“¡Cambios, cambios, cambios!” un libro de chicas para chicas que acompaña en la pubertad

Este es uno de esos libros que te hubiera encantado tener en el pasado. Cuando lo tienes en la mano, te imaginas a ti misma leyendo esas cosas durante la adolescencia y piensas que te hubiera ayudado muchísimo. Incluso te imaginas viajando en el Delorean de “Regreso al Futuro” dándote a ti misma este libro: “Léelo y escóndelo bien que no lo vea tu madre” me habría dicho. Y conociendo a la Paloma de esa época, lo habría cogido, lo habría leído y seguramente no lo habría escondido bien.

Porque este libro es como si lo hubieras escrito dirigido a ti misma para ayudarte en esta esta época tan difícil de la adolescencia. Todo lo que te hubiera gustado decirte con la experiencia ya vivida.

IMG_438177424FB9-1

Sigue leyendo

“Mamá, ¿las niñas también?”- La importancia del lenguaje inclusivo

Tenemos la suerte de tener muchos parques cerca de casa, podemos elegir a cuál queremos ir. Pero no todos son iguales, ni tienen las mismas características, y lo más importante es que, su concurrencia es muy distinta; Antes de escolarizar a Lucy, nos dedicábamos a buscar los parques que más visitantes tenían para tener compañía en el juego, pero nos dimos cuenta que la cantidad de parques que tenemos en nuestro barrio es inversamente proporcional a los infantes que acuden a ellos. A mi me parecía alucinante salir a dar una vuelta con Lucy y pasar por cuatro o cinco parques completamente vacíos.

Entonces un día, cuando nos dirigíamos al que era el parque preferido de Lucy, (hasta que le picó la avispa), me percaté desde lejos que en el parque había niños.

“Cariño, ¡hay niños en el parque!”- Lo dije con mucha alegría, porque como ya he dicho, en nuestro barrio los infantes “en-parcados” son “rara avis”.

Lucy se quedó callada, me miró desde abajo muy seria y me preguntó:

“¿Y niñas también mamá?”.

En ese momento, Lucy tenía unos dos años y medio, y ese fue el comienzo de una larga lista de preguntas en las que siempre manifiesta su desacuerdo con que no se nombre a las niñas.

IMG_3868.JPG

Sigue leyendo

“Bonitas”, destruyendo los estereotipos de género

Este libro me parece poderoso. En pocas páginas y con pocas palabras podemos aprender mucho, tanto, que hasta podemos destruir los estereotipos de género.

Foto 4-3-19 14 58 25

Fue un regalo de Bebe Friki a Lucy por su cumpleaños. Dice su mamá que se lo ha regalado a todas las niñas que cumplían años, y espero que siga haciéndolo, porque aunque Lucy todavía no lo sabe, es un libro que representa aquello que le enseño cada día y que quiero que interiorice: que las niñas no “tienen que ser” de ninguna manera.

Foto 4-3-19 15 02 13

Mediante la ironía, este libro describe a las niñas que aparecen en sus páginas nombrando lo contrario a lo que muestran, repitiendo esos estereotipos que la sociedad dirige a las niñas, con un mandato de cómo deberían ser o cómo deberían comportarse.

¿Según quién?

¿Quién dice cómo deben ser las niñas?

¿Acaso somos todas las niñas iguales?

“Bonitas” de la editorial Astronave es un libro, para niñas y niños a partir de 3 años, que nos enseña que lo importante es lo que tenemos dentro, que la belleza exterior es algo subjetivo y que todas, cada una a su manera, somos bonitas y especiales.

Foto 4-3-19 15 01 33.jpg

Basta ya de imponer roles de género como que las niñas no deben ensuciarse cuando juegan, o que siempre tenemos que estar perfectas y ser elegantes, mirarnos en el espejo y maquillarnos. Se acabó el decir que las niñas debemos vestir de x manera, y jugar a x juegos.

Y hablo en primera persona porque yo también soy una niña, fui una niña a la que esos estereotipos le dieron problemas, le pusieron barreras y le bajaron la autoestima cuando vio que ella no era lo que “se suponía que debía ser”.

