¿Para qué están las matronas?

Hoy 5 de mayo, es el Día Internacional de las Matronas.

La matrona es el profesional sanitario adecuado y formado para atender los partos. Son enfermeras (y últimamente también enfermeros) que tras realizar pruebas de acceso EIR se especializan en Obstetricia y Ginecología. Hay que recordar que la gran mayoría de partos son normales y no requieren de la presencia de un obstetra, las matronas están preparadas para atenderlos hasta el final, expulsivo incluído.

Pero estas no son sus únicas funciones, también proporcionan una atención integral a la salud reproductiva, sexual y maternal de la mujer, atendiendo a la madre en el diagnóstico, control y asistencia al embarazo, parto, puerperio normal y la atención al recién nacido.

Puede que muchas de nosotras no lo sepamos, pero las matronas no solo acompañan a las mujeres durante su embarazo y parto, también están preparadas para atender a mujeres durante su adolescencia con actividades educativas en materia de salud sexual y reproductiva, información y asesoramiento en métodos anticonceptivos o enfermedades de transmisión sexual, y durante el climaterio con información y consejos sobre la menopausia, prevención de alteraciones del suelo pélvico, incontinencia urinaria, etc… No conozco a muchas mujeres que hayan visitado a la matrona para este tipo de consultas a lo largo de su vida, yo misma solo he acudido a su consulta durante mi embarazo.

La matronería es importante para la salud de la mujer y cumple unas funciones necesarias según el momento en el que esta se encuentre. Puede que por eso, la mayoría de sus funciones no son conocidas, porque es un profesional sanitario específico para la mujer. Y puede que por eso mismo, en muchas maternidades se les trate como un profesional de segunda sin autonomía ni capacidad de decisión, relegado al poder y sabiduría de los obstetras.

No es algo nuevo si digo que no hay suficientes matronas, ni en los centros de atención primaria, en los cuáles atienden a un gran número de mujeres, (muchas veces tienen pocos minutos para hablar con una embarazada que a lo mejor no es capaz de transmitir todas sus inquietudes y preguntas en tan poco tiempo), ni en los paritorios ni plantas de maternidad de los hospitales españoles.

Dudo mucho que las matronas hoy en día dispongan del espacio y de las herramientas propias para realizar las funciones mínimas.

Para ser completamente sincera, también dudo que algunas matronas se reciclen en la forma de atender los partos bajo la evidencia científica actual. Algunas siguen dando una preparación al parto anticuada, que responde a los protocolos de los hospitales en los que trabajan, protocolos que no respetan las recomendaciones de los principales organismos oficiales. A causa de esto, muchas mujeres tienen información desactualizada y errónea, y dan como buenas, prácticas que no son favorables ni necesarias en un parto.

Por otro lado y por suerte, cada vez más matronas se involucran y luchan por un cambio en la atención al parto desde los hospitales. Otras lo hacen atendiendo partos domiciliarios. Todas saben que las mujeres necesitan volver a ser las protagonistas de sus partos, que merecen tener un parto respetado y que no es una utopía.

Algunos estudios concluyen que los centros de parto regulados y dirigidos por matronas, ofrecen una alternativa segura, satisfactoria y costo-efectiva para las mujeres que experimentan un embarazo y parto normal sin aumentar la mortalidad ni la morbilidad. (Hallet (2000), Saunders y cols (2000), Olsen Jewel (2000), Albers Katz (1991))

La presencia de matronas durante el parto mejora la satisfacción de la parturienta, se sienten más empoderadas y con la capacidad de tomar decisiones durante su parto, algo que no se tiene en cuenta pero que es lo más importante de todo.

La atención de las matronas disminuye el uso de epidurales, de petidina, de episiotomías, de monitorización fetal electrónica, de amniotomías, de infusiones intravenosas, de exámenes vaginales. Y existe una baja incidencia de distocia de hombros, son partos más cortos, con más uso de hidroterapia y menos distrés fetal

Por supuesto la satisfacción laboral de las matronas aumenta cuando se les permite trabajar con autonomía y no están supeditadas a órdenes de algunos sanitarios acostumbrados a intervenir los partos y que tratan el embarazo y el parto como una patología, cuando no lo es.

El modelo de matronería One to One (instaurado en Reino Unido) es necesario para que las mujeres obtengan una atención personal y continua. Que una misma matrona atienda el parto de principio a fin favorece la actitud de la parturienta, le proporciona seguridad e intimidad y está comprobado (McCourt C. 1996 y Beake S. 2001) que las intervenciones disminuyen y los partos son más cortos. Incluso se sabe (Waldenstron U, 1998) que las mujeres atendidas durante su embarazo por matronas tienen menos probabilidad de sufrir una inducción o una estimulación al parto, de pedir epidural, de partos instrumentales o episiotomías, o de acabar en cesárea.

