¿Para qué están las matronas?

Hoy 5 de mayo, es el Día Internacional de las Matronas.

La matrona es el profesional sanitario adecuado y formado para atender los partos. Son enfermeras (y últimamente también enfermeros) que tras realizar pruebas de acceso EIR se especializan en Obstetricia y Ginecología. Hay que recordar que la gran mayoría de partos son normales y no requieren de la presencia de un obstetra, las matronas están preparadas para atenderlos hasta el final, expulsivo incluído.

Pero estas no son sus únicas funciones, también proporcionan una atención integral a la salud reproductiva, sexual y maternal de la mujer, atendiendo a la madre en el diagnóstico, control y asistencia al embarazo, parto, puerperio normal y la atención al recién nacido.

Puede que muchas de nosotras no lo sepamos, pero las matronas no solo acompañan a las mujeres durante su embarazo y parto, también están preparadas para atender a mujeres durante su adolescencia con actividades educativas en materia de salud sexual y reproductiva, información y asesoramiento en métodos anticonceptivos o enfermedades de transmisión sexual, y durante el climaterio con información y consejos sobre la menopausia, prevención de alteraciones del suelo pélvico, incontinencia urinaria, etc… No conozco a muchas mujeres que hayan visitado a la matrona para este tipo de consultas a lo largo de su vida, yo misma solo he acudido a su consulta durante mi embarazo.

La matronería es importante para la salud de la mujer y cumple unas funciones necesarias según el momento en el que esta se encuentre. Puede que por eso, la mayoría de sus funciones no son conocidas, porque es un profesional sanitario específico para la mujer. Y puede que por eso mismo, en muchas maternidades se les trate como un profesional de segunda sin autonomía ni capacidad de decisión, relegado al poder y sabiduría de los obstetras.

No es algo nuevo si digo que no hay suficientes matronas, ni en los centros de atención primaria, en los cuáles atienden a un gran número de mujeres, (muchas veces tienen pocos minutos para hablar con una embarazada que a lo mejor no es capaz de transmitir todas sus inquietudes y preguntas en tan poco tiempo), ni en los paritorios ni plantas de maternidad de los hospitales españoles.

Dudo mucho que las matronas hoy en día dispongan del espacio y de las herramientas propias para realizar las funciones mínimas.

Para ser completamente sincera, también dudo que algunas matronas se reciclen en la forma de atender los partos bajo la evidencia científica actual. Algunas siguen dando una preparación al parto anticuada, que responde a los protocolos de los hospitales en los que trabajan, protocolos que no respetan las recomendaciones de los principales organismos oficiales. A causa de esto, muchas mujeres tienen información desactualizada y errónea, y dan como buenas, prácticas que no son favorables ni necesarias en un parto.

Por otro lado y por suerte, cada vez más matronas se involucran y luchan por un cambio en la atención al parto desde los hospitales. Otras lo hacen atendiendo partos domiciliarios. Todas saben que las mujeres necesitan volver a ser las protagonistas de sus partos, que merecen tener un parto respetado y que no es una utopía.

Algunos estudios concluyen que los centros de parto regulados y dirigidos por matronas, ofrecen una alternativa segura, satisfactoria y costo-efectiva para las mujeres que experimentan un embarazo y parto normal sin aumentar la mortalidad ni la morbilidad. (Hallet (2000), Saunders y cols (2000), Olsen Jewel (2000), Albers Katz (1991))

La presencia de matronas durante el parto mejora la satisfacción de la parturienta, se sienten más empoderadas y con la capacidad de tomar decisiones durante su parto, algo que no se tiene en cuenta pero que es lo más importante de todo.

La atención de las matronas disminuye el uso de epidurales, de petidina, de episiotomías, de monitorización fetal electrónica, de amniotomías, de infusiones intravenosas, de exámenes vaginales. Y existe una baja incidencia de distocia de hombros, son partos más cortos, con más uso de hidroterapia y menos distrés fetal

Por supuesto la satisfacción laboral de las matronas aumenta cuando se les permite trabajar con autonomía y no están supeditadas a órdenes de algunos sanitarios acostumbrados a intervenir los partos y que tratan el embarazo y el parto como una patología, cuando no lo es.

