Ganas de jugar con “40 juegos universales sin caducidad y sin género”

¿Recuerdas todos los juegos de tu infancia? Yo no. Muchos de ellos si los recuerdo de manera nítida, pero otros los tengo muy olvidados y solo vuelven a mi memoria cuando libros como este me los recuerdan.

“40 juegos universales sin caducidad y sin género” es un libro para peques a partir de 4 años, que con un título fuerte, promete recordarnos juegos que han pasado de generación en generación, a través del tiempo y diferentes culturas. Todos y todas podemos jugar juntos, como se hacía antaño, simplemente las ganas de divertirnos nos unía en el patio y lo pasábamos en grande.

Foto 16-9-19 19 03 17.jpg

Sigue leyendo

Anuncios

Disfruta el verano con los “Deberes de vida” del Profe Manolo

Estoy oyendo hablar muchísimo de libro este verano y con toda la razón del mundo: es el libro de actividades para vacaciones que nos hubiera encantado tener a todos porque en este libro encontramos una lista de tareas para aprender a disfrutar de la vida.

Foto 14-7-19 18 13 42

Este cuaderno de la Editorial Montena está basado en la famosa lista de actividades para el verano que se hizo viral en redes sociales a través del Profe Manolo, y que ahora se ha completado con ideas sobre cómo llevarla a cabo, extraer un aprendizaje y adquirir una experiencia.

Sigue leyendo

Prohibido Prohibir a los Niños 

Los niños y niñas son una rara avis en este mundo moderno.

Se encuentran localizados en colegios y escuelas infantiles y a veces, su cuidador o cuidadora les lleva también al parque o algún otro lugar donde haya instalaciones infantiles específicas. Que no suelen ser muchas, aunque todo el mundo se invente estadísticas elevadas que señalan la existencia de miles de millones de establecimientos donde al parecer, los niños tienen un espacio reservado para jugar tranquilamente mientras se toman un Cola Cao. Ya sabéis, con mesas y sillas de su tamaño y eso.

Últimamente se lleva lo de los Hoteles Adults Only, que no es ni más ni menos, que un hotel donde anuncian que “prohíben la entrada” a niños. Presentan un espacio libre de molestias y de ruido, donde la paz y tranquilidad reina por doquier para la satisfacción de los clientes. Porque no hay adultos borrachos en la piscina, ni en el bar, ni fumando a tu lado y echándote todo el humo, ni haciendo ruido en las habitaciones, ni hablando por el móvil con un altavoz que les sale de la boca.

 

No tener a niños cerca se vende como

un oasis de tranquilidad,

casi como unas vacaciones en una isla privada.

Porque en este mundo solo molestan los infantes.

 

Tengo que hacer una confesión: a mí esto de los hoteles sin niños antes me parecía una buena idea. No cuando no era madre, no vayáis por ahí: Cuando no tenía ni la más remota idea de lo que es un niño, de sus necesidades de movimiento, de su prisa por jugar y en definitiva, de cómo es un niño cuando se le permite ser niño.

He leído a personas diciendo “que los niños de hoy en día están maleducados”, “que los padres les dejan hacer lo que quieren”, y esos mismos adultos alegan que en su tierna infancia ellos “iban a un restaurante y estaban sentaditos en la mesa”.

Otra confesión: Yo también era de ese tipo de niñas que estaba sentadita en la mesa, sin hacer ruido ni poder entrar en ningún tipo de conversación porque “cuando los adultos hablan los niños callan”. Imaginemos a una persona (porque noticia, los niños también son personas), que tiene que estar en una mesa sentado sin moverse ni hablar, sin poder dar su opinión y sin que le presten ningún tipo de atención mientras el resto habla, rie, brinda… ¿Lo veis normal? ¿Es justo?

Siento decirlo así, pero esos niños que estábamos tan bien “educados” éramos AMEBAS Amebas (término acuñado por De Profesión Mami) que nos hemos convertido en adultos y no sabemos lo que es ser niño. Amebas a las que nos molesta que los niños sean niños y jueguen como niños, porque nosotros no hemos podido serlo. Amebas que no sabemos diferenciar la mala educación, de un juego y un comportamiento normal de niños.

Un dato importante: Los niños y niñas forman parte de la sociedad. Existen, están, respiran, viven, comen y duermen junto a nosotros. Crecen bajo nuestro ejemplo y si queremos criar retoños respetuosos tenemos que respetarles.

