#Lecturitas: “Todos deberíamos ser feministas”. Una explicación del feminismo y los estereotipos de género para niños y niñas.

Estoy totalmente de acuerdo con el título de este libro: “Todos deberíamos ser feministas”. Pero, ¿por qué no lo somos todas y todos ya? ¿Qué significa “ser feminista”?

En esta versión infantil e ilustrada del clásico con el mismo nombre, se dan bases muy claras que niños y niñas a partir de 4 años, y también madres y padres pueden entender perfectamente y aclarar términos a los que se les tiene mucho miedo como “feminista” o “feminismo”.

IMG_9363

La autora de este libro manifiesta el problema que existe entre géneros, la distinta educación que se ofrece a niños y niñas, cómo estereotipamos a cada género y cómo dañamos así las aptitudes e intereses de ambos definiendo de antemano y según su género cómo tienen que ser en vez de dejarles ser como son realmente. Esta premisa es la que yo defiendo, creo que en esto residen y nacen los problemas de desigualdad, y creo que si todo el mundo lo entendiera, se cambiara esta actitud y desaparecieran las expectativas de género, se llegaría a la verdadera igualdad.

Sigue leyendo

“¡Cambios, cambios, cambios!” un libro de chicas para chicas que acompaña en la pubertad

Este es uno de esos libros que te hubiera encantado tener en el pasado. Cuando lo tienes en la mano, te imaginas a ti misma leyendo esas cosas durante la adolescencia y piensas que te hubiera ayudado muchísimo. Incluso te imaginas viajando en el Delorean de “Regreso al Futuro” dándote a ti misma este libro: “Léelo y escóndelo bien que no lo vea tu madre” me habría dicho. Y conociendo a la Paloma de esa época, lo habría cogido, lo habría leído y seguramente no lo habría escondido bien.

Porque este libro es como si lo hubieras escrito dirigido a ti misma para ayudarte en esta esta época tan difícil de la adolescencia. Todo lo que te hubiera gustado decirte con la experiencia ya vivida.

IMG_438177424FB9-1

Sigue leyendo

Cómo afrontamos la muerte de una mascota con nuestra hija

La muerte de una mascota es algo muy triste. Las mascotas forman parte de nuestra vida, de nuestra familia y les queremos como un miembro más de la misma. Y si en la familia hay peques, todo este proceso se convierte en algo más complicado.

Todo el tiempo que nuestra gata Boo estuvo en el hospital, estuve preparando a Lucy por si pasaba lo peor. Boo era una gata de 16 años, con un problema renal en el que los valores de creatinina cuadriplicaban lo normal. El primer día de hospitalización le bajó, pero al siguiente le volvió a subir y ahí se estancó. Aunque teníamos esperanzas, no pintaba nada bien y así nos lo hizo saber la veterinaria.

Foto 7-7-19 15 47 55.jpg

Para que nuestra hija entendiera lo que estaba pasando, le comparamos la situación con la que vivimos hace unos meses con la muerte de su abuelo paterno. En ese entonces, creo que no era capaz de entender el concepto de la muerte como tal, solo lograba entender que estaba malito y mayor, y que su abuelo se había ido pero no hacía más que preguntar a dónde.

Sigue leyendo

“Mamá, ¿las niñas también?”- La importancia del lenguaje inclusivo

Tenemos la suerte de tener muchos parques cerca de casa, podemos elegir a cuál queremos ir. Pero no todos son iguales, ni tienen las mismas características, y lo más importante es que, su concurrencia es muy distinta; Antes de escolarizar a Lucy, nos dedicábamos a buscar los parques que más visitantes tenían para tener compañía en el juego, pero nos dimos cuenta que la cantidad de parques que tenemos en nuestro barrio es inversamente proporcional a los infantes que acuden a ellos. A mi me parecía alucinante salir a dar una vuelta con Lucy y pasar por cuatro o cinco parques completamente vacíos.

Entonces un día, cuando nos dirigíamos al que era el parque preferido de Lucy, (hasta que le picó la avispa), me percaté desde lejos que en el parque había niños.

“Cariño, ¡hay niños en el parque!”- Lo dije con mucha alegría, porque como ya he dicho, en nuestro barrio los infantes “en-parcados” son “rara avis”.

Lucy se quedó callada, me miró desde abajo muy seria y me preguntó:

“¿Y niñas también mamá?”.