Me pregunto cuán alto habría llegado, cuán alto habríamos llegado muchas niñas, si no hubiéramos crecido con esas limitaciones, (que muchas veces venían de nuestra misma familia y entorno), respecto a nuestra manera de ser y nuestro aspecto. Si nos hubieran enseñado a querernos a nosotras mismas y nos hubieran aceptado tal y como somos.

Foto 4-3-19 15 01 56.jpg

LA AUTORA

Stacy McAnulty es una conocida escritora de libros infantiles que anteriormente se dedicaba a la ingeniería mecánica. Originaria de Nueva York, vive en Carolina del Norte con su familia. Según sus propias palabras “es (y no en ese orden estricto) esposa, madre de 3 peques y 3 perros, autora, hija, hermana, hermanastra, tía, amiga, adicta a Twitter, ingeniera mecánica (actualmente inactiva), blogger inconsistente, fan de los Packers, dosdedos-mecanógrafa, ciudadana interesado, entusiasta de la compra de libros, voluntaria reacio, conductora de monovolumen, dadora de vuelta a los pancakes, bateadora con botón de repetición y recortadora de cupones”.

Stacy McAnulty

Y ya solo esa descripción tan divertida de si misma dice mucho de ella. Es una mujer muy activa que realiza muchos eventos y que hace visitas a escuelas, echad un vistazo a su web.

LA ILUSTRADORA

Joanne Lew-Vriethoff nació en Malasia y creció en Los Angeles. Consiguió su título en el Art Center College of Design de Pasadena trabajó en televisión

Después se mudó a New York trabjó en un estudio de diseño gráfico para clientes como la Universidad de Columbia.

Actualmente vive en Amsterdam donde se dedica a la ilustración, a la fotografía y a estar en contacto con la naturaleza. Viaja mucho con su familia, le encanta fotografiar arte urbano, montar en bicicleta a medianoche por Amsterdam, hacer buceo, soñar de día y coleccionar ilustraciones de libros.

Foto 4-3-19 15 02 32.jpg

Las ilustraciones muestran niñas felices, niñas riendo, niñas disfrutando del juego, descubriendo, haciendo deporte, sin estar pendiente de su aspecto o de lo que se hayan ensuciado. Haciendo todo lo que se supone que no deberían hacer. ¿Según quién y por qué?

Foto 4-3-19 15 02 21.jpg

Me hubiera encantado ser así de pequeña, os lo digo de verdad. Me encantaría haber tenido ese “Girl Power” y que hubiera sido compartido por muchas niñas de mi edad.

Si te gusta “Bonitas”, puedes encontrarlo aquí.

Foto 4-3-19 15 03 29

Puedes seguir la conversación aquí

Sígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en Instagram

y si te gusta comparte

 

“Érase una vez una princesa que se salvó sola”, porque no necesitamos ningún príncipe

Un libro maravilloso que te atrapa desde la introducción, en la que la autora Sara Cano manifiesta su deseo de que este libro pase de moda y no sea eterno, muy al contrario de lo que todo escritor o escritora quisiera, porque espera que algún día este libro sea leído y todas las situaciones que presenta se vean como algo antiguo y lejano, porque entre todos y todas por fin hayamos escrito un cuento nuevo de verdad.

Foto 16-3-19 19 55 25

El nuevo libro de la colección “El Futuro es Femenino”, “Érase una vez una princesa que se salvó sola” es un libro juvenil con diez cuentos que hablan de situaciones injustas que viven las mujeres. Pero no solo se trata de mujeres, se incluyen historias con otro tipo de componentes, como la discriminación por raza u orientación sexual. En realidad estos relatos tienen un denominador común y es el machismo, y las violencias y discriminaciones que provoca.

Sigue leyendo

#Lecturitas: “Rosa Pionera, Ingeniera”, la fuerza de la perseverancia

El libro “Rosa pionera, ingeniera” forma parte de la colección de álbumes ilustrados “Pequeños Creativos” escrita por Andrea Beaty, para peques a partir de 4 años, en los que se anima a niños y niñas a explorar la creatividad, a ser perseverantes y a tener curiosidad científica a través de historias vinculadas con ingenierías, matemáticas, ciencia y tecnología.

