¿Cómo es la adaptación al colegio cuando comienzan con 4 años?

Como sabéis mi hija no comenzó el colegio en P3. Ella empezó Educación Infantil en P4, en el segundo año. Fueron muchas las razones por las que lo decidimos así, y aunque sobrevolaban muchos miedos y muchos comentarios como que “iba a ser más complicado adaptarse para ella” y que “entraría con retraso respecto al resto de los demás compañeros y compañeras”, el balance ha sido muy bueno.

He recibido muchos mails preguntándome sobre esto mismo y sobre cómo fue estar en casa con mi hija durante ese primer año de NO escolarización, y resumiendo la contestación a la segunda pregunta, diré que es verdad que en ocasiones, estar con una niña de 3 años 24/7 puede saturar. De hecho pienso que los 3 años son peores que los 2 en lo que a rabietas y discusiones se refiere, así que fácil no fue e incluso muchas veces me acordé del colegio, pero lo volvería a hacer porque creo que ha sido muy beneficioso para ella.

View this post on Instagram

Con sueño y carita de circunstancias ha ido al colegio esta mañana. Su primer día de clase. ☺️ . Aunque se ha despertado con pocas ganas, al final ha entrado bien al colegio. ☺️ . Lo malo ha sido al recogerla: la he interceptado porque se iba en la fila de los niños del comedor, y ella no se queda a comer. Al verme se me ha tirado encima, y aunque intentaba no llorar, ha explotado. 😔 . Me ha dicho que estaba preocupada por si yo no iba a buscarla, que no quiere que me vaya más, que dónde estaba papá… . Estaba muy cansada, descolocada, un poco perdida… Me han dicho que se ha ido de una clase de 4 años a la otra, ha debido estar desubicada y confundida mi niña… Pero ha participado en clase y ha estado muy bien. . No ha estado tristona, ella dice que se lo ha pasado bien, que ha jugado en los toboganes, que se ha hecho dos amiguitas… . Pero hay que adaptarse, tardará un tiempo, pero poco a poco irá mejor. Conocerá el día a día y poco a poco se hará con ello. 💪🏻 . Yo no me esperaba llantos a la recogida la verdad, me ha pillado por sorpresa. Me ha debido echar de menos, y a lo mejor sentirse abrumada en algún momento. . Descansamos este finde, y el lunes volvemos a la carga. ¿Qué tal vuestro primer día? . . . #comienzaelcole #primerdiadeclase #vueltaalcole #experiencias #primerdiadecolegio #periododeadaptacion #nuevaetapa #nervios #aymadre #loquetequiero

A post shared by @Pataditablog (@pataditablog) on

A la primera pregunta voy a contestar con nuestra experiencia por si a alguien le sirve de ayuda, por si alguien está en nuestra misma situación o se está planteando que es mejor escolarizar en el segundo año.

Sigue leyendo

Cómo afrontamos la muerte de una mascota con nuestra hija

La muerte de una mascota es algo muy triste. Las mascotas forman parte de nuestra vida, de nuestra familia y les queremos como un miembro más de la misma. Y si en la familia hay peques, todo este proceso se convierte en algo más complicado.

Todo el tiempo que nuestra gata Boo estuvo en el hospital, estuve preparando a Lucy por si pasaba lo peor. Boo era una gata de 16 años, con un problema renal en el que los valores de creatinina cuadriplicaban lo normal. El primer día de hospitalización le bajó, pero al siguiente le volvió a subir y ahí se estancó. Aunque teníamos esperanzas, no pintaba nada bien y así nos lo hizo saber la veterinaria.

Foto 7-7-19 15 47 55.jpg

Para que nuestra hija entendiera lo que estaba pasando, le comparamos la situación con la que vivimos hace unos meses con la muerte de su abuelo paterno. En ese entonces, creo que no era capaz de entender el concepto de la muerte como tal, solo lograba entender que estaba malito y mayor, y que su abuelo se había ido pero no hacía más que preguntar a dónde.

