#Lecturitas: “Un poema para cada día de invierno”

Ni un día de invierno sin nada que leer. En este poemario infantil podemos encontrar canciones tradicionales, adivinanzas, villancicos y refranes para cada día desde el 21 de diciembre al 20 de marzo.

portada libro un poema para cada día de invierno

Noventa poemas recopilados en un extenso álbum ilustrado para peques a partir de 4 años que les introduce en la lírica y poética. Poemas de los que podemos sacar significado e intercambiar pareceres, descubrir adivinanzas y darnos cuenta de la sonoridad de las rimas.

Sigue leyendo

#Lecturitas: “Abrazo de Oso”

Hemos leído “Abrazo de Oso” de la Colección Somos8, con texto de de Susanna Isern e ilustraciones de Betania Zacarías, gracias a Editorial NubeOcho.

Lucy con su oso blanco y el libro

La editorial nos envió este libro por sorpresa y ha sido un todo un acierto, porque “Abrazo de Oso” es un libro muy dulce en el que descubrimos la historia de amistad verdadera entre Natuk y el oso blanco que encontró en la nieve y cuidó cuando era un bebé osito.

Aunque Natuk intentó encontrar a la mamá del oso, no había rastro de ella, así que le dió calor acurrucándole en su pecho y le alimentó. El oso agradecido, le lamió las mejillas y le regaló su primer abrazo de oso.

Se hicieron inseparables y vivían mil y una aventuras hasta que, la reserva de peces del poblado fue saqueada. Los esquimales estaban muy enfadados, acusaron al oso del robo y aunque Natuk le defendió, le expulsaron. Pero Natuk confiaba en su amigo y como le echaba muchísimo de menos salió a buscarle bajo la tormenta de nieve.

¿Quiéres saber cómo termina?

Este álbum ilustrado recomendado para peques a partir de 3 años y con tapa dura, nos enseña la importancia de la amistad y la confianza, que no hay que prejuzgar ni sacar conclusiones precipitadas, que hay que apoyar a los amigos en todas las circunstancias, sobre todo en las injusticias. Y que los abrazos de oso son lo mejor del mundo porque demuestran amor y protegen.

Lucy

Susanna Isern es la autora de decenas de libros infantiles, entre los que destacan “Olivia y las Nubes” (ilustrado por Esther Gili), “Pilú, Pilú”, “¿De qué tienes miedo, Ratoncito?”, “El Emociónometro del Inspector Drilo”, entre muchos otros.

Betania Zacarias es la ilustradora de este libro, con un estilo muy especial que reconoces en cuanto lo ves, (también tenemos el libro “Chocolate Infinito”), y aunque los colores son fríos representando el invierno, el lugar donde viven los esquimales y los osos polares llenan el libro, la ropa de colores vivos de sus personajes logra transmitir el calor humano.

Una imagen del libro

“Abrazo de Oso” está disponible en castellano, inglés e italiano y podéis encontrarlo aquí.

Puedes seguir la conversación en

Sígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en Instagram

 

¿Qué Calzado necesita un Toddler en Otoño-Invierno?

Cuando tienes un toddler en casa, de un año a otro nada le queda bien. Cada nueva temporada tienes que renovar todo el armario; Y si con la ropa alguna cosa se puede salvar, con los zapatos es imposible. Este año Lucy ha tenido ya tres números de pie diferente, y ahora con el frío, no tiene nada que ponerse.

Y los toddler no solo andan: corren, trepan, saltan, bailan… No vale con comprar solo un par de zapatos o zapatillas, porque además, no siempre utilizan el mismo calzado. Los peques también se ponen guapos, van a sitios molones, o les gusta tener un outfit rompedor en alguna ocasión.

Hay que buscar un calzado adecuado para cada momento y situación. Encontrar unos zapatos de buena calidad y a buen precio, ya que hay que comprar varios, es algo que las mamás y los papás tenemos en mente en todo momento.

En Pisamonas he encontrado una gran variedad de modelos para cada momento. Dependiendo de tus gustos, de los de tu peque (que ellos también deciden) o de la situación, puedes elegir entre varios diseños.

Esta es mi selección, que he dividido en ocasiones y circunstancias, del calzado que apaña una temporada entera a un toddler:

PARA IR AL PARQUE Y TIRARSE POR EL TOBOGÁN

El parque es el lugar dónde más desgastan el calzado, dónde más disfrutan y al mismo tiempo, dónde más cómodos tienen que estar. Deberían tener un calzado de buena calidad y resistente, pero blandito y que les permita moverse ágilmente. Las Zapatillas Espiga y Serratex con dos cordones intercambiables, me gustan muchísimo y me parecen perfectas para ir al parque, jugar y trepar a todo con su suela antideslizante. Son modernas y versátiles con varios colores para niño o niña.

zapatillas espiga serratex y dos cordones.png

 

PARA SALTAR EN LOS CHARCOS

Las botas de agua son un clásico de la temporada Otoño- Invierno, y cualquier peque debería poder saltar en los charcos porque, ¡es tan divertido! Eso sí, con un calzado adecuado, que no haya que ir corriendo a casa a cambiarse.

