#CuídateMamá: 8 Cosas que hacer cuando eres madre y te quedas sola en casa

Es recurrente que cuando #SúperPapá y Lucy se van a pasear, de compras o a hacer sus cositas a la calle, mi señor esposo siempre me dice que aproveche para hacer mis cosas. MIS COSAS. ¡Qué utopía!

Aunque intento centrarme en hacer lo que no puedo cuando ejerzo de mamá, siempre termino realizando tareas domésticas u otras que tampoco puedo hacer acompañada (como vaciar el móvil de fotos y ordenarlas, que me lleva bastante tiempo y concentración), pero que no son exclusivamente para mí, y nunca logro ocupar ese par de horas en cuidarme. Y seguro que no soy la única madre a la que le pasa lo mismo.

Para mí lo primero es mi hija y las tareas relacionadas con ella, y lo último siempre soy yo. Y nosotras también tenemos que cuidarnos y mimarnos, de ahí que estrene nueva sección: #CuídateMamá. En esta sección hablaré más de las madres, iré dando trucos y tips para prestarnos atención y cuidar de nosotras mismas.

Para aprovechar los momentos #MomAlone (así los he bautizado), tengo una lista de cosas para hacer cuando me quedo sola en casa. De esta manera aparto todo, da igual lo que haya que hacer, y voy directa a mi ratito para mi misma, porque en ese momento la importante soy yo.

1. Baño relajante.

Es un clásico que perdura en el tiempo y que el cuerpo agradece. Quien dice un baño relajante dice una ducha decente (que también la damos por válida), sin límite de tiempo (pero que más de 10 minutos ya será todo un lujo), sin niños llamándote ni entrando en el baño, con tiempo para echarte mascarilla, exfoliante, depilarte… O lo que te de la real gana.

Y esto del baño se puede extender a tener un momento de tranquilidad en el water sin tener que salir corriendo o dar teta en posiciones imposibles.

2. Leer un libro.

Uno de los grandes placeres de la vida es leer un libro sin interrupciones. Un placer que si eres madre solo puedes disfrutar en los momentos #MomAlone.

Además sin tener que parar cada hoja y media, te conviertes en el Usaín Bolt de la lectura, y aprovechas el tiempo una barbaridad. Es un súper poder de madre conseguido a base de leerte libros en los que tienes que releer el mismo párrafo tres veces después de interrupciones de los retoños.

Como ejemplo diré, que todavía no he conseguido terminar de leer este libro (atención a la fecha), aunque me quedan pocas páginas.

Solía leer antes de ir a la cama pero ahora es imposible, y la lectura era uno de mis grandes hobbies, así que aprovechar mi momento #MomAlone de esta manera es estupendo para mi.

3. Escuchar música.

Supongo que depende de la edad de los niños, pero mi hija de dos años no me deja escuchar la música que a mí me apetece. No es que me lo tenga prohibido, es que es escuchar una canción que desconoce y te pide que le pongas “una de las suyas”. Eso de aceptar escuchar nuevos (o antiguos) hits porque mamá lo diga, no lo lleva muy bien. Y si, puedo escuchar “Off the Wall”, pero también escucharé a mi hija decir “no, no, no” y  “Pica Pica” hasta el infinito mientras yo intento que baile conmigo y disfrute, pero por experiencia, se tirará el suelo y yo no escucharé ni un minuto de “Don´t Stop ´Til You Get Enough”.

Así que ponerse un discazo cuando te quedas sola en casa es un “must”. Es más, puedes aprovechar el tiempo, mientras tienes la música de fondo, haciendo otra cosa a la par y siendo más productiva.

4. Llamar a una amiga.

Esa llamada de una hora (o más) que tienes pendiente para contarte mil cosas, poneros al día o simplemente hablar con un adulto.

Además puedes escuchar música de fondo y hacer otras cosas al mismo tiempo como pintarte las uñas. ¿Muy rollo película ochentera? Si, pero funciona y mola. Vuelves a ser adolescente un ratito y parece que no tienes preocupaciones.

5. Jugar a Videojuegos.

Si hay algo que es muy difícil hacer cuando eres madres (y millennial)  es retomar esa partida guardada que ansías terminar, o en mi caso, seguir jugando hasta el infinito porque mi videojuego de cabecera es Los Sims 3 desde hace mucho años, y ese juego no termina nunca.

Desde que soy madre he jugado tres veces, todas ellas a horas intespectivas. Cuando hay vicio, hay vicio.

Antes era de las primeras en tener las nuevas expansiones del juego, y ahora que van por Los Sims 4, ni me planteo comprarme el juego, porque no voy ni a olerlo.

6. Manicura y Pedicura.

Este tipo de cuidados puedes disfrutarlos en un salón de belleza. Muy cómodo y rápido. Pero si eres de las mías, es el tipo de autocuidado que disfrutas realizando y que no puedes hacer cuando tienes a tus retoños cerca porque al ponerte crema o pintarte las uñas, tienes que estar un ratito sin recoger cosas o cargar a niños en brazos. Y en mi caso, si está mi hija cerca le acabo pintando las uñas a ella y no queda tiempo para mi.

