Control del estrés y vuelta al colegio con eBay

La vuelta a la rutina después de las vacaciones estivales es dura, una época de estrés, de agobio, de correr y no llegar, de ponerse al día. Tenemos los nervios a flor de piel.

Un estudio sobre los intereses de los millennials españoles, pone de manifiesto que el momento de más estrés del año es septiembre y para sobrellevar esta vuelta a la rutina el 60% de los jóvenes españoles realizan alguna compra para animarse en esta época. Los artículos elegidos suelen ser de tipo deportivo y saludable, seguidos por los de moda, decoración, mascotas y motor.

Para superar el bajón de la vuelta, necesitamos “llenarnos de cosas”. Todos sabemos que comprar nos produce una sensación de felicidad. Pero justo en septiembre tenemos muchísimos gastos extra: la vuelta al cole, la ropa del cambio de temporada, etc… Y tenemos que comprar con cabeza.

Ebay apuesta por una compra consciente, y para conseguirlo es necesario planificar las compras. Y esto se consigue preparando cuerpo y mente para este periodo de adaptación por el que todos pasamos.

Masterclass: Breath, Stretch & Shop

Por esto, eBay nos preparó un evento en el que Jose Luis Pardo, experto en mindfulness y asesoramiento psicológico, impartió una masterclass para enseñarnos, tecnicas de relajación, de mindfulness, que la atención plena es experiencial y que hay dos maneras de estar en el presente:

  • Una que no fluye. La mente se encuentra en el pasado o en el futuro, y cuando está en el presente, juzga y evalúa. No pensamos en nosotras, en cómo estamos, en qué sentimos, en si nos duele algo, etc… No somos responsables de nosotras ni estamos conectadas.
  • Y la otra manera si fluye, somos conscientes de nosotras. Nos conocemos y sabemos lo que queremos y lo que necesitamos.

Para conseguir esto, hay que entrenar y desaprender nuestra forma de vivir.

2018-09-11 (25).png

¿Qué es el estrés?

Alguna vez habrás tenido la sensación de hacer las cosas diarias y de cumplir las rutinas casi sin pensar, eso es cuando estamos viviendo en automático, no estamos conectadas con nosotras mismas. Tenemos miles de cosas que hacer al día y no reparamos en nosotras mismas.

Así se genera el estrés, que es una sobrecarga que no podemos afrontar o que tenemos miedo de afrontar. Ese estrés va al cuerpo y nos genera dolencias. Dolencias que, por otro lado, si no paramos y somos conscientes de nosotras mismas, pasaremos por alto hasta que sean graves.

2018-09-11 (29).png

¿Cómo salimos del estrés?

En esta masterclass en las que nos enseñaban a respirar y a centrarnos en nosotras mismas, yo deduje que la mejor forma de salir del estrés era parar y respirar. Di por hecho, que si paraba y me centraba en mi misma, el estrés pararía.

Y la meditación y la atención plena tienen mucho que ver con esto, porque la solución es aprender a gestionar las emociones que tenemos a lo largo del día, y eso se consigue parando a escucharnos, a sentirnos. Siendo conscientes de nosotras mismas. Validar las emociones, eso que hablamos muchas veces de enseñar a los más peques, no lo hacemos en muchas ocasiones con nosotras mismas.

¿Cómo participa nuestra mente en el estrés?

La mente tiene pensamientos propios, va de por libre. El día que estás más cansada le da por ponerse a pensar en lo que hay que hacer al día siguiente o manifestar preocupaciones que no te dejan conciliar el sueño. Nuestra mente aparece cuando menos te lo esperas generando nerviosismo, sensación de descontrol y por ende, mucho estrés.

Sería favorable tener un espacio de “no mente”, en el que no la permitamos participar, que no le dejemos dirigir nuestros pensamientos. La meditación nos ayuda a conseguirlo.

2018-09-11 (19).png

¿Y si nos da un “bajón de vuelta al cole”?

