6 Consejos para una Navidad saludable por Ángela Quintas

6 Consejos para una Navidad saludable por Ángela Quintas

Llegan las fechas más señaladas del año, en las que las comidas familiares y las cenas de empresa son prácticamente obligatorias. Es esta época en la que las reuniones con amigos y cenas, con menús posiblemente demasiado copiosos y no todo lo saludables que nos gustaría, se multiplican, y tenemos demasiados excesos a la hora de comer.

Pero, ¿cómo evitar esos excesos? Comer es un placer, y en las animadas cenas es difícil controlarse. La abuela suele hacer su famosos plato que llevamos todo el año esperando, o compramos alimentos que por su precios solo podemos permitirnos en ocasiones especiales.

Sigue leyendo

Anuncios

#LaCocinadeSúperPapá: Burritos con Tortillas de Trigo Integral

Antes de nada, perdón por llamar a esto un “Burrito”. Sabemos que seguramente no se les parecen mucho, pero nosotros las hemos bautizado así.

Esta receta es un clásico de #LaCocinadeSúperPapá, que ha ido adaptando a Lucy según los ingredientes que íbamos introduciendo en su alimentación.

Es una receta muy socorrida en la que se pueden utilizar ingredientes aleatorios al gusto o con lo que tengamos a mano en la nevera.

Ingredientes que necesitamos:

  • Tortillas de Trigo Integral. Nosotros utilizamos estas de “Hacendado”. Tienen poca sal y un cierre para que se mantengan blandas si no las consumimos todas.

 

  • Carne: Súper Papá lo suele hacer con carne picada de pollo, de pavo, de ternera… Depende del momento y de lo que apetezca más. Es una buena manera de comer todo tipo de carnes; Alguna vez lo ha hecho también con tiras de pechuga de pollo o pavo.
  • Verduras: suele utilizar champiñones, calabacín, berenjena… El maíz también le pega. Se utilizarán las verduras que hayan sido introducidas o también se pueden ir introduciendo de esta manera. Hemos llegado a comer Tortillas de Pavo y Calabacín solo y están ricas.
  • Cebolla.

Preparación:

Rehogamos la cebolla picada con la verdura. Podemos echar pimentón o cúrcuma al gusto. Súper Papá a veces no echa nada.

En un principio practicando BLW es mejor partir toda la verdura de manera alargada (tamaño y corte de patata frita). De esta manera la cogen y gestionan mejor.

Con el tiempo y según aprenden a comer y se autorregulan nos hemos ido relajando con eso del corte.

Una vez que la verdura está rehogada, se añade la carne, picada o en tiras.

Remover y vigilar hasta que la carne esté bien cocinada.

 

Montando las Tortillas:

Cada uno tiene su técnica. Yo las enrollo como si envolviese una botella para regalo: doblando hacia dentro la base del burrito según lo enrollo. De esta manera la Tortilla sujeta sus propios pliegues.

 

Lucy al principio se las comía desmontadas. La carne, la verdura y la tortilla cada una por su lado, pero ahora le hacemos mini Burritos y los coge genial.

También se cansa a veces del burrito porque prefiere comer lo de dentro y las abre. Al gusto y decidiendo ella sola.

Para hacer las suyas corto una tira de tortilla y la monto igual que para los adultos.

 

Esta receta solemos utilizarla para cenas más que nada, pero también vale para almuerzos, y está deliciosa.

¡Buen Provecho!

COMIENDO SOBRAS

Este post de De Profesión Mami me hizo darme cuenta de algo: Lucy se come mi comida.

No es que me la quite del plato, la pobre no puede, es que cuando la ve la pide, y no para hasta que se la das. Es lo que tiene hacer BLW: ella quiere de todo lo que hay en la mesa.

Ocurre a menudo que cojo algo para comérmelo, casi sin pensar, le doy a ella la mitad (que pueda comer y esté ya introducido en su alimentación). Me sale solo, es un instinto, algo que ya se ha convertido en rutina.

Pero claro, coges un plátano y te comes la mitad, o una naranja y acabas comiéndote dos gajos “por si acaso pide más” porque ella, pobrecita mía, come más lenta. Y si, siempre pide más.

Con la tontería de que es pequeña nunca le das una pieza de fruta entera, o no le llenas el plato hasta arriba de brócoli. Pero siempre pide más y lo consigue de tu plato. Nunca creemos que puede comerse una ciruela entera ella sola hasta que lo hace.