Es de esos placercitos, por lo menos para mi, que echo bastante de menos.

7. Dormir.

Dormir una siesta de esas en la cama, con el pijama puesto, sola en casa, con  el móvil en silencio y sin esperar un ¡mamá! desde lejos… Suena a ficción, ¿verdad? Si eres madre sabes de lo que hablo, y disfrutar de este momento #MomAlone hace falta en algunos momentos de agotamiento.

Tengo que admitir que no es una de las primeras opciones para mi, porque una vez que estoy despierta intento aprovechar el tiempo, pero te quedas como nueva. Incluso te levantas extrañada porque nadie te ha llamado ni despertado.

8. Comer guarrerías.

Ya no solo porque das mal ejemplo, porque no es una buena manera de alimentar a tu peque, si no porque no puedes comer la cantidad que quieres ni al ritmo que quieres, pero sobretodo, para que no te lo quite.

De toda la vida me ha molestado mucho cuando alguien coge algo de mi plato, o me pide lo que estoy comiendo, soy así de egoísta. Pero desde que soy madre, ese es mi día a día, así que para mí, comer algo que me gusta tranquila y lo más importante, a mi ritmo, es un momento #MomAlone que me encanta.

Esta lista puede resultar un poco absurda, sobretodo si no eres madre. Pero puedo asegurar que no es tan fácil tener este tipo de momentos que parecen de lo más normales.

¿Y para ti cuál es tu momento #MomAlone favorito?

 

¿Qué NO es el BLW?

Leo últimamente a muchas madres con muchísimas dudas sobre qué o cómo dar de comer a sus bebés practicando BLW y creo que algunos puntos los estamos obviando y nos complicamos la vida sin necesidad.

  • BLW no es preparar comida específica para los bebés

El bebé debe comer lo mismo que comemos sus padres pero adaptado. Se pueden quitar o cambiar ingredientes de una receta dependiendo de los alimentos ya introducidos o en introducción, no poner sal, y cambiar el azúcar por algo natural que endulce como los dátiles o los plátanos, pero realizar diaria y asiduamente recetas específicas para BLW, no es BLW. Cuanto más sencilla y normal preparemos la comida mejor.

Y si, yo hago galletas “BLW” cuando tengo tiempo y porque me gusta hacerlas, pero no me va la vida en ello. Lucy tiene unas galletas con poca azúcar para darle de vez en cuando, así que las que yo hago, las hago porque nos encantan en casa.

Sigue leyendo

LUCY TIENE ONCE MESES 

Once meses con ella. Once meses ya de amorcito del bueno, de risas, de juegos, de aprendizaje y de no saber vivir sin ella.

Lleva ya un mes andando y pasa de gatear totalmente. Ha tenido golpes y caídas varias, pero parece que lleva andando toda la vida por la seguridad con la que lo hace.

En la calle te coge la mano a duras penas y va casi corriendo. Puede recorrer distancias largas y se para a verlo todo y sigue a la gente. Verla tan chiquitita andando da hasta cosita. Mucha gente alucina cuando nos pregunta el tiempo que tiene.

Este mes ha tenido sus primeros mocos y toses, sin fiebre, ya siendo plenamente consciente, porque siendo muy bebé también los tuvo. Ha tenido noches de dormir muy mal por esa razón, de despertarse, cambiarse de posición, ponerse encima de mi para dormir incorporada… Algunas noches eternas, pero muy pocas. Sigue durmiendo genial.

Lo que hace nuevo que me sorprende y me ennerva un poco es que me suelta el pecho cuando ya está medio dormida y lo coge y retuerce con la mano. Me hace daño y me pone muy nerviosa, lo soporto más bien poco y le quito la mano. También lo hace despierta, lo coge como quien ordeña una vaca y al negárselo se mosquea, pero lo siento mucho, no lo permito porque es muy desagradable.

Le han salido este mes de golpe los cuatro dientes de arriba. Se ha quejado muy poco, se ha mordido a si misma alguna vez y ha coincidido con que ha estado malita. Pero Súper Papá y yo pensamos que no se ha quejado nada para estar creciéndole los cuatro al mismo tiempo.

Da besos (abre la boca y se acerca) a los gatos, a los peluches, a los libros, a los juguetes, a sus padres… Le encanta también lanzarlos con la mano desde lejos. ¿Y los abrazos? Esos abrazos que ya da conscientemente, que te aprieta y busca con ellos tu protección y cariño. Esos abrazos de quedarse tranquila simplemente por estar entre tus brazos… Es muy cariñosa.

Abrazando a Súper Papá con 44 semanas

Abrazando a Súper Papá con 44 semanas

Sabe cuando se va su padre y le dice adiós, y cuando vuelve le hace unos recibimientos de cine, se pone nerviosísima y lanza grititos a la vez que va hacia él pidiendo que la coja.