El modelo de matronería One to One (instaurado en Reino Unido) es necesario para que las mujeres obtengan una atención personal y continua. Que una misma matrona atienda el parto de principio a fin favorece la actitud de la parturienta, le proporciona seguridad e intimidad y está comprobado (McCourt C. 1996 y Beake S. 2001) que las intervenciones disminuyen y los partos son más cortos. Incluso se sabe (Waldenstron U, 1998) que las mujeres atendidas durante su embarazo por matronas tienen menos probabilidad de sufrir una inducción o una estimulación al parto, de pedir epidural, de partos instrumentales o episiotomías, o de acabar en cesárea.

Después de leer todos estos datos, de conocer que la atención y acompañamiento de las matronas es el adecuado para una mujer en su embarazo y parto normal, ¿por qué en muchos hospitales no es el profesional sanitario que los atiende? ¿Por qué las matronas escasean en los paritorios y plantas de maternidad? ¿Por qué me ha costado tantísimo encontrar fotografías de partos atendidos por matronas respetando la fisiología del parto?

Las respuestas a estas preguntas suelen ser que falta presupuesto para contratar más matronas, que no puede haber una matrona por cada mujer que está dando a luz. Además, si no se tuercen los partos, ¿dónde quedan los obstetras? Pero es que las matronas ahorran dinero. ¡Si no medicalizamos los partos, salen muchísimo más baratos! Y si la presencia de matronas favorecen los partos naturales, está muy claro.

Los partos normales en los que respetan los tiempos de cada mujer, el movimiento libre, que no son estimulados con oxitocina, son más baratos porque no existe cascada de intervenciones y no hay que solucionar problemas que se provocan por no respetar la fisiología del parto. Y puede que ese sea el problema, que son gratis. Nadie gana con ellos, ni la farmacéutica que no vende epidurales, ni el obstetra que programa una cesárea en el hospital privado. Solo ganan las mujeres y sus bebés, y parece que no es suficiente.

Si solo necesitamos matronas para dar a luz, y eso no es un negocio (ni tiene que serlo), ¿por qué insisten en meternos prisa para parir con inducciones, monitores en la semana 37, en obligarnos a dar a luz en una posición inadecuada? ¿Por qué no dejan que los partos simplemente sucedan? ¿Por qué a veces estar embarazada y dar a luz se convierte en un momento de estrés y preocupación por ser tratado como una enfermedad?

Las matronas están para eso, para atender partos.

Para respetar las decisiones de las mujeres y no considerarlas enfermas. Para evitar procedimientos innecesarios, dar información y actuar bajo la evidencia científica.

Pero, ¿les dejan hacerlo?

 

Feliz día de Matrona a todas aquellas que hacen bien su trabajo, que se preocupan y que disfrutan con ello.

¡Seguid así por favor!

DECALOGO DE LA MATRONA

Anuncios

Lactancia Nocturna

No sabía lo agotador que puede ser tener un bebé y alimentarlo por la noche. Te lo imaginas, por todas esas películas en las que aparecen padres preparando biberones medio dormidos, pero tienes que vivirlo en tus carnes.

Recuerdo que cuando Lucy nació y subimos a planta, antes de que yo dijese nada, las enfermeras la metieron en mi cama, la pusieron de lado y me dijeron como amamantarla. Esa fue nuestra posición preferida y más cómoda durante el posparto inmediato: tumbadas.

