¿Para qué están las matronas?

Hoy 5 de mayo, es el Día Internacional de las Matronas.

La matrona es el profesional sanitario adecuado y formado para atender los partos. Son enfermeras (y últimamente también enfermeros) que tras realizar pruebas de acceso EIR se especializan en Obstetricia y Ginecología. Hay que recordar que la gran mayoría de partos son normales y no requieren de la presencia de un obstetra, las matronas están preparadas para atenderlos hasta el final, expulsivo incluído.

Pero estas no son sus únicas funciones, también proporcionan una atención integral a la salud reproductiva, sexual y maternal de la mujer, atendiendo a la madre en el diagnóstico, control y asistencia al embarazo, parto, puerperio normal y la atención al recién nacido.

Puede que muchas de nosotras no lo sepamos, pero las matronas no solo acompañan a las mujeres durante su embarazo y parto, también están preparadas para atender a mujeres durante su adolescencia con actividades educativas en materia de salud sexual y reproductiva, información y asesoramiento en métodos anticonceptivos o enfermedades de transmisión sexual, y durante el climaterio con información y consejos sobre la menopausia, prevención de alteraciones del suelo pélvico, incontinencia urinaria, etc… No conozco a muchas mujeres que hayan visitado a la matrona para este tipo de consultas a lo largo de su vida, yo misma solo he acudido a su consulta durante mi embarazo.

La matronería es importante para la salud de la mujer y cumple unas funciones necesarias según el momento en el que esta se encuentre. Puede que por eso, la mayoría de sus funciones no son conocidas, porque es un profesional sanitario específico para la mujer. Y puede que por eso mismo, en muchas maternidades se les trate como un profesional de segunda sin autonomía ni capacidad de decisión, relegado al poder y sabiduría de los obstetras.

No es algo nuevo si digo que no hay suficientes matronas, ni en los centros de atención primaria, en los cuáles atienden a un gran número de mujeres, (muchas veces tienen pocos minutos para hablar con una embarazada que a lo mejor no es capaz de transmitir todas sus inquietudes y preguntas en tan poco tiempo), ni en los paritorios ni plantas de maternidad de los hospitales españoles.

Dudo mucho que las matronas hoy en día dispongan del espacio y de las herramientas propias para realizar las funciones mínimas.

Para ser completamente sincera, también dudo que algunas matronas se reciclen en la forma de atender los partos bajo la evidencia científica actual. Algunas siguen dando una preparación al parto anticuada, que responde a los protocolos de los hospitales en los que trabajan, protocolos que no respetan las recomendaciones de los principales organismos oficiales. A causa de esto, muchas mujeres tienen información desactualizada y errónea, y dan como buenas, prácticas que no son favorables ni necesarias en un parto.

Por otro lado y por suerte, cada vez más matronas se involucran y luchan por un cambio en la atención al parto desde los hospitales. Otras lo hacen atendiendo partos domiciliarios. Todas saben que las mujeres necesitan volver a ser las protagonistas de sus partos, que merecen tener un parto respetado y que no es una utopía.

Algunos estudios concluyen que los centros de parto regulados y dirigidos por matronas, ofrecen una alternativa segura, satisfactoria y costo-efectiva para las mujeres que experimentan un embarazo y parto normal sin aumentar la mortalidad ni la morbilidad. (Hallet (2000), Saunders y cols (2000), Olsen Jewel (2000), Albers Katz (1991))

La presencia de matronas durante el parto mejora la satisfacción de la parturienta, se sienten más empoderadas y con la capacidad de tomar decisiones durante su parto, algo que no se tiene en cuenta pero que es lo más importante de todo.

La atención de las matronas disminuye el uso de epidurales, de petidina, de episiotomías, de monitorización fetal electrónica, de amniotomías, de infusiones intravenosas, de exámenes vaginales. Y existe una baja incidencia de distocia de hombros, son partos más cortos, con más uso de hidroterapia y menos distrés fetal

Por supuesto la satisfacción laboral de las matronas aumenta cuando se les permite trabajar con autonomía y no están supeditadas a órdenes de algunos sanitarios acostumbrados a intervenir los partos y que tratan el embarazo y el parto como una patología, cuando no lo es.

El modelo de matronería One to One (instaurado en Reino Unido) es necesario para que las mujeres obtengan una atención personal y continua. Que una misma matrona atienda el parto de principio a fin favorece la actitud de la parturienta, le proporciona seguridad e intimidad y está comprobado (McCourt C. 1996 y Beake S. 2001) que las intervenciones disminuyen y los partos son más cortos. Incluso se sabe (Waldenstron U, 1998) que las mujeres atendidas durante su embarazo por matronas tienen menos probabilidad de sufrir una inducción o una estimulación al parto, de pedir epidural, de partos instrumentales o episiotomías, o de acabar en cesárea.