Después de leer todos estos datos, de conocer que la atención y acompañamiento de las matronas es el adecuado para una mujer en su embarazo y parto normal, ¿por qué en muchos hospitales no es el profesional sanitario que los atiende? ¿Por qué las matronas escasean en los paritorios y plantas de maternidad? ¿Por qué me ha costado tantísimo encontrar fotografías de partos atendidos por matronas respetando la fisiología del parto?

Las respuestas a estas preguntas suelen ser que falta presupuesto para contratar más matronas, que no puede haber una matrona por cada mujer que está dando a luz. Además, si no se tuercen los partos, ¿dónde quedan los obstetras? Pero es que las matronas ahorran dinero. ¡Si no medicalizamos los partos, salen muchísimo más baratos! Y si la presencia de matronas favorecen los partos naturales, está muy claro.

Los partos normales en los que respetan los tiempos de cada mujer, el movimiento libre, que no son estimulados con oxitocina, son más baratos porque no existe cascada de intervenciones y no hay que solucionar problemas que se provocan por no respetar la fisiología del parto. Y puede que ese sea el problema, que son gratis. Nadie gana con ellos, ni la farmacéutica que no vende epidurales, ni el obstetra que programa una cesárea en el hospital privado. Solo ganan las mujeres y sus bebés, y parece que no es suficiente.

Si solo necesitamos matronas para dar a luz, y eso no es un negocio (ni tiene que serlo), ¿por qué insisten en meternos prisa para parir con inducciones, monitores en la semana 37, en obligarnos a dar a luz en una posición inadecuada? ¿Por qué no dejan que los partos simplemente sucedan? ¿Por qué a veces estar embarazada y dar a luz se convierte en un momento de estrés y preocupación por ser tratado como una enfermedad?

Las matronas están para eso, para atender partos.

Para respetar las decisiones de las mujeres y no considerarlas enfermas. Para evitar procedimientos innecesarios, dar información y actuar bajo la evidencia científica.

Pero, ¿les dejan hacerlo?

 

Feliz día de Matrona a todas aquellas que hacen bien su trabajo, que se preocupan y que disfrutan con ello.

¡Seguid así por favor!

DECALOGO DE LA MATRONA

No estoy loca

Estoy un poco hasta el ovario izquierdo de los cuchicheos, desvaríos, critiqueos… Todos a la espalda por supuesto, de madres, embarazadas y peor, amigas de estas que ni están embarazadas ni son madres.
Que yo me haya informado hasta la saciedad, que conozca incluso mejor que muchas mujeres que ya han sido madres las etapas, procesos fisiológicos, riesgos y descripciones de múltiples términos del parto y que quiera elegir lo que pienso que es mejor para mi y para mi bebé, ya que estoy informada y se lo que es un parto seguro y natural y por qué podría torcerse y tendría que ser medicalizado, no significa que me crea mejor que nadie.
Que me calle muchas veces ante sandeces retrógradas y desactualizadas, y que otras veces no pueda callarme dando mi opinión y los datos que tengo, cosa que muchos no tienen para rebatir o defender lo que les han dicho porque ni siquiera se lo han explicado ni se han preguntado si eso es cierto, no significa que vaya de lista.
Lo peor de todo, es que muchas te atacan con algo que ni siquiera es cierto: Que quieras un parto natural no significa que estés loca ni que vayas a poner en peligro a tu bebé.
Pero esto es lo que muchas mujeres piensan respecto a las personas que tenemos esa visión o que incluso dan a luz en casa. Me duele profundamente porque me parece que pueden tener su opinión y sus preferencias pero no dejan de estar mal informadas y ser incluso ignorantes

Por nada del mundo pondría a mi hija en peligro. Por nada del mundo me negaría a una intervención de cirugía mayor si  fuese necesario. Ahora, no nos engañemos. La mayoría de cesáreas, episiotomías…  las provocan los médicos en los hospitales no respetando los tiempos de cada mujer ni las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud, (no hay más que ver las estadísticas), que es lo que yo pido que respeten.

Con los controles prenatales que existen hoy en día es muy difícil que un parto se tuerza. Es muy difícil que estando en casa, tranquila, con una matrona u obstetra, algo salga mal. Hay indicaciones básicas que se respetan para no realizar un parto en domicilio, como que el bebé venga de nalgas o sea un parto gemelar. Tampoco se puede dar a luz en un lugar que esté a más de cinco minutos de un hospital. Y las personas que dan a luz en casa y los profesionales que las acompañan, están más que enteradas e informadas de todas esas peculiaridades, mucho más que las que no se informan y van al hospital como el resto sin saber que van a ponerles en la vía intravenosa, o si es bueno que se lo pongan.