 

View this post on Instagram

Nuestra primera vez en un @muerdelapasta y en el parque por supuesto. Hemos tenido la gran suerte de que estos hermanos apadrinaran a #Lucy, que les ha tenido durante horas tirándose por los toboganes y en la piscina de bolas. Han sido tan cariñosos con ella, tan educados, atentos y amables que yo no podía creerlo. El hermano mayor cuidaba de ella y no dudaba en decir a los demás niños que tuvieran cuidado que había una niña e incluso, cuando uno le ha dicho que era una niña muy pequeña y que le llevase dónde los pequeños, él le ha defendido diciendo que Lucy podía como el resto y que se fuese él. 😂😂😂😂 No hemos podido irnos sin dar las gracias y decirles que eran niños encantadores, que siguieran así. También hemos hablado con su madre, y es que de tal palo tal astilla, una señora súper maja. Por cierto que Lucy no quería saber nada de sus padres. Creo que temía el momento de irse. Ahora Lucy quiere "tobogán red" todo el tiempo… 😓 #PastaPark #muerdelapasta #parque #parquedebolas #tobogan #friendship #love #family #28meses #daughter #babygirl

A post shared by @Pataditablog (@pataditablog) on

 

Como los niños son niños, no pasa nada por discriminar la entrada a un hotel o a cualquier otro lugar. Son niños, ¡qué más da! No se van a quejar, no sufren, no se enteran…

Además pueden entrar a un montón de sitios más.

Y los judíos también podían entrar en un montón de sitios en los que no se les prohibiese la entrada durante la II Guerra Mundial.

Y la gente de color también podía sentarse en el asiento que quisieran del autobús siempre que fuese de la parte trasera del mismo.

Este tipo de discriminación que sufren los niños, no solo en los hoteles y en las vacaciones, es inimaginable dirigida a personas de otra raza u orientación sexual, por poner algún ejemplo, en el siglo XXI. Pero lo peor de todo es lo aceptado socialmente que está, la gente que lo apoya y lo aplaude.

Los hoteles o cualquier otro establecimiento pueden dirigirse comercialmente al público que quieran, pero no prohibir la entrada a un público concreto. Es anticonstitucional, viola el artículo 14 de la Constitución Española: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. Y además es denunciable.

Los niños no producen, y como no tienen voz ni votan, parece que no tienen derechos. Pero si los tienen, y yo quiero que mi hija tenga voz, que pueda defenderse, que reivindique sus derechos, que se alce antes las injusticias. Y mientras ella no pueda hacerlo, lo haré yo.

 

 

Los más pequeños también forman parte de la sociedad, y esta en su conjunto es la que no está preparada para convivir con ellos, no al revés. Debería prepararse para tolerar a los niños igual que lo hace con otros muchos colectivos.

No hace falta decir que los niños son el futuro y que debemos tratarles como queramos que ellos nos traten cuando sean los adultos, y lo más importante, dejarles disfrutar de su infancia sin esconderlos ni discriminarlos.

 

Para jugar con tu hijo: #HaztePequeño

En alguna ocasión, mientras jugaba con Lucy, me he dado cuenta que cuanto más pequeña me hago yo, mejor es el juego y mejor nos lo pasamos.

A veces me cuesta hacerme pequeña, no tengo la imaginación que tiene mi hija, no tengo la capacidad de jugar como cuando yo era niña, ni el aguante físico, para qué vamos a engañarnos. Pero lo que más me cuesta es proponer juegos porque no recuerdo todos los que conocía y también es difícil encontrar algunos que específicamente sean adecuados a la edad de Lucy.

He conocido una web, Hazte Pequeño, que se dedica a dirigir ese tipo recursos a los padres, porque a veces nos hace mucha falta. Disponen de kits para que los padres nos hagamos pequeños y juguemos con nuestros hijos, kits para que aprendamos a ser niños de nuevo y nos involucremos en el juego como nuestros hijos merecen.

Incluso han editado un manual de juegos, “Aprendiendo a ser pequeño, 80 juegos con niños” (de 0 a 3 años) en el proponen 80 juegos diferentes para llevar a cabo en distintas ubicaciones tales como dentro de casa, un restaurante, la playa, un parque etc. que refuerzan distintos aspectos vitales del desarrollo de los más pequeños: psicomotricidad, socialización, coordinación, memoria, concentración, etc.

Su nuevo proyecto, es una aplicación móvil con 60 juegos interactivos para niños (y adultos) de 0 a 9 años, que utiliza las nuevas tecnologías como un medio y con una premisa que me parece maravillosa:

Coger Tablet + Buscar Juego + Seleccionar juego + Leer y aprender Juego + Dejar Tablet +

Tírame al suelo y jugar con mis pequeños como cuando era niño.

La aplicación contará sistema de filtros donde poder marcar las circunstancias particulares de cada momento: la edad de los niños, el tiempo disponible para jugar, el lugar dónde nos encontramos, el nivel de actividad física (juegos calmados o más movidos) y el número de participantes. Así podrán proponernos un juego acorde con nuestras necesidades.

