¡Piojos! Prevenir, eliminar y mantenerlos a raya

El año pasado tuvimos un primer trimestre terrible en el colegio con el tema de los piojos. Varias madres fuimos las que nos quejamos porque después de “fines de semana de despioje”, nuestros hijos e hijas llegaban a casa el lunes con piojos gordos como puños en la cabeza. Alguien había que se escaqueaba de esos zafarranchos antipiojos que muchas familias si realizábamos a pesar de dolores de espalda, desgaste de tiempo y dinero en productos. Y esto parece que es más común de lo que debería.

Escribiendo este post me ha picado la cabeza todo el tiempo. Odio los piojos. Tengo recuerdos de mi infancia de maratones de despioje bastante duros y para mi los primeros piojitos encontrados en la cabeza de mi hija fueron unos traumas que me tomé fatal. Aunque a base de la experiencia, me ha ido afectando mucho menos, porque al fin y al cabo, en etapa escolar parece algo inevitable y todavía nos quedan años. Por ahora este curso no han hecho acto de presencia. Crucemos los dedos.

Puedo decir que después de esto, tengo un máster en pillar piojos al vuelo antes de que pongan huevos, que ahorra mucho trabajo, y quiero compartir algunas cosillas que nos han funcionado. Pero antes, unos cuántos datos.

¿Qué son los piojos?

Son insectos, unos ectoparásitos obligados, que viven en la cabeza y que se alimentan de sangre al picar. Se transmiten por contacto directo o por compartir peines, gorros, etc… De hecho, al parecer, en la clase de mi hija los disfraces y gorros tuvieron que desaparecer después de que las madres nos quejáramos del ciclo de piojos sin fin que tuvimos. Yo me pregunté cómo no se les había ocurrido prenderles fuego antes…

Aunque si lees estudios, muchos no terminan de aceptar que el contacto por la ropa, las sábanas o las mantas ocurra. Yo esto último no lo tengo muy claro, pero tomo medidas al respecto.

Los piojos no saltan, pero se desplazan rápido en pelo seco. Hay más de 3000 clases de piojos conocidas y junto al resfriado común es una de las enfermedades más contagiosas.

Dicen los estudios, que yo soy mucho de estudios, que los piojos prefieren el pelo limpio al sucio, y el liso al rizado. Yo añado y doy fe que quitarlos de pelo rizado es mucho más complicado si hay tirabuzones preciosos enroscados unos entre otros.

¿Cuál es el ciclo de los piojos?

Los piojos ponen huevos (liendres) cerca del cuero cabelludo, que eclosionan a los 8-10 días. Hay huevos vivos (con hembrión) grises y gelatinosos que están cerquita del cuero cabelludo y que van a crecer, y otros vacíos, que no están fertilizados, que son más blancos y que están a más de 1 cm.

A la semana, los huevos fertilizados se convierten en ninfa, que no ponen huevos, y a la semana siguiente se convierten en adulto. Ahora si ponen huevos y se pueden ir de excursión a otro inquilino.

En mi opinión tienen un ciclo bastante largo y puedes atajarlo antes de que la cabeza esté llenita de estos chupópteros tan desagradables, pero hay que tener mucha constancia, paciencia y atención.

Síntomas

Puedes darte cuenta que tu hijo o hija tienen piojos porque se rascan la cabeza por el picor, pero en nuestro caso, nunca me he puesto a buscarlos por eso, ya que mi hija no se rascaba. Y es normal porque el picor puede tardar de 4 a 6 semana en aparecer, y según mis cálculos, la cabecita estaría hasta arriba de pediculosis. Una razón más para esmerarse en pillarlos antes de que cumplan un ciclo y hacer vigilancia.

Al rascarse se pueden producir eccemas con infecciones bacterianas. Algunas veces puede haber febrícula, poliadenopatías, cefalea, exantema en la nuca, malestar e irritabilidad. Vamos, que te la pueden liar pero bien estos chupadores de sangre si les dejas campar a sus anchas.

¿Cómo se trata?

Hay muchos preparados que puedes encontrar en la farmacia, con permetrina 1% en crema o loción, también con dimeticona (que es una silicona que llevan muchas mascarillas capilares), pasar la liendrera con el pelo húmedo y repetir una semana después. Y algo muy importante es NO utilizar este tipo de tratamientos si no se han encontrado piojos, no son preventivos, ni se deben utilizar “por si acaso”. Si hay piojos se aplican, si no, no. No olvidemos que por el mal uso que se ha hecho de ellos, las fórmulas cada vez tienen que ser más fuertes.

En la AEPED recomiendan ir cambiando el tratamiento en el caso de que no funcione. Podéis verlo aquí.

En algunos casos más graves existen hasta medicamentos orales para acabar con los piojos.

Nuestro sistema antipiojos

A estas edades pegan las cabecitas muchísimo para cualquier cosa, lo de respetar espacio vital con 4 años no se estila,  así que el tema de recoger el pelo no nos ha servido de nada para prevenir. Tengo que decir, que aunque hemos utilizado algún producto para prevenir el contagio como lociones o sprays, ninguno nos ha funcionado, así que no puedo recomendar nada. (Si tenéis alguna recomendación soy toda oídos)

El tema del árbol de té, aunque es muy utilizado, es algo que hemos descartado después de leer que puede actuar como disruptor hormonal en un post de Pilar de Maternidad Continuum.

Lo que mejor nos ha ido, y esto es un consejo que Marisa de Madre Estresada dio en algún momento, que a mi me pareció curioso, y memoricé para cuando llegase el momento, (gracias Marisa) es aplicar crema suavizante o acondicionador en la bañera después de lavar el pelo, y pasar la liendrera. Maravilla dónde las alla, porque haciendo esto en época de piojos cada vez que se lava el pelo, tenemos muchas probabilidades de pillar un piojo “recién llegado” que puede que ni haya puesto huevos todavía. Y si los ha puesto, con la liendrera también los pillas.

Un pequeño gesto diario que nos puede ahorrar horas de desriñone y de desgaste de dioptrías, os lo aseguro.

Al tener una detección temprana, se facilita mucho el trabajo del tratamiento posterior. No es lo mismo una cabecita con un par de piojos y liendres, que una cabeza plagadita.