Es normal agobiarse, ponerse triste y no tener ninguna gana de volver a la rutina después de las vacaciones y de haber disfrutado un verano en el que no teníamos deberes ni horarios. Debemos validar las emociones y no juzgarnos a nosotras mismas. Las emociones son viscerales, vienen de la mente. Y ya hemos dicho que la mente no se puede controlar, ¿verdad?

Para facilitar esta vuelta a la rutina, podemos pensar que es una nueva oportunidad, un nuevo comienzo. Casi parece que en septiembre comienza un año nuevo y que todo empieza. Es una ocasión perfecta para cumplir deseos, para ponerse en forma o apuntarse a clases que nos motiven. Debemos focalizar en lo positivo, porque todo tiene su lado bueno.

También se pueden retomar horarios y rutinas de sueño con antelación, volver a comer y a cenar a buenas horas para retomar la normalidad cuánto antes.

¿Cómo nos ayuda el mindfulness?

A veces no oímos un ruido lejano, pero si paramos y escuchamos, llegamos a distinguirlo. Si no prestamos atención nos perdemos muchas cosas.

El mindfulness nos enseña a observarnos y aceptar el estado en el que nos encontramos. Así logramos que el estrés desaparezca y facilita la vuelta postvacacional.

Un compradora consciente se observa a si misma. La forma en la que consumimos nos relaciona con nuestro entorno, con la sociedad y con nosotras mismas. “Somos lo que compramos”; Si no nos observamos, quiere decir que nos estamos evitando a nosotras mismas, nos abruma saber todo lo que sentimos, o qué nos ocurre.

2018-09-11 (32).png

Volver a la rutina después de no tener horarios, de vivir la vida con más calma y con menos prisas, nos genera preocupaciones y nos aparta de nosotras mismas.

Si estamos equilibradas y volvemos a tener una vida ordenada cuánto antes, planificaremos mucho mejor las compras que vayamos a realizar. Porque el problema, es que muchas veces no sabemos lo que queremos, Porque comprar es fácil pero si estamos indecisos es más probable equivocarnos con nuestra compra o que sea realmente innecesaria.

¿Cómo nos facilita eBay la compra consciente?

Mónica Pérez, directora de comunicación, nos contó que eBay está dirigido a comprar “todo lo que quieras y todo lo que necesites” y estar conectadas con nosotras mismas, nos facilita estas decisiones.

2018-09-11 (5).png

Las compras online son un gran recurso para las familias en esta época de la vuelta al cole para reducir gastos comparando precios de manera rápida y fácil. Además la comodidad de comprar todo en el mismo lugar, sin tener que ir en peregrinación de tienda en tienda hace que las compras online sean la elección elegida.

Por ejemplo, en eBay además de encontrar las ofertas del día, puedes encontrar eventos destacados que coinciden con épocas del año en el que buscaremos productos específicos, como “La vuelta a la rutina”, “Superweekend” dónde puedes encontrar productos a buen precio y que proporcionan una buena experiencia de compra.

2018-09-11 (36).png

Me encantó una frase que dijo Mónica Pérez, y es que “cada persona es única y en eBay cada una puede encontrar la mejor versión de si mismo”. Por eso es tan importante conocer lo que somos y escucharnos: para alcanzar nuestra mejor versión.

2018-09-11 (21).png

 

Anuncios

¿Cómo podemos ayudar los padres en el proceso de adaptación al colegio de nuestros hijos e hijas?

Para muchos niños y niñas, en septiembre comienza una nueva etapa de su vida, un gran cambio para muchos y como tal, es importante saber que puede ser difícil y estresante. Es probable que para alguno de ellos, sea la primera vez que pasan tantas horas separados de sus padres y pueden encontrarse situaciones nuevas y desconocidas hasta ahora.

En esta nueva etapa del colegio, en la que conocen nuevos amigos, amigas y profesores, se deben adaptar a nuevas rutinas y nuevos lugares, necesitan un tiempo para adaptarse, ya que puede ser bastante complicado para ellos. Debemos saber que probablemente, en esta etapa sientan miedo, tristeza, angustia o frustración y debemos validar esas emociones y acompañarlas.