Este mes hemos hecho el cambio de ropa de verano a invierno y ella me ayudó amablemente tirando todo por el suelo e intentando subirse y meterse en todas las cajas existentes. La verdad es que fue muy divertido verla intenta hacer cosas que no había hecho antes.

Ahora come menos y tira más la comida al suelo. No nos preocupa porque sigue con pecho a demanda y está activa y sana, pero si notamos que come peor. La crisis del año hace su aparición.

Estamos intentando que aprenda a lavarse las manos ella sola. Si, no estamos locos. Seguimos el aprendizaje Montessori y tiene su vidé limpito y preparado, que es dónde llega y tiene autonomía, para lavarse las manos. A ella le encanta eso del grifo abierto, y aunque todavía no lo hemos conseguido del todo,  coge el jabón con las manos y las mete bajo el agua. También se intenta comer el jabón, creo que el que tenga forma de sandía no ayuda a evitarlo.

Empieza a ser consciente de que puede quitarse la ropa y se dedica a ello a lo largo del día: calcetines, sudadera… Lo malo es que no se para a hacerlo, lo intenta mientras anda y más de una vez se ha caído teniendo las manos ocupadas y sin poder parar el golpe.

Pero igual que intenta desnudarse, también intenta vestirse y más de una vez la hemos pillado sentada en el suelo intentando ponerse sus zapatos.

Imita las caras y es muy expresiva. Hace la cara de “Scream” abriendo mucho la boca y los ojos, pone morritos pequeños cuando algo no lo convence del todo e incluso ha empezado a mirar mal bajando la cabeza y mirando como si lo hiciera por encima de las gafas.

Haciendo la cara

Haciendo la cara “Scream” con 46 semanas.

Ha aprendido a jugar a muchas cosas: coge la pelota y la tira para que se la devuelvas, (esto lo hace con Súper Papá mucho), mete los aros en el palo perfectamente, los cubos de formas en la caja, aunque todavía no lo tiene controlado, jugamos con el teléfono a que le llaman y se ríe un montón cada vez que digo su nombre, me tiro al suelo y viene riéndose a sentarse encima de mi cara, se esconde detrás del sofá y hace cucu-tras… Sigue bailando con todo, hasta con los anuncios.

Jugando con 43 semanas.

Jugando con 43 semanas.

Algunas cosas las aprende muy rápido y otras creo que pasa de nosotros directamente. Llevamos un mes diciendole: “¿Cuántos añitos vas a cumplir?” Y ponemos el dedo señalando “1” y ella se ríe mucho si, pero no lo repite ni nos imita. No hay manera.

Este mes ha ido a la celebración del segundo cumpleaños de su primo Nico, que yo dije que iría andando y 9 días antes ya andaba. También ha sido Halloween y ha ido a un par de fiestas pasándoselo genial.

Fiesta de Halloween con 46 semanas.

Fiesta de Halloween con 46 semanas.

Recibió su regalo de Pequeño Molón personalizado del sorteo que ganamos de Así Piensa una Mamá y fuimos con Súper Papá por primera vez al parque y se montó en un columpio.

En el parque con 47 semanas.

En el parque con 47 semanas.

Yo por mi parte ando con los preparativos del #LucyCumple y voy muy atrasada. Es su primer cumpleaños y quiero que sea bonito y lo recordemos siempre.

Ahora me levanto después de dormir a Lucy y escribo en el blog, o adelanto miles de ideas que tengo por la noche, porque en otro momento me es imposible. Y me cunde mucho, pero duermo poco. Aún así creo que he encontrado la manera de hacer más cosas y no andar agobiada durante el día.

El mes que viene será el último post de los meses de Lucy, porque soy consciente que sus cambios ya no serán tan rápidos y no habrá tanto nuevo que contar mensual. Eso si, el próximo mes va a ser muy especial.

Lactancia Nocturna

No sabía lo agotador que puede ser tener un bebé y alimentarlo por la noche. Te lo imaginas, por todas esas películas en las que aparecen padres preparando biberones medio dormidos, pero tienes que vivirlo en tus carnes.

Recuerdo que cuando Lucy nació y subimos a planta, antes de que yo dijese nada, las enfermeras la metieron en mi cama, la pusieron de lado y me dijeron como amamantarla. Esa fue nuestra posición preferida y más cómoda durante el posparto inmediato: tumbadas.

Pero una vez que llegamos a casa, no nos apañábamos. No se enganchaba bien y cada vez que pedía pecho, tenía que cogerla en brazos y sentarme en la cama (incómodo y doloroso para una mujer que acaba de dar a luz) para amamantarla. Casi dormida todavía y apoyada en los cojines, era imposible mantenerme despierta. Los primeros días de vida los bebés maman muy despacito por lo que están mucho tiempo al pecho, y además al principio piden comida con un intervalo de tiempo menor, una hora y media o dos (hay noches que a lo mejor te dan más respiro), así que no es de extrañar que estuviese agotada y Súper Papá tuviese que sujetarme la cabeza, porque se me caía para los lados.

lactancia nocturna

Al poco tiempo retomamos la posición tumbadas, porque creí que moriría si seguía teniendo esas noches, y cuando lo conseguimos de nuevo puedo decir que excepto alguna noche (cólicos, cambio de pañal, vacuna…) dormimos bastante bien.

