¿Cuánto se involucran los padres en la crianza de sus hijos?

El pasado 6 de febrero acudimos a un evento de Dodot en el presentaban su nuevo pañal y su “Estudio sobre la paternidad”, que ha sido realizado a través de encuestas online mediante entrevistas a padres con hijos entre 0 y 4 años. Según Dodot existe “una nueva generación de #PapásDodot que buscan nuevas maneras de involucrarse en la vida de sus hijos y ampliar la calidad del tiempo que pasan con ellos”.

archivo-14-2-17-1-25-49

La presentación constaba de una mesa redonda y contábamos con la presencia de Mónica de la Fuente (fundadora y directora de Madresfera), Leyre Artiz (directora de la revista Ser Padres), Óscar Chinarro (sociólogo), Miguel Álvarez- Builla (Brand Manager de P&G) y Adrián Cordellat (papá bloguero de Un Papá en Prácticas), en la que hablaron sobre los datos recopilados y su experiencia en estas lindes.

dodot_158

Archivo 14-2-17 1 26 04.jpeg

Lucy súper atenta a la charla. Mónica de la Fuente y Adrián Cordellat durante el coloquio.

Según mi percepción, hoy en día, cada vez más los padres se involucran en la crianza de sus propios hijos y se alejan de estereotipos que se repetían en pasadas generaciones de padres despegados y que los primeros años prácticamente no colaboraban con los cuidados básicos de su prole.

No tengo datos sobre la paternidad de hace 30 años, no puedo comparar y me gustaría. Pero si puedo tener en cuenta lo que hablan abuelas y madres, lo que nosotras mismas hemos visto en casa, lo que esta sociedad ha dictado hasta ahora y que la publicidad relacionada con la crianza estaba dirigida específicamente hacia las madres.

Muchos padres viven hoy en día una paternidad consciente,  disfrutan cuidando a sus hijos y quieren ser parte de una crianza activa. Quieren pasar tiempo con sus retoños, cantando canciones, jugando, acunándoles… En definitiva, haciendo por fin lo que se han perdido durante muchísimo tiempo.

Dodot ha querido reflejar esta nueva generación de #PapásDodot, que no solo “hacen” si no que hasta hablan de ello, algo que también estaba relegado a las madres.

Según los datos del “Estudio sobre la paternidad” de Dodot, cada vez son más los padres que en comparación a sus propios padres o abuelos, realizan múltiples tareas que tienen que ver con el cuidado de sus hijos diariamente.

En muchos de los resultados del estudio, lo curioso y que a mi me llama la atención, no es el dato en positivo de los padres que realizan una tarea en concreto, si no los que todavía hoy en día, no las realizan:

“¡Playtime!”

El 83% de los padres asegura jugar con sus hijos a diario. Es un porcentaje alto, aunque hay que tener en cuenta que es una de las actividades mejores y más fáciles. Todos preferimos el momento de risas al de llantos porque no quiere vestirse por ejemplo.

#SúperPapá declara que es la actividad que más le gusta hacer con Lucy, y es la que más realiza.

“Una manita por aquí”

El 64% afirman vestir o desvestir a sus hijos diariamente, (el 36% no lo hace) y el 15% tiene esta actividad como favorita entre todas.

A #SúperPapá es la actividad que menos le gusta, y no me extraña, porque Lucy no se está quieta nunca, hay que perseguirle por toda la casa y al final siempre acaba llorando. Pero la realiza igualmente porque hay que hacerla, y siempre intentamos distraer su atención para facilitar la tarea.

“Es la hora de ir a dormir”

El 62% de los padres acuesta a sus hijos a diario, lo que quiere decir que el 38% o no colabora en esta tarea, o puede que no esté en casa para hacerlo por trabajo u otra razón. Es el momento preferido del 13% de los padres.

Lucy nunca quiere ir a la cama, no es un momento nada fácil ni para #SúperPapá ni para mi. Excepto el día que leemos un cuento y no hay queja después, que han sido 3 veces más o menos.