Desde casa, los padres y madres podemos colaborar para facilitar el proceso de adaptación de los más peques de muchas maneras diferentes y siempre dentro de nuestras posibilidades.

  • Periodo de Adaptación con acompañamiento familiar

En muchos centros, cada vez más, se está implantando el acompañamiento en este periodo, en el que uno de los progenitores acompaña unas horas durante los primeros  días al peque.

En muchos casos, este acompañamiento es imposible por el trabajo de los padres, pero estaría bien que las empresas tuvieran una política de conciliación familiar que facilitase la adaptación, puesto que es bueno para toda la familia.

También sería interesante que existiera la posibilidad de realizar este acompañamiento a lo largo de todo Educación Infantil, no solo del primer curso, ya que al no ser obligatorio puede que el primer día de algún niño o niña, sea en segundo o tercer curso. Como es nuestro caso, por ejemplo, y no tendremos periodo de adaptación con acompañamiento familiar.

  • Evitar amenazas protagonizadas por el colegio

Muchas veces he escuchado amenazas en las que a los niños malos se les llevaba al colegio.

Para empezar, amenazar a los niños es terrible. Da igual lo light o velada que sea, es horrible amenazar a tu propia hijo y que se sienta amenazado. Sin excusas. Pero hacerles temer algo que deberán visitar todos los días, y pasar muchas horas allí, es algo ilógico completamente y que les causará una angustia innecesaria.

  • Desarrollar actitudes positivas en relación a la escuela.

De esta manera, verán el colegio como algo bueno para ellos. Podemos nombrar todas las bondades y diversiones que tiene el colegio, porque las tienen: conocer más niños y hacer amiguitos, aprender cosas nuevas, utilizar materiales nuevos, las fiestas que habrá, etc…

  • Pero sin crear falsas expectativas

No deberíamos anticipar lo que va a sentir nuestro hijo o hija. Puede que en vez de estar felices y contentos, como todo el mundo les había dicho que iban a estar en el colegio, se encuentren tristes, tengan miedo y se sientan desbordados con una nueva situación que además no la esperaban así. Puede que además les de vergüenza expresar esas emociones que “no deberían sentir” porque tendrían que sentirse dichosos por acudir al colegio.

Hay que ser realistas, puede que en la puerta de entrada nuestro hijo o hija se encuentre otros niños y niñas llorando por diversas razones. Si le hemos contado a nuestro retoño que el colegio es la panacea, no entenderá qué es lo que pasa.

Si luego en clase las cosas no son tan divertidas como les hemos contado o los demás niños no actúan de la manera tan sociable que habíamos predeterminado, puede que nuestro peque se sienta descolocado por vivir una situación completamente diferente a la que esperaba.

  • Avisar de los posibles problemas que pueda encontrarse

Si nos anticipamos a posibles problemas o situaciones que pueda vivir, también podemos hablar de las posibles soluciones que pueden tener.

A Lucy le he contado que mamá la lleva al colegio, y que luego se va. Que ella se quedará en el colegio con la profe y con sus compañeros, que aunque todavía no los conoce, su profe la debe cuidar y su compañeros deben tratarla bien, y que si no es así, tiene que decírselo a papá y a mamá. Que nos echaremos de menos, pero que eso significa que nos queremos mucho, y que en un ratito volveremos a estar juntas porque mamá irá a buscarla. Entre otras cosas.

La sinceridad con la que nos dirijamos nuestros hijos en este proceso debe ser total, y debemos dar toda la importancia que se merece a sus sentimientos. Si le intentamos quitar hierro al asunto o desviar su atención, no estaremos solucionando un problema de nuestro hijo, que puede estar sufriendo cada vez que va al colegio.

  • Jugando a la escuela

Para poner en práctica los dos últimos puntos, y que Lucy entendiese exactamente con ejemplos de qué le hablaba, me pareció una buena idea “jugar a la escuela”.

Jugamos con la escuela de Peppa Pig, con otros peluches, e incluso ella pide jugar diciendome que yo soy “profesita”.