Si, ella pide igual, pero yo siempre tengo una teta fuera, por lo que hay veces que ella sola se engancha y yo ni me despierto. Cuando quiere cambiar de pecho, empieza a hacer ruiditos, yo me despierto y solo tengo que saltar por encima suya y colocarme al otro lado.

IMG_0792

Claramente hacemos colecho. Si tuviese que despertarme, sacarla de la cuna, ponermela al pecho y luego esperar a que se durmiera para volver a acostarla, me pasaría la noche en bucle y no pegaría ojo.

Muchas veces pienso en lo molesto que sería tener que  levantarme a hacer biberones (que también deben darse a demanda), que hay que ir hasta la cocina, prepararlo, traerlo, dárselo… Y si encima quieres que duerma en cuna, acostarle con ese momento fatídico en el que se puede despertar y hay que volver a empezar.

En cuanto mi hija hace algún ruido, o busca el pecho ladeándose de un lado a otro, yo me despierto y le enchufo la teta, incluso hay veces que ella solita la encuentra. Ni llega a llorar ni se despierta, por lo que yo tampoco me despierto. Además aprovecha la prolactina que segrega mi cuerpo para producir leche, cuyo momento álgido es por la noche: come más y consigue leche más fácilmente.

Con el tiempo Lucy hace tomas más espaciadas, y también sube las piernas encima mío y más de un día amanecemos atravesadas en la cama, pero nos encanta dormir juntas. Es muy cómodo y ella está muy segura porque tiene a su madre cerca y yo noto si le pasa algo al momento. No me da miedo ninguno que se acostumbre, no creo que quiera seguir durmiendo conmigo eternamente, llegará un día en el que quiera dormir en su cama.

¿Mi Experiencia y Mi Consejo?

La leche materna es lo mejor para el bebé, pero es que además es cómodo y eficiente, ganamos mucho tiempo de descanso. La teta siempre está preparada. Si no hiciéramos colecho, el pecho por lo menos me ahorraría tener que hacer biberones.

Lo mejor para las tomas nocturnas es el pecho y el colecho. Lucy y yo apenas nos despertamos y yo se en todo momento lo que mi hija necesita.

Supongo que debe ser muy complicado dar el pecho por la noche sin hacer colecho y presumo que muchas lactancias sufren e incluso terminan por esta causa. A veces nos complicamos demasiado, lo natural es mucho más fácil, y creo que hacer exactamente lo que el bebé necesita mejora todas las situaciones, y en este caso, las noches con pecho y colecho son mejores.

IMG_9734

¿Cómo son vuestras tomas nocturnas?

Biberón, cuna, pecho, colecho… ¿Qué es mejor para ti?

Pautas para Comenzar con BLW

Cuando estaba embarazada comencé a informarme sobre crianza, lactancia y nutrición para niños, todo un mundo nuevo para una primípara.

Conocí aquello del BLW (Baby Led Weaning) por casualidad, y al principio me pareció algo muy raro pero que coincidía con mi idea de alimentación libre de papillas. Nunca me ha gustado ver comer a bebés purés por sistema, verles tragando de la cuchara, ver como les engañan y obligan en muchas ocasiones, y el BLW fue la respuesta para mi.

Descubrí que no es necesario dar cereales de farmacia (que llevan azúcar y más ingredientes no adecuados para un bebé), que la AC (Alimentación Complementaria) se debe comenzar a los seis meses y que es eso, complementaria.  Que un bebé que tome pecho tiene suficiente con la leche materna, no debe sustituirla por comida, debe ir aprendiendo y jugando, conociendo nuevas texturas, nuevos sabores… Aprendí que los bebés pueden comer alimento sólido y que aprenden a gestionarlo mejor y antes, porque el movimiento que hacen con la mandíbula al mamar es muy parecido a masticar y que si la acostumbro solo a tragar, perderá ese reflejo que ya tiene aprendido.

Si comer para un adulto es un placer, ¿por qué no va a serlo para un bebé? A mi no me gustaría comer todos los días puré, sin saber qué estoy comiendo exactamente, ¿por qué a mi hija le va a gustar?