Cada juego contará con una ilustración explicativa del juego, si requiere preparación previa o materiales, y ejemplos. También nos indicará las habilidades que el juego ayudará a nuestro hijo o hija a desarrollar.

Según vayamos indicando que jugamos a juegos con nuestros hijos, más puntos recibiremos y “mejor pequeño seremos”.

Para cumplir este sueño y ampliarlo posteriormente, han iniciado un proyecto de crowfunding, para el que necesitan aportaciones: App Hazte Pequeño- El vínculo disperso entre tu acelerado mundo y el suyo. En ese enlace tienes toda la información.

Desde 5€ puedes aportar tu granito de arena para este proyecto. Existen diferentes niveles de mecenazgo con diferentes recompensas, como el manual de juegos, “Aprendiendo a ser pequeño, 80 juegos con niños” (de 0 a 3 años), kits de juegos estupendos y únicos, y la oportunidad de formar parte de este proyecto dando tus ideas, siendo de los primeros en probar la aplicación… Entre otras muchas cosas.

A mi la aplicación me parece una idea magnífica, divertida e incluso necesaria para ayudarnos a conectar con nuestros hijos, jugar con ellos y pasar un ratito estupendo. Seguro que tenemos un montón de aplicaciones en el móvil que son para nosotros, que nos ayudan a conectar con nuestros amigos y compañeros de trabajo.

¿Por qué no tener una aplicación que nos ayude a conectar con nuestros hijos?

Si te parece una idea tan estupenda como a mi, puedes conseguir con tu ayuda que el proyecto de este Equipo Ninja salga adelante y que todo disfrutemos de esta aplicación que nos ayudará a hacer volar nuestra imaginación acompañando a nuestros hijos e hijas.

Nosotros ya hemos jugado a ser mecenas para empezar.

¿Y tú?

 

¿Qué regalar a un bebé de 2 años?

Por las fechas que se acercan tengo la sensación de pasar un mes entero celebrando el cumpleaños de Lucy: Todo comienza con el #LucyCumple2 a principios de diciembre, celebración, familia, regalos… Y sigue con la Nochebuena, el cumple de su primo, la Navidad, Nochevieja, la Noche de Reyes y los regalos que traen al día siguiente. Todo el mes lo paso centrada en Lucy, en estar bien con ella, en que disfrute y en vivir momentos especiales que poder recordar para siempre. A veces incluso creo que soy demasiado exigente y perfeccionista.

Como en teoría Lucy solo tiene regalos “una vez al año” aunque en varias celebraciones, me dedico a buscar regalos para tenerlo todo preparado e incluso ayudar a quien pueda preguntarme qué le regalan a Lucy.

Aquí traigo la #wishlist del #Lucycumple2, que se hace extensible y válida para Navidad y Reyes. En resumen, regalos para un bebé de 2 años.

despertador-peppa-pig

Fuente: Amazon

  • Peluche de Peppa Pig. Lucy adora a Peppa, le encanta y le parece muy tierna. Qué decir del personaje del año para Lucy.
peluche-peppa-pig

Fuente: Bandai

  • Caja de Color 3 de Jaisa Educativos (35,00€). Es la caja que más colores tiene y es probable que Lucy no sepa distinguir todos al principio pero ya lo hará. Diferenciará entre más oscuros y más claros, más fuertes, la misma gama… A mi me parece súper práctico y precioso.
caja-de-color-3-jaisa-educativos

Caja de Color 3. Fuente: Jaisa Educativos

  • Bicicleta de aprendizaje sin pedales. Las he visto en Decathlon de varios precios (29,99€ a 59,99€) de la marca Stream y B´Twin. También nos gusta la de Chicco (29,71€) , que parece ligera y es barata. El problema es que yo la quiero roja y Súper Papá la prefiere rosa, así que tendremos que llevar a Lucy a que decida.

    Pero la creme de la creme de las bicicletas, las que vi y me enamoré son las de New Born Riders. Tienen modelos de madera y otras de acero, pero con un diseño y un estilo novedoso y creativo. También se elevan muchísimo de precio la verdad pero ¿quién no tiene un capricho?

kokua-likeabike-forest-newbornriders

Bicicleta Kokua Likeabike Forest. Fuente: New Born Riders

  • Utensilios de limpieza. Lucy suele colaborar, cuando quiere, en las tareas domésticas. Para ella son un juego. Hemos pensado que para facilitar su autonomía es interesante que tenga unas herramientas a su medida. Este kit de JugariJugar nos parece perfecto porque no son de juguete, son utensilios reales que es lo ideal para que pueda limpiar de verdad.
utensilios-de-limpieza-infantiles-jugarijugar