Asi que tengo y tenemos, porque a Súper Papá también le sucede, la sensación de comer sobras siempre: Comemos lo que Lucy no pide. Incluso nos da de comer lo que ella ya no quiere.

 

Todo lo que sale de la boca de Lucy que ella deshecha, que aparta porque ya está mordisqueado, cae en mi boca. Otra vez sin pensarlo, por instinto…

Recuerdo cuando mi cuñado hacía esto mismo: Mis sobrinos sacaban algo de la boca porque no lo querían o no podían gestionar, y allí estaba él raudo y veloz a recogerlo directamente de la boca de sus hijos y presto a metérselo en la suya, sin anestesia ni nada. A mi me daba un asco que me moría y ahora soy yo la que lo hago a diario varias veces…

Eso va directo a mi boca.

¡Cómo nos cambia la maternidad! ¿Verdad?

Lucy se come nuestra comida, pero nos cede sus sobras mordisqueadas. Todo un detalle.

Compartiendo un kiwi que ya no quiere.

¿Tú también comes sobras?

#LaCocinadeSúperPapá: Hamburguesas de Pavo y Calabacín

Últimamente comemos mucho calabacín, se está convirtiendo en uno de nuestros ingredientes estrella en La Cocina de Súper Papá. A Lucy le encanta a la plancha y Súper Papá ha hecho unas hamburguesas de pavo y calabacín ricas y tiernas.

Muchos padres suelen “esconder” las verduras en otros alimentos para que los niños las tomen, así que esta manera de presentar las verduras puede servirles. Aunque este no es el caso de Lucy, porque se lo come todo; Nosotros solemos hacer las hamburguesas solas y ella se las come bien, pero Súper Papá quería innovar y darle un toque especial (algo que hace muy a menudo y siempre le sale bien).

Ingredientes que necesitamos:

  • Carne Picada.- Nosotros la compramos de pavo, pero se pueden hacer con carne de cerdo, pollo o ternera…
  • Calabacín. – Se puede hacer también con berenjena o pimiento… Si se quiere utilizar verduras como patata o batata, habría que cocerlas antes para añadirlas posteriormente a la carne.
  • Cebolla
  • Aceite

Preparación:

Picamos el calabacín y la cebolla en daditos. Se sofríen con aceite, que queden bien reogaditas. Opcionalmente se le puede añadir pimentón.

Se pasa por la turmix (batidora o picadora) y se mezcla con la carne. Se montan las hamburguesas del tamaño que queramos. Súper Papá se las prepara a Lucy de su tamaño para que las coja bien.

Súper Papá las frió con poco aceite, sin pasarlas por harina, ni huevo, ni añadir pan rallado a la mezcla y no se deshacían… Pero se puede añadir, ¡faltaría más! Incluso se puede sustituir el huevo por harina de garbanzos si no está todavía introducido.

Quedaron así de ricas. Nosotros las comimos con pan de hamburguesa y Lucy a dos carrillos.

 

A Lucy le gustan mucho las hamburguesas, es bastante carnívora en general y el calabacín le chifla, así que esta receta podría ser de sus favoritas. Las come que da gusto verla.

 

Es una receta fácil, rápida y triunfa seguro. Además es sana y sirve tanto para almorzar como para cenar. Desde que practicamos BLW con Lucy, comemos todos mejor.

Si te animas a hacerla cuéntame qué tal te han salido o si has variado los ingredientes. ¡Así aprendemos todos!

¡Buen provecho!

Pautas para Comenzar con BLW

Cuando estaba embarazada comencé a informarme sobre crianza, lactancia y nutrición para niños, todo un mundo nuevo para una primípara.

Conocí aquello del BLW (Baby Led Weaning) por casualidad, y al principio me pareció algo muy raro pero que coincidía con mi idea de alimentación libre de papillas. Nunca me ha gustado ver comer a bebés purés por sistema, verles tragando de la cuchara, ver como les engañan y obligan en muchas ocasiones, y el BLW fue la respuesta para mi.

Descubrí que no es necesario dar cereales de farmacia (que llevan azúcar y más ingredientes no adecuados para un bebé), que la AC (Alimentación Complementaria) se debe comenzar a los seis meses y que es eso, complementaria.  Que un bebé que tome pecho tiene suficiente con la leche materna, no debe sustituirla por comida, debe ir aprendiendo y jugando, conociendo nuevas texturas, nuevos sabores… Aprendí que los bebés pueden comer alimento sólido y que aprenden a gestionarlo mejor y antes, porque el movimiento que hacen con la mandíbula al mamar es muy parecido a masticar y que si la acostumbro solo a tragar, perderá ese reflejo que ya tiene aprendido.