Así que me puse a ello y descubrí que las pautas para comenzar a practicar BLW son las siguientes (además de tener seis meses de edad):

  • Sentarse por si mismos. En algunos grupos de Facebook, webs, blogs…, se dice que con que se mantenga sentado ya vale, pero los que defienden que el bebé debe sentarse solo, dicen que si no se sienta por si mismo es que su aparato digestivo no está preparado. Yo admito que empezamos a darle cosillas antes de que se sentase sola y que no esperamos porque en cuanto sentábamos a Lucy a la mesa, quería probarlo todo. Debe estar en trona o en el regazo, siempre con la espalda recta. Nada de hamacas o carritos con postura medio recostada.
  • Debe tener curiosidad por la comida y ser capaz de cogerla con la mano. En el BLW se debe dejar que el bebé experimente y elija lo que quiere comer. El mismo decidirá lo que quiere comer y en qué cantidad. A esto se le llama autorregulación.
  • Debe haber perdido el reflejo de extrusión, un reflejo del bebé que impide que le entren objetos extraños por la garganta. Es un movimiento de la lengua que empuja al alimento fuera de la boca.

Una vez que estos requisitos se cumplen, podemos sentar al bebé a la mesa con la familia a comer todos juntos, (en la medida de lo posible, ya se sabe que hoy en día los horarios no dan más de sí) siempre bajo nuestra atenta mirada. Y ¿por qué todos juntos? Porque los bebés aprenden por imitación y con este método tendrán que aprender a comer ellos solos practicando su motricidad, porque les gusta formar parte de la familia y comiendo/ cenando con todos en la mesa lo son. Porque además el BLW supone que nuestros hijos comerán lo mismo que nosotros (lo que puedan y deban)

Estos tres son los requisitos indispensables para comenzar con BLW. Seguiré dando consejos según nuestra experiencia por si pueden ayudar a alguien porque hay muchísimos detalles y consejos prácticos.

Nosotros desde luego estamos muy contentos, Lucy aprende mucho cada día, da gusto verla comer, ella se lo pasa pipa y además come sano.

Lucy con 30 semanas comiendo tomate.

Os recomiendo unas lecturas sobre la alimentación complementaria ya que toda información es poca:

  • “Mi niño no me come” de Carlos González.
  • “El Niño ya come solo” de Gill Rapley y Tracey Murkett
  • “Se me hace bola” de Julio Basulto.

Y también os aconsejo que veáis vídeos de bebés comiendo sólidos, porque a veces las arcadas y las muecas impresionan un poco.

¿Tu bebé ya cumple los requisitos?

¿Te interesa seguir con el BLW?

¿Lo practicaste con tu bebé? ¿Cómo te fue?

SIETE MESES DE LUCY

Lucy está ya muy grande. Cada vez menos bebé y más niña, con su personalidad, sus gustos, sus preferencias, su mala leche concentrada y su sonrisa inocente…

Si le quitas algo con lo que está jugando que no debería tener en la mano o porque hay que moverse, llora y se queja. También ha aprendido a despegarse el pañal y ha descubierto que tiene culo y chochete.

Este mes ha aparecido el segundo diente y ya tiene los dos de abajo bastante salidos e igualados. Los mordiscos duelen más y cuando se queda dormida con la teta en la boca, para que no se le escape el pezón, lo aprieta con los dientecitos. Me he llevado algún bocado grande. Sigue sin dejarse hacer una foto, y cuando se rie se lleva las manos a la boca como si le diese vergüenza porque es preciosa, así que no hay manera de pillarla.


A la hora de dormir muchas vueltas y croqueteos. Se pone solita boca abajo y sigue durmiendo y claro, te preocupas porque está boca abajo. Pero hace tiempo leí que si el bebé solito se da la vuelta y puede volver a ponerse boca arriba, no hay problema. Aún así, entre el calor, sus movimientos, sus pataditas, que se atraviesa a lo ancho de la cama y que la veo ponerse boca abajo, yo no pego ojo.

Las tomas nocturnas y la hora de dormir son más difíciles. Ha aprendido a moverse y prefiere estar despierta dando vueltas que dormir. Se pone a gatas a tomar teta, se pone boca abajo… Me suelta la teta cuando quiere, se da la vuelta, se pone de lado y me da la espalda. ¡Es ya muy mayor! ¡Y me tiene loca!

Con la Alimentación Complementaria (AC) ha tenido hasta cinco días de no hacer caca, pero en ningún momento se ha estreñido. Come todo lo que le ponemos (estamos haciendo BLW) con muchas ganas y curiosidad. Ha empezado a tomar agua, pero no sabe mamar de ningún biberón con ningún tipo de tetina, aunque es muy lista y aprieta la tetina con la mano para que salga un chorro. Se pone perdida de agua pero como hace calor no pasa nada. De donde bebe genial es de los vasos normales.

Se lo pasa genial comiendo

Por fin con 28 semanas aprendió a sentarse solita de repente desde la posición gateo y controla sus movimientos una barbaridad. Tiene tanta prisa que dos semanas después ya se ponía de pie apoyándose en todo y hasta se suelta. Se aguanta un poquito antes de caerse de culo. Súper Papá y yo estamos alucinando y nos tiene aterrados porque tiene mucho peligro.