Pero una vez que llegamos a casa, no nos apañábamos. No se enganchaba bien y cada vez que pedía pecho, tenía que cogerla en brazos y sentarme en la cama (incómodo y doloroso para una mujer que acaba de dar a luz) para amamantarla. Casi dormida todavía y apoyada en los cojines, era imposible mantenerme despierta. Los primeros días de vida los bebés maman muy despacito por lo que están mucho tiempo al pecho, y además al principio piden comida con un intervalo de tiempo menor, una hora y media o dos (hay noches que a lo mejor te dan más respiro), así que no es de extrañar que estuviese agotada y Súper Papá tuviese que sujetarme la cabeza, porque se me caía para los lados.

lactancia nocturna

Al poco tiempo retomamos la posición tumbadas, porque creí que moriría si seguía teniendo esas noches, y cuando lo conseguimos de nuevo puedo decir que excepto alguna noche (cólicos, cambio de pañal, vacuna…) dormimos bastante bien.

Si, ella pide igual, pero yo siempre tengo una teta fuera, por lo que hay veces que ella sola se engancha y yo ni me despierto. Cuando quiere cambiar de pecho, empieza a hacer ruiditos, yo me despierto y solo tengo que saltar por encima suya y colocarme al otro lado.

IMG_0792

Claramente hacemos colecho. Si tuviese que despertarme, sacarla de la cuna, ponermela al pecho y luego esperar a que se durmiera para volver a acostarla, me pasaría la noche en bucle y no pegaría ojo.

Muchas veces pienso en lo molesto que sería tener que  levantarme a hacer biberones (que también deben darse a demanda), que hay que ir hasta la cocina, prepararlo, traerlo, dárselo… Y si encima quieres que duerma en cuna, acostarle con ese momento fatídico en el que se puede despertar y hay que volver a empezar.

En cuanto mi hija hace algún ruido, o busca el pecho ladeándose de un lado a otro, yo me despierto y le enchufo la teta, incluso hay veces que ella solita la encuentra. Ni llega a llorar ni se despierta, por lo que yo tampoco me despierto. Además aprovecha la prolactina que segrega mi cuerpo para producir leche, cuyo momento álgido es por la noche: come más y consigue leche más fácilmente.

Con el tiempo Lucy hace tomas más espaciadas, y también sube las piernas encima mío y más de un día amanecemos atravesadas en la cama, pero nos encanta dormir juntas. Es muy cómodo y ella está muy segura porque tiene a su madre cerca y yo noto si le pasa algo al momento. No me da miedo ninguno que se acostumbre, no creo que quiera seguir durmiendo conmigo eternamente, llegará un día en el que quiera dormir en su cama.

¿Mi Experiencia y Mi Consejo?

La leche materna es lo mejor para el bebé, pero es que además es cómodo y eficiente, ganamos mucho tiempo de descanso. La teta siempre está preparada. Si no hiciéramos colecho, el pecho por lo menos me ahorraría tener que hacer biberones.

Lo mejor para las tomas nocturnas es el pecho y el colecho. Lucy y yo apenas nos despertamos y yo se en todo momento lo que mi hija necesita.

Supongo que debe ser muy complicado dar el pecho por la noche sin hacer colecho y presumo que muchas lactancias sufren e incluso terminan por esta causa. A veces nos complicamos demasiado, lo natural es mucho más fácil, y creo que hacer exactamente lo que el bebé necesita mejora todas las situaciones, y en este caso, las noches con pecho y colecho son mejores.

IMG_9734

¿Cómo son vuestras tomas nocturnas?

Biberón, cuna, pecho, colecho… ¿Qué es mejor para ti?

Métodos Anticonceptivos Compatibles con Lactancia Materna

Se dice que una mujer que da pecho a demanda no se puede quedar embarazada. Esto es verdad a medias: Es verdad que la lactancia materna actúa como un anticonceptivo natural y a muchas mujeres les funciona durante meses, incluso años. Dando pecho es normal no menstruar porque los altos niveles de prolactina pueden evitar la ovulación, pero aún con amenorrea es posible quedarse embarazada.

Quedarse embarazada después de la cuarentena es algo que a muchas mujeres les da miedo. ¡Imagínate con un bebé de dos meses y embarazada de nuevo! A otras no les importa pero, en mi caso, me daba bastante miedo y me informé antes de dar a luz de las métodos compatibles.