“Esta cucharita por papá”

El 62% de los padres dan diariamente de comer a sus hijos pero es la actividad favorita solo del 5% de los padres. Mi pregunta sería qué porcentaje hacen Baby Led Weaning (alimentación autorregulada, los bebés comen solos), porque me parece un porcentaje bajísimo para una tarea que se debe hacer varias veces al día todos los días.

En casa ni #SúperPapá ni yo hemos dado de comer a nuestra hija nunca, somos un 0%, pero nosotros si hacemos BLW.

archivo-14-2-17-1-26-16

“¡Vamos de paseo!”

Es el momento preferido por el 46%, por encima de todas los demás.

Es la tarea que menos realiza #SúperPapá, porque a las horas en las que salimos está trabajando, pero cuando se han ido los dos solitos se lo pasan genial.

El cambio de pañal

El 85% cambia el pañal habitualmente y 65% lo hace a diario.

El 86% de esos padres que cambian el pañal, utilizan trucos para conseguirlo. De estos un 65% les habla tranquilamente mientras el 28% utiliza juguetes para distraer y el 25% le canta canciones.

Archivo 14-2-17 1 26 34.jpeg

En casa lo que siempre nos ha servido mejor es cantar y #SúperPapá es especialista en inventarse canciones con las que Lucy se parte de risa.

Conciliando

El 54% asegura que le gustaría pasar más tiempo con sus hijos, pero el 40% considera que concilia su vida laboral y su paternidad de manera adecuada.

archivo-14-2-17-1-27-10

El 60% incluso cambia horarios laborales para poder estar más tiempo con sus hijos.

El 76% si disfrutó su permiso de paternidad y este dato me sorprende mucho porque el 24% no lo hizo. ¿Serán padres en paro? ¿Autónomos? ¿O que no han querido pasar el tiempo que les corresponde por ley con sus hijos recién nacidos?

archivo-14-2-17-1-27-32

Un 43% intenta salir más rápido antes para estar con sus hijos y el 39% hace exactamente lo mismo que antes de ser padre.

Archivo 14-2-17 1 27 21.jpeg

#SúperPapá trabaja muchísimas horas y no siempre en el mismo horario. Tiene varios proyectos que sacar adelante y hay semanas que ni siquiera tiene un día libre. Es un daño colateral de la decisión que tomamos de que solo uno de los dos trabajaría para que el otro pudiera estar con Lucy. Le encantaría pasar más tiempo con nosotras y viene directo del trabajo a casa siempre, si no está trabajando, está con nosotras.

Buscando información

Los tiempos cambian y los nuevos #PapásDodot también buscan información sobre el cuidado y la crianza de sus hijos.

El 73% consulta al pediatra, el 58% consulta internet en general y el 74% busca información en blogs y foros, un dato que me hace pensar que los blogs cada vez tenemos más peso y que además de nuestra opinión debemos tener mucho cuidado con lo que decimos y utilizar enlaces para que esos padres puedan decidir por sí mismos.

Tanto #SúperPapá como yo solemos buscar mucho en internet, pero afortunadamente no hemos tenido ningún problema de mayor gravedad y por eso no consultamos mucho a médicos.

 

archivo-14-2-17-1-27-44

Es muy curioso al leer este estudio, los porcentajes de las actividades y preferencias de los padres al cuidar de sus hijos. Me han entrado ganas de ver el mismo estudio dirigido a las mujeres y averiguar qué tareas bajan del 100%, ya que las mujeres seguimos siendo las encargadas de los temas relacionados con los cuidados.

Si preguntásemos a las madres de esos mismos hijos, ¿estos porcentajes aumentarían o serían menores?

También me gustaría saber qué tanto por ciento de los hombres que han contestado estas preguntas trabajan o están en paro. Dista mucho la colaboración de un padre que trabaja de sol a sol, de uno que es autónomo, o de uno que tiene una jornada continua y puede pasar toda la tarde con sus hijos. Las circunstancias de cada familia por la situación laboral y económica que vivimos es muy variada y creo que es uno de los factores que en cierta manera provoca o facilita que cada vez más padres se involucren en la crianza. Muchísimos padres pasan las 24 horas con sus hijos y son los que realizan el 100% de las tareas diarias relacionadas con los niños.

