Desayunando y Merendando “Heavenly Tasty Organics”

Resulta que Lucy se ha convertido en una catadora de primera y la marca irlandesa “Heavenly Tasty Organics”, nos ha pedido probar sus productos 100% orgánicos.

Esta marca nació por la necesidad de una madre, su fundadora, de dar lo mejor a sus hijos y de facilitar alimentos adecuados a sus alergias. A veces es muy complicado encontrar alimentos para niños y bebés que sean sanos y no tengan mucha azúcar, y si sufren algún tipo de alergia es casi misión imposible.

Me gusta porque conocen la importancia de los 1.000 primeros días de un bebé en cuestión de alimentación, sus productos están recomendados a partir de los 6 meses respetando la lactancia exclusiva y utilizan superalimentos como el amaranto, la leche de coco, la col rizada, el mijo o las espinacas, que contienen alta concentración el proteínas, vitaminas y algunos son únicos por la cantidad de calcio, hierro, magnesio o potasio que contienen.

productos_heavenly_tasty .jpg

Los productos que hemos recibido de “Heavenly Tasty Organics”.

Como son productos orgánicos y naturales, sin azúcar ni sal añadidos, sin colorantes ni aromas artificiales hemos accedido a probarlos encantadas y esta última semana hemos estado desayunando y merendando con sus cereales y barquillos. La presentación de cada uno facilita que Lucy pueda comer solita y ha hecho buen uso de ellos.

Estas galletas/barquillos contienen frutas y vegetales orgánicos mezcladas con granos de cereal ancestrales. Los puedes encontrar de dos sabores: Espinaca, manzana y col y Calabaza y plátano.

yummy_waffer_wisps_bol.jpg

Los envases de “Yummy Waffer Wisps”.

Son barquillos muy ligeros y crujientes con una textura bastante novedosa y fácil de gestionar para Lucy. Para un adulto acostumbrado a comer productos con un 25% de azúcar no tienen un sabor explosivo, pero si concentrado, saben a los ingredientes de los que están hechos. A Lucy le encantan y para mi son adictivos. Se presentan en bolsitas de 3 barquillos y tienen una marca en el centro para partirlos y facilitar que los bebés puedan cogerlos. Son geniales para llevarlos en el bolso y también para sustituir por algo más sano la galleta que Lucy me pide a media mañana.

yummy_waffer_wisps_lucy.jpg

Son unos cereales con forma de anillo que contienen ancestrales granos de alforfón y amaranto, mezclados con frutas orgánicas naturales. Sin añadidos, ni siquiera azúcar o sal. Los puedes encontrar con sabor a Manzana o Plátano. Estos cereales están recomendados para mayores de 10 meses, supongo que porque un bebé más pequeño no puede hacer la pinza con los dedos y cogerlos por si mismo ya que están considerados como “finger food”, algo que a Lucy últimamente le encanta, aunque también se pueden tomar con leche. Por supuesto, los hemos probado de ambas maneras.

happy_halo_bites.jpg

Lucy probando los “Happy Halo Bites” con y sin leche.

Nosotras tenemos los Happy Halo Bites de Plátano. Son livianos y nada empalagosos, saben realmente a plátano y Lucy los devora. Coge varios en la mano y se va a jugar mientras los come. Con leche también los come muy bien, pero creo que secos le gustan más, y al ponerlos en un platito para que ella se sirva en el #LucyBuffet que está todo el día abierto, los pica a todas horas. Tienen un cierre en zip para que se conservarlos mejor.

Este preparado contiene fruta orgánica triturada con base de leche de coco y un chorro de zumo de limón. Sin añadidos, ni siquiera agua o azúcar. Dos sabores a elegir: Mango, Manzana y Plátano de Leche de Coco y Fresa, Manzana y Plátano de Leche de Coco.

Las que seguís mi blog sabéis que Lucy nunca ha tomado purés, ni potitos y que desde el principio he cuidado mucho su alimentación. Este tipo de producto no me suele gustar porque suelen tener mucho azúcar, más el que le añaden, pero al no tener azúcares añadidos hemos decidido que por tomar uno de vez en cuando, no pasa nada. Prácticamente es una compota con zumo de limón, sin conservantes ni colorantes. Es mejor tomarse una pieza de fruta, pero este producto no es una guarrada azucarada como tantas otras.

Se debe mantener en un lugar seco y fresco, y una vez abierto hay que guardarlo en la nevera hasta 48 horas, pero Lucy se los come de una sentada y con bastante destreza por cierto.

lucy_probando_coconut_squishies

Lucy probando un “Coconut Squishies” con el meñique tieso.