Pero el mejor de todos los juegos ha sido con la colección de dinosaurios que tiene, en el que cada especie tiene padre, madre y crías. Así pudimos reproducir el momento más temido: la entrada al colegio. En nuestro juego, los progenitores (a veces solo la madre, otras solo el padre, otras veces ambos, para que conozca que puede haber variantes también) dejan en el colegio a sus crías, y algunos lloran, otros entran contentos, otros no quieren entrar, etc…

También aproveché para enseñarle alguna otra rutina como la del almuerzo, y la de salir al patio a jugar. Por supuesto la “profesita dinosauria” daba clase y les enseñaba los números y las letras.

View this post on Instagram

Una buena manera de enfrentarnos a la nueva etapa de escolarización de Lucy, es el juego simbólico en el que representamos varios momentos relacionados con el comienzo del colegio. . Hemos empezado con la hora de entrada al colegio (foto 2,4 y 5), cuando los dinosaurios llevan a los bebés dinosaurios al cole. Y hemos representado diferentes situaciones: el que entra feliz, el que se pone triste y es reticente a entrar, el que tiene miedo a separarse de sus padres, y el que llora mucho. 😔 . Es una manera de normalizar y aceptar todas las emociones que un preescolar puede sentir en este período y no crear grandes expectativas al respecto. Puede que vayan tan felices, o puede que no, y deben saber que esos sentimientos son todos válidos. . Después nos hemos venido arriba (foto 1 y 3) y la dinosauria “profesita” les ha construído un colegio, con baño y patio de recreo incluído. Después hasta hemos tenido un “profesito” también. . Creo que ha funcionado, porque además de enseñarles los números y las vocales, Lucy ha dicho que quiere ir mañana al colegio y no hay quien recoja el salón. 😂😂😂 . Los dinos son de una colección de @planetadelibros que estamos haciendo. 😬 . ¿Quieres más ideas para facilitar el período de adaptación de los más peques? ¿Qué te funcionó a ti? . . . #dinosaurios #dinosaur #play #juegosimbolico #roleplay #juego #jugar #imaginacion #comienzodecole #escuela #school #dinoschool #bloggermum #mamablogger #preparandonos

A post shared by @Pataditablog (@pataditablog) on

  • Leyendo libros infantiles sobre el colegio

Bea de “Yomimeconmami” recomienda cuentos para el inicio del colegio, Rocío de “A Merendar con Mamá” te ofrece ocho recomendaciones de libros con esta temática, Sara de “Eleenfant” propone 21 libros para empezar el colegio, y “Colorín Colorado” tiene una selección de libros estupenda. También me han recomendado libros como: “Lléname de besos el bolsillo”.

  • Acostumbrándonos al horario

Desde que comenzó el verano, de manera milagrosa, Lucy comenzó a acostarse y levantarse a una hora decente. Atrás han quedado esas noches en las que era imposible que durmiera y ahora llevamos una vida mucho más ordenada en lo que se refiere a ese tema.

Tengo pensado ir madrugando un poquito más cada día, hasta llegar al día clave, para acostumbrarnos a madrugar, y por consiguiente, acostándonos más temprano. Y creo que será esto último lo que más cueste en un principio.

Creo que adaptar a los más peques en este tema con días de antelación nos facilitará ese primer madrugón, porque no lo será tanto.

  • Encargándole pequeñas responsabilidades

Siguen siendo pequeños, pero van a estar unas horas al día sin sus padres, y pueden tener muchos imprevistos, por eso es tan importante la autonomía.

Además de haberles preparado para este momento con las actividades normales como comer solos, vestirse o desvestirse, se les puede ir encargando tareas que deben hacer solos, pero como si de un juego se tratase: preparar su ropa del día siguiente, preparar su mochila, decidir el almuerzo del día siguiente, etc…

Se trata de hacerles partícipes en esta etapa y que se involucren, no ejercer presión sobre ellos. Si hay llantos y problemas, luego no se sentirán orgullosos de un trabajo bien hecho y eso no es lo que queremos. Poco a poco.