Por supuesto estos datos son buenos, si contamos con que antes los niños eran asunto sólo de mamá, y si pensamos que aún hoy, hay padres que no han cambiado un solo pañal ni juegan con sus hijos.

En un mundo perfecto, este tipo de estudios no serían necesarios. Los hijos e hijas son responsabilidad de ambos progenitores por igual. Trabajen fuera de casa o no, ambos deben colaborar en la crianza y el cuidado de los niños. Los hombres no son héroes por realizar estas tareas, ni deberíamos darle más importancia a que las realicen porque es su obligación.

¿Qué piensas del estudio?

¿Crees que las tareas de cuidados y crianza son equitativos o todavía falta mucho?

Gracias a Madresfera por realizar la convocatoria, siempre es un gustazo veros y charlar con vosotras. También es un momento genial para coincidir con otras mamás blogueras y para que Lucy haga amiguitos.

Archivo 14-2-17 1 26 56.jpeg

Lucy haciendo amigos durante el evento. En la foto con el Pollito del blog www.mipollitodicepio.com.

Gracias a Dodot por elegirnos otro año más para acudir a su presentación, por los eventos tan especiales y cuidados que organiza con entretenimiento para los niños y niñas que acuden, esta vez en “Cómo saber cómo” un sitio chulísimo, y por el regalito que siempre nos dan. Lucy merendó genial y se lo pasó estupendamente como siempre.

evento_dodot_madresfera_merienda.jpg

naranja_dodot_estudio_paternidad.jpg

Anuncios

¿Existe la Conciliación?

Cuando dí a luz a mi hija ya no tenía trabajo. Me despidieron 3 días después de mi última menstruación, seis semanas antes de saber que estaba embarazada, al comienzo de la búsqueda. Y es curioso porque formaba parte de un grupo que estaban formando para un nuevo proyecto. Supongo que hay cosas que nunca se deben comentar en según qué ámbitos.

Durante el embarazo supe que quería formar parte de su crianza, quería estar con ella, no quería verla solo unas horas al día. Y cuando por fin la tuve en brazos me di cuenta que iba a ser madre por primera vez solo una vez en la vida, que mi hija solo iba a vivir una vez sus primeros años, sus primeros momentos… Y yo quería estar ahí.

En casa tuvimos claro que lo mejor para ella y su desarrollo era criarse con su madre y sentirse segura en el calor de su hogar.  Así que decidimos ajustarnos el cinturón, sacrificar muchas cosas a favor de la crianza que elegimos, la que creemos imprescindible, respetando los tiempos de nuestra hija y sus necesidades físicas y emocionales. Las que tiene todo bebé.

Algún día tendrá que ir al colegio obligatoriamente pero mientras, vamos al parque a jugar con amiguitos y aprendemos muchas cosas en casa. Es una niña muy sociable y autónoma.

Cuando Lucy cumplió 16 semanas descubrí lo terrible que hubiera sido separarse de ella a esa edad, que es el tiempo de permiso maternal que actualmente hay en España. Ella todavía no se sentaba sola, todavía tomaba pecho a demanda y me necesitaba cerca, necesitaba mi olor y continuar con la exterogestación. Por suerte yo no tuve que volver a mi trabajo, pero muchas mujeres si tienen que hacerlo.

Y digo por suerte, porque para mi lo es, pero como decía antes, es un sacrificio para nuestra economía familiar y también para mi experiencia laboral.

Las madres y los padres que dejan su trabajo y eligen criar a sus hijos en casa el máximo tiempo posible sacrifican su cotización a la seguridad social y oportunidades laborales.

Los padres y las madres que también trabajan fuera de casa, como Súper Papá, sacrifican un tiempo valioso y necesario con sus hijos, a los que ven pocas horas al día y la mayoría de veces a contrarreloj por la cantidad de cosas que tienen que hacer en el hogar en muy poco tiempo.