Sigue leyendo

“Mamá, ¿las niñas también?”- La importancia del lenguaje inclusivo

Tenemos la suerte de tener muchos parques cerca de casa, podemos elegir a cuál queremos ir. Pero no todos son iguales, ni tienen las mismas características, y lo más importante es que, su concurrencia es muy distinta; Antes de escolarizar a Lucy, nos dedicábamos a buscar los parques que más visitantes tenían para tener compañía en el juego, pero nos dimos cuenta que la cantidad de parques que tenemos en nuestro barrio es inversamente proporcional a los infantes que acuden a ellos. A mi me parecía alucinante salir a dar una vuelta con Lucy y pasar por cuatro o cinco parques completamente vacíos.

Entonces un día, cuando nos dirigíamos al que era el parque preferido de Lucy, (hasta que le picó la avispa), me percaté desde lejos que en el parque había niños.

“Cariño, ¡hay niños en el parque!”- Lo dije con mucha alegría, porque como ya he dicho, en nuestro barrio los infantes “en-parcados” son “rara avis”.

Lucy se quedó callada, me miró desde abajo muy seria y me preguntó:

“¿Y niñas también mamá?”.

En ese momento, Lucy tenía unos dos años y medio, y ese fue el comienzo de una larga lista de preguntas en las que siempre manifiesta su desacuerdo con que no se nombre a las niñas.

IMG_3868.JPG

Sigue leyendo

¿Cómo conseguir que nuestros hijos sean “Pequeños Grandes Lectores”?

Desde muy pequeña me encanta leer. No tenía muchos libros pero los que tenía los leía una y otra vez hasta el punto de aprenderlos de memoria. Con 4 o 5 años tenía una gran calidad lectora, recuerdo saber que leía bien y que solía ser elegida para leer en público en el colegio.

Recuerdo de qué manera me enseñaron a leer, después de enseñarme el abecedario, con un libro de esos de “mi mamá me mima” cuyo título he olvidado, pero el dibujo de la niña protagonista podría reconocerlo. Recuerdo esa conjunción de letras para formar sílabas, que repetías una y otra vez: “La m con la a, ma; la m con la e, me”…

También recuerdo llegar a una clase llena de niños y niñas, que me pusieron a cargo de una niña mayor (compartíamos clase dos años de preescolar) llamada Mª Jesús que me trató genial y que me explicaba lo que tenía que hacer. Entre otras cosas tenía que copiar unas palabras, con unas letras muy anticuadas escritas por mi seño, sor Matilde, que ni siquiera sabía qué significaban, y que en algún momento me di cuenta que eran mi nombre y mis apellidos.

En general, creo que la manera de enseñar en esa época por lo que recuerdo, no era muy buena, por lo que sabemos ahora. Muchos de mis compañeros y compañeras, llegaron a la ESO sin saber leer correctamente, y menos enterarse de lo que habían leído.

Hoy en día encontramos muchas maneras diferentes de enseñar a leer a los más peques: con mayúsculas, con minúsculas, sin prisas, con muchas prisas, con diferentes métodos y lo más importante, teniendo en cuenta cuándo está preparado el cerebro para ello.

Foto 22-4-19 13 32 40

En este libro, Pequeños Grandes Lectores de la Editorial Vergara encontramos muchos datos al respecto, herramientas necesarias para superar obstáculos como juegos y ejercicios, y la respuesta a ¿por qué unos disfrutan leyendo y otros aún no? Un libro que sugiere cuándo enseñar a leer a los niños, así como la relación que existe entre sus emociones, su inteligencia y su entendimiento.

Sigue leyendo

“Esto es arte”, un libro infantil para descubrir obras de arte

 

“El arte realmente no sirve para nada concreto, pero sirve para todo. A lo largo de la historia ha ido cambiando nuestro modo de ver y comprender la realidad.”

David Armengol

Estas sabias palabras escribe el autor David Armengol en el prólogo del libro “Esto es Arte” de la editorial Montena.