Sentadita como una niña mayor

Este mes ha tenido dos veces conjuntivitis relacionada con su obstrucción de lacrimal, o eso pensamos. No soporta que le pongan las gotas y el ojito que le lloraba desde que nació nos tiene un poquito preocupados.

Habla y grita mucho. Ha aprendido a decir “papapapapapa…” y algunas veces solo dice “papa”. Tiene a Súper Papá loco de amor.

No para un segundo quieta y las siestas se hacen difíciles porque se cae de sueño pero no quiere dormir. El calorazo terrible que está haciendo debe tener mucho que ver y le afecta mucho. Tampoco se duerme de paseo en la sillita y la mayoría de los días volvemos a casa con la mochila de porteo porque se pone a llorar. Este calor la tiene fuera de si…

Dejándola en el suelo en su colchoneta, aún rodeada de cojines tienes que estar con mil ojos, porque no gatea bien, pero se desplaza que da gusto y te la puedes encontrar en la otra punta intentando ponerse de pie con mil peligros alrededor, y lo mismo en la cama. Pero que se mueva tanto también crea momentos de juego muy divertidos, porque se pone nerviosa y “huye” o se te sube encima y ella sola busca la teta, cosa que me parece preciosa. O se cuelga de tu espalda, intenta levantarse y da saltitos… Ah!! Y hace el “Palmas palmitas”, con la mano abierta se da en el puño pero sigue el ritmo la mar de bien.

¿Y la piscina? Le encanta, no se ha quejado ni una sola vez. Se lo pasa pipa y estamos disfrutando un motón.

Siempre que escribo el post mensual me da la sensación de que se me olvidan mil cosas importantes, ¡pero no me da la vida! Crece a una velocidad gigantesca, aprende cada día algo nuevo, y tiene logros todos los días. Y es una niña muy feliz, todo el mundo nos lo dice. ¿Y nosotros? Muy cansados también por el calor e intentando seguirle el ritmo, pero sobre todo, enamorados.

Otros meses de Lucy:

El Primer Mes de Lucía

¡¡Mi Niña Tiene Dos Meses!!

Los Tres Meses de Lucy

El Cuarto Mes de Lucy

Ya Cinco Meses de Amor con Lucy

El Medio Añito de Lucy

ADELGAZANDO CON LACTANCIA MATERNA 

Ya conté que ultimamente devoro como una lima a causa de la lactancia materna. Pero hoy quiero hablar de otro “efecto secundario”: Adelgazar cual tísica.

No hay que generalizar porque hay mujeres y cuerpos diferentes, algunas mujeres no adelgazan y otras incluso engordan, pero la norma para la lactancia materna es que se adelgaza.

También se dice que se engorda luego, cuando ya no se da el pecho y estas acostumbrada a devorar sin miramientos, lo cual tiene mucho sentido. Pero de esto todavía no puedo hablar.

En mi caso, estoy adelgazando, pero tengo mi propia teoría: Cuando me quedé embarazada pesaba 55 kg y a término de embarazo cogí 13 kg, asi que pesaba 68 kg. Salí del paritorio con 10 kg menos (30 horas de parto es lo que tiene), así que llegué a casa con 58 kg. Ahora, cinco meses después peso 52 kg, 6 kg menos de lo que pesaba después de dar a luz y 3 kg menos que cuando me quedé embarazada.

Yo no tenía esos kilitos de más que se te quedan después del parto para tirar de ellos durante estos meses en los que duermes menos, estás más nerviosa por todo lo nuevo, no paras porque tienes un bebé demandante… Por lo que no solo he llegado a mi peso anterior rápidamente, si no que he adelgazado todavía más.

Además la dieta exenta en proteína de leche de vaca por la supuesta alergia de Lucy (y digo supuesta porque no la hemos hecho pruebas, pero cuando la empecé se acabaron los cólicos) hace que no pueda comerme cinco do tus de chocolate como me apetecería, por ejemplo. Así que me obliga también a comer más sano, y a engordar menos.

¿Será por la lactancia materna? Pues no lo se, pero si que es verdad que tengo mucho menos volumen que antes y que se nota que cada día estoy más delgada. Me seguiré “vigilando” y en algún momento iré a hacerme un análisis por curiosidad y porque toca, ya que no me siento mal, ni débil, ni enferma. Al revés, me asombro cada día más con lo activa y lo fuerte que estoy, pero claro, eso se debe a que Lucy me da fuerzas todos los días. Y a que Súper Papá me alimenta muy bien.

dando pecho

¿Adelgazasteis dando el pecho y no se os veía como a mi? 

¿Cuál es vuestra experiencia?