Fuente: JugariJugar

  • Saco con 100 piezas de construcción de madera (22,50). Desde el año pasado estoy detrás de estas piezas de la marca Legler que venden en una de nuestras tiendas de cabecera: Monetes. Tienen una calidad y precio genial y fomentan la motricidad fina, creatividad y reconocimiento espacial de Lucy. Además vienen en un saco para guardarlos con facilidad.
sacoconcubos

Fuente: Monetes

  • Campanas Musicales. Desde que vimos a Lucy con unas campanas fijas nos parecieron una manera genial de descubrir notas  y escalas musicales, melodías… Favorecen la concentración y la coordinación y por supuesto estimulan la audición. Las hemos encontrado en JugariJugar (19,25€) y en Alupé (34,95€).
    campanas-arco-iris-jugarijugar

    Fuente: JugariJugar

    Aunque a nosotros nos interesaban mucho más las campanas fijas. Por ejemplo las de Uncommongoods  (152,68€) que son de nivel y bastante caras, y las de Jaisa Educativos (132,00€).

2016-12-16.png

Fuente: Uncommongoods.

  • Maletín  de Doctora. Últimamente a Lucy le encanta hacer chequeos a sus muñecos y a sus padres con cualquier palo que se encuentra o con una jeringuillita. Cualquier cosa le vale. Así que decidí que había que buscar un maletín adecuado, pero el del Imaginarium, que es el que conozco y me gusta ya no  está en catálogo. Los de juguete me parecen eso, de juguete. Quiero que Lucy utilice material de verdad, que cuando lo vea en la consulta del médico lo recuerde y le suene y así, a lo mejor con suerte, conseguimos que no tenga tanto miedo. Me he puesto a ello, le voy a conseguir un maletín de doctora lo más real posible y lo contaré en el blog.
  • Cilindros de Botón. Me parece un juguete perfecto e indispensable a esta edad, aunque se suelen recomendar a partir de los 3 años, ya que ayudan a discriminar objetos de diferentes alturas y diámetros. Es verdad que es un material caro y difícil de encontrar pero seguro que lo vale. Los he encontrado en Jaisa Educativos  (126,00€) y JugariJugar (128,00€).
bloques-de-cilindros-set-de-4-jugarijugar

Fuente: JugariJugar

  • Wobbel Board de Monetes (139,00€). En cuanto la vi imaginé a Lucy encima, debajo y al lado de ella. Haciendo surf, acostada, subiendo, bajando. Me pareció un juguete sencillo pero que da muchísimo juego.
wobbel-board-tabla-curva3.jpg

Fuente: Monetes

  • Light Box de MrWonderful (39,00€) Uno de los regalos de estas navidades que veo en todos sitios. Sirve para dejar mensajes positivos y preciosos en un formato novedoso pero yo le veo muchas posibilidades para jugar con Lucy y aprender letras. Y en ItBaby las podéis encontrar de diferentes tamaños y colores e incluso conseguir set de letras y formas.
mrwonderful_pra02773_ltbx002_little-lovely_caja-luz_a4_2016-1.jpg

Fuente: MrWonderful

Espero que esta #wishlist para bebés de 2 años os sirva, o que por lo menos os de alguna idea. ¡Ya os contaré si Lucy recibe estos regalos u otros incluso mejores!

 

¿Qué os parecen estos regalos?

¿Se os ocurre algún imprescindible que no esté en esta lista?

La Chef Lucy y su Torre de Aprendizaje

Cuando Lucy cumplió 15 meses, ya llevaba bastante tiempo andando y una de las actividades que más le llamaba la atención era la cocina.

Le encantaba que Súper Papá la alzara en brazos para ver lo que se cocía (nunca mejor dicho), y a veces no entendía que no podía estar porque era peligroso para ella.

También le gustaba abrir los cajones y sacar ollas o menaje de cualquier tipo para jugar desde que gateaba, así que tiene toda la parte baja de un mueble de la cocina con juguetes varios, tuppers, tapas y otros enseres a los que por cierto, ya no hace ni caso porque ya se ha pasado ese nivel, pero que nos sirvió para distraerla durante un tiempo.

Una noche que Lucy se estaba enrabietando porque quería estar en la trayectoria del aceite caliente, cogí una caja de cartón que estaba destinada a guardar ropa de esa que ya no le vale y nunca más volverá a ponerse, y monté una cocina improvisada: cogí cucharas de madera, cazos y algún bote vacío junto con la comida de tela de Ikea (regalo del #LucyCumple) y conseguí una cocinita de juguete a la altura perfecta de Lucy y muy digna.

