6 Consejos para una Navidad saludable por Ángela Quintas

6 Consejos para una Navidad saludable por Ángela Quintas

Llegan las fechas más señaladas del año, en las que las comidas familiares y las cenas de empresa son prácticamente obligatorias. Es esta época en la que las reuniones con amigos y cenas, con menús posiblemente demasiado copiosos y no todo lo saludables que nos gustaría, se multiplican, y tenemos demasiados excesos a la hora de comer.

Pero, ¿cómo evitar esos excesos? Comer es un placer, y en las animadas cenas es difícil controlarse. La abuela suele hacer su famosos plato que llevamos todo el año esperando, o compramos alimentos que por su precios solo podemos permitirnos en ocasiones especiales.

Sigue leyendo

Anuncios

La Primera Navidad con Lucía

Dos semanitas tiene. Es súper pequeña.

Ni qué decir tiene que ni Súper Papá ni yo hemos querido hacerla pasar por cenas de Nochebueba ni comidas de Navidad ruidosas y tumultuosas. No es necesario.

Sabemos que al resto le hace ilusión verla, que está “recién hecha” y es un amor. Lo sabemos.

Pero también sabemos que nuestro Tocinito de Cielo lleva unos días que se pone tonta a la hora de la cena, que tiene mucho sueño y le da por liarla parda hasta que cae rendiita a la tetita de su madre. No vamos a llevarla a casa ajena a cenar para tener que hacerlo con la teta fuera sentada a la mesa, para estar nerviosos porque hay mucho ruido y ella se pone nerviosa o para que caiga rendida y dejarla en una habitación, y estar con el corazón en vilo por si se despierta y no la oímos. Nos negamos en rotundo.

Además con lo antisociales que somos Súper Papá y yo, desde que supimos que dábamos a luz en diciembre, teníamos más que pensado que no íbamos a reunión familiar alguna en Navidad. Asi que: ¡¡¡ NAIN!!! ¡¡¡No nos quedamos a cenar!!!

¿Qué hay gente que no concibe pasar la Nochebuena sin la familia? Me parece genial también. Cada uno conoce a sus retoños, sabe cómo se comportan y la elección que pueden tomar. En nuestro caso puede que no todo el mundo esté contento pero como dice Súper Papá: “No somos una ONG”.

¿Cómo ha sido nuestra cena de Navidad?

Pues como digo, Lucía está la pobre que se pone tontita por las tardes- noches y como ella no sabe que es Nochebuena, pues ayer le dió el parrequito igual que los últimos días. Cenamos en dos tandas, nos dió tiempo a cabrearnos y al final cayó rendida a mi teta mientras cenábamos. Nunca entenderé por qué los bebés lloran cuando tienen sueño… Duérmete y punto, ¿no?

Aún así estuvimos tranquilitos, con nuestra princesita preciosa y en el amor del hogar, sin más nervios que los necesarios y con la compañía justa.

Aunque ya casi no llego porque mi retoñito no me deja vivir y menos escribir en el blog: ¡Feliz Navidad a todo el mundo!

Captura de pantalla 2014-12-25 19.39.33