No conocía esta marca y nos ha gustado mucho su promesa. Ojalá más marcas tuvieran claro que la alimentación de los niños es importante y que deben ayudarnos a cuidarla. ¿Y Lucy? Lucy tiene ahora mismo la boca llena, así que creo que está de acuerdo conmigo.

Ha sido un placer probar estos productos, porque yo no le doy nada a Lucy sin haberlo catado antes, y los cereales Happy Halo Bites son nuestros favoritos. Los venden en El Corte Inglés así que iremos a comprarlos. También se pueden comprar en su tienda online.

¿Qué snacks “para llevar” utilizáis?

 

Anuncios

Descubriendo un Hotel Family Friendly: Hesperia Madrid*****

Hace unos días acudimos gracias a Madresfera a una merienda en el Hotel Hesperia Madrid***** para celebrar un encuentro exclusivo entre mamás blogueras en la que los peques disfrutaron de una tarde de animación con un mago mientras las madres asistíamos a la presentación de las carácterísticas del hotel que se descubría como un Hotel Family Friendly.

Cuando era soltera y viajaba nunca pensaba en las necesidades de los niños. Es más, confieso que en alguna piscina del algún hotel he pensado que el niño que correteaba alrededor de la piscina era muy pesado y he maldecido a los padres pasivos que no están pendientes de sus hijos.

Ahora que soy madre me doy cuenta que los niños se comportan como niños y que la mayoría de hoteles no están ni pensados ni habilitados para infantes y bebés. Y los padres viajamos con nuestros hijos y tenemos derecho a disfrutar junto a ellos de una estancia agradable e inolvidable en unas instalaciones que también se adapten a nuestras necesidades.

Por esta razón, iniciativas como la de Hesperia Madrid***** son muy importantes y se agradecen, porque los niños también son clientes. Y en este hotel Family Friendly se han dado cuenta que si los niños están felices, notan que se les tiene en cuenta, se les da atención personalizada y se les facilita detalles como un neceser Warner de los Looney Tunes, una mochila con artículos de baño de Johnson&Johnson para que no tengan que utilizar el de adultos, se les propone menús infantiles especiales mientras pintan los manteles del restaurante La Manzana o les regalan a Lorenzo, la mascota del hotel, con un cuento para dormir, los padres también estamos felices.

IMG_8002

Lucy y mamá con Lorenzo, la mascota del hotel.

Cuando has acudido a eventos en este hotel no te imaginas a niños corriendo por los salones. pero actualmente, cuentan con la posibilidad de contratarlos para cumpleaños, eventos o celebraciones ofreciendo decoraciones, globos, mesas dulces y todo tipo de animación para completar y hacer triunfar la velada.

El Hotel Hesperia Madrid***** además ofrece estas navidades la oportunidad de disfrutar de la tradicional Cabalgata desde una Friends & Family Suite con vistas a el Paseo de la Castellana para ver desde un lugar privilegiado la llegada de los Reyes Magos de Oriente con una merienda especial y un personaje sorpresa para los niños. Desde luego es una manera estupenda de aprovechar la situación excepcional del hotel en un día tan señalado ofreciendo una experiencia a los niños para recordar.

Para quien no conozca este hotel tengo que decir que siempre me ha parecido el mejor decorado, asiduamente tiene jarrones preciosos con arreglos florales perfectos y velas , el más moderno aprovechando espacios abiertos y luminosos, separados por ambientes diferentes y con una atención profesional e impecable.

Nosotras pasamos una velada genial, y aunque no dejé que Lucy disfrutase del mago (porque es muy pequeña y no la podía dejar sola), se lo pasó genial intentando comerse todo lo que había en la mesa.

IMG_8001

Lucy presidiendo la mesa con compañeras bloggers.

Pudimos degustar diferentes platos salados, quesos y platos dulces de postre mientras el equipo de eventos del Hesperia Madrid***** realizaba la presentación de servicios. Yo no daba a basto la verdad y eso que soy de buen comer. La atención fue excelente.

IMG_8007.PNG

Degustación de platos.

Al terminar pudimos ver el final de la actuación del mago y Lucy estaba emocionada. Se lo hubiese pasado igual de bien que los demás niños

IMG_8003

Los más peques disfrutando de la animación.

Una vez más puedo decir que a Lucy le encantan los eventos y que estuvo muy tranquila y disfrutando de la merienda especial para peques. Se comió toda la fruta que pudo.