26-03-2016

La primera cocinita de Lucy

Pero esta cocina duró poco, porque viendo Súper Papá que triunfaba, fue a Ikea y le compró la mega cocinita. A mi me encanta la verdad, pero a parte de pensar que mi cocinita tenía mucho encanto, me parecía demasiado pronto para que tuviera una cocina de juguete así. Mi razonamiento es que ella todavía no sabe jugar a las cocinitas, no sabe lo que hacer con esos juguetes, solo imita lo que yo hago. Y algo de razón tengo porque he tenido que quitarla de la zona de juegos por uso casi nulo.

 

Por eso mismo, antes que esa cocina llegara a casa, Súper Papá y yo hablamos de la importancia de tener una Torre de Aprendizaje (Learning Tower) y su necesidad. Muchas veces le hemos puesto una mesita baja en la cocina para que pudiera colaborar con postres o galletas y es que su interés por la cocina es notable y la Torre de Aprendizaje podía ayudarnos a fomentar esa afición.

Así que al mes siguiente nos pusimos manos a la obra con la Torre de Aprendizaje.

Materiales que utilizamos:

2016-09-03

  • 2 tablas estrechas de madera fina del mismo color del taburete que compramos en Leroy Merlín. Son para rodear la parte alta de la Torre.
  • Tornillos y cinta americana.
  • Un pegamento especial para madera y lija para limar las aristas de las tablas cortadas.

archivo-9-9-16-20-03-34

 

MONTAJE

1º Montamos ambos taburetes, pero uno de ellos sin los escalones. Igual que en la fotografía.

torre_aprendizaje_learning_tower_makingof

2º Colocamos la parte sin escalones encima de la otra de manera simétrica y aprovechamos el agujero que ya tiene la escalera que queda arriba, en la parte opuesta a los escalones para fijarlo con un taladro y un tornillo lo suficientemente largo. Nosotros utilizamos uno que sobró del mismo montaje.

3º Fijamos los laterales con un par de tornillos. Para esto hay que hacer agujeros y esa madera está lacada por lo que hay que tener precaución. A estos tornillos Súper Papá les puso como protección una cinta americana para que Lucy no se hiciera daño con los pies.

4º Cortar las maderas finas para rodear la parte superior de la Torre. Nosotros lo hemos pegado con el pegamento especial para madera.

Así explicado parece sencillo ¿Verdad? Lucy estuvo presente en todo el proceso y ayudó mucho descolocando todo y cogiendo tornillos.

Buscamos varios tutoriales en los que basarnos y al final Súper Papá le ha dado su toque personal. Yo creo que nos ha quedado genial y muy segura.

torre_aprendizaje_learning_tower

También vimos que hay tiendas on line muy chulas que las fabrican y venden. Si no te apetece hacer bricolaje o no eres muy manitas, pueden ser una gran opción, porque además hay diseños espectaculares y convertibles, que amplían la productividad de la Torre.

learning_tower_example

Fuente: Etsy

Lucy se sube y baja perfectamente desde el principio. Evidentemente nunca la dejamos sola y estamos muy pendientes de lo que hace en la escalera. Ella no deja de ser un bebé y la base de la torre puede quedarse pequeña y dar un traspié como nos pasó una vez cuando todavía no estaba terminada la Torre. La cogí en el aire y no pasó nada, pero eso demuestra que hay que estar pendiente.

Todo este tiempo hemos estado utilizando la Torre de Aprendizaje para diversas actividades: exprimir zumo de naranja, hacer la merienda y los desayunos, echar Cola Cao en la leche, preparar cereales, “fregar” los platos, hacer trasvases de agua en el fregadero…

Archivo 5-9-16 20 41 35.jpeg

Está resultando un complemento genial para la vida práctica porque Lucy aprende y perfecciona cada día actividades diferentes. Si no tuviera la Torre no llegaría a lugares dónde puede aprender cosas nuevas. Incluso, si no tuviera su lavabo preparado (que ya enseñaré), podía utilizar la Torre de Aprendizaje para lavarse la cara, cepillarse los dientes o peinarse en el baño.

Según vaya creciendo, podrá realizar tareas más complicadas y tendrá más autonomía. Lo último que ha conseguido es untar crema de queso en pan con un cuchillo de mantequilla y estoy segura que en breve perfeccionará la técnica.

lucy_untando_queso.jpg

La Torre de Aprendizaje abre un mundo de posibilidades a los bebés y pienso que incluso les da seguridad y se sienten parte activa de momentos como preparar el desayuno. Hacerse su propia comida les hace sentirse orgullosos e incluso se comen lo que preparan con más ganas e ilusión.

Estoy segura que Lucy con el tiempo se convertirá no en una pinche de cocina, si no en toda una chef y nos hará hasta la cena, porque ganas no le faltan y tiene todo a su disposición para aprender lo necesario.