Si comer para un adulto es un placer, ¿por qué no va a serlo para un bebé? A mi no me gustaría comer todos los días puré, sin saber qué estoy comiendo exactamente, ¿por qué a mi hija le va a gustar?

Así que me puse a ello y descubrí que las pautas para comenzar a practicar BLW son las siguientes (además de tener seis meses de edad):

  • Sentarse por si mismos. En algunos grupos de Facebook, webs, blogs…, se dice que con que se mantenga sentado ya vale, pero los que defienden que el bebé debe sentarse solo, dicen que si no se sienta por si mismo es que su aparato digestivo no está preparado. Yo admito que empezamos a darle cosillas antes de que se sentase sola y que no esperamos porque en cuanto sentábamos a Lucy a la mesa, quería probarlo todo. Debe estar en trona o en el regazo, siempre con la espalda recta. Nada de hamacas o carritos con postura medio recostada.
  • Debe tener curiosidad por la comida y ser capaz de cogerla con la mano. En el BLW se debe dejar que el bebé experimente y elija lo que quiere comer. El mismo decidirá lo que quiere comer y en qué cantidad. A esto se le llama autorregulación.
  • Debe haber perdido el reflejo de extrusión, un reflejo del bebé que impide que le entren objetos extraños por la garganta. Es un movimiento de la lengua que empuja al alimento fuera de la boca.

Una vez que estos requisitos se cumplen, podemos sentar al bebé a la mesa con la familia a comer todos juntos, (en la medida de lo posible, ya se sabe que hoy en día los horarios no dan más de sí) siempre bajo nuestra atenta mirada. Y ¿por qué todos juntos? Porque los bebés aprenden por imitación y con este método tendrán que aprender a comer ellos solos practicando su motricidad, porque les gusta formar parte de la familia y comiendo/ cenando con todos en la mesa lo son. Porque además el BLW supone que nuestros hijos comerán lo mismo que nosotros (lo que puedan y deban)

Estos tres son los requisitos indispensables para comenzar con BLW. Seguiré dando consejos según nuestra experiencia por si pueden ayudar a alguien porque hay muchísimos detalles y consejos prácticos.

Nosotros desde luego estamos muy contentos, Lucy aprende mucho cada día, da gusto verla comer, ella se lo pasa pipa y además come sano.

Lucy con 30 semanas comiendo tomate.

Os recomiendo unas lecturas sobre la alimentación complementaria ya que toda información es poca:

  • “Mi niño no me come” de Carlos González.
  • “El Niño ya come solo” de Gill Rapley y Tracey Murkett
  • “Se me hace bola” de Julio Basulto.

Y también os aconsejo que veáis vídeos de bebés comiendo sólidos, porque a veces las arcadas y las muecas impresionan un poco.

¿Tu bebé ya cumple los requisitos?

¿Te interesa seguir con el BLW?

¿Lo practicaste con tu bebé? ¿Cómo te fue?

YA CINCO MESES DE AMOR CON LUCY

Este mes Lucy ha experimentado muchos cambios y altibajos.

Nosotros no pasamos por la crisis de los 3 meses pero parece que hemos tenido la crisis de los 4 y medio. Han sido casi dos semanas de locura en las que Lucy estaba muy quejicosa y enfadada con el mundo. No se dejaba cambiar el pañal, no se dejaba cambiar de ropa ni vestir, ha liado unas durante el baño de berrinches tremendos y suspiritos al final del mismo, no podía estar ni un segundo en el carro, por lo que tampoco me dejaba hacer mucho a mi, ni ducharme casi. Tampoco se quedaba durmiendo solita, o dormía con ella o no dormía y se despertaba cien veces, así que ha estado con sueño y mala leche perpetuamente. Además el calor repentino que ha aparecido, ha empeorado la situación… También ha estado mucho más apegada, sobre todo conmigo. No quiere estar en brazos desconocidos y para ella todos son desconocidos menos su papá y yo. No sabemos por qué, pero no le gusta nada que salga a la terraza a tender y se pone a llorar. A mi me da la impresión por la expresión de su cara, que le da miedo.

Pero como dice @deprofesionmami: “igual que vino se irá” y por fin ha pasado, nuestra Lucy vuelve a ser ella misma, a sonreir y a estar tranquila.