Portada libro Rosa Pionera, Ingeniera

Estos libros se centran en la tendencia S.T.E.M., (science, technology, engineering y mathematics), que es una nueva tendencia educativa que llega para quedarse en los colegios. y se centra principalmente en la enseñanza de estas áreas, no solo para enseñar los conocimientos, sino también para su aplicación práctica en el día a día.

Sigue leyendo

“La Carga Mental” de las mujeres explicada por Emma Clit

Para comenzar a hablar sobre este libro primero lanzaré unas preguntas al aire: ¿Alguna vez has pensado que en ti recae más responsabilidad en el trabajo doméstico? ¿Crees que es por ser mujer? ¿Alguna vez tu pareja te ha dicho que “si necesitas ayuda le avises”?

IMG_9690

La “carga mental” es el hecho de tener que estar en todo, y recae prácticamente en las mujeres. Es un trabajo permanente, agotador e invisible.

Emma Clit

¿Alguna vez te has sentido saturada, con muchísimas cosas en la cabeza que además tú misma debes realizar? Da igual que trabajes dentro o fuera de casa, existen ciertas tareas, como la organización doméstica, que se nos asigna a nosotras directamente. Cuando los hombres nos piden que les digamos lo que tienen que hacer, están haciéndonos a nosotras encargadas de las tareas. El patriarcado ha asignado a la mujer el trabajo doméstico, un trabajo que no está remunerado y que junto al de la crianza, interesa mucho al sistema (capitalista) que lo sigamos realizando gratis.

Sigue leyendo

Apoyo y Sensibilización ante el Cáncer de Mama #SigoSiendoYoCM

Hace unos días acudí a unas jornadas en la Fundación Pons, por el Día Mundial de Cáncer de Mama, y lo que aprendí allí, entre otras cosas, es que lo menos importante de todo es la celebración de ese día. Este tema además, me ha dejado varios días en “stand by”, reflexionando sobre ello y pensando que por mucho que lo intente, mi empatía jamás me permitirá ponerme en el lugar de estas pacientes que sufren una enfermedad casi exclusiva de mujeres y cuyo impacto social y emocional va mucho más allá de lo que podemos pensar cuando nos ponemos un lazo rosa.

Sigue leyendo

La Línea Púrpura durante el Trabajo de Parto. Entrevista con Ascensión Gómez.

Cuando estás embarazada escuchas a muchas mujeres decir que los tactos vaginales durante el parto son muy molestos y dolorosos porque el recuerdo para muchas mujeres no suele ser bueno. Es un momento del parto que, por esos mismos comentarios, genera miedo e inquietud a las parturientas, por lo tanto estrés y un aumento de producción de adrenalina. Te preguntas si en un momento así, en el que necesitas tranquilidad, intimidad y segregar oxitocina, es completamente imprescindible sufrir ese tipo de molestias.

 

 

Actualmente la recomendación de la OMS y del Ministerio de Sanidad español es realizar un tacto vaginal para averiguar la dilatación cervical cada 4 horas como mínimo. Por supuesto, puedes negarte a ello o puedes pedir que lo hagan cuando lo creas necesario. Es tu parto y tú decides.

Cuando te realizan un tacto vaginal, no solo miden de manera subjetiva tu dilatación, también la consistencia del cuello del útero (si es duro, blando o medio) y el borramiento. También mediante el tacto vaginal se comprueba la altura y presentación de la cabeza del bebé, la posición y actitud de la misma y si hubiese alguna anomalía como un prolapso de cordón.

Siempre me he preguntado desde cuándo se realizan tactos vaginales, porqué comenzaron a realizarse y si intuir la dilatación del cuello del útero antes se conseguía de otra manera, o incluso si realmente es tan necesario ya que muchas matronas son capaces de saber si una mujer está en dilatación completa solo con mirarles la cara y prestar atención a sus gestos faciales.