Liendrera, la mejor aliada

Pasar la liendrera puede ser agotador, tanto para el que la usa como para la que aguanta con paciencia que la pasen, pero es el mejor método para pillar por banda todo bicho que haya en la cabeza. De hecho, cuando todo lo demás falla y vas pasando por todos los tratamientos porque nada funciona, lo recomendado según la AEPED en el documento que he enlazado más arriba, es utilizar la liendrera y quitarlos a mano.

Y dicen que las mejores son las que tienen las púas del peine rizadas o acanaladas. Puede que sean un poco más caras que las normales, pero ahorran tiempo y durarán muchos años.

Yo me he convertido en una experta, porque la paso muchas veces a la semana, bien pegadita al cuero cabelludo, con crema o acondicionador, con paciencia y cariño, y rezando para no encontrar nada. Y si lo encuentro, que por favor sea un recién llegado.

Un truquito adicional es utilizar la “luz de los cuentos” para echar un vistazo antes de dormir. Para mi es un buen momento porque el toqueteo en la cabeza les relaja, más de una vez se ha quedado dormida, y puedes ver de manera clara y tranquila si la liendrera no ha realizado su trabajo. Esto no hace falta hacerlo todas las noches, pero conviene tenerlo en cuenta en épocas de piojos como el otoño y el verano

¿Qué más hacemos cuando hay piojos?

Utilizamos un tratamiento adecuado, evidentemente. Pero también hay que pasar la liendrera. No quiero ser pesada, pero la liendrera es importante.

Sábanas, mantas, almohadas… Los piojos sobreviven 24 horas fuera de un cuerpo y si lavamos a 50º terminamos con ellos. Yo cambio las sabanas, las toallas y el textil que hay en el sofá.

¿Y si no tengo tiempo?

Existen peluquerías especiales en las que certifican que han dejado la cabeza de tu peque libre de pediculosis. No son baratas, pero pueden ser de gran ayuda si el tema se ha salido de madre, no tienes tiempo, o quieres librarte de estos bichitos de manera más cómoda.

A mi me parece una gran idea, siempre y cuando al llegar al lunes al colegio no los pille de nuevo, porque es una faena y te puedes arruinar.

¿Cómo actuar en el colegio?

Se supone que niños y niñas pueden y deben ir al colegio aún teniendo piojos (según la directora de nuestro colegio y la AEPED). Realmente, pueden ir una vez que el tratamiento se ha iniciado. Y es que no todo el mundo puede permitirse dejar a los peques en casa hasta que los piojos desaparezcan, aunque el curso pasado yo tuve serias ganas de no llevar a mi hija al colegio hasta que en el grupo de whatsapp de la clase dejasen de decir que había piojos.

Cuando localizamos bichitos, tenemos que ser responsables y ocuparnos de las cabecitas que tengamos en casa. Aunque esto parezca de recibo, no todas las familias lo tienen claro y el tema de los piojos puede convertirse en un bucle infinito para el resto.

Algo muy importante es avisar a los demás padres y madres y también a la profesora para que actúen desde el colegio. Y en el caso de que el tema persista y sea exagerado, no dudéis en ir a hablar con dirección si fuese necesario.

Es verdad que cada vez que recibes un whatsapp con un “revisad cabezas” te da un vuelco el corazón y te comienza a picar todo, pero se agradece la sinceridad y solidaridad. Nadie juzga, nadie acusa y no se les dice a los peques “fulanita o fulanito tiene piojos”, eso es muy importante.

Un truco para retenerlos

Y no me refiero a retenerlos porque amamos a los piojos y queremos que se queden en casa, si no para evitar propagación y contagios.

Alguna vez ha pasado que ha habido una alarma de piojos a horas intespectivas, o he descubierto un piojo a una hora en la que ya no puedes ponerte con tratamientos o directamente no tienes producto. Creo que eso nos ha pasado a todo el mundo alguna vez.

Y en estos casos, mi conciencia no me permite hacerme la loca hasta el día siguiente, por el resto de peques de la clase, y por mí misma, que dormimos cabecita con cabecita.

En estas ocasiones aplico mascarilla capilar con dimeticona. Importante que la lleve, porque las hay que no la llevan (puedes mirar los ingredientes). Yo tengo una específica para estas ocasiones guardada, porque la dimeticona (que es una silicona) no se lleva bien con el pelo rizado ni con el #curlygirlmethod y la evitamos.

La aplicamos en el cabello, tanto ella como yo, por la noche y la dejamos hasta el día siguiente que empecemos con un tratamiento antipiojos. Por supuesto, coleta o moñitos, pelo recogido. La dimeticona los ralentiza y no permite que salten, y ya adelantamos algo de trabajo para después, porque te los encuentras muertos o moribundos. Pero recalco que esto NO es un tratamiento, solo es un parche en un momento desesperado.

Yo me tomo el tema de los piojos muy en serio, pero es importante no culpabilizar a nadie. Los piojos tocan y ya está, no regañemos a los peques por esto ni ejerzamos presión sobre ellos. Los tratamientos ya son suficientemente duros (pasar liendrera, tener producto en el pelo, despioje manual y estarse quietitos), como para hacérselo más complicado.

Puedes seguir la conversación aquí

Sígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en Instagram

y si te gusta comparte

 

 

Bibliografía:

https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/pediculosis.pdf

https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/piojos

Anuncios

¿Cómo es la adaptación al colegio cuando comienzan con 4 años?

Como sabéis mi hija no comenzó el colegio en P3. Ella empezó Educación Infantil en P4, en el segundo año. Fueron muchas las razones por las que lo decidimos así, y aunque sobrevolaban muchos miedos y muchos comentarios como que “iba a ser más complicado adaptarse para ella” y que “entraría con retraso respecto al resto de los demás compañeros y compañeras”, el balance ha sido muy bueno.

He recibido muchos mails preguntándome sobre esto mismo y sobre cómo fue estar en casa con mi hija durante ese primer año de NO escolarización, y resumiendo la contestación a la segunda pregunta, diré que es verdad que en ocasiones, estar con una niña de 3 años 24/7 puede saturar. De hecho pienso que los 3 años son peores que los 2 en lo que a rabietas y discusiones se refiere, así que fácil no fue e incluso muchas veces me acordé del colegio, pero lo volvería a hacer porque creo que ha sido muy beneficioso para ella.