  • Manteniendo una comunicación fluída con el profesorado

La relación con el tutor o tutora es importante para conocerle, y para que también nos conozca a los padres. Así facilitamos cualquier tipo de interacción en diversos casos, la escucha y la confianza.

Así también favorecemos al profesorado el conocimiento de nuestro hijo o hija, y que sea de manera recíproca. Es bueno qué sepamos de qué manera actúa nuestro peque durante las horas lectivas, qué siente, qué le disgusta, qué le cuesta hacer, a qué se niega, etc…

  • Participando en la comunidad educativa

Si los padres participamos y nos involucramos en el consejo escolar, el AMPA, en las actividades de la clase o incluso de excursiones, verán el colegio como algo cercano a su familia.

Y siendo parte de esta comunidad, estaremos más cerca de las actividades, seremos partícipes de las noticias que sucedan, nos enteraremos de lo bueno y lo malo, y podremos hacer algo por mejorar el centro en el que nuestros hijos pasarán unos cuántos años de su vida.

  • Un detalle para que nos lleven con ellos al colegio

Esto último se me ocurrió a raíz de una conversación con Lucy.

Tenemos la suerte de vivir muy cerquita de nuestro futuro colegio y este verano hemos pasado varias veces por delante. Desde la calle, por algún recoveco, se ve el patio de los pequeños, el que será su patio.

En esos momentos ella pregunta, se imagina, y se emociona. Pero una de las veces, se me ocurrió decir con nostalgia y con voz bajita, que iba a echarla de menos. Ella lo escuchó, y su reacción fue ponerse a llorar. Me dijo que ella también me iba a echar de menos, la primera vez que dijo esa expresión, y que tuvo el sentimiento de verdad de echar de menos a su madre. Pero creo que lo que de verdad le ponía triste, es saber que su madre lo iba a pasar mal.

Aunque ha ido todo el año a clase de inglés, nunca antes se había planteado algo así, hasta que yo metí la pata hasta el fondo al decir esa frase.

Lloraba desconsoladamente y también, por primera vez, dijo que no quería ir al colegio. Nunca antes la había visto tan angustiada. Tanto que hasta a mi me estaba superando la situación.

Llegados a ese punto, supe que tenía que arreglar lo que había roto, y comencé a hablarle bien del colegio, da decirle que yo estaría siempre a la salida para recogerla, le dije que no pasaba nada por echar de menos a las personas, porque eso significa que las quieres, y eso es bueno. Le dije que cuando iba a inglés, ese ratito la echaba de menos y que cuando la veía de nuevo me alegraba muchísimo. Ahora cada vez que nos separamos me dice que me echará de menos, me abraza, me besa y se queda feliz. Le dije que siempre estaría con ella en su corazón, y que ella estaría conmigo.

Y eso me dio la idea: Le haría un corazón, que pudiera llevar al colegio, y que nos representase a mi y a su papá. Así siempre estaríamos con ella.

Creo que tener algo que le recuerde a mamá y a papá, y que de alguna manera se sienta acompañada y nos sienta un poquito cerca, es bueno para ella.

IMG_6434.jpg

Prepararles para este momento es importante. No dejo de pensar que es una especie de “examen” para Lucy de todo lo que ha aprendido en este tiempo, porque les preparamos para ser autónomos y volar solos, y dependiendo de cómo lo hagamos, ellos se manejarán en la vida real. Me siento responsable del aprendizaje que le he ofrecido, de lo que le he enseñado y también de lo que se me ha quedado en el tintero. Pienso que está preparada para este cambio, que le va a ir bien, y su papá y yo estaremos a su lado y la apoyaremos en todo lo que necesite.

¿Cómo estáis preparando el comienzo del colegio?

#DisneyEmociones nos ayuda a desarrollar la inteligencia emocional

¿Cómo ayudamos a nuestros hijos e hijas a gestionar su enfado o sus miedos?

¿Cómo podemos ayudarles a entender lo que les pasa?

IMG_3411

Tuve la suerte de asistir a la presentación de una nueva colección de libros en las oficinas de Disney España, a las que si hubiera ido Lucy se hubiera vuelto completamente loca con la decoración y el merchandising que pude encontrar.