IMG_2236

Un libro infantil que nos muestra 15 de las obras más representativas de la historia de arte, de las más conocidas y de las que tienen una historia que contar. Con un lenguaje muy coloquial y cercano, el autor nos descubre lo que se esconde detrás de cada obra de una manera amena y divertida. Es para niños y niñas a partir de 9 años, pero seguro que a los progenitores nos parece un libro estupendo para leerlo a ratitos y compartir lo que descubramos con ellos si son más pequeños.

Sigue leyendo

Barbie contra el #DreamGAP y los estereotipos de género

Seguramente hayas leído una noticia sobre un estudio que pone de manifiesto cómo los estereotipos de género limitan las expectativas de las niñas alrededor de los 5 o 6 años. Sobre esa edad, las niñas comienzan a pensar que son menos brillantes que los niños porque no relacionan la inteligencia con su propio género. Pero al mismo tiempo relacionan que las chicas consiguen mejores notas por su esfuerzo y constancia, no por su inteligencia. Algo que me parece tremendamente curioso.

2019-03-07 (1)

En muchos casos, en una misma familia, las normas de género influyen en la crianza, y se trata de diferente manera a niños y a niñas. A veces se favorece a un género por encima del otro en determinados aspectos (la hora de llegada es superior si eres un chico, por ejemplo), o se pide más colaboración en casa (las chicas deben ayudar más en las tareas domésticas), e incluso se limita su crecimiento y desarrollo, alegando que no se puede hacer tal cosa por ser niña.

Sigue leyendo

#DisneyEmociones nos ayuda a desarrollar la inteligencia emocional

¿Cómo ayudamos a nuestros hijos e hijas a gestionar su enfado o sus miedos?

¿Cómo podemos ayudarles a entender lo que les pasa?

IMG_3411

Tuve la suerte de asistir a la presentación de una nueva colección de libros en las oficinas de Disney España, a las que si hubiera ido Lucy se hubiera vuelto completamente loca con la decoración y el merchandising que pude encontrar.

En el evento, Gonzalo Sanmartín, (director general de Disney), Gabriel Brandariz (gerente editorial de SM) y Begoña Ibarrola (psicóloga especializada en inteligencia emocional) hablaron de este gran proyecto en el que han trabajado varios años con un excelente acabado: Disney Emociones.

IMG_3410

Disney es la mayor fábrica de historias del mundo, y le gusta conectar con las emociones de su audiencia a través de ellas. ¿Quién no recuerda los primeros 15 minutos de “Up” y todos los sentimientos que producen? Durante toda nuestra infancia, y ahora las de nuestros hijos e hijas, Disney nos acompaña y todos recordamos películas y personajes con los que nos sentimos identificados.

La inteligencia emocional ha cobrado una gran importancia en estos últimos años. Disney ha querido tener en cuenta este boom, al igual que cada vez más los padres estamos muy concienciados con el tema, y por eso junto a Literatura SM ha desarrollado una colección que pretende ser una herramienta para familias y educadores, que también sea atractiva para los niños y niñas.

IMG_3407

Mucho trabajo e ilusión ha llevado este proyecto, en el que los valores que representan tanto Disney como SM son los ideales para llevarlo a cabo. Querían una solución educativa para la que, como sociedad, tenemos una asignatura pendiente.

Begoña Ibarrola lleva más de 40 años dedicados al mundo de la escritura, la investigación y la docencia, impartiendo formación en educación emocional al profesorado y las familias de los centros educativos y las instituciones con las que colabora.

Según esta psicóloga, que me ha encantado, hemos crecido en un entorno donde la razón y la parte cognitiva del ser humano era la más importante, y nos centrábamos en adquirir conocimientos. Pero desde que sabemos que los seres humanos sentimos antes de nacer y luego aprendemos a pensar, se ha revalorizado el mundo de las emociones. La neurociencia demuestra que no hay aprendizaje, ni salud, ni convivencia sin emoción bien gestionada, y el interés respecto a este tema, incluso en el entorno educativo ha crecido.

IMG_3414

Muchos adultos se dan cuenta que no han recibido esa educación emocional y quieren aprender junto con sus hijos e hijas, y #DisneyEmocionesestá dirigido a toda la familia. Los padres y madres también debemos aprender que somos seres emocionales, que debemos legitimar las emociones, tanto buenas como malas, y no reprimirlas. Al mismo tiempo enseñarles a identificar, comprender, expresar y gestionar esas emociones. Por eso es importante leer estos libros con ellos para educar y normalizar las emociones y no demonizarlas.