No creo que exista un tiempo de calidad que sea mejor que la cantidad de tiempo que pasamos con nuestros hijos. Definitivamente, la conciliación laboral y familiar no existe.

Por esto, y porque últimamente estoy muy reivindicativa y me uno a diferentes campañas que creo ineludibles, me he unido al Grupo de Facebook “Madres, si. Pero guerreras también.”, que han decidido organizarse para luchar por una conciliación digna, tanto para madres y padres, como para nuestros hijos e hijas, teniendo en cuenta sus necesidades de crianza, que actualmente, ni siquiera se contemplan.

¿Qué pide el Manifiesto Madres, si. Pero guerreras también?

Archivo 3-9-16 23 46 43

¿Y cómo lo vamos a hacer?

Durante toda la semana del 5 al 11 de septiembre, apoyadas por diversas entidades y personalidades, haremos ruido a nuestra manera:

conciliaresvivir

 

Si quieres apoyarnos, tienes toda la información en el blog “Otro Mundo es Posible mediante la Crianza con Apego” de Sara Ribot, que fue la persona que contactó conmigo para que me uniese a esta iniciativa y con la que he coincidido en varias campañas (#BloguerasxlaLactancia y #Lactanciaxdinero) y también puedes hacer ruido con nosotras en Twitter los días señalados.

Y da igual que no tengas hijos todavía, o que no quieras tenerlos nunca. Esto es necesario y beneficioso para toda la sociedad, justo para padres e hijos y por un bien común.

¡Ayuda y difunde!

Carolina Bescansa y su bebé remueven concienciencias y conciliaciones.

Lo que debería ser motivo de celebración por ser sinónimo de libertad de elección para la mujer, una oportunidad de normalizar y visibilizar la maternidad y  una manera de demostrar que España tiene un problema de conciliación familiar y laboral real, se ha convertido en un aluvión de críticas, reproches, cuchillos voladores y opiniones. Y como dar tú opinión es gratis, yo voy a dar la mía.

Carolina Bescansa lleva a su bebé al Congreso de los Diputados porque quiere y porque puede. Es su elección y le lleva porque un bebé debe estar con su madre, cerca del pecho que le alimenta. Le lleva porque su bebé debe ser cuidado, mimado y querido. No guardado.

¿Cuántas mujeres hubieran dado su brazo derecho por no tener que separarse de su bebé a las 16 semanas? Muchas mujeres deben volver a trabajar al finalizar su escasa e insuficiente baja maternal, no les queda otra. ¿Cuántas de ellas desearían poder llevarse con ellas a su bebé? ¿Tan horrible es ver un bebé en el Congreso?

A lo mejor el problema es que hablar de los derechos de las mujeres en materia de maternidad (y en general) es un tema evitado y despreciado sistemáticamente. Nadie tiene en cuenta lo que una mujer necesita (o no) para dar a luz, ni que muchas pierden su trabajo solo por quedarse embarazadas (porque “llegan con el problema” como diría Mónica Oriol), ni que 16 semanas de baja por maternidad son ridículas para cuidar como se debe a un bebé (que también tiene derechos por cierto) y establecer la lactancia materna y alargarla en el tiempo lo aconsejado por las autoridades sanitarias.

Por eso, cuando una diputada recién estrenada acude a un pleno con su bebé en brazos en vez de llevarlo a una guardería y encima le amamanta (¡dios santo, un pecho!), de repente esos seres encorbatados que llevan a sus hijos a la guardería, que nunca se han preguntado si tienen opción a no llevarlo, cuyas mujeres han llorado por separarse de sus hijos a una edad tan temprana, se preguntan si realmente las leyes están bien hechas o existe alguna alternativa más humana y menos dolorosa para los adultos e incluso, menos terrible para un bebé que biológicamente necesita estar con su madre. Se empiezan a hacer tantas preguntas que el cerebro les hierve, y piensan que pueden cambiar las cosas (son los que tienen que cambiarlas), pero es demasiado trabajo y además, si ellos se han fastidiado y sus hijos han ido a la guardería con 4 meses, que se fastidien el resto de bebés españoles. A ver si vamos a lograr modernizarnos e imitar a otros países europeos que tienen un año de baja maternal.

