CÓMO DENUNCIAR LA VIOLENCIA OBSTÉTRICA 

Actualmente millones de mujeres sufren a diario Violencia Obstétrica en todo el mundo y la gran mayoría son silenciadas por los profesionales sanitarios, por familiares que consideran como algo “normal” las vejaciones que aún hoy en día se sufren en un momento tan vulnerable y que debiera ser tratado con respeto e intimidad como el parto, y en última instancia por ellas mismas, confundiendo una depresión posparto con un estres postraumático por haber sido maltratadas y abusadas en un momento emocional tan sensible. Existe mucha ignorancia e incomprensión sobre este tema y hacia las mujeres que la sufren.

Afortunadamente algunos hospitales empiezan a concienciarse y a crear centros especializados en Partos Respetados, pero muchos otros siguen anclados en una obstetricia equivocada, obsoleta, que no respeta la fisiología del parto ni a las parturientas.

Muchas mujeres son conscientes de haber vivido alguna situación abusiva que les ha traumatizado y no saben a quién ni como reclamar. Y en la inmensa mayoría de los casos lo único que quieren es dar a conocer esa mala praxis y que no le vuelva a pasar a otra mujer lo que les pasó a ellas. Y esa, es la gran razón para denunciar: que no vuelva a pasar.

Denunciar o mandar una reclamación a un hospital se hace cuesta arriba para una mujer puérpera dolorida, hundida y traumatizada por un mal trato recibido y muchas veces encontrar información para proceder es complicado.

Y la gran duda: ¿es la Violencia Obstétrica un delito tipificado actualmente? ¿Se puede denunciar?

Susana Ferreiro, la coordinadora de La Revolución de las Rosas en España contesta: “Aunque España aún no las ha tipificado específicamente, las prácticas constitutivas de violencia obstétrica se encuentran prohibidas en nuestro país, ya que suponen la vulneración de derechos básicos reconocidos en Convenios internacionales, así como en nuestra Constitución: a la integridad física y moral (artículo 15), a la libertad personal (artículo 17) y a la intimidad (artículo 18).

También pueden suponer una violación de, entre otras, las siguientes normas:

  • La ley General de Sanidad, que impone al personal sanitario la obligación de actuar conforme a la evidencia científica.
  • La ley de Consentimiento informado, siendo este un derecho de todos/as los/as usuarios/as del sistema sanitario.
  • Los delitos de coacciones y amenazas del Código penal.
Por eso creo que en principio no sería necesaria una tipificación expresa de la Violencia Obstétrica, aunque, visto que la Justicia no la está reconociendo, quizá sería necesaria una ley específica (como en Venezuela, Argentina y México) para abrir camino y crear conciencia al respecto.”
Como decía anteriormente, cuando una mujer siente que ha sido vejada muchas veces sufre la incomprensión de su alrededor, que quita importancia a esos sentimientos y los confunden con los de “una mujer recién parida”. ¿Cómo sabe una mujer que ha sufrido Violencia Obstétrica?
Susana Ferreiro recuerda unas palabras de Francisca Fernández Guilén:
“Obligarnos a parir en una determinada posición, separarnos de nuestros hijos al nacer, privarnos de apoyo emocional, inducir los partos por conveniencia o engañarnos diciendo que hay que programar una cesárea porque tenemos la pelvis estrecha, crear un ambiente falto de intimidad en torno a la mujer que está de parto o la práctica rutinaria de la episiotomía son formas típicas de la violencia obstétrica denunciadas por las organizaciones de mujeres de países de todo el mundo.”
Pero según Susana no hay lugar a dudas “Las mujeres que consideran que han sufrido Violencia Obstétrica es que la han sufrido realmente.”
Una mujer que ha sufrido Violencia Obstétrica puede enviar una queja, una reclamación o denunciar y no debemos olvidar que una mujer que es consciente de haberla sufriso, necesita apoyo de su familia y de su entorno y es importante que piense en la posibilidad de acudir a algún grupo de apoyo como los de El Parto es Nuestro, pedir ayuda en El Observatorio de Violencia Obstétrica o ponerse en contacto con La Revolución de las Rosas.