Veamos algunos métodos anticonceptivos compatibles con la LME:

  •  MELA. Este método debe cumplir 3 características: que el bebé tenga menos de 6 meses, que exista LME a demanda sin intervalos mayores a cuatro horas, y que no haya menstruación. Cumpliendo estas propiedades, a la mayoría de mujeres no les viene la regla hasta los 6 meses posparto y a otras se les alarga esta situación incluso dos años.
  • Preservativos, diafragma, DIU… Los típicos métodos de barrera.
  • Métodos hormonales: Píldoras anticonceptivas de progestágenos, implantes subdérmicos, la inyección trimestral, la pastilla del día después…
  • Esterilización definitiva: Ligadura de trompas o vasectomía.
  • Abstenerse también es una opción pero no todo el mundo la contempla.

Es probable que haya pocas ganas de sexo ya que dar pecho produce oxitocina y endorfinas. La mujer no siente necesidad de sexo porque el contacto con el bebé es suficiente para sentirse satisfecha. No a todas mujeres les baja la líbido, la notan al mismo nivel de siempre.

En mi caso tomo la píldora anticonceptiva de progestágenos Cerazet. Se toma diariamente, sin la semana de descanso de las píldoras anticonceptivas normales, por lo que puede no venirte la regla y tampoco saber si estas embarazada o no. Mi matrona me dijo que se deben tomar a la misma hora porque corres el riesgo de quedarte embarazada, fue bastante “metemiedo” con el tema, pero luego en el prospecto ves que te da 12 horas de margen como todas. Aún así intento tomármelas siempre a la misma hora. Debe recetarla el médico de cabecera.

cerazet

Después de 11 semanas de loquios comencé a tomar Cerazet. Con LME (Lactancia Materna Exclusiva) y estas pastillas me ha venido la regla ya dos veces, cuando tenía muchas más probabilidades de que no me viniera utilizando estos dos métodos anticonceptivos y que me librase de nuestra amiga la menstruación… Solo me ha dado de descanso las 40 semanas del embarazo…

¿Qué método anticonceptivo compatible con Lactancia Materna utilizáis?

¿Habéis tenido algún “susto?

¿A alguna no le funcionó nada de nada?

LAS VISITAS POSPARTO PERFECTAS

En mi opinión debería existir una ley que librase a padres “recién paridos” a atender a visitas en el hospital. Súper Papá y yo estábamos agotados y claro que queríamos que algunos vinieran a ver a Lucy, pero lo que no nos gustaba es que socialmente tienes que aguantarte y tragar con las visitas, aunque no tengas ganas ni fuerzas. Esa “obligación” es innecesaria y debería estar prohibida, además que a mi las cosas obligadas me repatean mucho.

Como estuvimos todo el embarazo preparando a todo el mundo diciendo que no íbamos a avisar cuando me pusiera de parto (no entendemos la necesidad de tener a la familia esperando en la sala de espera y menos que estén en la habitación con un bebé recién nacido que lo menos que necesita es ruido y otros brazos diferentes a los de sus padres), y dependiendo del estado de madre y bebé era probable que no quisiéramos visitas en el hospital (qué más dará ver al bebé dos días antes o después, sobre todo si no es momento), pues en general todo el mundo fue bastante respetuoso.

Al principio alucinaban con “la petición”, incluso hubo quien dijo que se enfadaría, y alegaban a títulos familiares que nos resbalaban y causaban indiferencia. Para nosotros lo más importante era Lucy y nuestro estado físico y anímico y creemos firmemente que los padres no deberían sentirse obligados a recibir visitas, nadie debería chantajearles y es más, el resto del mundo debería ser consciente de la importancia de esos primeros momentos y respetarlos. Esos primeros momentos deben ser de el bebé y sus papás. Son momentos muy sensibles dónde los olores, el calor y la lactancia son primordiales para un buen comienzo. Y ni que decir que depende del parto, puede darse el caso de que no sea el momento oportuno para visitas de ningún tipo. La pena es que ni se respeta, ni se les pasa por la cabeza hacerlo.

