#LaCocinadeSúperPapá: Galletas de Avena y Plátano

Esta receta es fácil y de las primeras que se suelen hacer cuando practicas BLW. Es una opción muy buena para no tener que ofrecerle a Lucy galletas industriales, con azúcar a espuertas y poco saludables. Desde el embarazo intentamos comer mejor y practicando BLW con Lucy lo estamos consiguiendo.

Estas galletas se las hacemos nosotros con todo nuestro amor y están muy ricas. Podíamos decir que nos gustan a toda la familia y es que Súper Papá y yo comemos más que Lucy.

Son unas galletas muy socorridas, que puedes llevar de paseo o a la piscina, para merendar o desayunar…

Ingredientes que necesitamos para unas 10-12 galletas, dependiendo del tamaño que las hagamos:

  • Harina de Trigo Integral- 2 tazas.
  • Avena en Copos- 1 taza.
  • AOVE (Aceite de oliva virgen extra)- 2 cucharadas.
  • Agua.
  • 2 plátanos, mejor que estén maduros. Si lo queremos más dulce podemos utilizar más plátanos.
  • Canela.

 

Preparación:

Mezclamos los copos de avena, la harina de trigo integral, el aceite, un toque de  canela y los plátanos machacados en un bol. Podemos apartar unas cuántas rodajas de plátano para decorar luego.

El agua se añade dependiendo del espesor de la mezcla, pero no debe quedar acuosa. Hay que lograr que la mezcla sea una masa manejable.

En una bandeja ponemos papel de horno o papel albal con harina tamizada para que no se peguen las galletas. Con una cuchara cogemos masa de galletas y hacemos las formas en la misma bandeja.

Como detalle personal, Súper Papá les pone encima una rodaja de plátano y un toque de canela, y les da un punto riquísimo.

Precalentamos el horno a 180° unos minutos antes e introducimos la bandeja.

Súper Papá no es amigo de decir tiempos. Según él se guía por “el olor y las texturas”, así que lo que hace es pinchar y vigilar a cada rato las galletas. Es un arte porque sabe perfectamente cuando está listo sin mirar relojes.

Yo digo que se hacen muy rápido y que hay que mirarlas a los 10 minutos.

Parece más complicado de lo que es, pero no es tanto trabajo y quedan genial.

Esta receta tiene muchas variantes: Hay gente que en vez de amasar a mano, lo pasa por la trituradora para que quede más fina la masa. Otras le ponen huevo, que si está introducido ya en la alimentación del bebé es una opción que nosotros no hemos probado porque nos gusta el sabor que tienen así. También hay gente que no pone harina en la mezcla y las hace solo con los copos o que en vez de plátano pone manzana rayada u otra fruta.

Hay miles de variables diferentes y se puede probar hasta dar con la mezcla que más nos guste.

Por fuera quedan duritas pero por dentro están blandas. A mi me preocupaba que Lucy pudiera gestionarlas, pero me ha sorprendido lo bien que se las come. Para ella son una chuchería que sus papás le regalamos de vez en cuando y se emociona hasta cuando las ve. Da gusto ver como las saborea.

Como toda la repostería casera, estas galletas no duran eternamente y no se debe hacer muchas cada vez. Hay que comérselas como mucho en 4 días porque se empiezan a poner correosas y se desmigajan. Yo me las como incluso así de lo buenas que están.

Espero que esta receta, la primera receta de La Cocina de Súper Papá os guste y que os de ideas para hacer vuestra versión favorita.

Si os animáis a hacerlas, ¡contádmelo por favor!

¿Qué tipo de galletas haces para tu bebé?

Anuncios