Para mandar una queja, sugerencia o reclamación, se debe actuar de manera diferente en la sanidad pública y en la privada:

SANIDAD PÚBLICA

Enviar al Servicio de Atención al Usuario del hospital en cuestión una carta explicando los motivos de la reclamación, los perjuicios y el tipo de atención que nos hubiera gustado recibir. También debería hacer llegar una copia al Jefe/a del Servicio de Obstetricia como a la Dirección de Enfermeras/os a través del servicio de registro del hospital. Puede enviarlo como Burofax o por correo certificado con acuse de recibo.

También se debería enviar una copia de la reclamación al Defensor del Paciente de nuestra Comunidad Autónoma, y a los Servicios de Calidad y Atención al Usuario de la Consejería de Salud.

SANIDAD PRIVADA:

Enviar una queja a la Dirección del hospital y a la Oficina de Atención al Cliente de nuestra aseguradora. También podemos dirigirnos a las Oficinas de Atención al Consumidor y al Servicio de Reclamaciones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones

Otra forma de reclamar es dirigirnos al Colegio de Médicos o de Matronas. Los servicios de salud están obligados de facilitar el nombre, apellidos y categoría profesional de las personas que nos atendieron.

Otra forma de reivindicar y dar a conocer la mala praxis que han ejercido en un hospital es contar nuestro caso a los medios de comunicación,  asociaciones de defensa de los derechos de la mujer, de consumidores y usuarios, webs, blogs, grupos de apoyo, etc… En algunos grupos de apoyo aconsejan también escribir una carta al médico que nos atendió para que sepa y tenga presente el daño moral, físico o psíquico que nos pudo causar.

Respecto a contar nuestra experiencia y nombrar hospitales, Susana Ferreiro dice: “Es controvertido si las personas jurídicas tienen o no derecho al honor y de hecho hay alguna sentencia del Tribunal Constitucional que se lo reconoce a las de carácter privado. No obstante, creo que en base a la libertad de expresión, ello no obsta a que una mujer pueda relatar su parto y el lugar donde ocurrió. Me parece que es un caso de conflicto entre derechos fundamentales en el que pesa más este último.”

DEMANDAS JUDICIALES

Para llevar a cabo una demanda judicial lo primero es conseguir nuestra historia clínica. “El Parto es Nuestro” (EPEN) facilita este modelo para pedirla. Se debería enviar por fax o correo con acuse de recibo a un centro privado o por vía administrativa desde las oficinas de correos (Burofax) o través de cualquier registro público si es un centro público. Llevar dos copias y que sellen una como recibida.

Los requisitos para poder demandar son:

a) Que se haya producido un daño o perjuicio por acción u omisión, además de una incongruencia de la atención a las recomendaciones de la evidencia científica, la ausencia de consentimiento informado…

b) Que exista una relación de causalidad entre la lesión y el agente que la produce.

c) Que no se haya producido fuerza mayor.

Para realizar una demanda es necesario procurador y abogado y los costes pueden ser altos. Existe la posibilidad de una sentencia negativa.

RECLAMACIÓN DE RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL (RRP) (sólo en la Sanidad Pública).

Los costes son menores comparados con una demanda porque no se necesita procurador, ni hay tasas judiciales ni costas. Resulta muy difícil para el ciudadano medio hacer una buena RRP sin abogado, así que será necesario. El hecho de que se trate de un proceso encaminado en exclusiva a obtener una compensación económica es utilizado en muchos casos para fomentar la idea de que lo único que hay detrás de las reclamaciones del paciente es el deseo de hacer dinero.

En caso de resolución desestimatoria de la RPP, el siguiente paso sería un recurso contencioso-administrativo.

Una demanda puede ser un largo, caro y duro camino, pero esto solo puede ponerlo en la balanza la persona que ha sufrido el daño.

