque para las que damos el pecho y nuestro bebé depende de nuestra leche para alimentarse diariamente es verdaderamente serio.

Este caballero dice cosas cómo esta:

“La leche materna es el “patrón oro” para los primeros meses de vida, pero son muchas las madres e hijos que son “víctimas de la lactancia materna mal entendida”. Son presionadas para amamantar aunque tengan hipogalactia, grietas en el pezón, etc. Incluso les plantean dilemas morales para su reincorporación a la vida laboral. Es una falta de respeto y tienen que soportar el calificativo de “malas madres” a aquellas que optan por la Lactancia Artificial.

La LM Prolongada está generando muchos ingresos en los Hospitales por desmedro. No es lo mismo dar pecho tres meses que darlo durante seis y no digamos nada si se prolonga por encima del año de vida. Por poder hacerse, puede hacerse. Pero ¿es bueno o malo para los niños? ¿Acaso un niño de dos años de edad medio desnutrido, con estigmas raquíticos y anémico, no es una “víctima” del actual dogmatismo? Y eso sin hablar de los complejos de Edipo severos que están aflorando ante amamantamientos tan prolongados. En contra de las Recomendaciones actuales, considero que en los países desarrollados el destete total o parcial debe hacerse a los cuatro meses de vida. A partir de ese momento llega la primera papilla de cereales y progresivamente de fruta, verduras etc. Si el destete es más tardío, casi siempre hay problemas con las papillas y eso conduce inevitablemente a carencias nutriciona-les y a convertir a esos niños en “victimas” del actual dogmatismo.”

Un médico que se da el lujo de hablar de “víctimas de la lactancia materna mal entendida” es el mismo que no sabría asesorar debidamente a una madre que le hiciese cualquier pregunta porque tuviese algún tipo de problema con esta. Si estuviera bien enterado no pondría la hipogalactia como problema porque hay muy pocos casos y la mayoría de las mujeres que abandonan por esta razón es por un mal asesoramiento ya que con mejorar el agarre seguramente se solucione. Las grietas caballero, son jodidas y dolorosas pero se curan y muchas mujeres las superan y siguen con la lactancia.

El dilema moral respecto a la reincorporación de la mujer al trabajo deberían tenerlo los gobernantes de un país en el que solo hay 16 semanas de baja laboral por maternidad cuando la OMS (los jefes de este señor y todos los demás pediatras, que saben más y están más actualizados) recomiendan LME (Lactancia Materna Exclusiva) hasta los 6 meses de vida.

Lo que a mi me parece una falta de respeto es que una mujer que haya dado a luz a su bebé hace escasos 4 meses tenga que volver a trabajar con el sacaleches en el bolso, aguantando miradas y comentarios de colegas de trabajo, sintiendo presión por tener que abandonar su puesto y recluirse en un baño a vaciarse los pechos. Que cuando pide ayuda o consejo a un pediatra este le diga que le de leche artificial a su hijo porque se crían igual que con leche materna y además muy amablemente le escriba en un papel la marca que debe comprar. Y digo esto, porque pediatras de esta “escuela” existen y se cargan lactancias todos los días.

Dudo mucho que en el siglo XXI se presione a amamantar a ninguna madre. Lo que yo he visto hacer es preguntar cuál es la razón del abandono y si se detecta que es por desinformación, se intenta ayudar a esa madre. Muchas creen que su bebé va a estar igual de bien alimentado con leche artificial que con leche materna y esto es falso. La realidad es que no se tiene en estima a la leche materna como se debiera ni al vínculo que se establece madre-bebé. Sin contar con lo difícil, y dura que es la lactancia y que sin apoyo y asesoramiento se puede complicar mucho. Por eso testimonios y libros como los de este pediatra solo ayudan a las empresas de leche artificial.

Es más, me parece más que normal que un pediatra inste a una mujer a seguir con la lactancia si no hay razones de peso para abandonarla porque la leche materna es lo mejor para el bebé. Luego esa mujer sabrá lo que hace porque nada es obligatorio, pero de ahí a llamarlas “malasmadres”…

Es curioso que este pediatra defienda a las madres que se sienten presionadas para dar el pecho, pero acto seguido ponga a caer de un guindo a las que si practican la lactancia materna. No me queda claro si eso ingresos en hospitales de los que habla son de madres o bebés y respecto a la pregunta de si es bueno o malo para los niños dar el pecho seis meses o incluso un año, vuelvo a lo que dice la OMS: lactancia materna exclusiva (LME) hasta los 6 meses y recomendada hasta los 2 años. ¿Dos años? Si señor pediatra, no se asuste, que está usted desactualizado…

No se que clase de niños conocerá este señor para estar desnutridos por tomar leche materna, pero si ésta no fuese suficiente, el ser humano se habría extinguido. Y con la calidad de vida de la que hoy gozamos, las madres están mucho mejor alimentadas y alimentan mejor a sus bebes.

Por si hay alguna duda, hasta la mismísima AEPED (Asociación Española de Pediatría, que saben más también) se muestra en desacuerdo con estas declaraciones en un interesante comunicado en web.

Complejo de Edipo. Ajá. Esto es lo más divertido de todo lo que dice. Este señor está muy sonado. Solo un enfermo puede ver algo sexual entre una madre y un hijo por dar el pecho. Tiene usted la mirada muy sucia para ser pediatra y tratar con infantes… Y algo que me preocupa: ¿el Complejo de Edipo no es solo para los hombres? ¿Eso significa que mi hija no va a tener complejo ninguno? ¿O la estoy volviendo lesbiana señor pediatra?

Me encanta que recomiende destetar a los cuatro meses de vida para introducir papillas… ¿Y si yo no quiero dar papillas? Da por hecho que las papillas de cereales, claro, las que se pagan son mejores que la leche materna, ¿en serio? ¿Si yo quiero hacer BLW? Uy, aunque dudo que conozca el término y en lo que consiste, dejemos esto aquí no vaya a acabar llamándome malamadre… Aunque ya lo seré si doy el pecho a mi hija más de seis meses porque estará desnutrida, raquítica y anémica.

Mire usted lo raquítica y mal alimentada que está mi hija con LME.

mi bebe gordita

Los pediatras han estudiado para tratar las enfermedades de niños, no para mandar en la forma de criarlos. Un pediatra no tiene formación específica en lactancia porque no es una enfermedad. Ya que los médicos en general son un gremio muy respetado, que lo que dicen suele ir a misa, deberían estar actualizados e informados debidamente y no aconsejar o desaconsejar a la ligera y menos hacer declaraciones tan rotundas porque a veces se equivocan en muchos aspectos, pero como son doctores muy pocas familias se atreven a contradecirles, y obedecen sin cuestionar. Es un peligro público.

Por todo lo dicho os invito a firméis esta petición en Change.org para que se corrijan estas afirmaciones sin fundamento.