Después de leer todos estos datos, de conocer que la atención y acompañamiento de las matronas es el adecuado para una mujer en su embarazo y parto normal, ¿por qué en muchos hospitales no es el profesional sanitario que los atiende? ¿Por qué las matronas escasean en los paritorios y plantas de maternidad? ¿Por qué me ha costado tantísimo encontrar fotografías de partos atendidos por matronas respetando la fisiología del parto?

Las respuestas a estas preguntas suelen ser que falta presupuesto para contratar más matronas, que no puede haber una matrona por cada mujer que está dando a luz. Además, si no se tuercen los partos, ¿dónde quedan los obstetras? Pero es que las matronas ahorran dinero. ¡Si no medicalizamos los partos, salen muchísimo más baratos! Y si la presencia de matronas favorecen los partos naturales, está muy claro.

Los partos normales en los que respetan los tiempos de cada mujer, el movimiento libre, que no son estimulados con oxitocina, son más baratos porque no existe cascada de intervenciones y no hay que solucionar problemas que se provocan por no respetar la fisiología del parto. Y puede que ese sea el problema, que son gratis. Nadie gana con ellos, ni la farmacéutica que no vende epidurales, ni el obstetra que programa una cesárea en el hospital privado. Solo ganan las mujeres y sus bebés, y parece que no es suficiente.

Si solo necesitamos matronas para dar a luz, y eso no es un negocio (ni tiene que serlo), ¿por qué insisten en meternos prisa para parir con inducciones, monitores en la semana 37, en obligarnos a dar a luz en una posición inadecuada? ¿Por qué no dejan que los partos simplemente sucedan? ¿Por qué a veces estar embarazada y dar a luz se convierte en un momento de estrés y preocupación por ser tratado como una enfermedad?

Las matronas están para eso, para atender partos.

Para respetar las decisiones de las mujeres y no considerarlas enfermas. Para evitar procedimientos innecesarios, dar información y actuar bajo la evidencia científica.

Pero, ¿les dejan hacerlo?

 

Feliz día de Matrona a todas aquellas que hacen bien su trabajo, que se preocupan y que disfrutan con ello.

¡Seguid así por favor!

DECALOGO DE LA MATRONA

APOYO DURANTE LA LACTANCIA MATERNA: EL ROL DE PADRE

Mucho se habla y se dice sobre dar el pecho o no dar el pecho, sobre si las mujeres que no lo dan son egoístas y no piensan en lo mejor para sus hijos o por el contrario, si las que lo dan están esclavizadas y han perdido su autonomía como mujeres.

Yo doy el pecho, conozco los beneficios para mi bebé, me gusta hacerlo, es muy cómodo y rápido, es un momento único que crea un vínculo especial y creo que es un derecho del bebé y un privilegio que solo las mujeres podemos disfrutar;

Entonces, ¿por qué no todas las mujeres dan el pecho? ¿Qué hace fracasar la lactancia de una mujer que quiere dar el pecho?

Algunas no tienen suficiente información, otras tienen algún problema con el agarre, con mastitis, con obstrucciones… y no saben a quién acudir (matrona o asesora de lactancia). O el pediatra desinformado de turno las insta a dar leche artificial por razones dudosas. A otras les supone un esfuerzo demasiado grande, porque no nos engañemos, es muy duro y sacrificado al principio y si no sabes a lo que te enfrentas y lo que supone la lactancia, no sabes ni entiendes por qué tienes un bebé pegado al pecho las 24 horas. Muchas se preguntan para que complicarse si existe el biberón. Solo unas pocas tienen algún problema real de salud o hipogalactia… Pero después de mucho pensar creo que el apoyo es uno de los mayores problemas.

Hoy en día no tenemos una tribu para apoyarnos, una tribu que venga a casa con comida, ponga una lavadora, tienda, friegue los platos y te deje todo planchado, que en realidad es la ayuda de la tribu que necesita una mujer puérpera que intenta instaurar la lactancia. Bueno, y que te sostengan al bebé para ir al baño o ducharte.

Lo que seguro que no necesita una mujer puérpera son visitas interminables que hacen que te levantes de la cama a servir refrigerios, que quieren coger a tu bebé y que intentan calmarlo cuando tiene hambre, en vez de ponértelo en la teta.

Por esto, porque la tribu no existe, el rol del padre los primeros meses es esencial, y la mayoría desconoce el que debiese ser su papel durante este período.

Muchos padres creen que dar de comer al bebé hará que la madre descanse, pero en realidad comenzar a darle biberones a un bebé que toma el pecho puede ser muy contraproducente interfiriendo en el agarre y en la producción de leche de la madre. Es verdad que otros incluso creen que tienen derecho a poder alimentar a su bebé y exigen darles biberón para sentirse parte de la crianza.