EL CUARTO MES DE LUCY

Empezamos este cuarto mes con la sospecha del crecimiento de su primer diente: un colmillo. Ha tenido días de mucho babeo y de morderlo todo, pero parece que el diente no termina de salir. No le gustan los mordedores de silicona, le hemos comprado dos diferentes y ni caso… En contra de nuestras creencias intentamos darle un chupete, porque no era cuestión de que sufriese si algo la calmaba, pero no lo quiso, no sabe ni lo que es. A veces le hemos dado una gotita de Paracetamol con el dedo pasándoselo por las encías y le calma bastante. Pasó un par de noche malas y se despertaba llorando, pero ahora si le ocurre le damos el remedio, aunque han sido unas cuatro veces, no la drogamos por sistema.

Estos son los grandes hitos de este mes:

14-03-2015: Tuvo otro cólico. Culpa mía porque comí algo que no debí haber comido. El día anterior comí fuera así que puede haber sido varias cosas… Se despertó por la noche con el llanto inconfundible… Solo ha pasado dos veces desde que empecé con la dieta exenta en proteína de leche de vaca, pero me siento fatal porque es culpa mía. Espero que no vuelva a pasar.

15-03-2015: El trancazo de la muerte. Cogió frío y a estado casi tres semanas con moquetes. No ha tenido fiebre pero si hemos pasado unas noches malas porque Lucy se despertaba tosiendo y hasta vomitando de la saturación de mocos… Mi angelito… Le compramos PranaBebé Bálsamo Respiratorio fabricado con abeto, ya que el eucalipto es perjudicial para los bebés y no se les debe poner el Vicks Vaporub de toda la vida (hasta los 3 años no es recomendable). Yo creo que algo le alivió, pero Súper Papá dice que no le hizo nada. Y por supuesto los lavados nasales que la despejan una barbaridad. Da una penita verla respirando con dificultad, con los ojos llorosos y hasta arriba de moquetes… Ha estado casi tres semanas así.

16-03-2015: Aprovechando los mocos de su primer trancazo, aprendió que tiene distintas tonalidades. Vamos, que ha descubierto su flema sexy y modula la voz a su antojo. Ahora los grititos que da son muy variados y a ella le encanta hacerlos, da igual que sea la hora de la siesta o las cuatro de la mañana… Súper Papá y yo nos reímos mucho porque es graciosísima.

18-03-2015: Vio por primera vez un gato y mira que nosotros tenemos cinco, ha tenido que ver primero al de su tia Candy, un gato negro que se llama Poly. Se ha quedado alucinada. Antes aunque lo tuviese al lado, no se fijaba.

21-03-2015: Lucy ha tenido su primer contacto con uno de nuestros gatos, Chinchetita. Incluso la ha tocado, la ha apretado con la manita un montón como hace con todo, pero es tan buena que se ha dejado y no ha dicho ni pío.

22-03-2015: Ha tenido su primer contacto con Boo. La ha tocado mientras estaba encima mía. Boo no se ha dado cuenta de que la que estaba tocándola y tirándola del pelo era Lucy hasta que se ha dado la vuelta y la ha visto. Es una gata un poco arisca aunque últimamente mucho menos, pero ha reaccionado bastante bien: ha puesto una cara rara y se ha ido corriendo. Ni bufidos ni nada. Vamos bien.

22-03-2015: Volcó un tupper con comida. Yo me confío porque todavía es pequeña pero ya va hacia las cosas para cogerlas y las engancha perfectamente. Tanto que los macarrones que me estaba comiendo volaron y nos cayeron encima a las dos…

24-03-2015: Ha descubierto el teclado del ordenador. Le da unos porrazos enormes. Ella también quiere escribir en el blog…

28-03-2015: De repente ha empezado a hacer una especie de gargaritas cuando tiene sueño. Cuando va en el carro las hace para dormirse. Son más graciosas…

29-03-2015: El misterio del arañazo. Lucy amaneció con un arañazo bastante escandaloso. La noche anterior se durmió en mis brazos y al cambiarla de posición a trasluz entre la oscuridad vi como le salía un hilillo de sangre. Lo primero que pensé es que había sido por algo de mi ropa, una cremallera o algo parecido, y claro, la culpabilidad de madre sale a flote, (qué mala es la puñetera), pero un par de días después apareció otro y descubrimos que era por una uñita mal cortada… Que la culpabilidad ahí sigue, pero no es la misma… Por suerte parecía más de lo que era y los tiene prácticamente curados.

El Arañazo Escandaloso

El Arañazo Escandaloso

29-03-2015: Ha aprendido a hacer pedorretillas. Pero de aquella manera, las hace solo con los labios y se babea más que otra cosa, pero se siente súper mayor cuando las hace.

02-04-2015: Ya no tiene pelitos en las orejas, este es el día en que me di cuenta que habían desaparecido, no es que esté todo el día mirándolo preocupada. Nació con ellos y bromeábamos diciendo que era un hobbit (que mala gente somos) pero ya no los tiene.

06-04-2015: Le pusieron las segundas vacunas, las de los cuatro meses. Lo pasó mejor que la primera vez.

Este mes el cambio también ha sido muy grande, la movilidad ha aumentado considerablemente y aunque todavía no se da la vuelta ni se sienta, si se pone de lado y se mueve, y cambia de posición con mucha soltura. Cambiarle el pañal ya no es tan fácil como antes.