View this post on Instagram

Con sueño y carita de circunstancias ha ido al colegio esta mañana. Su primer día de clase. ☺️ . Aunque se ha despertado con pocas ganas, al final ha entrado bien al colegio. ☺️ . Lo malo ha sido al recogerla: la he interceptado porque se iba en la fila de los niños del comedor, y ella no se queda a comer. Al verme se me ha tirado encima, y aunque intentaba no llorar, ha explotado. 😔 . Me ha dicho que estaba preocupada por si yo no iba a buscarla, que no quiere que me vaya más, que dónde estaba papá… . Estaba muy cansada, descolocada, un poco perdida… Me han dicho que se ha ido de una clase de 4 años a la otra, ha debido estar desubicada y confundida mi niña… Pero ha participado en clase y ha estado muy bien. . No ha estado tristona, ella dice que se lo ha pasado bien, que ha jugado en los toboganes, que se ha hecho dos amiguitas… . Pero hay que adaptarse, tardará un tiempo, pero poco a poco irá mejor. Conocerá el día a día y poco a poco se hará con ello. 💪🏻 . Yo no me esperaba llantos a la recogida la verdad, me ha pillado por sorpresa. Me ha debido echar de menos, y a lo mejor sentirse abrumada en algún momento. . Descansamos este finde, y el lunes volvemos a la carga. ¿Qué tal vuestro primer día? . . . #comienzaelcole #primerdiadeclase #vueltaalcole #experiencias #primerdiadecolegio #periododeadaptacion #nuevaetapa #nervios #aymadre #loquetequiero

A post shared by @Pataditablog (@pataditablog) on

A la primera pregunta voy a contestar con nuestra experiencia por si a alguien le sirve de ayuda, por si alguien está en nuestra misma situación o se está planteando que es mejor escolarizar en el segundo año.

Sigue leyendo

Barbie contra el #DreamGAP y los estereotipos de género

Seguramente hayas leído una noticia sobre un estudio que pone de manifiesto cómo los estereotipos de género limitan las expectativas de las niñas alrededor de los 5 o 6 años. Sobre esa edad, las niñas comienzan a pensar que son menos brillantes que los niños porque no relacionan la inteligencia con su propio género. Pero al mismo tiempo relacionan que las chicas consiguen mejores notas por su esfuerzo y constancia, no por su inteligencia. Algo que me parece tremendamente curioso.

2019-03-07 (1)

En muchos casos, en una misma familia, las normas de género influyen en la crianza, y se trata de diferente manera a niños y a niñas. A veces se favorece a un género por encima del otro en determinados aspectos (la hora de llegada es superior si eres un chico, por ejemplo), o se pide más colaboración en casa (las chicas deben ayudar más en las tareas domésticas), e incluso se limita su crecimiento y desarrollo, alegando que no se puede hacer tal cosa por ser niña.

Sigue leyendo

¿Se dirigen bien los Desayunos Saludables en el Colegio?

Cuando yo era pequeña el tema del “bocadillo del recreo” era algo de cada familia. Ni los profesores ni el colegio se metían en ese tema.

También es cierto que muy pocas veces en casa me preparaban bocadillo o tentempié para ese momento. Tampoco solían darme dinero para que me comprase algo, pero a veces yo lo sisaba a escondidas, lo confieso. Y las opciones que había en esa época para comprar algo, no eran muy saludables que digamos: Donuts, pepitos de crema, triangulos, cuernos de chocolate… Dependiendo del dinero que tuvieras te comprabas un bollo más o menos grande, o lo complementabas con chucherías; Ahora lo pienso y menudos banquetes de guarrerías nos dábamos, sin que nos miraran mal en el patio del colegio, bajo la supervisión de nadie, y con muy poca educación alimentaria. Poca diabetes tenemos los de esa época.

Sigue leyendo

Para no perder las cosas del colegio: ¡personaliza con etiquetas Petit Fernand!

Comienza un nuevo curso para tu peque y en el colegio te dicen que debes marcar su ropa. Algo has oído, algo te suena, pero no tienes ni idea de cómo hacerlo, ni de con qué marcarla. Y es algo importante, porque cuando nuestros hijos e hijas son más pequeños, puede que necesiten tener una mochila con ropa de cambio que debe ir marcada, porque no saben diferenciar su ropa exactamente y los cuidadores tienen que poder distinguirla, y necesitas etiquetas para ropa.

También necesitarás marcar su mochila, sus zapatos y otros objetos que puede llevar al cole como el cepillo y la pasta de dientes, fiambreras, tazas, etc…

Para estos menesteres, he elegido Petit Fernand, cuya marca ya conocemos que tienen packs para colegio y guardería con etiquetas para niños de muchos tipos según tus necesidades.

IMG_6512.jpg

Además de disponer de diferentes opciones, la personalización ayuda cuando no saben leer, porque pueden reconocer sus etiquetas por el color que hayas elegido y el icono. Lucy sabe perfectamente cuáles son sus etiquetas y puede demostrar a los cuidadores y a los compañeros, que esa prenda o ese objeto es suyo.

IMG_6521.jpg

En nuestro caso hemos elegido el Mini Pack Parvulario y Cole que incluye las siguientes 90 etiquetas:

  • 20 etiquetas termoadhesivas para ropa (1 línea- 56x11mm)
  • 10 etiquetas autoadhesivas para ropa (2 líneas- 22x17mm)
  • 10 etiquetas autoadhesivas para objetos (1 línea- 56x11mm)
  • 10 etiquetas autoadhesivas para objetos (2 líneas- 56x15mm)
  • 30 etiquetas autoadhesivas para objetos (mini- 46x6mm)
  • 10 etiquetas autoadhesivas para zapatos (2 líneas- 30x30mm)

¿Cómo hacemos nuestras etiquetas en Petit Fernand?

Para conseguir nuestras etiquetas personalizadas, entramos en la web y escogemos las que queramos. Podemos elegir uno de los pack ahorro, o directamente escoger el tipo de etiquetas que creemos que más vamos a necesitar.

Primero elegiremos las opciones comunes a todas las etiquetas: la tipografía de las etiquetas (11 fuentes a elegir).

2018-09-03.png

Y el icono, entre los que podemos elegir nueve temáticas diferentes y monísimas, existe una de alergias, algo que me parece súper práctico y necesario para los peques que deben tener mucho cuidado con lo que comen.

2018-09-03 (1)

Después podremos seleccionar el texto que irá escrito en cada tipo de etiqueta, una por una, puesto que las hay de una y dos líneas, y en estas últimas puedes indicar un número de teléfono por ejemplo, o cualquier otro dato relevante. A continuación escogeremos el color de fondo y de la letra de cada etiqueta, podemos ser súper creativas puesto que hay muchísimas opciones.

