Barbie contra el #DreamGAP y los estereotipos de género

Seguramente hayas leído una noticia sobre un estudio que pone de manifiesto cómo los estereotipos de género limitan las expectativas de las niñas alrededor de los 5 o 6 años. Sobre esa edad, las niñas comienzan a pensar que son menos brillantes que los niños porque no relacionan la inteligencia con su propio género. Pero al mismo tiempo relacionan que las chicas consiguen mejores notas por su esfuerzo y constancia, no por su inteligencia. Algo que me parece tremendamente curioso.

2019-03-07 (1)

En muchos casos, en una misma familia, las normas de género influyen en la crianza, y se trata de diferente manera a niños y a niñas. A veces se favorece a un género por encima del otro en determinados aspectos (la hora de llegada es superior si eres un chico, por ejemplo), o se pide más colaboración en casa (las chicas deben ayudar más en las tareas domésticas), e incluso se limita su crecimiento y desarrollo, alegando que no se puede hacer tal cosa por ser niña.

Sigue leyendo

Diferentes Expectativas

Empiezo a entender algunas cosas del mundo Preparto- Parto- Posparto.

  • Cada mujer es un mundo.
  • Cada experiencia es un mundo.
  • Cada parto es un mundo.
  • A ninguna mujer le preocupa lo mismo del parto que a otra.
  • Hay mujeres a las que no les preocupa nada del parto porque piensan que están seguras en manos de la matrona y el obstetra.
  • Hay mujeres completamente aterradas con el parto que se fían de lo que les dicen porque creen que no les queda otra.
  • Hay mujeres que defienden de manera vehemente violencia obstétrica sufrida en el parto porque si la realizaron en un hospital por algo sería y bien hecha está.
  • Hay mujeres que aún sin saber nada y fiarse de los médicos ciegamente, se dan cuenta que en sus partos hubo prácticas que no debieron suceder.

Y el problema o diferencia entre unas y otras creo que son las expectativas de cada una sumadas a la experiencia en si misma.

Cada mujer tiene una visión de como debe ser un parto, o de como le gustaría que fuese el suyo. A lo mejor no es una visión propia y está formada por lo que ven en cine y televisión, por lo que les cuentan otras madres o por lo que todos tenemos en la cabeza que es un parto sin saber de dónde nos viene.

Sigue leyendo