Me parecen excelentes para darlo todo saltando en charcos las Botas Igor con cuello ajustable, con varios colores y sirven para niño o niña.

Botas de agua Igor cuello ajustables.png

 

PARA EVENTOS NAVIDEÑOS Y FIESTAS VARIAS

Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo, la Noche de Reyes… Tenemos un mes lleno de eventos, reuniones familiares y cenas de postín. Igual que nosotros nos ponemos algo especial, e incluso nos compramos un modelito nuevo, me parece imprescindible que los peques tengan por lo menos unos zapatos de fiesta. Algo diferente y especial.

 

IMG_8111.jpg

 

Para Lucy he elegido unas bailarinas para niña, que pueden combinarse con diferentes tipos de vestido moderno o clásico, también con pantalones. Estas en particular tienen adorno con brillantitos en la puntera y pulsera en el tobillo para asegurar el agarre. Las tenemos en color negro, aunque hay varios colores preciosos. A ella le han encantado.

 

Merceditas 1.jpg

 

¿Y para niño?

Algo formal pero al mismo tiempo moderno. Me encantan los Blucher Serraje Suela y Cordones de Colores. con talla hasta el 44, con el que papá puede ir a conjunto.

Untitled design (2).png

 

Además en Pisamonas puedes encontrar leotardos y calcetines monísimos para combinar y completar un look festivo.

PARA QUEDAR CON LOS AMIGOS O IR A CLASE DE INGLÉS

Toda actividad que comprenda juego y niños, debería tener unos zapatos a la altura de las circunstancias.

En este caso, he descubierto las botas Pisacacas con velcro, que son resistentes pero suaves, no pesan mucho ni le molestan, y tienen tanta variedad de colores que merece la pena elegir más de uno.

 

pisacacas niños botas safari velcro

 

También tienen unos modelos con suela y cordones de colores, más llamativos y para un look más moderno.

 

Pisacacas 2.jpg

 

Lucy ha aprendido a ponérselos sola, algo que le ofrece una autonomía tremenda y le hace sentir mucho más mayor. El color rosa palo, aunque pueda parecer lo contrario, es muy combinable y queda precioso. Y ella estaba completamente convencida de querer exactamente ese color, no le valía otro.

Y una de las mejores partes, al menos para mi, es que tienen tallas grandes y he podido hacerme con unos Pisacacas del mismo color rosa palo que ella, pero con cordones. Y no podéis imaginar lo cómoda que voy con ellos y lo que me gusta que vayamos a conjunto. Hacía mucho tiempo que no utilizaba unos zapatos de este estilo y tenía miedo de que fuese muy duro, o que me resultaran incómodas, pero estoy encantada.

 

IMG_8102.jpg

 

PARA IR A PASEAR, DE COMPRAS O A UN RESTAURANTE

Para ir calentita, dar trote al calzado y por qué no, ir monísima de la muerte, he elegido las Botas Tipo Australianas en color marrón, un color muy otoñal. Pero las puedes encontrar en color arena y gris.

Son perfectas para combinar con vaqueros, pantalones de todo tipo, faldas y vestidos. A Lucy le encantan lo calentitas que son con el forro borreguito interior y las pide muchísimo.

IMG_7792.jpg

 

PARA SALTAR EN LA CAMA, CORRER POR EL PASILLO, JUGAR EN LA ALFOMBRA…

Cuando consigues convencer a un toddler de que el verano ha terminado y que hay que ponerse zapatillas de andar por casa es todo un triunfo. Entonces tienes que elegir unas zapatillas confortables, que no sean un estorbo para rodar por el suelo o esconderse debajo de las mesas. Para mi son perfectas las Bamara Forro tipo borrego: calentitas, cubiertas pero que no agarran el tobillo y que permiten movilidad, y además no tienen velcro, para que no se vayan quedando pegados en todos sitios. Y las tienen en varios colores.

zapatillas casa Bamarra forro tipo borrego logo pisamonas.png

 

El pedido de Pisamonas me llegó al día siguiente completo y sin ningún error, pero si lo hubiera habido, su política de devoluciones y cambios es estupenda al no generar gastos. Y el envío es gratuito, así que puedes hacer todos los pedidos que quieras sin preocuparte por eso.

 

 

Si echas un vistazo a la web de Pisamonas, seguro que tú también encuentras el calzado perfecto para esta temporada.

 

 

Compatibilidad de Infusiones con la Lactancia Materna

Ahora que llega el frío apetece tomarse un té o una infusión calentita con tu taza favorita y una manta encima. Y es algo que me encanta hacer porque además sustituyo la poca saludable coca cola de la merienda por algo más sano.