Igual que me critiquen o me quieran convencer incluso riéndose de mi de que no quiera epidural. ¡Ay que joderse! Si tu la has utilizado y te ha ido genial, mejor para ti. Que yo no vaya con la idea de utilizarla porque conozco los efectos secundarios y lo que puede significar para el trabajo de parto, no significa que luego no pueda cambiar de opinión y pedirla.

Parece que tenemos que ser todas iguales y nos tienen que poner a todas la misma medicación, y eso es lo que harían en la mayoría de hospitales, pero mi parto es mío, mío y de mi pareja. Va a ser un momento muy importante en nuestras vidas y la de nuestra hija, queremos vivirlo y disfrutarlo, queremos que lo respeten y queremos tener un buen recuerdo. Queremos poder hablar de ese momento y no huir de él porque el recuerdo sea terrible.

“Parto Seguro” de Beatrijs Smulders y Mariel Croon

Mi hermana me pasó el libro “Parto Seguro”, en la cual reza que es la guía que toda embarazada debe tener. No en vano está escrita por dos matronas Holandesas.

He de decir que además de explicar que es un parto de manera fisiológica estupendamente bien, describe situaciones (imaginaos todo lo que pueden contar dos matronas que asisten partos en casa, que por otro lado es lo normal en Holanda), da consejos y abre tu mente a conocer lo que es realmente un parto, no lo que vemos en las películas o nos tiene acostumbrada esta sociedad de partos medicalizados e instrumentalizados.

Iré poniendo ideas y frases que me gustan, me hacen pensar y me ayudan a prepararme para el momento del parto ya que si me influyen a mi, a lo mejor también inspiran a otras mujeres.

parto seguro

No es lo mismo Doula que Matrona

No me gusta que comparen/confundan a las Doulas con las Matronas. Ni son lo mismo, ni tienen las mismas funciones, ni unas sustituyen a otras.

Las doulas son mujeres, en su mayoría madres, que acompañan a otras mujeres durante en el camino a la maternidad. Su labor fundamental es dar soporte, tanto físico como emocional, durante el parto y el puerperio.
Las doulas no tienen una preparación académica específica pues no existen una “carrera de doula”. Su formación abarca conocimientos sobre fisiología del embarazo, parto y puerperio, de puericultura, lactancia, educación prenatal…”

(Extracto de http://www.doulas.es/definicion.html)

La matrona es la profesional o el profesional clínico especializado, ya que también hay hombres que ejercen esta profesión, en proporcionar a la futura mamá los cuidados y la atención médica que necesita desde el momento de la concepción hasta que termina el pueperio. Además, te enseñará todo lo relacionado con los primeros cuidados del bebé.

La matrona también se ocupa de impartir los cursos de preparación al parto. El número de visitas con la matrona a lo largo del embarazo depende de la organización de cada centro de salud. En cada consulta, la matrona vigila la evolución del embarazo y realiza las pruebas de salud necesarias, compartiendo esta atención con el ginecólogo.”

(Extracto de http://www.guiainfantil.com/1674/la-matrona-en-el-embarazo-el-parto-y-el-pueperio.html)

Está bien que se hable de ello y se den a conocer las Doulas ya que mucha gente desconoce que existen y su labor. Se agradece la mención y las buenas maneras, pero en Antena 3 Noticias deberían haber diferenciado más entre Matrona y Doula.

http://www.antena3.com/noticias/sociedad/mas-madres-apuestan-lactancia_2014092800083.html

Si que es necesario dar a las Doulas la importancia que tienen, ya que no solo son Asesoras de Lactancia, como señalan en la noticia, ni sirven solo para eso. Y ya que hablaban de Lactancia, señalar que la OMS recomienda dar el pecho hasta los 24 meses, no hasta los 6 meses como dicen.

El apoyo moral, logístico y cercano que muchas Doulas brindan en tu propia casa, nunca será ni parecido a la labor que tiene una Matrona en el centro de salud. En países como Holanda el apoyo que brindan las Doulas durante embarazo y puerperio está cubierto por la seguridad social. También las Matronas atienden todos los partos en domicilio sin que las embarazadas tengan que pagar por ello. Solo las mujeres que tendrán algún problema durante el parto dan a luz en el hospital. Pero este ya es otro tema.