Algo interesante es que en esta colección no solo aparecen las emociones más negativas, como los celos o el enfado. También han querido dar importancia a emociones que no llaman la atención porque es más fácil lidiar con ellas como la alegría o el optimismo.

¿Cuál es la estructura de los libros?

Los libros siguen la narrativa de las historias de Disney que ya conocemos, utilizando el gancho del personaje principal, y después presentan la emoción desde la manifestación interna hasta la manifestación física, con su conflicto y la resolución del mismo.

Al final del libro podemos encontrar la orientación a los padres de Begoña Ibarrola.

¿Por qué esos personajes?

El proceso de elección de los personajes se planteó de manera que la audiencia lo entendiera y se impactase. Determinando a quién quieren contar la historia y cuál es el mensaje, trabajando en conjunto con SM y Begoña Ibarrola, eligieron qué personajes podían vincularse con el mensaje que querían trasladar. Pero no querían caer en personajes que están anclados en una sola emoción, ni en estereotipos.

Era importante mostrar personajes que tienen emociones, que logran comprender lo que les pasa y que evolucionan. Las emociones están ahí y no se pueden aparcar, hay que gestionarlas.

IMG_3412

¿Cuándo podemos comenzar a enseñar educación emocional?

El acompañamiento a los niños y niñas en la inteligencia emocional puede comenzar a los 3 años, a veces poniendo límites y enseñando a gestionar la emoción. Los adultos debemos valorar las emociones sin reprimirlas, aunque no nos guste que nuestros hijos se enfaden o lloren. En relación con esto, los padres y madres tampoco debemos reprimir nuestras emociones. Si tenemos que llorar debemos hacerlo, es normal que las personas lloren por alguna razón o situación y también debemos validarlo. Además en  es una ocasión estupenda de compartir una emoción con nuestros hijos e hijas, dando estrategias para salir de ellas. Porque es muy fácil entrar en una emoción pero no tan fácil salir de ella.

Es importante saber que antes de los 3 años hay una educación emocional previa, que existe antes de nacer, porque el bebé en el útero siente lo que su madre siente. También la comunicación no verbal y la gestualidad del adulto cuando se dirige a un bebé transmite emociones y son lecciones de educación emocional.

Una actitud empática es crucial ya que los adultos tendemos a infravalorar las emociones, tristezas o preocupaciones de los más pequeños. Yo siempre intento pensar que aunque sean pequeños y pequeñas, sus problemas son importantes y siempre intento expresar que entiendo lo que le pasa. Me ayuda mucho a tranquilizar a mi hija.

¿Cuándo es demasiado tarde para educar en inteligencia emocional?

La inteligencia intrapersonal y la interpersonal puede desarrollarse a lo largo de toda la vida, pero la neurociencia dice que las conexiones neuronales que no se han utilizado antes de los 10 años se pierden. El entrenamiento para desarrollar habilidades emocionales en la primera infancia, se va a convertir en hábitos saludables en la edad adulta.

Existen momentos ideales para comenzar, pero siendo adultos también podemos desarrollar la inteligencia emocional, pero no con la misma facilidad.

¿Qué emociones encontramos en esta colección?

En esta primera colección (porque todo parece indicar que vendrán más), se han elegido varias emociones: celos, enfado, miedo, alegría, optimismo y frustración. Estas dos últimas son aptitudes con carga emocional.

Existen diferentes modelos de emociones primarias. Paul Ekman dice que traemos en nuestro código genético, ya nacemos con ellas y el bebé en el útero expresa: alegría, tristeza, miedo, sorpresa, asco y enfado. Las emociones secundarias son mezclas de estas primeras. ¿Recordáis los diferentes colores de la película “Inside Out”? Pues sería algo parecido.

También existen las emociones sociales. No traemos la culpabilidad en el código genético y hay culturas que no conocen el egoísmo, la vergüenza o la envidia.