Creo que todos sabemos que lo mejor para el bebé es la leche materna que su madre produce específicamente para él y que darle leche artificial por capricho o cabezonería me parece negarle ese derecho que tiene a recibir lo mejor. Y si por desinformación, con la intención de que la madre descanse empezamos a quitar tomas del pecho, solo conseguiremos que no se regule la producción con la consiguiente crisis que hará que el bebé demande más pecho y más mamá. Justo lo que se quería evitar, pero es que es así: el bebé debe estar con su madre. Al principio demandan cada poco tiempo, muchas veces y con tomas lentas, pero se irán espaciando y cada vez serán más rápidas. Cada vez mamá tendrá más libertad y más descanso.

Un padre puede colaborar y ser parte de la crianza de muchas maneras distintas: bañando al bebé, cambiándole el pañal, vistiendole y desvistiendole, haciéndole carantoñas, meciéndole, bailando y cantándole… Pueden hacer mil cosas que no son darle el biberón.

 

Y si papá ve que mamá está muy cansada de levantarse a sacar al bebé de la cuna para las tomas nocturnas, le invito a leer sobre colecho, prolactina, y este post sobre la lactancia nocturna.

¿Que cree que la cama es muy pequeña? Juntad una de 90 para hacerla más grande.

¿Qué cree que les quita intimidad de pareja? Un poquito de imaginación que la casa es grande.

¿Que le da miedo dormir con el bebé o no puede hacerlo con los ruidos que hace? ¿Por qué no dejarles a mamá y bebé la cama en un principio? Se facilitan las cosas y mamá descansa mucho mejor.

Súper Papá durmiendo a Lucy

Además de todo esto, la manera en la que podrá apoyar un padre a que madre y bebé estén juntos para regular la producción de leche y crear vínculos necesarios, sería quitándole peso y preocupaciones de la casa. Para que una madre pueda estar tranquila con su bebé y dormir cuando el duerme, no debe estar pendiente de si hay que poner una lavadora o ver que hay que comprar para la cena, así que por un tiempo estas responsabilidades pasarían a ser casi exclusivas de papá.

Y diréis: eso es imposible, ningún hombre se encarga de la casa y de la comida sin tener una mujer detrás diciéndole cómo tiene que hacerlo. Pues si, existen. Súper Papá es uno de ellos.

Súper Papá es un padre consciente, un padre que sabía que Lucy y yo debíamos estar juntas y que al principio el pecho ocupaba todo nuestro tiempo. Él solito se ocupaba de la casa, y la tenía limpia y ordenada. Se ocupaba y se sigue ocupando de comprar comida y de cocinarla, y por cierto, lo hace estupendamente. Pero además, al principio era el encargado de los pañales cuando yo estaba débil, ha sido y es el encargado de sostener a Lucy en los baños, y también ha tenido tiempo para dormirla, para mecerla y cantarla, para jugar con ella, para hacerla cosquillas, para hacerla reír como una loca… Y todo esto trabajando, escribiendo una novela y con tiempo incluso para ir al gym. Siempre me tiene surtida de agua y de comida cuando lo necesito, y ha sabido adaptarse perfectamente a las necesidades de nuestra hija incluso dejándonos la cama para nosotras.

Cuando Lucy ha ido creciendo, se ha ido a pasear con su papá, se ha quedado con él mientras mamá ha ido al cine o a un concierto, porque poco a poco no necesita tanto a mamá.

Súper Papá tiene un vínculo tan bonito con su hija… Conoce bien sus necesidades y hasta sabe cuando debe portear a Lucy para que no se pase de sueño. Ella le da besos en los morros, algo que no me hace a mí y llora cuando Súper Papá se va a dormir. Hay muchos momentos al día para crear un vínculo con tu bebé siendo padre que no son dar el biberón.

¿Se habrá perdido algo Súper Papá por no darle un biberón a su hija? Pues no, porque su hija le adora y se vuelve loca cada vez que oye la puerta cuando su padre llega de trabajar. Muchas veces me pregunta Súper Papá qué siento dándole el pecho a Lucy. A él no le hubiese gustado darle el biberón, le hubiese gustado darle el pecho directamente.

Si no hubiese sido por la estupenda labor que ha realizado y sigue realizando Súper Papá, muy difícilmente nuestra lactancia hubiese tenido éxito. Lucy y yo estaremos eternamente agradecidas.

 

Si vas a ser padre y la madre del bebé quiere dar el pecho, automáticamente tu te conviertes en padre lactante, y si estás leyendo esto, espero que te ayude a comprender tu papel, porque aunque no lo creas y pienses que dar el pecho te excluye de la crianza, tu forma de actuar los primeros meses será importante para el éxito de la lactancia.

¿Tuvisteis apoyo durante la lactancia? 

MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS COMPATIBLES CON LACTANCIA MATERNA

Se dice que una mujer que da pecho a demanda no se puede quedar embarazada. Esto es verdad a medias: Es verdad que la lactancia materna actúa como un anticonceptivo natural y a muchas mujeres les funciona durante meses, incluso años. Dando pecho es normal no menstruar porque los altos niveles de prolactina pueden evitar la ovulación, pero aún con amenorrea es posible quedarse embarazada.

Quedarse embarazada después de la cuarentena es algo que a muchas mujeres les da miedo. ¡Imagínate con un bebé de dos meses y embarazada de nuevo! A otras no les importa pero, en mi caso, me daba bastante miedo y me informé antes de dar a luz de las métodos compatibles.

Veamos algunos métodos anticonceptivos compatibles con la LME:

  •  MELA. Este método debe cumplir 3 características: que el bebé tenga menos de 6 meses, que exista LME a demanda sin intervalos mayores a cuatro horas, y que no haya menstruación. Cumpliendo estas propiedades, a la mayoría de mujeres no les viene la regla hasta los 6 meses posparto y a otras se les alarga esta situación incluso dos años.
  • Preservativos, diafragma, DIU… Los típicos métodos de barrera.
  • Métodos hormonales: Píldoras anticonceptivas de progestágenos, implantes subdérmicos, la inyección trimestral, la pastilla del día después…
  • Esterilización definitiva: Ligadura de trompas o vasectomía.
  • Abstenerse también es una opción pero no todo el mundo la contempla.

Es probable que haya pocas ganas de sexo ya que dar pecho produce oxitocina y endorfinas. La mujer no siente necesidad de sexo porque el contacto con el bebé es suficiente para sentirse satisfecha. No a todas mujeres les baja la líbido, la notan al mismo nivel de siempre.

En mi caso tomo la píldora anticonceptiva de progestágenos Cerazet. Se toma diariamente, sin la semana de descanso de las píldoras anticonceptivas normales, por lo que puede no venirte la regla y tampoco saber si estas embarazada o no. Mi matrona me dijo que se deben tomar a la misma hora porque corres el riesgo de quedarte embarazada, fue bastante “metemiedo” con el tema, pero luego en el prospecto ves que te da 12 horas de margen como todas. Aún así intento tomármelas siempre a la misma hora. Debe recetarla el médico de cabecera.

cerazet

Después de 11 semanas de loquios comencé a tomar Cerazet. Con LME (Lactancia Materna Exclusiva) y estas pastillas me ha venido la regla ya dos veces, cuando tenía muchas más probabilidades de que no me viniera utilizando estos dos métodos anticonceptivos y que me librase de nuestra amiga la menstruación… Solo me ha dado de descanso las 40 semanas del embarazo…

¿Qué método anticonceptivo compatible con Lactancia Materna utilizáis?

¿Habéis tenido algún “susto?

¿A alguna no le funcionó nada de nada?

EL DÍA QUE SUPIMOS QUE IBAMOS A SER PADRES

Hoy hace justo un año que supimos que estaba embarazada. Supimos que íbamos a ser padres.

Justo un año que le envié a Súper Papá por Whatsapp estas dos rayitas que ya en ese momento nos cambiaron la vida, pero que no sabíamos hasta que punto nos cambiaría…

dos rayitas

Ya conté que aunque “estábamos dejando que la naturaleza siguiera su curso” como decía Súper Papá, yo no pensaba que realmente estuviese embarazada… No me lo creía, pero Súper Papá lo sabía…

Hace un año supimos que un bebé de seis semanas crecía en mi útero. Desde entonces, puedo decir que la sensación de felicidad plena que tuve durante el embarazo, es superada cada día con Lucy y Súper Papá. Vivo en una espiral de felicidad.

Y aunque los primeros meses fueron duros, luego vinieron los meses bonitos en los que yo me veía estupenda con mi barriguita y estábamos tan felices e ilusionados… Y juntos superamos la diabetes gestacional, el insomnio de embarazada, los dolores de riñones y de espalda, los análisis y curvas de glucosa… Y sentimos su primera patadita, y todas las que vinieron detrás… Y estudié y leí todo lo que pude sobre el embarazo, el parto y la lactancia para hacerlo lo mejor posible, y Súper Papá estuvo a mi lado, y Lucy dándome fuerzas desde mi interior…

El embarazo fue la etapa más feliz de mi vida como mujer. Siendo madre y teniendo a Lucy en mis brazos, mi vida está llena de momentos felices. Gracias Súper Papá por dejarme embarazada, gracias por ser un Súper Pre Papá genial y gracias por ser un padre perfecto, estar en todo y hacernos felices…

Hace exactamente un año, supimos que ya no éramos dos, ya nunca más seríamos dos. A partir de ese momento, ya siempre fuímos y seremos tres.

los tres

L.O.V.E.