IMG_8006

Unas cuantas fotos posando en el Photocall

Pasamos una tarde estupenda en el Hotel Hesperia Madrid***** de nuevo gracias a Madresfera, conocimos y desvirtualizamos a madres blogueras que siempre es divertido y agradable.

Descubrimos unos nuevos servicios dirigidos a familias, algo que nos encanta, que queremos dar a conocer y después de correr detrás de Lucy media tarde, nos volvimos a casa tan felices.

IMG_8004.JPG

Lucy con su globo. No lo soltaba.

¿Qué te parece esta iniciativa de hotel Family Friendly?

¿Conoces algún otro hotel que tenga estas características?

Tarde genial en el Taller “Jugamos y Construímos Juntos” de Imaginarium

Lucy y yo fuímos a un evento de Imaginarium organizado por Madresfera que consistía en participar realizando puzzles y jugando con tooodos los juguetes de la tienda. Ahí es nada.

A mi me gusta un evento, pero lo de esta niña no tiene nombre: lo dió absolutamente todo.

Nada más llegar bajé a Lucy del carro y ya estaba gateando, mirando a todo el mundo desde ahí abajito, sonriendo y socializando, porque es un amor. Me cogía las manos para andar y recorrer toda la tienda y su primer descubrimiento fue la piscina de bolas. Yo no pensaba que algo así, tan parecido a un parque, cerrado y que limita los movimientos le iba a gustar tanto. Pero si, le encantó y Súper Papá y yo ya estamos buscando pelotas para hacerle una personalizada.

Lucy jugando en la piscina de pelotas con 42 semanas.

El taller consistía en construir puzzles y los niños más mayores que acudieron se lo pasaron genial montando unos 3D de la Torre Eiffel, el Empire State y el Big Ben. Estuvieron muy entretenidos y concentrados en su cometido mientras los más pequeños, que también tenían su puzzle, jugaban por toda la tienda.

  

A Lucy le tocó un puzzle de madera que utilizó mordiendo las piezas, pero en seguida lo dejó a un lado para recorrerse la tienda. En casa le da mucho más uso, pero en el Imaginarium era imposible que le hiciera caso.

 

Lucy con su puzzle.

Gateaba por debajo de las mesas y yo acabé agotada de agacharme a buscarla, de arrastrarme detrás suya… No la había visto nunca tan nerviosa y emocionada. ¡Quería abarcarlo todo!

   

Uno de los juguetes que más nos gustó fue un correpasillos que me pareció muy práctico. Las ruedas no le sobresalen, las lleva integradas en la base y giran 360°, así es bastante difícil que encalle en algún sitio. Le dije a Lucy que se agarrase bien al manillar y como no le llegan los pies al suelo, sujetándola de la espalda girábamos y dimos un montón de vueltas. Ella se quedaba quietecita y no se soltaba, pero se reía un montón. Es de forma curva antichoque y tiene un compartimento en la base para guardar cosas. Nosotros probamos el modelo que imita a un coche de policía, pero nos gustó mucho más el de mariquita. Si lo compramos tendríamos que esperar a que crezca un poco porque yo acabé con los riñones destrozados de ir agachada. Pero el rato que estuvimos dando vueltas fue completamente mágico y lo repetiría aunque no pudiese levantarme ni andar luego.

Lucy disfrutando con el correpasillos.

También hubo un momento de descanso, y menos mal porque no hay quien le siga el ritmo a Lucy. Los organizadores del evento nos ofrecieron abituallamiento y merendamos muy bien. Lucy para reponer fuerzas se comió 3 sándwiches de jamón York, con unas ganas y un gusto… Digno de ver, me los arrancaba de la mano. Y después de merendar, a jugar de nuevo. Yo creo que Lucy no se llegaba a creer lo que estaba pasando.

Lucy merendando 3 veces.

Algo que tenía en mente, era probar los andadores; Llevo un tiempo pensando en comprar uno a Lucy pero todo el mundo me dice que no les hacen ni caso y yo no sé si realmente merece la pena e incluso he llegado a pensar que pueden frenar su desarrollo normal, así que esta era una oportunidad para comprobar si haría caso a un andador o no. Y en un principio, aunque le puse varios modelos, no se apoyaba en ninguno y no tenía mucha curiosidad. Hasta que llegó Súper Papá, que no sé cómo lo hizo, pero consiguió que se agarrase a uno y se diese un par de vueltas.

El contra que le veo al andador, es que lo de girar no lo controla y hay que ayudarla. Para aprender a andar a lo mejor no, pero como juego, puede estar bien cuando ya ande y se mantenga sola de pie. Ella desde luego se lo pasó genial.