Se llegue a demandar o no, lo que siempre aconsejo es utilizar todos los recursos extrajudiciales que podamos y que consideremos necesarios. Las quejas y reclamaciones a centros u hospitales específicos, y a médicos o matronas no caen en saco roto. Mandando reclamaciones a los hospitales conseguimos diferenciar a los buenos profesionales de los desactualizados.

Nadie puede ni debe callarnos. Contar nuestra experiencia a embarazadas, a otras madres y mujeres hará que estén sobre aviso sobre ese centro en cuestión y elijan otro. Al bajar la tasa de atención se preguntarán que están haciendo mal y es posible que algo cambie.

Cada 25 de Noviembre gritamos más fuerte que el resto del año para erradicar la Violencia Obstétrica. La Revolución de las Rosas liderada por Jesusa Ricoy Olariaga es un movimiento global contra la Violencia Obstétrica que cada año desde el 2011, propone acciones en todo el mundo con la finalidad de concienciar sobre su existencia y así conseguir erradicarla. Haciendo esto muchas mujeres víctimas de violencia obstétrica encuentran una forma de poder quejarse y, por tanto, un espacio desde el que empezar a superar las secuelas de lo vivido.

4b4064_7652039f3e8a4c95a4c2244ed3590623

Utiliza esta foto de perfil en tus redes sociales para apoyar el movimiento.

Quiero agradecer a Susana Ferreiro su amabilidad contestando a mis preguntas, toda la información que me ha aclarado con suma rapidez y su lucha para que la Violencia Obstétrica deje de ser invisible. También a Jesusa Ricoy Olariaga por ponerme en contacto con ella y crear La Revolución de las Rosas.
Este año además La Revolución de las Rosas lanza esta petición en Change.org para poner fin al abuso y falta de respeto durante el parto:
Utiliza en Facebook, Twitter, Instagram estos #hastag para poyar el movimiento:

#rosrev #25N #Yanonoscallan #stopobstetricviolence #endabuse

La Violencia Obstétrica es violencia contra la mujer, una forma más de Violencia de Género.

No podemos ni debemos callarnos.

12299286_916004595160475_8473160675806930007_n

Informaciones de:

EPEN: http://www.elpartoesnuestro.es/informacion/conoce-tus-derechos-area-legal/guia-sobre-reclamaciones-y-demandas

EPEN: http://www.elpartoesnuestro.es/informacion/conoce-tus-derechos-area-legal/como-reclamar-campana-stop-kristeller

 

Anuncios

EL MEDIO AÑITO DE LUCY

¡Lucy ya ha cumplido 6 meses y no para! De hecho yo no tengo tiempo para casi nada. Escribir en el blog cada vez es más difícil y no saco ni un ratito. Tengo casi 70 borradores abiertos con mil temas que quiero comentar y no hay manera. Pero para compensarlo paso unos ratos tan bonitos y divertidos con ella… Ya se notan los 6 meses que tiene, lo espabilada que está, lo mucho que se ríe, lo que le gusta jugar y que la presten atención… Los cambios y los logros son prácticamente todos los días y la demanda es cada vez mayor.

Este mes ha sido en el que cada vez que salgo de la habitación se pone a llorar desconsoladamente. Ya estamos en la fase en la que me voy y piensa que no voy a volver. Y en la que no le vale con estar al lado mía jugando, tiene que estar encima de mi. Tengo que reconocer que hay momentos en los que es muy agobiante. Cada vez que voy al baño “un segundito” o cojo algo de otra habitación, llora como si no hubiese mañana… Y no solo lo hace conmigo, cuando Súper Papá se va al trabajo también llora. No nos gusta verla llorar ni pasarlo mal, he procurado no moverme si ella estaba en ese plan (no ha estado asi las 24 horas), e intento llevarlo lo mejor que puedo, jugar a “cu cu tras” y hacer todo lo posible porque no se sintiese abandonada. Pobrecita…. Soy madre y ya no tengo libertad de movimientos y hay momentos en los que se hace más difícil, pero luego veo esta carita y se me pasa.