Entonces, una masa de opinólogos profesionales comienzan a enjuiciar a esta señora.

Muchos se escandalizan porque el Congreso de los Diputados no es lugar para un bebé (recuerdo que al parecer el Parlamento Europeo si). Otros se sienten violentados por ver a una mujer amamantar a su bebé, pero por ver un par de tetas en una película no. A toda esa muchedumbre les diré que el problema lo tienen ellos y que deberían informarse de las necesidades de un bebé. También de como funciona la lactancia materna para poder hablar y opinar sobre si Bescansa debe o no separarse de su bebé, cuántos minutos o segundos, o si debe dejarle en la guardería del Congreso (que guay que tienen guardería, eso mismo queremos en cada empresa española), o a cargo incluso de su marido… Una mujer que quiere cuidar de su hijo y darle el pecho tiene que quedarse en casita, ¿es eso? No puede tenerlo todo y hacerlo, debe elegir y sacrificar, ¿verdad? Porque vosotros y vosotras lo digais, machistas.

europarlamentaria.jpg

Licia Ronzulli con su hija en el Parlamento Europeo. Fuente: El País

 

A ver si queda claro el concepto: un bebé debe estar con su madre. Parir a un bebé no es cagarlo al mundo y que se apañe como pueda, ese bebé tiene unas necesidades que su madre ha decidido cubrir. El problema de la conciliación no se soluciona con guarderías gratuitas a partir de los 0 meses, se soluciona con bajas maternales apropiadas y dejando que una madre se lleve a su hijo al trabajo sin problema ninguno, como en este caso.

¿Cuántas mujeres emprendedoras o autónomas se llevan a sus hijos a mil reuniones y trabajan todo el día al mismo tiempo que cuidan de ellos? 

Algunas Feministas preguntaban a Bescansa por su marido directamente (no todas las madres tienen un marido en quien apoyarse, familias monoparentales se llaman), y le preguntan también por las guarderías. ¿Acaso una mujer no puede decidir que quiere estar con su bebé? ¿Tan raro es? ¿Ser feminista supone dejar “guardado” a tu bebé y volver corriendo a tu puesto de trabajo? Un puesto de trabajo, que por cierto, te impide conciliar tu vida familiar, el cuidado de tu bebé y su lactancia materna, a la que tiene derecho y que no es comparable con un biberón.

  
No os engañéis. Las mujeres vuelven a su trabajo y dejan a sus bebés en guarderías, porque “es lo que toca”, porque “todo el mundo lo hace”, no porque ese bebé lo necesite ni porque su madre lo desee. ¿Qué porcentaje de madres dejarían su trabajo por cuidar a sus bebés si pudieran permitírselo económicamente (y algunas sin poder)? A lo mejor os sorprendéis.

Para ser una mujer realizada hay que trabajar fuera de casa, corriendo todo el día de un lado para el otro, pagando la mitad de tu sueldo mileurista a una guardería en la que piensas que tu hijo va a estar bien, buscándote la vida cada vez que se pone malo para recogerle o que un tercero lo cuide, mientras tu estás en tu maravilloso puesto de trabajo en el que te miran mal por sacarte leche o irte a tu hora, en el que no reconocen tu valía y en el momento en el que te quedaste embarazada empezaron a no contar contigo porque evidentemente, después de la “larguísima” baja maternal, vas a reducir jornada como te corresponde. ¿Eso es conciliar? ¿Eso es defender los derechos de las mujeres? ¿Eso es ser una mujer realizada?

Nos han engañado. No nos dan la oportunidad de trabajar fuera de casa, nos obligan a elegir y tienen nuestras mentes tan secuestradas que creemos que es lo normal y lo que hay que hacer. Lo peor es que justificamos nosotras mismas esa putada que nos hacen. Para ser una mujer moderna debes dar el pecho lo que te permita tu baja maternal solo, porque en tu trabajo está mal visto ir al baño a sacarte leche, debes dejar a tu bebé de 4 meses en la guardería sin soltar una lágrima y no mirar atrás y tampoco debes reducir tu jornada laboral porque te cierras puertas. Pero mejor si directamente no tienes hijos. Asi te puedes realizar como ellos quieren que te realices.