2018-09-03 (2)

Puedes añadir al carrito de la tienda on line todas las etiquetas que quieras, y de una sola vez hacer etiquetas para todos tus hijos si tienes varios.

¿Cómo se ponen las etiquetas personalizadas?

La pregunta del millón. Cuando te enfrentas a ello por primera vez, te surgen mil dudas y crees que va a ser muy complicado.

Pero no, nada de complicaciones. Yo creía que iba a estar toda la mañana con ello, y es tan sencillo y se me dio tan bien, que etiqueté más ropa. Además en el paquetito que te llega de Petit Fernand, encuentras una guía de utilización en la que te explican cómo adherir cada tipo de manera muy clara.

IMG_6511.jpg

Las etiquetas termoadhesivas que se colocan con la plancha (a 200 grados), utilizando el papel de protección que proporcionan entre la plancha y la prenda, tardan solo 12 segundos en adherirse. Son muy fáciles de poner y quedan estupendamente.

 

Pero es que además, tienes las etiquetas autoadhesivas que se colocan sin necesidad de plancha y sirven para prendas como abrigos, chubasqueros, cazadoras, gorritos y bufandas, y su utilización es tan sencilla como pegar la etiqueta personalizada en la misma etiqueta que lleva la prenda. Puedes tenerlas a mano para etiquetar prendas antes de salir de casa, es un sistema muy práctico.

 

Las etiquetas autoadhesivas para el calzado, son especiales y llevan unas láminas protectoras para evitar que las etiquetas se levanten cuando se rozan. Solo hay que pegar la pegatina transparente encima de la etiqueta personalizad, y pegarlo todo junto en los zapatos. Y no se mueven ni se despegan, ya lo hemos comprobado varios días.

IMG_6517.jpg

¿Qué nos parecen las etiquetas personalizadas de Petit Fernand?

Mi experiencia ha sido muy buena, me he quitado ese miedo que tenía encima, y ahora estas etiquetas me parecen súper necesarias para la vida diaria, por lo menos para la vida de una madre cuya hija acaba de empezar el colegio.

Las etiquetas para ropa son maravillosas, su colocación es rápida y son resistentes.

La calidad y el acabado de las etiquetas son muy buenas. Aunque el envío es por correo ordinario, llegaron en seguida. Y realizar el pedido en la web ha sido muy sencillo, nada de complicaciones. El año que viene repetimos seguro.

¿Cómo marcas la ropa de tu peque?

¿Cómo podemos ayudar los padres en el proceso de adaptación al colegio de nuestros hijos e hijas?

Para muchos niños y niñas, en septiembre comienza una nueva etapa de su vida, un gran cambio para muchos y como tal, es importante saber que puede ser difícil y estresante. Es probable que para alguno de ellos, sea la primera vez que pasan tantas horas separados de sus padres y pueden encontrarse situaciones nuevas y desconocidas hasta ahora.

En esta nueva etapa del colegio, en la que conocen nuevos amigos, amigas y profesores, se deben adaptar a nuevas rutinas y nuevos lugares, necesitan un tiempo para adaptarse, ya que puede ser bastante complicado para ellos. Debemos saber que probablemente, en esta etapa sientan miedo, tristeza, angustia o frustración y debemos validar esas emociones y acompañarlas.

Desde casa, los padres y madres podemos colaborar para facilitar el proceso de adaptación de los más peques de muchas maneras diferentes y siempre dentro de nuestras posibilidades.

  • Periodo de Adaptación con acompañamiento familiar

En muchos centros, cada vez más, se está implantando el acompañamiento en este periodo, en el que uno de los progenitores acompaña unas horas durante los primeros  días al peque.

En muchos casos, este acompañamiento es imposible por el trabajo de los padres, pero estaría bien que las empresas tuvieran una política de conciliación familiar que facilitase la adaptación, puesto que es bueno para toda la familia.

También sería interesante que existiera la posibilidad de realizar este acompañamiento a lo largo de todo Educación Infantil, no solo del primer curso, ya que al no ser obligatorio puede que el primer día de algún niño o niña, sea en segundo o tercer curso. Como es nuestro caso, por ejemplo, y no tendremos periodo de adaptación con acompañamiento familiar.

  • Evitar amenazas protagonizadas por el colegio

Muchas veces he escuchado amenazas en las que a los niños malos se les llevaba al colegio.

Para empezar, amenazar a los niños es terrible. Da igual lo light o velada que sea, es horrible amenazar a tu propia hijo y que se sienta amenazado. Sin excusas. Pero hacerles temer algo que deberán visitar todos los días, y pasar muchas horas allí, es algo ilógico completamente y que les causará una angustia innecesaria.

  • Desarrollar actitudes positivas en relación a la escuela.

De esta manera, verán el colegio como algo bueno para ellos. Podemos nombrar todas las bondades y diversiones que tiene el colegio, porque las tienen: conocer más niños y hacer amiguitos, aprender cosas nuevas, utilizar materiales nuevos, las fiestas que habrá, etc…

  • Pero sin crear falsas expectativas

No deberíamos anticipar lo que va a sentir nuestro hijo o hija. Puede que en vez de estar felices y contentos, como todo el mundo les había dicho que iban a estar en el colegio, se encuentren tristes, tengan miedo y se sientan desbordados con una nueva situación que además no la esperaban así. Puede que además les de vergüenza expresar esas emociones que “no deberían sentir” porque tendrían que sentirse dichosos por acudir al colegio.

Hay que ser realistas, puede que en la puerta de entrada nuestro hijo o hija se encuentre otros niños y niñas llorando por diversas razones. Si le hemos contado a nuestro retoño que el colegio es la panacea, no entenderá qué es lo que pasa.

Si luego en clase las cosas no son tan divertidas como les hemos contado o los demás niños no actúan de la manera tan sociable que habíamos predeterminado, puede que nuestro peque se sienta descolocado por vivir una situación completamente diferente a la que esperaba.

  • Avisar de los posibles problemas que pueda encontrarse

Si nos anticipamos a posibles problemas o situaciones que pueda vivir, también podemos hablar de las posibles soluciones que pueden tener.