Si quieres fomentar la autonomía de tu bebé y que pueda realizar actividades nuevas que no podría practicar porque la encimera o el lavabo no están a su altura, no lo dudes, la Torre de Aprendizaje facilita el acceso a todo aquel lugar que tu bebé no puede acceder.

¿Tenéis Torre de Aprendizaje? ¿Cómo la utilizáis?

¿Os animáis a fabricar una?

#PataditadelDía: ¿Ropa de Niña?

Ya conté que nuestra hija no lleva pendientes, nos parece innecesario e incluso peligroso. Pero también es sexista. Mi hija no tiene que llevar pendientes para que todo el mundo sepa que es una niña. Ni deberían mirarle las orejas para ver si le tratan de una manera o de otra, que es lo que todo el mundo hace.

Y esto podemos extrapolarlo a la ropa: primero intentan identificar qué sexo tiene mi bebé, para tratarle en consecuencia. Y no solo las personas adultas, los niños y niñas también lo hacen.

El día de marras, Lucy vestía unos pantalones a cuadros azules, naranjas, rojos y blancos y una camiseta naranja con un gato. Colores, a mi parecer, unisex. Como todos.

Outfit de el día de marras. 17 meses.

Un padre dice a su hijo que juegue con el “nene” a la pelota y al llamar a Lucy por su nombre, se sorprende y te hace saber que le extraña porque “parece un niño”. No vuelve a repetir a su hijo que juegue con la “nena” a la pelota, la excluye del juego directamente. Debe ser que la pelota no es un juego de niñas.

En ese parque Lucy quería “hacerse amiguita” sin mucho éxito de 2 niñas más mayores que ella. Ambas tendrían unos 5 años y es una diferencia grande como para que jueguen con ella, es comprensible. Pero una de ellas si le hacía caso, trataba a Lucy con delicadeza e incluso le acariciaba la carita. La otra no solo le ignoraba, si no que le miraba con desprecio.

En mi papel de madre protectora me di cuenta, y aunque son niños, no me gusta que traten así a Lucy por lo que intenté distraer y jugar con ella a la pelota para apartarnos, ya que visiblemente sobraba en el juego de las dos niñas mayores.

Pero Lucy insistía en estar con ellas, y además quería un bolo que la niña más arisca le mostraba incitándole a pedírselo para luego negarlo, o tirándolo al suelo y cuando Lucy se acercaba, lo recogía con rapidez arrancándoselo prácticamente de las manos.

¡Mi pobre niña inocente!

Más de una mirada fulminante le eché a esa niña, que ella notaba pero ni se inmutaba y seguía. Además mandaba y mangoneaba a la dulce niña que trataba a Lucy como a un ser humano.

Pero ¡sorpresa! Ambas niñas durante su juego se cambiaban el nombre y la niña arisca se ponía el nombre de mi hija (debía ser su favorito) y en un intento de acercamiento le dije que mi hija se llamaba así.

La cara de la niña arisca fue muy extraña, una mezcla entre sorpresa y admiración. En cuanto supo que Lucy era una niña, porque evidentemente debía pensar que era un niño, cambió radicalmente su trato hacia ella. Incluso le ofreció el bolo que antes guardaba con tanto recelo. Menos mal que después de tanta negación, mi hija le dijo que se metiera el bolo en el culo, que ya no lo quería. ¡Esa es mi niña!

A mi ambos hechos además de sorprenderme, me preocupan. No entiendo que nadie trate a un bebé de manera diferente según su sexo. Evidentemente ese padre sin darse cuenta (o si) está enseñando a su hijo a diferenciar con quién puede o no puede jugar por su género, pero que una niña de 5 años, tenga unos estereotipos ya tan marcados (pendientes, pelo, ropa…) que le hacen marginar a un bebé de 18 meses y que su actitud cambie cuando descubre que el sexo de mi hija no es el que creía, me da mucha pena y al mismo tiempo miedo.

¿Dónde ha quedado eso de jugar todos con todos?  ¿Por qué esa diferencia de trato a un bebé que no entiende de género y lo que quiere es jugar? ¿Por qué esa segregación?

A veces pienso que la culpa es mía por no entrar en el rebaño, por utilizar ropa heredada de los primos varones de Lucy… Cuando le compro ropa a ella, tampoco se la compro rosa y con volantitos. Le compro ropa normal, de la sección de niña (o de la de niño si nos gusta por supuesto) y también le confunden con un “nene”.

Lucy vestida con ropa de la sección de niña. También fue confundida con un niño. 17 meses.

El problema no soy yo, ni la ropa de mi hija. Yo noto el cambio de comportamiento hacia ella porque se equivocan con el sexo. Si no se equivocaran en un principio, yo no sabría que si la invitan a jugar a la pelota es porque piensan que es niño, y cuando saben que es niña, le retiran la invitación.