En ese momento, Lucy tenía unos dos años y medio, y ese fue el comienzo de una larga lista de preguntas en las que siempre manifiesta su desacuerdo con que no se nombre a las niñas.

IMG_3868.JPG

Sigue leyendo

“Bonitas”, destruyendo los estereotipos de género

Este libro me parece poderoso. En pocas páginas y con pocas palabras podemos aprender mucho, tanto, que hasta podemos destruir los estereotipos de género.

Foto 4-3-19 14 58 25

Fue un regalo de Bebe Friki a Lucy por su cumpleaños. Dice su mamá que se lo ha regalado a todas las niñas que cumplían años, y espero que siga haciéndolo, porque aunque Lucy todavía no lo sabe, es un libro que representa aquello que le enseño cada día y que quiero que interiorice: que las niñas no “tienen que ser” de ninguna manera.

Foto 4-3-19 15 02 13

Mediante la ironía, este libro describe a las niñas que aparecen en sus páginas nombrando lo contrario a lo que muestran, repitiendo esos estereotipos que la sociedad dirige a las niñas, con un mandato de cómo deberían ser o cómo deberían comportarse.

¿Según quién?

¿Quién dice cómo deben ser las niñas?

¿Acaso somos todas las niñas iguales?

“Bonitas” de la editorial Astronave es un libro, para niñas y niños a partir de 3 años, que nos enseña que lo importante es lo que tenemos dentro, que la belleza exterior es algo subjetivo y que todas, cada una a su manera, somos bonitas y especiales.

Foto 4-3-19 15 01 33.jpg

Basta ya de imponer roles de género como que las niñas no deben ensuciarse cuando juegan, o que siempre tenemos que estar perfectas y ser elegantes, mirarnos en el espejo y maquillarnos. Se acabó el decir que las niñas debemos vestir de x manera, y jugar a x juegos.

Y hablo en primera persona porque yo también soy una niña, fui una niña a la que esos estereotipos le dieron problemas, le pusieron barreras y le bajaron la autoestima cuando vio que ella no era lo que “se suponía que debía ser”.

Me pregunto cuán alto habría llegado, cuán alto habríamos llegado muchas niñas, si no hubiéramos crecido con esas limitaciones, (que muchas veces venían de nuestra misma familia y entorno), respecto a nuestra manera de ser y nuestro aspecto. Si nos hubieran enseñado a querernos a nosotras mismas y nos hubieran aceptado tal y como somos.

Foto 4-3-19 15 01 56.jpg

LA AUTORA

Stacy McAnulty es una conocida escritora de libros infantiles que anteriormente se dedicaba a la ingeniería mecánica. Originaria de Nueva York, vive en Carolina del Norte con su familia. Según sus propias palabras “es (y no en ese orden estricto) esposa, madre de 3 peques y 3 perros, autora, hija, hermana, hermanastra, tía, amiga, adicta a Twitter, ingeniera mecánica (actualmente inactiva), blogger inconsistente, fan de los Packers, dosdedos-mecanógrafa, ciudadana interesado, entusiasta de la compra de libros, voluntaria reacio, conductora de monovolumen, dadora de vuelta a los pancakes, bateadora con botón de repetición y recortadora de cupones”.

Stacy McAnulty

Y ya solo esa descripción tan divertida de si misma dice mucho de ella. Es una mujer muy activa que realiza muchos eventos y que hace visitas a escuelas, echad un vistazo a su web.

LA ILUSTRADORA

Joanne Lew-Vriethoff nació en Malasia y creció en Los Angeles. Consiguió su título en el Art Center College of Design de Pasadena trabajó en televisión

Después se mudó a New York trabjó en un estudio de diseño gráfico para clientes como la Universidad de Columbia.

Actualmente vive en Amsterdam donde se dedica a la ilustración, a la fotografía y a estar en contacto con la naturaleza. Viaja mucho con su familia, le encanta fotografiar arte urbano, montar en bicicleta a medianoche por Amsterdam, hacer buceo, soñar de día y coleccionar ilustraciones de libros.

Foto 4-3-19 15 02 32.jpg

Las ilustraciones muestran niñas felices, niñas riendo, niñas disfrutando del juego, descubriendo, haciendo deporte, sin estar pendiente de su aspecto o de lo que se hayan ensuciado. Haciendo todo lo que se supone que no deberían hacer. ¿Según quién y por qué?