En el evento, Gonzalo Sanmartín, (director general de Disney), Gabriel Brandariz (gerente editorial de SM) y Begoña Ibarrola (psicóloga especializada en inteligencia emocional) hablaron de este gran proyecto en el que han trabajado varios años con un excelente acabado: Disney Emociones.

IMG_3410

Disney es la mayor fábrica de historias del mundo, y le gusta conectar con las emociones de su audiencia a través de ellas. ¿Quién no recuerda los primeros 15 minutos de “Up” y todos los sentimientos que producen? Durante toda nuestra infancia, y ahora las de nuestros hijos e hijas, Disney nos acompaña y todos recordamos películas y personajes con los que nos sentimos identificados.

La inteligencia emocional ha cobrado una gran importancia en estos últimos años. Disney ha querido tener en cuenta este boom, al igual que cada vez más los padres estamos muy concienciados con el tema, y por eso junto a Literatura SM ha desarrollado una colección que pretende ser una herramienta para familias y educadores, que también sea atractiva para los niños y niñas.

IMG_3407

Mucho trabajo e ilusión ha llevado este proyecto, en el que los valores que representan tanto Disney como SM son los ideales para llevarlo a cabo. Querían una solución educativa para la que, como sociedad, tenemos una asignatura pendiente.

Begoña Ibarrola lleva más de 40 años dedicados al mundo de la escritura, la investigación y la docencia, impartiendo formación en educación emocional al profesorado y las familias de los centros educativos y las instituciones con las que colabora.

Según esta psicóloga, que me ha encantado, hemos crecido en un entorno donde la razón y la parte cognitiva del ser humano era la más importante, y nos centrábamos en adquirir conocimientos. Pero desde que sabemos que los seres humanos sentimos antes de nacer y luego aprendemos a pensar, se ha revalorizado el mundo de las emociones. La neurociencia demuestra que no hay aprendizaje, ni salud, ni convivencia sin emoción bien gestionada, y el interés respecto a este tema, incluso en el entorno educativo ha crecido.

IMG_3414

Muchos adultos se dan cuenta que no han recibido esa educación emocional y quieren aprender junto con sus hijos e hijas, y #DisneyEmocionesestá dirigido a toda la familia. Los padres y madres también debemos aprender que somos seres emocionales, que debemos legitimar las emociones, tanto buenas como malas, y no reprimirlas. Al mismo tiempo enseñarles a identificar, comprender, expresar y gestionar esas emociones. Por eso es importante leer estos libros con ellos para educar y normalizar las emociones y no demonizarlas.

Algo interesante es que en esta colección no solo aparecen las emociones más negativas, como los celos o el enfado. También han querido dar importancia a emociones que no llaman la atención porque es más fácil lidiar con ellas como la alegría o el optimismo.

¿Cuál es la estructura de los libros?

Los libros siguen la narrativa de las historias de Disney que ya conocemos, utilizando el gancho del personaje principal, y después presentan la emoción desde la manifestación interna hasta la manifestación física, con su conflicto y la resolución del mismo.

Al final del libro podemos encontrar la orientación a los padres de Begoña Ibarrola.

¿Por qué esos personajes?

El proceso de elección de los personajes se planteó de manera que la audiencia lo entendiera y se impactase. Determinando a quién quieren contar la historia y cuál es el mensaje, trabajando en conjunto con SM y Begoña Ibarrola, eligieron qué personajes podían vincularse con el mensaje que querían trasladar. Pero no querían caer en personajes que están anclados en una sola emoción, ni en estereotipos.

Era importante mostrar personajes que tienen emociones, que logran comprender lo que les pasa y que evolucionan. Las emociones están ahí y no se pueden aparcar, hay que gestionarlas.

IMG_3412

¿Cuándo podemos comenzar a enseñar educación emocional?