A Lucy le he contado que mamá la lleva al colegio, y que luego se va. Que ella se quedará en el colegio con la profe y con sus compañeros, que aunque todavía no los conoce, su profe la debe cuidar y su compañeros deben tratarla bien, y que si no es así, tiene que decírselo a papá y a mamá. Que nos echaremos de menos, pero que eso significa que nos queremos mucho, y que en un ratito volveremos a estar juntas porque mamá irá a buscarla. Entre otras cosas.

La sinceridad con la que nos dirijamos nuestros hijos en este proceso debe ser total, y debemos dar toda la importancia que se merece a sus sentimientos. Si le intentamos quitar hierro al asunto o desviar su atención, no estaremos solucionando un problema de nuestro hijo, que puede estar sufriendo cada vez que va al colegio.

  • Jugando a la escuela

Para poner en práctica los dos últimos puntos, y que Lucy entendiese exactamente con ejemplos de qué le hablaba, me pareció una buena idea “jugar a la escuela”.

Jugamos con la escuela de Peppa Pig, con otros peluches, e incluso ella pide jugar diciendome que yo soy “profesita”.

Pero el mejor de todos los juegos ha sido con la colección de dinosaurios que tiene, en el que cada especie tiene padre, madre y crías. Así pudimos reproducir el momento más temido: la entrada al colegio. En nuestro juego, los progenitores (a veces solo la madre, otras solo el padre, otras veces ambos, para que conozca que puede haber variantes también) dejan en el colegio a sus crías, y algunos lloran, otros entran contentos, otros no quieren entrar, etc…

También aproveché para enseñarle alguna otra rutina como la del almuerzo, y la de salir al patio a jugar. Por supuesto la “profesita dinosauria” daba clase y les enseñaba los números y las letras.

View this post on Instagram

Una buena manera de enfrentarnos a la nueva etapa de escolarización de Lucy, es el juego simbólico en el que representamos varios momentos relacionados con el comienzo del colegio. . Hemos empezado con la hora de entrada al colegio (foto 2,4 y 5), cuando los dinosaurios llevan a los bebés dinosaurios al cole. Y hemos representado diferentes situaciones: el que entra feliz, el que se pone triste y es reticente a entrar, el que tiene miedo a separarse de sus padres, y el que llora mucho. 😔 . Es una manera de normalizar y aceptar todas las emociones que un preescolar puede sentir en este período y no crear grandes expectativas al respecto. Puede que vayan tan felices, o puede que no, y deben saber que esos sentimientos son todos válidos. . Después nos hemos venido arriba (foto 1 y 3) y la dinosauria “profesita” les ha construído un colegio, con baño y patio de recreo incluído. Después hasta hemos tenido un “profesito” también. . Creo que ha funcionado, porque además de enseñarles los números y las vocales, Lucy ha dicho que quiere ir mañana al colegio y no hay quien recoja el salón. 😂😂😂 . Los dinos son de una colección de @planetadelibros que estamos haciendo. 😬 . ¿Quieres más ideas para facilitar el período de adaptación de los más peques? ¿Qué te funcionó a ti? . . . #dinosaurios #dinosaur #play #juegosimbolico #roleplay #juego #jugar #imaginacion #comienzodecole #escuela #school #dinoschool #bloggermum #mamablogger #preparandonos

A post shared by @Pataditablog (@pataditablog) on

  • Leyendo libros infantiles sobre el colegio

Bea de “Yomimeconmami” recomienda cuentos para el inicio del colegio, Rocío de “A Merendar con Mamá” te ofrece ocho recomendaciones de libros con esta temática, Sara de “Eleenfant” propone 21 libros para empezar el colegio, y “Colorín Colorado” tiene una selección de libros estupenda. También me han recomendado libros como: “Lléname de besos el bolsillo”.

  • Acostumbrándonos al horario

Desde que comenzó el verano, de manera milagrosa, Lucy comenzó a acostarse y levantarse a una hora decente. Atrás han quedado esas noches en las que era imposible que durmiera y ahora llevamos una vida mucho más ordenada en lo que se refiere a ese tema.

Tengo pensado ir madrugando un poquito más cada día, hasta llegar al día clave, para acostumbrarnos a madrugar, y por consiguiente, acostándonos más temprano. Y creo que será esto último lo que más cueste en un principio.

Creo que adaptar a los más peques en este tema con días de antelación nos facilitará ese primer madrugón, porque no lo será tanto.

  • Encargándole pequeñas responsabilidades

Siguen siendo pequeños, pero van a estar unas horas al día sin sus padres, y pueden tener muchos imprevistos, por eso es tan importante la autonomía.

Además de haberles preparado para este momento con las actividades normales como comer solos, vestirse o desvestirse, se les puede ir encargando tareas que deben hacer solos, pero como si de un juego se tratase: preparar su ropa del día siguiente, preparar su mochila, decidir el almuerzo del día siguiente, etc…

Se trata de hacerles partícipes en esta etapa y que se involucren, no ejercer presión sobre ellos. Si hay llantos y problemas, luego no se sentirán orgullosos de un trabajo bien hecho y eso no es lo que queremos. Poco a poco.

  • Manteniendo una comunicación fluída con el profesorado

La relación con el tutor o tutora es importante para conocerle, y para que también nos conozca a los padres. Así facilitamos cualquier tipo de interacción en diversos casos, la escucha y la confianza.

Así también favorecemos al profesorado el conocimiento de nuestro hijo o hija, y que sea de manera recíproca. Es bueno qué sepamos de qué manera actúa nuestro peque durante las horas lectivas, qué siente, qué le disgusta, qué le cuesta hacer, a qué se niega, etc…

  • Participando en la comunidad educativa

Si los padres participamos y nos involucramos en el consejo escolar, el AMPA, en las actividades de la clase o incluso de excursiones, verán el colegio como algo cercano a su familia.

Y siendo parte de esta comunidad, estaremos más cerca de las actividades, seremos partícipes de las noticias que sucedan, nos enteraremos de lo bueno y lo malo, y podremos hacer algo por mejorar el centro en el que nuestros hijos pasarán unos cuántos años de su vida.

  • Un detalle para que nos lleven con ellos al colegio

Esto último se me ocurrió a raíz de una conversación con Lucy.

Tenemos la suerte de vivir muy cerquita de nuestro futuro colegio y este verano hemos pasado varias veces por delante. Desde la calle, por algún recoveco, se ve el patio de los pequeños, el que será su patio.