Foto 4-3-19 15 02 21.jpg

Me hubiera encantado ser así de pequeña, os lo digo de verdad. Me encantaría haber tenido ese “Girl Power” y que hubiera sido compartido por muchas niñas de mi edad.

Si te gusta “Bonitas”, puedes encontrarlo aquí.

Foto 4-3-19 15 03 29

Puedes seguir la conversación aquí

Sígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en Instagram

y si te gusta comparte

 

¿Cómo conseguir que nuestros hijos sean “Pequeños Grandes Lectores”?

Desde muy pequeña me encanta leer. No tenía muchos libros pero los que tenía los leía una y otra vez hasta el punto de aprenderlos de memoria. Con 4 o 5 años tenía una gran calidad lectora, recuerdo saber que leía bien y que solía ser elegida para leer en público en el colegio.

Recuerdo de qué manera me enseñaron a leer, después de enseñarme el abecedario, con un libro de esos de “mi mamá me mima” cuyo título he olvidado, pero el dibujo de la niña protagonista podría reconocerlo. Recuerdo esa conjunción de letras para formar sílabas, que repetías una y otra vez: “La m con la a, ma; la m con la e, me”…

También recuerdo llegar a una clase llena de niños y niñas, que me pusieron a cargo de una niña mayor (compartíamos clase dos años de preescolar) llamada Mª Jesús que me trató genial y que me explicaba lo que tenía que hacer. Entre otras cosas tenía que copiar unas palabras, con unas letras muy anticuadas escritas por mi seño, sor Matilde, que ni siquiera sabía qué significaban, y que en algún momento me di cuenta que eran mi nombre y mis apellidos.

En general, creo que la manera de enseñar en esa época por lo que recuerdo, no era muy buena, por lo que sabemos ahora. Muchos de mis compañeros y compañeras, llegaron a la ESO sin saber leer correctamente, y menos enterarse de lo que habían leído.

Hoy en día encontramos muchas maneras diferentes de enseñar a leer a los más peques: con mayúsculas, con minúsculas, sin prisas, con muchas prisas, con diferentes métodos y lo más importante, teniendo en cuenta cuándo está preparado el cerebro para ello.

Foto 22-4-19 13 32 40

En este libro, Pequeños Grandes Lectores de la Editorial Vergara encontramos muchos datos al respecto, herramientas necesarias para superar obstáculos como juegos y ejercicios, y la respuesta a ¿por qué unos disfrutan leyendo y otros aún no? Un libro que sugiere cuándo enseñar a leer a los niños, así como la relación que existe entre sus emociones, su inteligencia y su entendimiento.

Sigue leyendo

“Esto es arte”, un libro infantil para descubrir obras de arte

 

“El arte realmente no sirve para nada concreto, pero sirve para todo. A lo largo de la historia ha ido cambiando nuestro modo de ver y comprender la realidad.”

David Armengol

Estas sabias palabras escribe el autor David Armengol en el prólogo del libro “Esto es Arte” de la editorial Montena.

IMG_2236

Un libro infantil que nos muestra 15 de las obras más representativas de la historia de arte, de las más conocidas y de las que tienen una historia que contar. Con un lenguaje muy coloquial y cercano, el autor nos descubre lo que se esconde detrás de cada obra de una manera amena y divertida. Es para niños y niñas a partir de 9 años, pero seguro que a los progenitores nos parece un libro estupendo para leerlo a ratitos y compartir lo que descubramos con ellos si son más pequeños.

Sigue leyendo

“Érase una vez una princesa que se salvó sola”, porque no necesitamos ningún príncipe

Un libro maravilloso que te atrapa desde la introducción, en la que la autora Sara Cano manifiesta su deseo de que este libro pase de moda y no sea eterno, muy al contrario de lo que todo escritor o escritora quisiera, porque espera que algún día este libro sea leído y todas las situaciones que presenta se vean como algo antiguo y lejano, porque entre todos y todas por fin hayamos escrito un cuento nuevo de verdad.

Foto 16-3-19 19 55 25

El nuevo libro de la colección “El Futuro es Femenino”, “Érase una vez una princesa que se salvó sola” es un libro juvenil con diez cuentos que hablan de situaciones injustas que viven las mujeres. Pero no solo se trata de mujeres, se incluyen historias con otro tipo de componentes, como la discriminación por raza u orientación sexual. En realidad estos relatos tienen un denominador común y es el machismo, y las violencias y discriminaciones que provoca.

Sigue leyendo