25 Semanas

Se mueve muchísimo y cada vez con más seguridad. Todavía no se sienta sola pero está en ello. Se ha llegado a medio incorporar dormida, creo que la pobre hasta sueña con ello de lo que se frustra.

Pero si se pone a cuatro patas y se mueve adelante y atrás como queriendo arrancar a gatear. También hace la croqueta y se recorre la cama entera, asi que ya hemos tenido que poner las barreras para que no se caiga. Viene hacia a mi medio gateando medio arrastrándose, se pone de rodillas y me echa los brazos para que la coja o directamente va a hacia la teta y se sirve sola. Me he convertido en su gymkana personal, para ella soy escalable completamente. También se pone a cuatro patas pero con los pies, es increíble que haga eso pero que no se siente todavía. ¿Algún consejo  o juego para ayudarla?

Le encantan los espejos. Es entrar al baño, o verse en cualquier otro espejo y empieza a sonreir y a reirse. Cuando vamos a entrar en el ascensor sabe que hay un espejo y ya está preparada mirándome y sonriendo.

Le ha salido su primer diente, que apareció de repente casi sin avisar porque nosotros estábamos pendientes de los colmillos, no del que ha aparecido finalmente. Sigue mordiendo con mucha fuerza y además, grita de rabia con lo que se haya metido en la boca mientras aprieta. Otro debe estar a puntito de salir o ese le sigue empujando. A mi me ha mordido ya unas cuantas veces el pezón pero yo no se lo tengo en cuenta.

Este mes también ha vivido la boda de sus padres, algo que no todos los bebés pueden decir y aunque no se enteró de nada se lo pasó genial e iba guapísima, y también ha estado presente en el cumpleaños de su papi y y en el de su mami.

Nos hemos despedido de su primer carro y hemos dado la bienvenida al nuevo. Ahora los paseos son diferentes pero ella se ha acoplado a las circunstancias la mar de bien y va todo chula en su silla de paseo nueva. ¡También estrenamos trona heredada de sus primos que la daremos buen uso!

La hora del baño cada vez es más divertida. Ahora quiere coger sus juguetes y chapotea y se menea una barbaridad. Nos encanta ver como disfruta en el agua y estamos deseando llevarla a la piscina.

27 Semanas

27 Semanas

Ya tiene su horario de dormir mucho más definido, pero no es algo que nosotros hayamos inculcado. Sobre las once de la noche ya tiene sueño y nos acostamos, y sobre las ocho o las nueve de la mañana se despierta (con dos o tres tomas cada noche, pero como hacemos colecho no se decir cuántas exactamente). A mi me tiene agotada, porque últimamente me cuesta mucho conciliar el sueño y levantarme a las 8 de la mañana me mata. Ahora también ha aprendido a destaparse, y cuando ha hecho calor perfecto, pero los días que ha refrescado a mi me tenía heladita. También es cierto que ha tenido unos días en los que se escapaba, no quería dormirse y croqueteaba por la cama, se daba la vuelta o se ponía boca abajo y desde esa posición se arrastraba hasta la tetita. Y así un buen rato hasta que la cojo y la intento tranquilizar ya sea cantando, acariciándola o cambiando la posición y por fin se duerme. Las siestas igual que siempre, cuando a ella le apetece, y el resto del día, sigue con sus mini siestas de 20 minutos…

También ha sido el mes de su primer escape de pis en la cama, pero muy poquito y la culpa es del pañal por su puesto. Ahora hace más pipí y menos cacas, bastante normal con LME. Y ahora que hemos empezado con la AC (Alimentación Complementaria) pues también es normal que no lo haga todos los días. El record por ahora son 4 días y cuando por fin la ha hecho, esas cacas ya no son de bebé… También se tira unos pedos apestosos de persona mayor que hasta marean.

Queremos hacer BLW (Baby Led Weaning) pero como no se sienta sola todavía, le damos alguna cosilla porque ella pide y se comería todo lo que hay en la mesa. Puede parecer mentira, pero pide como una loca. Se pone fina, aunque se mancha menos de lo que creíamos que lo haría y si le quitas lo que se está comiendo se queja. Ha probado el tomate, el pan, piña, sandía, brócoli, naranja, patata cocida, aguacate… No le hace ascos a nada y se gestiona divinamente.