Hay que tener mucho cuidado con ella porque estando tumbada, aunque sea totalmente, levanta la cabeza queriendo incorporarse. No digamos ya si está medio sentada en la cama con cojines o en el carro. En más de una ocasión lo ha logrado apoyándose con los brazos en los lados. Súper Papá dice que no tardará en sentarse y yo pienso lo mismo.

Mantenemos conversaciones e imita los sonidos que la hacemos. Entre los grititos, las modulaciones de voz, las pedorretas y las gargaritas, tiene un sin fin de “cosas que decir” y cuando hablo en su idioma se emociona y contesta. Imita el sonido que yo hago después. Es completamente alucinante y son momentos únicos.

IMG_1257

En el coche está mucho más tranquila. Nunca le ha gustado que la pusiéramos en el asiento, pero con suerte se dormía en seguida. Ahora cuando la montamos en el coche puede quedarse despierta, mira por la ventana, juega con algún juguete o tiene a su madre al lado haciéndole cucamonas, por lo que aguanta genial. Eso si, el sol la trae por la calle de la amargura, así que Súper Papá ha ido a tintar las lunas traseras del coche (más majo…), pero todavía no las hemos estrenado.

Hace menos caca y con horario diferente. Es normal con lactancia materna que haga menos, pero a mi lo que me fastidia es que a partir de las doce de la noche hace como tres cacas. Se puede dormir y despertarse al rato para hacerlas. Así nos tiramos hasta las tres de la mañana cambiando pañales. Este ritual lo hacía antes por la mañana que nos venía mucho mejor.

Se le notan los cambios de sueño. Quiere menos que antes dormirse y se duerme con más dificultad. Nos dormimos muy tarde y también nos despertamos tarde. Ya no le gusta eso de tumbarnos juntitas con la teta, tiene que ser conmigo sentada, con el consiguiente peligro de que se despierte cuando la tumbas. Estos últimos días lo que hago es tumbarla a mi lado, oscuridad y silencio, y yo cierro los ojos. Ella está a mi lado, juguetea un rato, hace sus gargaritas y desde abajo se tuerce para mirarme a la cara. Como ve que tengo los ojos cerrados, se coge a la tetita, la suelta…. Y así hasta que se queda frita. Me ha funcionado tres días por ahora, y por lo menos uno de ellos estoy segura de que me dormí yo antes que ella… También me sorprende que se quede dormida de paseo en el carro con tanta facilidad, o mientras me ducho. Ya se ha dormido dos veces ella sola mientras yo la miro asombrada desde la ducha.

IMG_0792

A la hora de comer es muchísimo más rápida, incluso ella sola coge la teta antes de que yo reaccione. Qué bonita es. No tiene curiosidad por nuestra comida todavía y es normal que no la tenga. En el pediatra nos dieron pautas para la AC (Alimentación Complementaria), las cuáles están claramente dirigidas a bebés que toman biberón y en las que se señala que debería darle cereales (con cuatro meses, ¿estamos locos?), pero no pienso hacerlo. Lactancia Materna Exclusiva y a demanda como dice la OMS hasta los seis meses.

Pesa 7, 650 kg, 3,850 kg más que cuando nació y mide 63 cm, 12 cm más que cuando nació. Está en percentil 99 y más bonita que nada. Ha vivido 121 días fuera del útero.

Estos días de Semana Santa que ha hecho tan buen tiempo, hemos aprovechado mucho para salir a pasear con el carro. Va muy tranquila y con muchisma curiosidad. La he dado el pecho en el parque y le encanta mirar alrededor, incluso un día estuvo viendo cómo jugaban unos niños al fútbol y se reía.

Lucy sabe lo que es un móvil y que la estás grabando o haciéndole una foto. Hay que engañarla para que no se ponga seria cuando ve uno, porque si no, no hay manera de cogerla en pleno apogeo haciendo nada… Aún así, algo hemos conseguido…

Me encanta darle besitos y mordisquitos en sitios y que ella se ría y suelte carcajadas y grititos. Me encanta mirarla y que esté mirándome ella a mi, calladita, esperando a que yo mire para sonreírme. Me encanta cogerle las manitas y darle besitos despacio en la cara, y que ella se deje. Me encanta que se ría y se le arrugue la naricilla. Me encanta que esté al pecho y ladee la cabeza para mirarme, se ría y busque otra vez el pecho como escondiéndose…

Crece a toda velocidad. Da la sensación de que si no estás atenta, te pierdes algo.

¡Ah! Y Súper Papá y yo la queremos cada día más, y creemos que ella crece feliz y sabiendo que la queremos.

lucy-cuatro-meses

¿Cómo recordáis el cuarto mes de vuestro bebé?

Otros meses de Lucy:

El Primer Mes de Lucía

¡¡Mi Niña Tiene Dos Meses!!

Los Tres Meses de Lucy