El acompañamiento a los niños y niñas en la inteligencia emocional puede comenzar a los 3 años, a veces poniendo límites y enseñando a gestionar la emoción. Los adultos debemos valorar las emociones sin reprimirlas, aunque no nos guste que nuestros hijos se enfaden o lloren. En relación con esto, los padres y madres tampoco debemos reprimir nuestras emociones. Si tenemos que llorar debemos hacerlo, es normal que las personas lloren por alguna razón o situación y también debemos validarlo. Además en  es una ocasión estupenda de compartir una emoción con nuestros hijos e hijas, dando estrategias para salir de ellas. Porque es muy fácil entrar en una emoción pero no tan fácil salir de ella.

Es importante saber que antes de los 3 años hay una educación emocional previa, que existe antes de nacer, porque el bebé en el útero siente lo que su madre siente. También la comunicación no verbal y la gestualidad del adulto cuando se dirige a un bebé transmite emociones y son lecciones de educación emocional.

Una actitud empática es crucial ya que los adultos tendemos a infravalorar las emociones, tristezas o preocupaciones de los más pequeños. Yo siempre intento pensar que aunque sean pequeños y pequeñas, sus problemas son importantes y siempre intento expresar que entiendo lo que le pasa. Me ayuda mucho a tranquilizar a mi hija.

¿Cuándo es demasiado tarde para educar en inteligencia emocional?

La inteligencia intrapersonal y la interpersonal puede desarrollarse a lo largo de toda la vida, pero la neurociencia dice que las conexiones neuronales que no se han utilizado antes de los 10 años se pierden. El entrenamiento para desarrollar habilidades emocionales en la primera infancia, se va a convertir en hábitos saludables en la edad adulta.

Existen momentos ideales para comenzar, pero siendo adultos también podemos desarrollar la inteligencia emocional, pero no con la misma facilidad.

¿Qué emociones encontramos en esta colección?

En esta primera colección (porque todo parece indicar que vendrán más), se han elegido varias emociones: celos, enfado, miedo, alegría, optimismo y frustración. Estas dos últimas son aptitudes con carga emocional.

Existen diferentes modelos de emociones primarias. Paul Ekman dice que traemos en nuestro código genético, ya nacemos con ellas y el bebé en el útero expresa: alegría, tristeza, miedo, sorpresa, asco y enfado. Las emociones secundarias son mezclas de estas primeras. ¿Recordáis los diferentes colores de la película “Inside Out”? Pues sería algo parecido.

También existen las emociones sociales. No traemos la culpabilidad en el código genético y hay culturas que no conocen el egoísmo, la vergüenza o la envidia.

IMG_3254

Después de conocer más a fondo esta estupenda colección de libros que nos ayudarán a gestionar nuestra inteligencia emocional, disfrutamos de un exquisito desayuno, con un catering a juego con las emociones.

Tengo que agradecer a Literatura SM la invitación y a Disney la organización de un evento tan bonito, en un lugar tan mágico, en el que pude aprender cosas muy interesantes sobre la inteligencia emocional que me hacen querer aprender cada vez más sobre este tema.

IMG_3404

¿Qué te parece esta nueva colección de libros?

¿Crees que la inteligencia emocional es importante?

Si te ha gustado y crees que le puede interesar a alguien,

no te cortes y ¡comparte!

https://instagram.com/tv/BkXUdOGHGp3/

¿Qué ocurre cuándo crías con empatía?

A veces no nos damos cuenta de cómo hablamos a los más pequeños. Particularmente tengo una cruzada con esa manía que tenemos de dirigir sus emociones e incluso anularlas.

 

“¿Te has caído? No pasa nada, no te has hecho daño. No ha sido nada.”

“¿Estás enfadada?  Si te enfadas te pones fea.”.

“¿Estás triste? ¡Qué va! No, no lo estás.”

 

Pero ¡oh sorpresa!, a veces cuando los peques se caen se hacen daño, y mejor que ellos no lo sabe nadie. Y también se enfadan, o se ponen tristes. Y no pasa nada. Se puede y se debe nombrar esas emociones y validarlas, dejarles ser y sentir. Como hacemos o deberíamos hacer los adultos.