En esos momentos ella pregunta, se imagina, y se emociona. Pero una de las veces, se me ocurrió decir con nostalgia y con voz bajita, que iba a echarla de menos. Ella lo escuchó, y su reacción fue ponerse a llorar. Me dijo que ella también me iba a echar de menos, la primera vez que dijo esa expresión, y que tuvo el sentimiento de verdad de echar de menos a su madre. Pero creo que lo que de verdad le ponía triste, es saber que su madre lo iba a pasar mal.

Aunque ha ido todo el año a clase de inglés, nunca antes se había planteado algo así, hasta que yo metí la pata hasta el fondo al decir esa frase.

Lloraba desconsoladamente y también, por primera vez, dijo que no quería ir al colegio. Nunca antes la había visto tan angustiada. Tanto que hasta a mi me estaba superando la situación.

Llegados a ese punto, supe que tenía que arreglar lo que había roto, y comencé a hablarle bien del colegio, da decirle que yo estaría siempre a la salida para recogerla, le dije que no pasaba nada por echar de menos a las personas, porque eso significa que las quieres, y eso es bueno. Le dije que cuando iba a inglés, ese ratito la echaba de menos y que cuando la veía de nuevo me alegraba muchísimo. Ahora cada vez que nos separamos me dice que me echará de menos, me abraza, me besa y se queda feliz. Le dije que siempre estaría con ella en su corazón, y que ella estaría conmigo.

Y eso me dio la idea: Le haría un corazón, que pudiera llevar al colegio, y que nos representase a mi y a su papá. Así siempre estaríamos con ella.

Creo que tener algo que le recuerde a mamá y a papá, y que de alguna manera se sienta acompañada y nos sienta un poquito cerca, es bueno para ella.

IMG_6434.jpg

Prepararles para este momento es importante. No dejo de pensar que es una especie de “examen” para Lucy de todo lo que ha aprendido en este tiempo, porque les preparamos para ser autónomos y volar solos, y dependiendo de cómo lo hagamos, ellos se manejarán en la vida real. Me siento responsable del aprendizaje que le he ofrecido, de lo que le he enseñado y también de lo que se me ha quedado en el tintero. Pienso que está preparada para este cambio, que le va a ir bien, y su papá y yo estaremos a su lado y la apoyaremos en todo lo que necesite.

¿Cómo estáis preparando el comienzo del colegio?

Comienza el colegio con todo personalizado en Mamushka

Con el comienzo de colegio, llegan las prisas y las carreras, los nervios ante lo nuevo y desconocido, y también la preocupación por que nuestros peques tengan todo lo necesario cuando estén lejos de nosotras.

No voy a mentir, yo estoy un poquito atacada con la búsqueda de lo que aparece en la lista que han dado en el colegio y lo que además pienso que necesitará y quiero que lleve, que más vale ser previsora.

Quiero que mi hija vaya preparada en esta nueva etapa, que no tengamos que improvisar sobre la marcha y sobre todo, que ella esté contenta con lo que lleva a clase. Me gusta que elija, que se emocione con sus cosas nuevas para el colegio, que recuerde el momento que lo elegimos juntas… Y por supuesto, que sean adecuados a su edad, que pueda utilizarlos sin problemas, y que sean resistentes y duraderos.

Después de ojear docenas de webs, me topé con una página y no pude evitar preguntarme por qué no la había encontrado antes. La web es Mamushka y tienen todo, (y cuando digo todo es todo), para la vuelta el cole, y en nuestro caso para comenzar de cero y con buen pie el colegio

Mamushka está formado por Javi, diseñador gráfico, y Marina, una pareja que se dio cuenta que los regalitos que hacían a parientes y amistades tenían mucho tirón, y formaron esta pequeña empresa, en la que venden online productos de carácter familiar y para peques. Y creo que su encanto, además del trato cercano y especial, son su  diseños únicos y divertidos.

Tenía una idea en mi mente muy clara, quería productos de buena calidad, que se pudieran personalizar para evitar pérdidas y confusiones, y que tuviesen un diseño bonito, único y divertido. Y Mamushka además de cumplir mis expectativas, me lo ha puesto fácil porque he podido encontrar todo lo que buscaba en su web: bata para las manualidades del cole, taza de plástico, mochila, bolsita, botella y fiambrera.

Aunque en un principio íbamos a pedir todo a conjunto, finalmente la emoción que Lucy ponía con todos los diseños, y mi indecisión para elegir solo uno sabiendo que a ella le gustaban varios, me ha hecho decantarme por 3 diferentes, que son preciosos y con los que ella está muy contenta: Sirena, Superheroína y Corona Rosa.

Si estás buscando estos productos para la vuelta al cole, o el comienzo como es nuestro caso, te hablo sobre ellos de primera mano, para que los conozcas un poco mejor. Todos estos productos son personalizables y eso los hace mucho más especiales.

  • Taza de plástico

Llegó en una cajita monísima, que me pareció perfecta para hacer un regalo y quedar genial, que hasta puedes personalizarla con lo que más le guste al receptor del regalo, (que seguro que encuentras un diseño que lo represente) y ya quedar estupendamente.

Esta taza de plástico, es libre de BPA y pesa poquísimo. Y está fabricada en un material que si se rompe no produce fragmentos cortantes que siempre da tranquilidad, aunque el plástico es duro y no tiene pinta de romperse fácilmente.

Se puede lavar en lavavajillas y usar en microondas.

Snapseed (6)

Si algo me recuerda a la vuelta al cole cada septiembre, es afilar lapiceros para ponerlos a punto.

 

Hemos elegido el diseño Sirena, que a Lucy le encanta, este verano ha sido el año de la sirena. No creo que se encuentre en su clase con otra taza igual, pero al llevar su nombre, ella está comenzando a reconocer las letras de su nombre y sabrá identificarla.

  • Bata escolar personalizada

La bata escolar es una auténtica chulada. Con corte y colores modernos, al mismo tiempo que cómoda y práctica. Fabricadas a mano artesanalmente con mucho cariño y talento.

Se pueden personalizar completamente eligiendo color y diseño, y hay tantos dónde elegir, que las variables son infinitas. Son muchísimas las probabilidades de tener una bata escolar que no tenga nadie más.

La tela es una mezcla entre algodón y poliéster, muy suave, que no deja que la pintura, la suciedad o cualquier material para manualidades que utilicen tus retoños y de los que tengas que proteger su ropa, la traspasen. Y como está pensada para peques que a lo mejor no saben utilizar botones, se viste como una camiseta y su cuello elástico lo facilita.