Tampoco sabría que una niña de 5 años cambia de parecer radicalmente cuando mi hija ya no es un niño para ella.

Si vistiera a mi hija con lo que la sociedad entiende como ropa de niña, no sufriríamos ese trato porque nadie se confundiría. Mi hija estaría diferenciada a la legua y con un cartel luminoso que diría: “soy niña”. ¿Es tan necesario? ¿Hay que cambiar la manera de hablar a un bebé dependiendo de su sexo? ¿De verdad?

Y esto no son hechos aislados para nada.

¿Qué debería hacer?

¿Vestir a mi hija acorde con lo que la

sociedad admite como “ropa de niña”?

Que yo claudicara y vistiera a mi hija siempre con falda o de rosa, que tuviera pendientes o el pelo largo no cambiaría el distinto trato que noto hacia Lucy cuando “es niño” o cuando “es niña”. Seguiría existiendo y ese es el problema.

Puede que otra niña en otra parte del mundo le encante jugar con la pelota (igual que a Lucy) y no la inviten solo porque es niña y ese juego “no es para ella”.

Puede que algún niño quiera jugar con unas niñas que le niegan su compañía porque no es como ellas.

¿Qué les estamos enseñando a nuestros hijos e hijas?

Lucy no entiende de sexos. Solo quiere jugar. 17 meses.

¿Y si a ella le gustan esos colores? ¿Si le gusta vestir con “colores de niño”? Lucy sabe lo que le gusta y lo que no, y si no quiere ponerse algo o prefiere otra cosa te lo dice. Suele elegir los zapatos que se pone y tiene opción a elegir entre varias camisetas a veces.

¿Y si a Lucy le gusta jugar con “juguetes de niño”? Le encanta jugar con coches y pelotas.

Me niego a quitar “ropa o colores de niño” del armario de Lucy. No pienso prohibir a mi hija jugar con un “juguete de niño” si a ella le gusta.

Y es lo que pienso enseñarla: Todos los niños y niñas son iguales, y pueden jugar o vestirse con lo que quieran.

Que la gente se confunda bueno, nos pasa vistiendo “de niño” o “de niña” a diario. Todo el mundo tienen tan interiorizado el tema de los pendientes, del pelo largo y de los colores, que hasta que esos estereotipos no desaparezcan, es lo que nos toca vivir. Pero, ¿tratarla diferente, discriminar, excluir o marginar? ¿Estamos locos?

La #Pataditadeldía: va dirigida a los adultos, que enseñan a los niños a diferenciar y discriminar a los demás por su género o su ropa. A esta sociedad que inculca unos estereotipos innecesarios e injustos solo para saber de antemano cómo deben tratar a un individuo o individua, sin tener en cuenta sus deseos o gustos y su libertad para decidir sobre ellos mismos sin que nadie los margine.

 

 

 

 

 

 

¿Qué es Baby Led Weaning (BLW)?

Antes de comenzar la Alimentación Complementaria de Lucy nos informamos sobre cómo llevarla a cabo y elegimos este “método” para que nuestra hija aprendiera a comer de una manera autorregulada: ella elegiría qué, cuándo, cuánto y cómo comer.

Lo llamo “método” entrecomillado, porque no es un modo sistemático de procedimiento. Si, tiene normas, unas pautas muy claras para poder comenzar, y hay que tomar precauciones, pero no consiste en hacer siempre lo mismo, comer siempre de la misma manera, ni obligar a nuestro bebé a comerse todo el plato. Para mi, el método realmente es el de los purés y papillas.

Baby Led Weaning (BLW) significa “bebé dirige el destete” y es la manera de aprender a alimentarse de forma autorregulada y libre de papillas. La autorregulación es muy importante porque además de proporcionarles autonomía, ellos deciden lo que comen y cuando parar, aprender a comer lo necesario no a hincharse, y algo que a mi me parece esencial: a disfrutar comiendo. La manera en la que les enseñemos a comer será la manera en la que comerán el resto de su vida.

También practican motricidad fina y desarrollan la coordinación ojo- mano, reconocen sabores y texturas diferentes…

¿Qué come?

Hasta el año de vida su alimento principal sigue siendo la leche materna/artificial, que seguiremos ofreciendo a demanda y antes de sentar a nuestro bebé a comer en la mesa. De esta manera también estamos tranquilos porque aunque al principio no coma mucho, seguirá correctamente alimentado.

No es necesario hacer un menú especial a nuestro bebé: comerá lo que nosotros comemos adaptado. Debemos tener clara la lista de “alimentos prohibidos antes del año” a la hora de preparar la comida y respetar la manera de introducir los alimentos nuevos de uno en uno.