Desde que soy madre me doy cuenta de estas frases y de la mala costumbre, porque es un defecto horrible, que tienen muchos adultos de gobernar los sentimientos y las actitudes de los más pequeños.

En casa nos dimos cuenta hace tiempo e intentamos desterrar esas frases que casi como un karma se repiten de generación en generación, (porque a veces lo hacemos mal también) y empatizar con nuestra hija. Algo tan sencillo, fácil y que forma parte seguramente de nuestra vida diaria entre adultos, parece que con los niños y niñas no hay que utilizarla.

¿Cómo se cría con empatía?

 

Según la RAE, la empatía es la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

Cuando alguien es empático tiene la habilidad de ponerse en el lugar del otro y puede entender sus emociones. Es muy útil para prevenir conflictos y ayuda a que las relaciones sean más satisfactorias. ya que nos ponemos en la piel del otro y comprendemos sus frustraciones, alegrías, miedos…

No prejuzgar ni culpar a las personas, escuchar dedicacndo atención plena sin interrumpir, tener paciencia, etc… son características de personas empáticas y que deberíamos utilizar en general y más específicamente con personas que queremos, como nuestros hijos e hijas. Por ejemplo.

Cuando nuestra hija se cae le preguntamos: ¿Estás bien? ¿Te has hecho daño? Vaya, lo mismo que le preguntaríamos a cualquier adulto que se cae al suelo. No me veo diciéndole a una señora que se cae en la calle “que se levante que no ha sido nada”. Pues con un niño lo mismo, aunque la gran mayoría de veces no se haya hecho daño y lo sepamos.

Cuando llora le preguntamos por qué, o si sabemos la razón, es muy fácil decir que sabemos que esta enfadada/ triste y que le entendemos. Y podemos explicarle que aunque llore porque quiere chocolate y lo entendemos, vamos a cenar y no podemos comerlo ahora. Que parece que no, pero siempre reconforta que entiendan lo que te pasa aunque no te solucionen el problema pero te apoyen y acompañen, en vez de decirte “no te pasa nada, que no estás triste”.

¿Alguien se da cuenta de la falta de respeto que supone quitarle importancia a los sentimientos de alguien que sufre o está molesto? Para un adulto, lo que le ocurre a ese bebé en ese momento puede ser una tontería, pero para él es un mundo y hay que respetarlo y acompañarles en ese momento.

 

La manera de criar retoños empáticos es mostrar empatía por ellos.

 

Y aunque parezca mentira, hay padres y madres, tíos y abuelos que no tratan a niños y niñas con empatía. Que cuando lloran no les acompañan, que controlan y manejan sus sentimientos y les dan permiso o no, para enfadarse. Y la manera en la que esos niños se relacionan posteriormente con otras personas, es la misma que han conocido.

¿Qué pasa cuándo criamos niños empáticos?

 

Sorprendentemente (nótese la ironía), llega un momento en el que hablan, se comunican contigo y te preguntan: “¿tas enfadao?, ¿tas bien?, ¿duele pita (tripa)? ¿mucho feliz? ¿mucho triste?”

Y no solo a ti. A cualquier niño del parque o a un familiar.

Te das cuenta que comienzan a mantener relaciones sociales en las que se preocupan por cómo se encuentra el resto, que alguien se cae y no se ríe, si no que pregunta. Que se alegra contigo cuando te pasan cosas buenas, y que si lloras te abraza.

Se comporta igual de bien contigo, que tú te comportas con tu retoño.

Y es ahí cuando te das cuenta que “ser un bicho raro” y tratar a tu hija como la persona que es da sus frutos y es lo que se debe hacer. Y odias esas frases que le dicen cómo debe comportarse, cómo debe sentir y cómo debe ser.

La empatía es una gran virtud, y muy importante a la hora de relacionarse. Enseñar a nuestros hijos e hijas a ser personas empáticas lo considero uno de los pilares de la crianza con apego. Algo que, por otro lado, estaremos practicando y enseñando desde el principio si una de nuestras máximas es criar a nuestro bebé con respeto.

 

 

¿Crías a tu bebé con empatía?