Para elegir la talla es muy sencillo, porque tienes las medidas señaladas en la web. Pero atención, como es un producto artesano, el tiempo estimado de entrega es mayor que en los demás productos. Eso si, merece muchísimo la pena esperar un poquito más porque es preciosa. Lucy está contentísima, se siente cómoda y va a su gusto, por lo que no hay problemas para ponérsela.

IMG_6138.jpg

En este caso nos decantamos por el diseño de la Corona Rosa, y nos encanta cómo queda. La bata escolar según Lucy debía ser rosa, que es su color preferido. Le queda muy bien, parece mentira que no la hayamos probado antes de comprarla, porque de verdad le queda como un guante.

  • Mochila de tela

Una mochila de tela para llevar todo lo que necesitamos, con un buen tamaño y súper cómoda, porque las asas son cordones gorditos que no se clavan ni hacen marca como suele pasar con este tipo de mochilas

Está fabricada en “non woven”, que es un tipo de material que aunque no es impermeable retiene el líquido. Si se ensucia puede meter en la lavadora sin problemas y sin miedo.

Snapseed (5)

Me encantaba la idea de que llevase en la espalda una Superheroína, y ese fue el diseño que al final escogí para la mochila. Es dulce y a la vez fuerte, igual que Lucy.

  • Bolsita de tela

La bolsita de tela es una cucada y la tienes en tres tamaños: la nuestra es la S (tamaño A5), que para meter el cepillo y la pasta de dientes es estupendo y cabe algo más. La talla M es tamaño A4, y la L tiene el tamaño de dos folios.

El cierre es con cordón y también se puede meter en la lavadora sin problema.

Estas bolsitas me parecen todoterreno. puedes usarlas muchísimo porque son duraderas, y al llevarla personalizada con el nombre sabes que no se extraviarán. Quiero las otras dos tallas que nos faltan porque les voy a dar uso seguro.

Snapseed.jpg

A conjunto con la mochila, la bolsita también lleva el diseño de la Superheroína.

  • Botella

Esta botella de acero inoxidable isotérmica de 350 ml está libre de bisfenol, ftalatos, plomo y olor, que la hace muy segura para la salud y no retiene ni transmite los sabores, algo que me parece súper importante porque del uso suelen cogerlo.

El tapón es hermético, y se abre con un sistema de giros. Para que salga líquido hay que succionar el pitorrito y es muy difícil derramar el líquido del interior.

Puedes introducir agua, leche, zumo, etc… Mantiene las bebidas calientes 12 horas y 24 las bebidas frías y esto amplía muchísimo las opciones de desayuno y merienda.

La limpieza es rápida y se desmonta la boquilla muy fácilmente.

Snapseed (8)

Cómo Lucy está loca por las Sirenas, la botella y la fiambrera que las verá todos los días, no podían llevar otro diseño que este. Le encantan, cuando los ve hasta les da besos.

  • Fiambrera

Fabricada en plástico libre de BPA certificado, esta fiambrera es muy práctica para peques porque se puede abrir fácilmente.

Mide 18cm x 12cm, y el fondo es de 5cm. Se pueden introducir fiambreras más pequeñitas y así separar los distintos alimentos que pueda contener.

Snapseed (3)

Pero si os apetece más una fiambrera que ya lleve los compartimentos incluídos, también la puedes encontrar aquí y por supuesto, también personalizada.

  • Packs Ahorro

En Mamushka tienen varios packs que pueden servirte según tus necesidades, y que al llevar descuento te salen mejor de precio. Si te encantan sus diseños como a mi, a lo mejor estos packs te animan a realizar el pedido online para que tu peque lo estrene este curso.

Pack Bolsitas: el pack incluye los tres tamaños de las bolsas de tela, para diferentes usos (bolsa de mudas, merienda, cepillo y pasta de dientes, material escolar, juguetes, etc…

Pack Cole: incluye mochila de tela, fiambrera y botella de acero. Un pack básico para comenzar el colegio preparado.

Pack Merienda: este pack lo compone la taza de plástico, la fiambrera y la botella de acero inoxidable.

 

Snapseed (2)

  • Otros productos de Mamushka

Algo que me encanta de Mamushka es que sus productos están dirigidos a la familia. Te salvan el Día del Padre, el Día de la Madre, tienen regalos especiales para abuelas y abuelos, madrinas y padrinos, tíos y tías… Puedes también encontrar un regalo para la profe chulísimo.

Los natalicios son preciosos y un detalle para recordar siempre. Y puedes encontrar cojines, imanes, marcos, cuadernos, láminas, etc… todo personalizado. Date una vuelta por su web, y descubre todas las posibilidades de regalo y autoregalo que tienen en Mamushka.

Snapseed (7)

  • ¿Qué piensa Lucy?

Le encantan sus cosas nuevas para el colegio y no ha podido esperar para estrenarlas. Quiere ir al colegio ya para enseñarle las cosas nuevas a su “profesita”, aunque todavía no la conoce. Le hace una ilusión tremenda.

  • ¿Qué piensa mamá?

Mamá está muy contenta con la atención, el acabado, la facilidad con la que en una misma web he encontrado todo, con unos diseños divertidos y personalizados.

Lucy no solo va a comenzar el colegio con cosas nuevas y bonitas. Son diseños que tienen un lenguaje visual infantil, que los niños y niñas interpretan con facilidad por las formas, colores y tamaños. Mamushka habla en el idioma de los más peques y me encanta pensar que va a estar acompañada de ellos cuando yo no esté a su lado.

Aunque pedimos varios productos con diseños diferentes, llegó todo tal y como queríamos, ningún error y ningún problema.

Me he apuntado a Mamushka para futuros regalos, para detalles de Navidad y el Día del Padre se perfectamente dónde acudir.

Snapseed (1)

Podéis ver en nuestro canal de IGTV el unboxing que hicimos en casa nada más llegar nuestro paquete. Lucy sabía que tenían que llegarle sus cosas y estaba muy emocionada.

También tenemos unas historias destacadas sobre Mamushka en Instagram, que podéis ver siempre que queráis.

¿Y escolarizar a los 4 años?

Si, se puede escolarizar en segundo curso de Educación Infantil. No, no pueden ponerte ningún problema por no haber escolarizado con anterioridad, ya que no es obligatorio. No nos ha pasado, pero si nos habían metido miedo con eso.