¿Cuándo come?

Cuando nosotros comemos. Practicando BLW es importante que coma con la familia, en la mesa, viendo cómo lo hacemos para que pueda imitarnos y se sienta parte de ese momento.

Nosotros no somos partidarios y nunca hemos dado de comer a Lucy antes o aparte de los adultos. Nunca ha comido sola.

Y por supuesto, cuando tenga hambre, nos pida comida, o nos quite la comida de la mano. La alimentación complementaria también es a demanda.

¿Cuánto come?

Come lo que quiere comer, exactamente igual que los adultos.

Habrá cosas que le guste de volverse loco y otras cosas que no quiera ni en pintura.

Nosotros no hemos dado de comer a Lucy nunca, ni hemos hecho el avión, ni la hemos distraído para que comiera ni hemos metido la cuchara en la boca obligándola a comer. Cuando ella no quiere más, simplemente para de comer y nosotros lo respetamos. Nos da el plato en señal de haber terminado.

¿Cómo come?

Come sólidos y con las manos. Es la única manera que un bebé puede coger el  alimento que quiera y llevárselo a la boca.

Con seis meses no saben ni hacer la pinza ni utilizar cubiertos, pero aprenden muy rápido.

No voy a mentir, al principio es una locura de limpieza de suelo, de baberos y cambios de body… Pero juro que en algún momento rondando el año, eso deja de suceder, y solo se cae al suelo lo justo, si es que cae algo.

Hay que recordar que es un aprendizaje y que los bebés aprenden jugando. Cuando lo controlan, saben que eso es comida y es para comer.

La manera de presentar la comida es muy importante, para que puedan cogerlo y no haya peligro de ahogamiento. Atragantarse (igual que nos atragantamos los adultos), tener arcadas o incluso vomitar, forma parte de aprender a gestionar los alimentos.

Entonces, ¿es peligroso?

Cualquier aprendizaje tiene sus riesgos. Cuando un bebé comienza a andar puede caerse y darse un mal golpe. Pero si estamos pendientes, quitamos posibles obstáculos del medio y aseguramos el perímetro, tiene menos posibilidades de abrirse la cabeza con el pico de una mesa.

Para mi, el BLW es igual. Estamos permitiendo que nuestro bebé experimente, juegue y aprenda. Nosotros debemos ofrecer la comida adaptada y de manera segura, para prevenir que puedan ahogarse.

No, Lucy jamás nos ha dado un susto. Se ha atragantado si, y un par de veces yo me puse nerviosa y antes de sacarla de la trona o lo había vomitado o se lo había tragado. Tampoco conozco a nadie que practique BLW que haya tenido que ir a urgencias por ahogamiento con su bebé. Confiar en la capacidad de nuestro bebé para aprender y gestionar la comida al principio cuesta, tienes el estómago encogido mientras le observas, pero en poco tiempo te das cuenta de la maestría, la intuición y la inteligencia que demuestran a diario.

Como dato diré que las urgencias pediátricas por ahogamiento, se deben a objetos extraños que los bebés se tragan (juguetes, cosas que cogen del suelo…) y frutos secos (que aprovecho para recordar que no deben darse enteros hasta los 3 e incluso 4 años).

Sería aconsejable pero no por hacer este método en particular, si no por seguridad en el hogar, acudir a un taller de primeros auxilios, o en algunos centros sanitarios los imparten. Los bebés que toman puré tienen más riesgo de atragantamiento que los que practican BLW, pero nuestro marido o la abuela puede atragantarse, así que no viene mal estar preparada. Puede que así os sintáis en casa más seguros si ese tema os da miedo.

38 semanas

Lucy comiendo spaghetti con 38 semanas.

Ver como disfrutan aprendiendo, probando nuevos sabores y texturas, consiguiendo llevarse alimentos a la boca sin ayuda por sus propios medios es maravilloso e increíble. Esa etapa del aprendizaje es rápida y pasa volando. Cuando menos te lo esperas han aprendido a utilizar los cubiertos.

Os recomiendo unas lecturas sobre la alimentación complementaria ya que toda información es poca:

  • “Mi niño no me come” de Carlos González.
  • “El Niño ya come solo” de Gill Rapley y Tracey Murkett
  • “Se me hace bola” de Julio Basulto.

Para tenerlo más claro, a lo mejor te interesa saber lo que NO es el BLW.

Si te interesa realizar BLW con tu bebé es importante informarse, leer mucho y tener claros muchos aspectos que yo descubrí mientras me interesaba por este tema y que iré exponiendo en entradas.

¿Qué dudas te surgen respecto al BLW?

Puedes seguir la conversación aquí

Sígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en Instagram

y si te gusta comparte