Esas feministas no ven la mano del patriarcado en esto. ¿Están ciegas? ¿Hay algo más femenino que estar embarazada, dar a luz, dar el pecho o cuidar a tu propio bebé? ¿Hay algo que nos haga a las mujeres más poderosas?

A algunas no nos importa cuidar de nuestros bebés, es más, nos gusta. Algunas estamos retrasando todo lo que podemos nuestra vida laboral y haciendo malabares todos los meses a favor de cuidar a nuestro retoño, ese que tuvimos 40 semanas en nuestro vientre y dimos a luz, por el cual estamos noches sin dormir o preocupadas cuando están enfermos. Tenemos derecho a cuidarles, a darle pecho si queremos y a estar todo el día con ellos, y además, nos sentimos realizadas. Estamos criando niños sanos y seguros para esta sociedad de manera gratuita por cierto, y hay opciones de conciliación que en este país no se contemplan y es lo que debemos denunciar, no que Carolina Bescansa lleve a su bebé al hemiciclo.

¿Por que pica tanto que Carolina se lleve a su bebé al trabajo? Tal vez envidia y resquemor de todos aquellos que no han tenido esta idea antes, de todos los que tienen que separarse de sus hijos todos los días a las 8 de la mañana. ¿Por qué somos tan obtusos? ¿Por qué queremos la misma mierda que tenemos o tuvimos nosotros para el resto?

Miles de mujeres se alegran de este hecho, quieren y desean que las cosas cambien, que se tengan en cuenta las necesidades del bebé y que ninguna mujer tenga que separarse de su bebé tan pronto.

Otros tantos lo califican de postureo, de marketing, de estrategia… En fin, tonterías las he oído todas. Están criticando lo que creen que es un acto político, porque es Podemos. Licia Ronzulli lleva años llevándose a su hija al Parlamento Europeo sin problemas. Solo a los españoles se nos ocurre criticar que haga lo mismo una diputada aqui porque somos unos catetos.

Carolina Bescansa no lleva a la guardería a su bebé porque es muy pequeño y quiere que esté cerca de su madre. Lleva una persona de apoyo para que pueda echarle una mano en el momento que lo necesite. En vez de pagar una guardería paga a alguien para poder tener a su hijo cerca el mayor tiempo posible. ¿Qué tiene de malo? ¿Dónde está el postureo?

Nuestros bebés no nos molestan y no intentamos deshacernos de ellos. Por muy raro que parezca queremos cuidarles ya que les hemos parido. Queremos poder pasar el tiempo necesario con nuestros bebés y no dejarles en una guardería tan pequeños, queremos que se tenga en cuenta que para que aumente la natalidad tienen que favorecer tener hijos y poder cuidarles como merecen. Queremos poder cuidar a nuestro hijo enfermo o llevarle al trabajo si tenemos que hacerlo. 

Queremos todo, no queremos sacrificar nuestro trabajo o la crianza.

No queremos escondernos por ser madres ni guardar a nuestros bebés. ¿Por qué los bebés estorban tanto?

Queremos poder decidir y queremos que esto sirva para empezar a cambiar las cosas, que parecr que algunos y algunas quieren que todo siga igual.

Mónica de Oriol, esa Gran Empresaria, Mujer y Madre.

Mónica de Oriol, la Presidenta del Círculo de Empresarios, máxima responsable de la empresa Seguriber (famosa por su participación en la tragedia del Madrid Arena) y madre de 6 hijos ha vuelto a hacerlo. Otra vez declaraciones políticamente incorrectas sobre los trabajadores y en este caso en particular sobre las mujeres trabajadoras que se quedan embarazadas.
Lo que se ha repetido hasta la saciedad en las noticias lo tenemos claro, pero hace unas horas han colgado en la página web www.círculodeempresarios.org una entrada que reza:“Juzga por ti mismo, escucha mi intervención” y yo como soy muy obediente, me he puesto manos a la obra.