Entonces descubres que existe la línea púrpura, que aparece durante el trabajo de parto y es una linea pigmentada de color violeta o azulada. Surge desde el ano y va subiendo hacia el coxis en medio de los glúteos según avanza la dilatación, y sirve para estimar cuántos centímetros se ha avanzado Simplemente hay que observar a la mujer durante su trabajo de parto, ni tocar, ni realizar una exploración invasiva, molesta y dolorosa, y por supuesto, dejar que tenga movimiento libre y no obligarle a mantener una posición de litotomía que impediría la visibilidad de esta línea.

 

 

Además aprovechar esta señal natural que nos ofrece el cuerpo de la mujer, reduce el riesgo de infección y evita roturas de bolsa que podrían generar otros problemas durante el parto.

¿Y por qué no se utiliza la observación de la línea púrpura en todos los partos? ¿Por qué muchas no conocimos su existencia de boca del personal sanitario que acompañó nuestro embarazo?

Para conseguir respuestas a estas y otras preguntas me puse en contacto con Ascensión Gómez, comadrona, fisioterapeuta especializada en mujer y suelo pélvico.​ y directora del Centro Hebamme en el que un grupo de profesionales acompaña a mujeres durante su embarazo, parto y puerperio. Centro Hebamme es un lugar pluridisciplinar, donde se trabaja desde la matronería, la fisioterapia, la psiocología y terapias de grupo, para abarcar todo el entorno familiar, maternidad y crianza.​

Ascensión ha atendido partos en casa, aunque ahora se ha tomado un tiempo de descanso para dedicarse a su familia y  a trabajar en Centro Hebamme; Me interesaba su punto de vista porque es una mujer que se expresa de manera muy clara, defiende la libertad de decisión de toda mujer en su parto y condena la violencia obstétrica recurriendo a la evidencia científica. Es una profesional formada y actualizada, que comparte información con quien quiera aprender.

He buscado información sobre la antigüedad de los tactos vaginales y no he sido capaz de encontrar una fecha o un “inventor”. 

​”No hay referencias precisas de los tactos vaginales. En algunos escritos antiguos se describen pero no con precisión. El tema de la maternidad siempre ha estado en manos de las mujeres, y, por tanto oculto, y no ha sido tratado con el mismo interés por parte de los impulsores de la medicina. Tampoco se han usado los tactos vaginales como se utilizan ahora (para registrar una “progresión”). Los tactos han sido, y deberían volver a ser, una intervención invasiva que sólo se utiliza para tomar decisiones.​”

 

“Los tactos han sido, y deberían volver a ser, una intervención invasiva que sólo se utiliza para tomar decisiones.​”

Ascensión Gómez, Matrona

 

¿Cómo se reconoce la línea púrpura?

​ “La línea púrpura es visible entre las nalgas con la dilatación y, sobre todo, con el avance de la presentación fetal por el canal del parto. En algunas mujeres es muy evidente, y en otras no tanto. Para verla, la mujer debe estar inclinada hacia delante y tener luz en la zona.”.

 

¿Es aconsejable observar el lugar dónde estará antes del trabajo de parto para reconocer las diferencias?

​”Antes del trabajo de parto, no se aprecia en la inmensa mayoría de los casos. Sabemos que aparecerá en la línea interglútea, pero ​su aparición real es cuando la presentación empieza a bajar por el canal del parto”.

¿Los tactos vaginales son estrictamente necesarios?

“​No. Como decía antes, los tactos deben ser una guía o una herramienta para la toma de decisiones. Para conocer y valorar una dilatación, hay otros signos (movimientos, sonidos, movimiento vulvar) que nos indican si hay avance o no. Cuando hay dudas, o cuando se precisa una información más específica (posición del bebé o algún otro dato), es cuando el tacto vaginal se hace necesario y útil.”.

¿Qué alternativas existen para conocer la consistencia, borramiento y dilatación?