Cada mes aumenta su movilidad y jugando con Súper Papá se apoyó por primera vez con los brazos estando boca abajo. También estando sentada se descubrió un pie y queria bajar la cabeza para comérselo. Ya se coge los dos como si nada, pero no tiene ganas de llevárselos a la boca por ahora. Seguí los consejos de @papislocos y empecé a estimular a Lucy, ya que soy un poco pánfila y estoy un poco verde. La puse boca abajo y con un sonajero la llamaba por detrás. Ese mismo día se dió la vuelta. Estando boca arriba se da la vuelta con bastante dificultad. Por ahora se sienta sola aunque hace mil intentos. Ha descubierto que puede irar las cosas desde otra perspectiva y ladeo el cuerpo y la cabeza para ver las cosas tumbadas, es muy gracioso.

lucy boca abajo

Ya espacia más las tomas de pecho por lo que también duerme menos. Tiene muchísima curiosidad por la comida, cosa que antes no existía. Coge todo lo que pilla y se lo lleva a la boca. Ha lamido y chuperreteado plátano, pan, piña… Sabemos que la lactancia materna debe ser exclusiva hasta los seis meses, pero también sabemos que es bueno que tenga curiosidad por la comida y que si existe, no debemos negarle la posibilidad de descubrir y experimentar dentro de los razonable.

Sigue durmiendo genial por las noches, por lo que sus papás también dormimos genial. El colecho y el pecho hacen que las noches pasen prácticamente sin desvelos. Incluso con la crisis de crecimiento que hemos tenido y los cambios de comportamiento, la noche y el sueño lo ha respetado. Lo que si he notado es que va cogiendo horarios: se duerme sobre las 23:00- 23:30 y se despierta sobre las 8:30- 9:00, que no está nada mal.

Las legañitas del ojo izquierdo que tenía al principio casi han desaparecido, aunque sigue teniendo costra láctea.

Los dientes siguen empujando. Hay días mejores, pero también los hay que lo pasa fatal. Le ponemos Paracetamol en las encías para que lo lleve mejor.

Le encantan los juguetes. Es capaz de estar un buen rato distraída ella sola, cogiendo, mordiendo y tirando sus juguetes, estando yo cerca, o mientras coloco cosas. La pongo en la cama con cojines alrededor, y ella se rie, habla por los codos y sonríe cuando la preguntas que hace. Es un amor.

lucy feliz con sus juguetes

Los paseos también han cambiado. Antes se quedaba dormida en seguida y ahora no se duerme, y es más que posible que en algún momento reniegue del carrito y haya que portearla de vuelta a casa.

lucy de paseo

Cada día está más grande, ya pesa 8,500 kg y no sabemos lo que mide, pero yo tengo la impresión de que ha dado un estirón considerable. Ya utiliza la talla 4 de pañales. Tiene menos cara de bebé y más de niña. ¡Qué rápido crecen!

Ha sido un mes muy intenso y ha habido momentos duros en los que la paciencia debe ser infinita. Menos mal que Súper Papá y yo hemos leído mucho y hemos detectado la crisis, lo que nos ha llevado a tomarnos las cosas con más calma, Lucy no estaba así porque ella quería.

Vivir cómo crece Lucy tan de cerca es increíble y emocionante, son momentos únicos los que nos regala cada día.

lucy con su peluche Paul

Otros meses de Lucy:

El Primer Mes de Lucía

¡¡Mi Niña Tiene Dos Meses!!

Los Tres Meses de Lucy

El Cuarto Mes de Lucy

HAMBRE VORAZ

Y digo esto zanpándome un bocata de sardinas para merendar.

La Lactancia Materna da mucha hambre, pero mucha. Y sed. Sed como en mi vida.

Es normal, mi cuerpo necesita nutrientes para fabricar la leche que tiene tan bien alimentada a mi Lucy, pero no parar en todo el día también hace que necesite mucha más energía que antes.

Vamos, que termino de comer y ya estoy pensando en merendar, y de ahí en cenar. Y después de cenar sigo teniendo hambre.

Además no puedo tomar proteína de leche de vaca por lo que hay muchas cosas ricas como quesos, yogures, bollería (mi reino por un donuts de chocolate) que no puedo comer y tengo una ansiedad perenne. Si fuese por mi estaría todo el día devorando.

Soy de buen comer, pero ya es exagerado. Súper Papá está asustado y con razón porque parezco una alimaña en busca de comida. Si viene a ver cómo estamos y me pregunta si estoy bien y si necesito algo, sabe perfectamente cual es la respuesta: “Tráeme algo de comer, y agua, porfi”. Fijaros en el “algo”. No tengo caprichos de nada, solo quiero algo que pueda digerir.