Lo que viene a decir esta gran señora y mejor persona, es que se está regulando y protegiendo tanto a la mujer cuando se queda embarazada y es madre, con el permiso de maternidad y el “blindaje” hasta los 11 años de edad del hijo ante despidos, que se está favoreciendo que baje su motivación y productividad y que, claro, si hay una oportunidad de carrera en la empresa, el director de Recursos Humanos, elegirá antes a un hombre que a una mujer. Que las medidas que se están tomando para proteger a las mujeres no las hacen un favor, si no que las apartan del mercado laboral. Por eso prefiere contratar a una mujer menor de 25 y mayor de 45. Es decir, el vídeo entero es peor todavía que el extracto que nos han puesto en las noticias.

Ante estas declaraciones machistas, desfasadas, injustas y retrógradas la Ministra de Empleo, Fátima Báñez solo ha dicho que “son desafortunadas” y se ha ido por los cerros de Úbeda, añadiendo que en estos últimos meses había más contrataciones de mujeres que de hombres. Hace años el ex Presidente del Círculo de Empresarios, Bernardo de Quirós tuvo que dimitir por unas declaraciones también poco acertadas respecto a la cotización de las mujeres a la Seguridad Social. Vamos, no solo cobramos menos que los hombres, si no que este señor decía que deberíamos cotizar más por el riesgo a quedarnos embarazadas, muy majo también. Pero a la señora de Oriol, nadie la pone en su sitio.

Oriol también ha manifestado los problemas que puede encontrar una mujer para llegar a ser directivas, aconsejándoles: “El sacrificio para llegar a un puesto directivo tiene un precio: o te casas con un funcionario o tienes un marido al que le encantan los niños”.

Señora de Oriol:

En países como Noruega la baja por Maternidad es de 52 semanas y en Suecia hasta 96. Las 16 semanas que da la Seguridad Social en España son insuficientes y se cargan miles de lactancias maternas al año (debe ser que cuando la OMS dice que lo ideal es hasta los dos años, se equivoca).

Una de las causas principales del déficit de este país, es que no nacen niños, la natalidad es muy baja en parte porque muchas mujeres retrasan la maternidad y esperan al momento adecuado (como a tener trabajo para poder mantenerlos, no olvide las tasas de paro de este país) y otras muchas por miedo a que las despidan por el hecho de estar embarazadas. Usted como madre de seis hijos que es, no creo que vea la maternidad como un capricho. O puede que tenga suficiente dinero para tener personas que los cuiden por usted o, por qué no decirlo: Ya que usted da por hecho que todas las mujeres que son madres disminuyen su productividad y su motivación, yo voy a decir que una mujer que tiene 6 hijos y está tan ocupada con su empresa y su presidencia en el Círculo de Empresarios puede que no vea a sus hijos lo que debería, que en muchos momentos sus hijos la necesitan y usted no está, que dentro de unos años puede que se de cuenta que no los conoce lo que debiera y que al final se ha perdido la infancia de unos niños que ha llevado 40 semanas en el vientre y ha dado a luz.

¿No cree que lejos de atacar a las mujeres que tienen hijos, se debería trabajar más para la conciliación, y ya que tiene 6 hijos debería defenderla? ¿O lo que pasa es que usted prefiere que todas las mujeres de España no tengan hijos o pasen de ellos igual que usted?

Lo que realmente me escandaliza es que usted siga en su puesto, que nadie excepto los de siempre hayan puesto el grito en el cielo, que desde el Gobierno no se defienda a las embarazadas y la conciliación y que las poquitas mujeres que hay en el Círculo de Empresarios no digan lo que les parece sus declaraciones, puede que estén en sintonía con usted y eso es más triste todavía.

Y para terminar le diré, que aunque haya estudiado en Harvard y en otras escuelas privadas (si, me he informado, estoy embarazada, pero no soy una inútil), yo no la contrataría. Usted ni está preparada para el cargo que ostenta, ni debería mantenerlo. ¡Uy! Eso la convierte en una NiNi, ¿verdad?