​”El tacto puede proporcionar información sobre el cuello (dilatación, borramiento, consistencia y posición) y sobre el bebé (posición de la cabeza y presentación del punto guía). La posición del bebé se puede palpar por la barriga, pero para conocer con más exactitud la posición concreta de la cabeza (si está deflexionada, o asinclítica) es mediante un tacto.”.

¿Los tactos vaginales son el único método de conocer la posición de la cabeza del bebé o es un dato que no tiene relevancia hasta que no se presenten otro tipo de problemas?

​”Conocer la posición precisa nos puede orientar ante un problema de descenso, por ejemplo. Si no hay problemas, no es necesario saberlo.”.

¿La observación de la línea púrpura sustituye al tacto vaginal, o realmente por la posición de litotomía que en muchas ocasiones se obliga a adoptar a las mujeres, esta observación se ha perdido dando paso al tacto vaginal?

“​La línea púrpura, como los movimientos, los sonidos o ciertos gestos, son señales de cómo va el parto, pero no son exactos ni son imprescindibles, es decir, que por la postura que tiene la mujer no vea la línea púrpura, no significa que esté perdiendo información. Los tactos no sustituyen a la línea púrpura porque no son lo mismo ni proporciona informaciones iguales; son cosas diferentes.”.

El resultado del tacto vaginal es subjetivo, igual que la observación de la línea púrpura, porque no para todo el mundo 10cm es lo mismo, ni el tamaño y grosor de los dedos es el mismo: ¿Qué es más fiable?

“​Lo más fiable es que la persona que hace la valoración sea siempre la misma, y que tenga capacidad para observar e integrar toda la información, venga de donde venga. Si son diferentes personas, o si la misma persona no integra todas las señales, no sirve de nada un tacto o la línea púrpura. Eso sólo son datos aislados que no significan nada si no se incluyen en una situación concreta, con una mujer, en un momento determinado. Ninguna de estas cosas son un metro de medir: son datos sin sentido por sí solos.”

¿Cuenta con evidencia científica? ¿Algún organismo oficial lo recomienda? ( solo he encontrado información de Lesley Hobbes en un artículo publicado en la revista “The practising midwife” Noviembre 1998 habla de la observación de la línea púrpura en parturientas)

​No es una herramienta precisa ni exacta. No aparece en ningún manual oficial que yo sepa. Tampoco aparecen los gemidos y los sonidos respiratorios, y para mí, son más fiables que los tactos vaginales, si sabes observarlos y ver su evolución en cada mujer. Eso forma parte del ARTE de las comadronas. No se pueden hacer estudios objetivos con esos datos.​

¿Actualmente se incluye en la formación de las matronas o se comenta en las clases de preparación al parto a las mujeres embarazadas como alternativa?

​No conozco todas las formaciones de matronas. A mi no me lo enseñaron en mi formación, pero hace ya unos años. Yo lo leí y me puse a investigar y observar. ​

¿Todas las mujeres lo presentan?

​No podría decirte, porque no hay registros de ello. Yo lo he observado en un altísimo porcentaje de las mujeres que he atendido (un 99%), pero no siempre lo he buscado, ni siempre lo he visto.​

En tu experiencia, ¿piden la observación de la línea púrpura muchas mujeres?

​ A mi, ninguna.​

 

 

Quiero agradecer a Ascensión el tiempo que me dedicó para contestar a estas preguntas con tanta amabilidad.

Gracias a ella obtengo varias conclusiones: los tactos vaginales son necesarios para medir ciertas cosas, pero es una intervención invasiva que sólo se debería utilizar para conseguir información cuando hay que tomar decisiones y que lejos de ser completamente necesario hacer tactos, otras señales como la respiración, los gemidos o la línea púrpura deberían ser tomados más en consideración de lo que actualmente se hace. Creo que esto se podría conseguir si se integrasen los modelos de matronería One to One en los hospitales, para que la parturienta esté atendida durante el trabajo de parto ininterrumpidamente y con la misma matrona. Los partos en casa son un ejemplo claro de este tipo de atención.

 

¿Conocías la Línea Púrpura?

¿Crees que hay otras señales más importantes que los tactos a tener en cuenta durante el parto?