Muchas veces me lo imagino en la cocina, mirando la nevera a ver que me trae con cara de desesperación. También me lo imagino cocinando con muchos fuegos al mismo tiempo, esclavizado haciendo platos suculentos, porque cocina bien y todo lo que hace esta riquísimo. Me cuida más bien y es más bueno…

Cuando voy a casa de mi hermana Candy también le dejo la nevera tiritando, y la tengo también subyugada en la cocina preparándome desayuno, almuerzo, merienda…. Mi cuñado siempre me pregunta si he comido todo lo necesario y es que va específicamente a comprar cuando sabe que voy…¡Vaya fama me estoy labrando! Me tranquiliza que ambos saben lo que es la lactancia y que lo ven normal, por lo menos hasta cierto punto, ya os digo que lo mío es un no parar de engullir.

Y como con ansiedad, como los pavos, parece que ni mastico. Esto también es una consecuencia de ser madre y andar a la carrera todo el día: Si Lucy está durmiendo cuando comemos hay que hacerlo rápido para aprovechar a hacer otras cosas, y si está despierta, hay que comer rápido porque en el carrito no dura mucho tiempo, aunque es verdad que últimamente nos deja comer muy tranquilos.

Dicen que las madres engordan cuando abandonan la lactancia, porque se acostumbran a comer tanto que luego comen la misma cantidad aunque ya no lo necesitan, pero yo creo que el ritmo de tener un bebé demandante las 24 horas no debe dejarte margen para adelgazar, por lo menos con el ritmo que yo llevo. No me preocupa, a mi lo que me preocupa es tener comida y agua a mano siempre.

Que si queréis hacerme un regalo, o me compráis un traje que os saldrá más barato, o me lleváis a un buffet libre pero a primera hora, para que haya de todo…

¿Os pasa/pasó lo mismo durante la lactancia?

¿También era exagerado o me estoy convirtiendo en una especie de monstruo de las galletas?

Mmmm… Galletas…

el-monstruo-de-las-galletas

Halloween is coming…

Me encanta Halloween, siempre me ha encantado.

Y eso que desde que recuerdo me da angustia, vergüenza ajena o miedo, (no se muy bien lo que es, supongo que tendrá nombre medico como una fobia), las personas disfrazadas de cualquier cosa que tenga que ver con el terror y el miedo. ¿Masoquismo? Puede. Supongo que Halloween consiste un poco en pasar miedo y a mi me gusta. Desde pequeña me gustan las historias, los relator de terror, las películas de miedo… Y luego me dan canguelo, no me hago la valiente porque pierdo los nervios como una cría. Entré en el Pasaje del Terror del Parque de Atracciones con 28 años por primera vez y corrí más que vi…

Pero esta fiesta tiene su puntillo, ¿verdad? Hace un par de años hice por primera vez una calabaza decorada, ¡y me encantó! Me gusta disfrazarme, porque así estoy más unida al resto de disfrazados y me da menos miedo, aunque para eso suelo ser muy pava y tengo muy poca imaginación…

Este año que estoy embarazada quiero hacer algo especial. No voy a disfrazarme porque no voy a salir, pero si habrá pelis de miedo, habrá cena especial de Halloween, aunque sin chucherías por la diabetes gestacional y eso que Super papá trajo unas chucherías Migueláñez especiales de Halloween que son muy graciosas y tienen pintaza… Alguna idea más que se me ha ocurrido para aprovechar el embarazo y llevo dos semanas buscando calabazas hermosas para decorar, no las enanas que están vendiendo en todos sitios… Mi cuñado las ha encargado en una frutería porque queremos que mis sobrinos participen un poco y como son tan pequeños y tienen tanto miedo, intentaremos que se les pase un poco distrayéndose y haciendo manualidades.

IMG_8219

Una mención especial a mi amiga de Lunalia´s Workshop que es toda una artista de las manualidades, le encanta Halloween y es creativa a rabiar. Además también es un poco friki, bueno, muy friki y celebra su cumple en esta fecha decorando su casa, su comida, a sí misma, a su marido y a su hurón Bucky. No se si este año podré ir al fiestorro que hará, pero ella sabe que la llevo en el corazón y aprovecho para poner una foto de la calabaza que le regalé hace dos años. Ella sabe que soy lo peor para estas cosas y que me costó sudor y lágrimas hacerla, pero ella se merece eso y más.

calabaza

¿Cómo celebráis Halloween? ¿Qué es lo que más os gusta?