La primera vez que comió naranja:

Me encantaría apuntar y grabar todo lo que hace. Solo espero que no se me olviden sus miradas, su risa, su manera de arrugar la nariz cuando se rie, cómo encoge los hombros cuando le haces cosquillas, su vocecita, su “tatatatata”, su forma de entrelazar los deditos, como se relame… ¡Nos tiene locos de amor!

Tengo que reconocer que yo estoy agotada. Lucy crece más rápido de lo que yo puedo asimilarlo y me gana, puede conmigo. Tengo que ponerme las pilas porque nos espera su primer verano, su primera piscina… Y tengo que estar a su altura.

23 Semanas

23 Semanas

Otros meses de Lucy:

El Primer Mes de Lucía

¡¡Mi Niña Tiene Dos Meses!!

Los Tres Meses de Lucy

El Cuarto Mes de Lucy

Ya Cinco Meses de Amor con Lucy

Métodos Anticonceptivos Compatibles con Lactancia Materna

Se dice que una mujer que da pecho a demanda no se puede quedar embarazada. Esto es verdad a medias: Es verdad que la lactancia materna actúa como un anticonceptivo natural y a muchas mujeres les funciona durante meses, incluso años. Dando pecho es normal no menstruar porque los altos niveles de prolactina pueden evitar la ovulación, pero aún con amenorrea es posible quedarse embarazada.

Quedarse embarazada después de la cuarentena es algo que a muchas mujeres les da miedo. ¡Imagínate con un bebé de dos meses y embarazada de nuevo! A otras no les importa pero, en mi caso, me daba bastante miedo y me informé antes de dar a luz de las métodos compatibles.

Veamos algunos métodos anticonceptivos compatibles con la LME:

  •  MELA. Este método debe cumplir 3 características: que el bebé tenga menos de 6 meses, que exista LME a demanda sin intervalos mayores a cuatro horas, y que no haya menstruación. Cumpliendo estas propiedades, a la mayoría de mujeres no les viene la regla hasta los 6 meses posparto y a otras se les alarga esta situación incluso dos años.
  • Preservativos, diafragma, DIU… Los típicos métodos de barrera.
  • Métodos hormonales: Píldoras anticonceptivas de progestágenos, implantes subdérmicos, la inyección trimestral, la pastilla del día después…
  • Esterilización definitiva: Ligadura de trompas o vasectomía.
  • Abstenerse también es una opción pero no todo el mundo la contempla.

Es probable que haya pocas ganas de sexo ya que dar pecho produce oxitocina y endorfinas. La mujer no siente necesidad de sexo porque el contacto con el bebé es suficiente para sentirse satisfecha. No a todas mujeres les baja la líbido, la notan al mismo nivel de siempre.

En mi caso tomo la píldora anticonceptiva de progestágenos Cerazet. Se toma diariamente, sin la semana de descanso de las píldoras anticonceptivas normales, por lo que puede no venirte la regla y tampoco saber si estas embarazada o no. Mi matrona me dijo que se deben tomar a la misma hora porque corres el riesgo de quedarte embarazada, fue bastante “metemiedo” con el tema, pero luego en el prospecto ves que te da 12 horas de margen como todas. Aún así intento tomármelas siempre a la misma hora. Debe recetarla el médico de cabecera.

cerazet

Después de 11 semanas de loquios comencé a tomar Cerazet. Con LME (Lactancia Materna Exclusiva) y estas pastillas me ha venido la regla ya dos veces, cuando tenía muchas más probabilidades de que no me viniera utilizando estos dos métodos anticonceptivos y que me librase de nuestra amiga la menstruación… Solo me ha dado de descanso las 40 semanas del embarazo…

¿Qué método anticonceptivo compatible con Lactancia Materna utilizáis?

¿Habéis tenido algún “susto?

¿A alguna no le funcionó nada de nada?