Lucy feliz con el andador.

Hemos disfrutado muchísimo la visita al Imaginarium, que por cierto era enorme y precioso. Tiene dos plantas, librería, peluquería para niños y hasta una heladería dentro. Yo no lo conocía pero es el mejor que he visto hasta ahora.

Tanto Súper Papá como yo, coincidimos en que no habíamos visto a Lucy así nunca: tan nerviosa, tan emocionada, imparable… Sobre todo tan sociable y simpática. Estaba feliz y se lo pasó muy bien.

Salimos de la tienda y Súper Papá la llevaba en brazos. Estaba agotada pero tan entusiasmada que miraba hacia atrás y a nosotros como preguntándose porque nos íbamos de ese lugar tan maravilloso dónde podía jugar con todo y le daban de comer. En el coche cayó rendidita.

¿Cuál es tu juguete preferido de Imaginarium?

¿Qué tipo de juguetes le gusta a tu bebé?

#LaCocinadeSúperPapá: Galletas de Avena y Plátano

Esta receta es fácil y de las primeras que se suelen hacer cuando practicas BLW. Es una opción muy buena para no tener que ofrecerle a Lucy galletas industriales, con azúcar a espuertas y poco saludables. Desde el embarazo intentamos comer mejor y practicando BLW con Lucy lo estamos consiguiendo.

Estas galletas se las hacemos nosotros con todo nuestro amor y están muy ricas. Podíamos decir que nos gustan a toda la familia y es que Súper Papá y yo comemos más que Lucy.

Son unas galletas muy socorridas, que puedes llevar de paseo o a la piscina, para merendar o desayunar…

Ingredientes que necesitamos para unas 10-12 galletas, dependiendo del tamaño que las hagamos:

  • Harina de Trigo Integral- 2 tazas.
  • Avena en Copos- 1 taza.
  • AOVE (Aceite de oliva virgen extra)- 2 cucharadas.
  • Agua.
  • 2 plátanos, mejor que estén maduros. Si lo queremos más dulce podemos utilizar más plátanos.
  • Canela.

 

Preparación:

Mezclamos los copos de avena, la harina de trigo integral, el aceite, un toque de  canela y los plátanos machacados en un bol. Podemos apartar unas cuántas rodajas de plátano para decorar luego.

El agua se añade dependiendo del espesor de la mezcla, pero no debe quedar acuosa. Hay que lograr que la mezcla sea una masa manejable.

En una bandeja ponemos papel de horno o papel albal con harina tamizada para que no se peguen las galletas. Con una cuchara cogemos masa de galletas y hacemos las formas en la misma bandeja.

Como detalle personal, Súper Papá les pone encima una rodaja de plátano y un toque de canela, y les da un punto riquísimo.

Precalentamos el horno a 180° unos minutos antes e introducimos la bandeja.

Súper Papá no es amigo de decir tiempos. Según él se guía por “el olor y las texturas”, así que lo que hace es pinchar y vigilar a cada rato las galletas. Es un arte porque sabe perfectamente cuando está listo sin mirar relojes.

Yo digo que se hacen muy rápido y que hay que mirarlas a los 10 minutos.

Parece más complicado de lo que es, pero no es tanto trabajo y quedan genial.

Esta receta tiene muchas variantes: Hay gente que en vez de amasar a mano, lo pasa por la trituradora para que quede más fina la masa. Otras le ponen huevo, que si está introducido ya en la alimentación del bebé es una opción que nosotros no hemos probado porque nos gusta el sabor que tienen así. También hay gente que no pone harina en la mezcla y las hace solo con los copos o que en vez de plátano pone manzana rayada u otra fruta.

Hay miles de variables diferentes y se puede probar hasta dar con la mezcla que más nos guste.

Por fuera quedan duritas pero por dentro están blandas. A mi me preocupaba que Lucy pudiera gestionarlas, pero me ha sorprendido lo bien que se las come. Para ella son una chuchería que sus papás le regalamos de vez en cuando y se emociona hasta cuando las ve. Da gusto ver como las saborea.

Como toda la repostería casera, estas galletas no duran eternamente y no se debe hacer muchas cada vez. Hay que comérselas como mucho en 4 días porque se empiezan a poner correosas y se desmigajan. Yo me las como incluso así de lo buenas que están.

Espero que esta receta, la primera receta de La Cocina de Súper Papá os guste y que os de ideas para hacer vuestra versión favorita.

Si os animáis a hacerlas, ¡contádmelo por favor!

¿Qué tipo de galletas haces para tu bebé?