Tengo muy claro que si no es un familiar muy cercano, yo no iré a ningún hospital a ver un recién nacido. Y tampoco nadie debería obligarme ni enfadarse por ello. No conozco a ninguna madre que diga que las visitas posparto del hospital fueron respetuosas (claro que habrá excepciones), que todo el mundo estaba en silencio y que todos supieron cuando debían irse. Más bien el recuerdo es de ruido, nerviosismo, molestias, bebé llorando… Pero muchas veces no se echan a las visitas a patadas por educación, cuando los hay que son muy poco considerados y se creen que están en una verbena. Yo no quiero formar parte de ese mal recuerdo y no quiero molestar.

La mayoría de los padres también coinciden en que todo el mundo se mata por ir al hospital para ver al bebé, pero luego, cuando estás destrozado por no dormir, cansado por todo lo que hay que hacer, nadie aparece en casa. En ese momento es realmente cuando se necesita ayuda y cuando las visitas cumplen una verdadera función. 

En mi opinión una visita posparto perfecta sería la que no acude a “molestar” al hospital pero si aparece cuando realmente hacen falta manos y ayuda:

  • Siempre hay que llamar o mandar un mensaje antes de visitar para que te informen del mejor horario y de si es buen momento.
  • Preguntar siempre si hace falta algo para el bebé, la madre o la casa.
  • Las visitas no deben alargarse indefinidamente. Sabemos que los bebés son bonitos pero no hace falta mucho tiempo para verlos y todos necesitan descansar y tranquilidad.
  • No hagas un book de fotos al bebé y menos utilices flash. Seguro que sus padres le han hecho fotografías preciosas que pueden compartir contigo si quieren.
  • Bajo ningún concepto visites a un bebé recién nacido si estás enfermo o piensas que puedes estar incubando algo.
  • No te pongas colonia, perfume ni cremas con olor. Llevan muchos tóxicos y no son buenos para los bebés, menos recién nacidos. Por un día que te duches y no te pongas nada, no pasa nada.
  • En la casa de un recién nacido siempre hay cosas por hacer: fregar los platos, hacer camas, doblar ropa, tender, poner una lavadora, barrer o fregar el suelo (esto depende de la confianza que tengas, pero créeme, si te ven realmente dispuesto a ayudar, dejarán que ayudes que es lo que necesitan. Aunque solo les friegues los platos ya es algo menos que tienen que hacer).
  • No permitas que te sirvan, no seas una preocupación. O llevas tu lo que te vayas a tomar, o si quieres un café te lo preparas tu. Self Service que se llama.
  • Lleva un tupper de comida casera. Esto es de lo más agradecido y lo recordarán siempre. Todavía Súper Papá y yo recordamos la tortilla y la tarta de limón que nos trajeron mi hermana y mi cuñado a casa cuatro días después de dar a luz.
  • Ofrécete a sujetar al bebé mientras se duchan, van al baño…
  • No marees a los padres con consejos, aunque quieras ayudar. Deja que ellos te pregunten si tiene dudas.
  • No critiques su manera de hacer las cosas. Los primeros días estarán muy sensibles y cansados…
  • Llévate la basura cuando te vayas, seguro que está hasta arriba de pañales.

Esto son solo algunas ideas, no siempre se puede hacer todo, pero en líneas generales es lo que aconsejaría yo para una visita posparto que sea de agradecer.

A muchos padres les encantará recibir visitas y estarán deseando que aparezca en el hospital la familia, es completamente respetable ya que hay que defender las preferencias de los padres en esos primeros momentos, que no se sientan obligados y que las visitas sean respetuosas con sus deseos, sean los que sean.

¿Para ti que es una visita posparto perfecta?

¿Cómo fueron las tuyas?

¿Que aconsejarías tu como la visita posparto perfecta?