Cuando decidimos no escolarizar a Lucy a los 3 años (cuando ella todavía no los tenía) a primer curso de Educación Infantil, tuvimos críticas y apoyos a partes iguales. Las críticas, algunas fuera de lugar, provenían de las redes sociales, porque nuestro entorno, al conocer nuestras razones, nuestra situación, y sobre todo a Lucy, no tuvieron ninguna duda de que estábamos haciendo lo correcto.

Ahora, las circunstancias han

cambiado y Lucy ha cambiado.

No es lo mismo comenzar el colegio con 2 años y 9 meses que con un año más. Sabiendo hablar y expresarse como lo hace ahora, con un control de esfínteres estupendo conseguido de manera natural, con una autonomía que nos hemos dedicado a potenciar durante este año escolar y muy importante, habiendo tenido un contacto previo con clases extraescolares y sabiendo, más o menos, lo que es ir a clase. En un año ha crecido y ha cambiado muchísimo.

La necesidad de escolarización, que el año pasado yo alegaba como inexistente, ha mutado en deseo. Lucy quiere irrumpir en ese patio que alguna vez ha visto a través de las vallas del colegio, y al cuál no comprende por qué no puede entrar. Ella quiere estar con esos niños y niñas que juegan, aunque yo le explique que eso no es todo el día, y que luego entran a clase para aprender muchas cosas interesantes.

Las circunstancias de Lucy han cambiado, las mías también y actualmente tenemos un escenario diferente. Muchas de nuestras particularidades han desaparecido, y otras no dependen exactamente de nosotros. Y digo “exactamente” porque aunque tengamos elecciones en nuestra mano, a veces oscilan entre pocas opciones.

La realidad es que nuestra hija quiere ir al colegio y nosotros vemos que está más preparada que el curso anterior.

Si, después de hablarlo y sopesarlo, ya hemos echado la matrícula, en el centro elegido  de entre muchos por nosotros, su padre y su madre. Con el miedo en el cuerpo de “no poder elegir colegio” porque escolarizábamos más tarde, como todo el mundo nos advertía. Encontrando un centro educativo durante las jornadas de puertas abiertas estupendo, en el que teníamos pocas expectativas y que nos sorprendió muchísimo.

 

View this post on Instagram

Sus primeras fotos de carnet para algo muy muy importante. 😬 . Menos mal que al final fuimos a un estudio de fotografía, que además está especializado en fotografía familiar y de niños, porque no había manera de que Lucy me soltase 😅. . Cuando conseguimos que se sentase, después de juegos y coger confianza con los profesionales, me dijo agarrándome fuerte y en bajito que le daba mucha vergüenza. Mi niña… 😍 . Más tranquila, le consiguieron sacar estas fotos que nos tienen babeando. 😍 . Al final le gustó la experiencia y creo que quería que le hicieran más fotos, y es que en #HappyFaceFotografía tienen muchas tablas en esto. ☺️ Gracias @tico1 ♥️ . Ah! Si quieres saber para qué son estas fotos, aunque seguro que lo intuyes, te lo cuento en el #blog, 🔗 enlace directo en mi bio. 😉😘 . . . #fotografia #Lucy #primerasveces #littlegirl #curlygirl #estudiodefotografia #fotografiainfantil #fotoscarnet #3años6meses #MiLucecita #carabonita #chispas #photography #kidsofinstagram

A post shared by @Pataditablog (@pataditablog) on

 

Una escuela pequeñita, de línea 2, muy cerca de casa, que trabaja por proyectos, dirigida a la diversidad, con profesores y profesoras jóvenes involucrados y emocionados, con materiales e instalaciones muy buenos para ser un colegio público, y con una directora que habla claro y da la impresión de querer al colegio y a los estudiantes como si fueran su casa y su familia.

¿Es el colegio soñado?

No, no lo es, pero se le parece bastante. Puede que el colegio perfecto no exista.

Es un centro en el que nuestra hija tendrá mucho tiempo de juego, en el que no utilizan libros trabajando por proyectos e intentan seguir el ritmo de cada niño y niña a la hora de aprender.

Las madres y padres podemos participar y les encanta que lo hagan, tenemos las puertas abiertas. Y tenemos en mente que mediante el AMPA o el consejo escolar podemos involucrarnos mucho más para intentar mejorar y cambiar lo que podamos. No vamos a quedarnos de brazos cruzados si algo no nos gusta. Por supuesto, estoy preparada para reivindicar, para descubrir qué cosas se pueden mejorar, para intentar hacer del centro elegido un lugar mejor para mi hija y para sus compañeros y compañeras.

No es una opción retrasar su matriculación en un colegio hasta que el sistema educativo actual cambie y aunque no estemos de acuerdo con muchos aspectos tendremos que elegir el que más se adecua a nuestros deseos.

Tenemos miedos, claro que si, muchísimos. Supongo que como todos los progenitores. Da igual lo mayores que sean o lo preparados que les veamos: Nos da miedo que alguien la trate mal, que sean injustos con ella, que se sienta desarropada o sola, que le pase algo y no nos lo cuente, notarla rara o triste, que no le guste ir al colegio, que lo pase mal… Por mi cabeza han pasado y siguen pasando miles de escenas, y muchas de ellas me causan ansiedad y desasosiego. Pero a Lucy no.

Ella está emocionada, y lo expresa, y quiere ir al colegio. Aunque un día lloró porque se dio cuenta que mientras ella esté en el colegio, mamá no estará con ella. Y me dijo que me iba a echar mucho de menos con una pena que jamás había tenido. Hablando del tema entendió que echar de menos a alguien significa que le quieres mucho y que se puede poner triste, pero luego mamá irá buscarle todos los días sin falta.

Hay otra razón, aunque no tiene que ver directamente con mi hija, y es que quiero reincorporarme al mundo laboral, por razones evidentemente laborales y económicas, pero llevo tiempo pensando que también lo necesito personalmente. Va a ser difícil encontrar un trabajo que me deje conciliar horarios y necesidades, ya ni hablo de conseguir un trabajo que realmente me guste. Y me siento algo egoísta, pero al mismo tiempo pienso que he preparado a Lucy para este momento: el momento en el que su madre no pueda estar con ella las 24 horas del día.

Así, pensamos que estamos haciendo lo correcto. Escolarizar a Lucy con casi 4 años es razonable para nosotros, aunque si nos equivocamos no dudaremos en rectificar.