Pero ¡cuidado! Porque dando el pecho (igual que durante el embarazo) existen infusiones dañinas e incluso peligrosas que debemos evitar tomar e incluso desterrar en el cajón al final del todo.

Tengo no una, si no dos cajas para infusiones y tenía pendiente buscar los componentes en e-lactancia.org para descubrir cuáles puedo tomar sin peligro para Lucy.

Sigue leyendo

Consejos para hacer Colecho y dar el pecho en Invierno

En esta ocasión quiero hablar del colecho de manera logística y dar algún consejo de cara al invierno y al frío.

Las cunas de colecho para mi no son muy prácticas como ya conté, y menos a la hora de dar el pecho, por lo que siempre aconsejo en vez de comprar una de estas cunas, comprar una cama que pueda acoplarse a la de matrimonio.

En verano colechar es más fácil, porque no hay colcha ni edredón de por medio. Lo único es el calor que puedes pasar al dar el pecho, pero supongo que igual que si tu pareja es de los que se pegan por la noche como una lapa. Lucy es una estufita de amor.

El problema logístico viene cuando hace frío y hay que taparse: ¿Cómo lo hacemos con un bebé pequeñito?

Según mi experiencia, ya que Lucy nació a principios de diciembre, es que si se puede colechar con seguridad.

Comienzo diciendo que yo siempre he sido una marmota: ya se podía caer el edificio entero que yo ni me enteraba. Pero desde que soy madre eso ha cambiado: no puedo moverme en la cama, cambiarme de posición, taparme o destaparme, sin abrir un ojo antes para comprobar las coordenadas de Lucy. 

Cuando Lucy y yo estamos en la cama, ella se posiciona por debajo de mi hombro con la cabeza recta (los bebes no deben apoyarse en almohadas ni tener la cabeza elevada mientras duermen en la cama), así yo puedo darla el pecho sin necesidad de levantarme. Pero eso quiere decir que no puedo taparme más arriba de la cintura porque taparía a Lucy la cabeza.

Tengo que reconocer que recién parida, en pleno diciembre, pasé un frío del carajo y la solución vino por partes: Para poder lactar bien y sacarme el pecho sin problemas durante la noche, corté unas camisetas viejas de Súper Papá por el canalillo hasta debajo del  pecho. Así el acceso era rápido y no había peligro de tapar a Lucy la cara con nada de ropa.

Lucy con 11 semanas.

Pero aunque la camiseta cortada fuese de manga larga para no tener frío, el escote, la garganta, el cuello y parte del pecho quedaban al aire y por ahí aseguro que se coge mucho frío. Así que siguiendo la recomendación de De Profesión Mami, cogí varios forros polares, que aunque estaban nuevos servían para la causa y este invierno siguen dando un buen servicio, y los corté por debajo del pecho. De este modo queda una especie de triángulo por el que el pecho sale pero el frío no entra. Es una manera fácil, rápida y práctica de tener el pecho accesible en plena noche con el ojo pegado.

Aseguro que es un apaño genial que hubiese utilizado mucho antes si no hubiese tenido reticencia a cortar y estropear las prendas, que la tenía y mucha. Creo que en mi cabeza pensaba para qué iba a romper camisetas y forros polares si esta situación iba a ser ” pasajera”. Pero una vez lo hice, además de dormir la mar de calentita, no he vuelto a pensar esa tontería, porque de pasajero nada y este invierno repito experiencia.

Lucy con 13 semanas. Más o menos en esta foto se ve el apaño del que hablo.

También evitaría botones (porque pueden descoserse y llegar a la boca del bebé con el consiguiente disgusto) y cremalleras si son de las que tienen algún pico saliente y punzante. Los corchetes en todo caso, son mucho menos peligrosos.

EDITO: Adjunto fotografía de uno de los modelitos que utilizo para dormir. Espero que se vea y entienda bien: Corto la camiseta por el canalillo (hasta que me es cómodo sacer el pecho, y el forro en perpendicular al canalillo por debajo o a mitad del pecho.

 

Ahora que ha comenzado el frío de nuevo las diferencias son notables: Lucy se mueve, se sienta, se da la vuelta, se destapa, etc… Cuando el invierno pasado no se movía (era recién nacida). Pero en general seguimos utilizando el mismo método y los mismos cuidados, con el añadido de seguridad del colchón en el suelo.

Pero mi mejor consejo es disfrutar del colecho, de lo calentitos que están los bebés, de cómo huelen, de la hora de ir a dormir que a veces se alarga demasiado y de los despertares a su lado, aunque haya noches que no peguemos ojo.

¿Cómo haces colecho y das el pecho en invierno? ¿Tomas alguna precaución especial?