IMG_3254

Después de conocer más a fondo esta estupenda colección de libros que nos ayudarán a gestionar nuestra inteligencia emocional, disfrutamos de un exquisito desayuno, con un catering a juego con las emociones.

Tengo que agradecer a Literatura SM la invitación y a Disney la organización de un evento tan bonito, en un lugar tan mágico, en el que pude aprender cosas muy interesantes sobre la inteligencia emocional que me hacen querer aprender cada vez más sobre este tema.

IMG_3404

¿Qué te parece esta nueva colección de libros?

¿Crees que la inteligencia emocional es importante?

Si te ha gustado y crees que le puede interesar a alguien,

no te cortes y ¡comparte!

https://instagram.com/tv/BkXUdOGHGp3/

La Maravilla de la Comunicación 

Nunca tuvimos prisa porque Lucy comenzase a hablar. Nunca nos ha preocupado. Yo siempre decía que no tendría nada que decir y creo que así era porque una vez se arrancó a hablar, no ha parado.

Desde el año de edad decía palabras sueltas, a los 18 meses decía varias palabras, las juntaba y se hacía entender aunque no siempre, pero el verano pasado, con dos años y medio, fue la explosión de la comunicación.

Solo quién ha vivido este momento tan especial sabe lo emocionante que es ver la cantidad de palabras que son capaces de aprender cada día, cómo van formando frases que dejan entrever su personalidad y cómo poco a poco esas palabras inventadas y graciosas cuyo significado solo conocíamos sus padres, comienzan a desaparecer y en su lugar se hacen fuertes las que la RAE acepta.

Se hacen mayores de repente con esos vocablos que hace unos meses era impensable que salieran de su boquita, con ese esfuerzo para que cada fonema corresponda.

En un ataque nostálgico, somos los adultos los que seguimos utilizando esas palabras bonitas y primitivas que solo nosotros entendíamos. Porque la realidad es que ya no volveremos a escuchar un “teki” (chocolate), un “funa” (funciona), un “paki” (parque), un “ieiets” (dientes)…

Aunque Lucy ha sido “tardía” en hablar según mucha gente, cuando lo ha hecho ha sido un tsunami de palabras bien dichas, de verbos bien conjugados y de expresiones coloquiales que no le hace falta escuchar más de un par de veces para añadirlas a su día a día. Se estrenó completamente a lo grande.

Te cuenta todo, lo que ha hecho hace un rato, lo que hizo ayer y lo que hacía cuando “era pequeña”. Y no solo le entendemos nosotros, le entiende todo el mundo. Habla por teléfono con personas imaginarias y reales, juega con sus muñecos con distintas voces reproduciendo conversaciones completas, representa el capítulo de “Ladybug” que acaba ver a la perfección. Ya no solo baila, también canta y se inventa las canciones, tiene una imaginación desbordante y el lenguaje le permite plasmarlo de nuevas maneras.

Y por supuesto, te contesta y se defiende ante injusticias, te dice que le dejes en paz, que no va a contestar si “si” o si “no” (por si acaso lo utilizas en su contra). Pero también te dice que te quiere mucho, que le des un abrazo, un beso de amor, y que lo siente…

Agradece todo, desde que limpies su habitación porque está “mi mi limpita”, hasta que compres comida. Valora lo que haces por ella y ahora puede expresarlo.

Los “¿por qué?” llenan nuestro día a día y la contestación deriva en temas interesantes, su comprensión evoluciona al mismo tiempo que su capacidad de comunicarse.

Su personalidad se deja ver a través de sus palabras. La comunicación completa sus alegrías, sus enfados, sus tristezas… Conoces lo que sucede dentro de su cabecita, su manera de pensar, su nobleza y sus deseos. El puzzle se va completando y es maravilloso seguir conociendo a la persona en la que se está convirtiendo.

Vivimos una etapa maravillosa en la que las risas y los juegos han evolucionado, las confidencias y los momentos de cariños se han desarrollado y son cada vez mejores, y las conversaciones superan cualquier cosa que hayamos imaginado.