Hacemos BLW, ¿qué le digo a mi pediatra?

Suelo oír que algunas familias tienen problemas con sus pediatras cuando les dicen que han elegido Baby Led Weaning como manera de introducir la alimentación complementaria de sus bebés. Con este post quiero hacer una reflexión sobre este tema.

Los pediatras suelen dar unas pautas de alimentación, que no son más que recomendaciones y debemos tomarlas como tales. Algunos pediatras dan unas recomendaciones actualizadas e informadas, y otros dan unas pautas anticuadas, pero siempre es nuestra elección seguirlas o no. Si son anticuadas incluso podemos decirle que se recicle y dependiendo de la gravedad de los consejos, incluso podemos y debemos poner una reclamación en atención al paciente.

Con esto quiero decir que el pediatra, por darnos un papel con unas pautas de alimentación, no se convierte de repente en nutricionista y que no hay que seguirlas a pie juntillas si no queremos. Las recomendaciones son eso, recomendaciones.

En todas las  revisiones médicas que realizan en la consulta de pediatría te hacen preguntas sobre cómo come el bebé. Por lo general solemos contestar: “Bien, se lo come todo”, o “Bien, pero a veces no come mucho o no quiere comer”. No proporcionamos gramos y horarios de los últimos dos meses porque con una frase general, suele valer al pediatra para hacerse una idea. Puede que también te pregunten si has introducido algún tipo de alimento específico ya, puedes contestar y no es necesario decir cómo ha sido.

A no ser que haya algún problema con el bebé, con sus pesos, con su ánimo, sus caquitas, o que tengamos la sensación de que algo no va bien, al pediatra no tenemos por qué contarle específicamente que no le damos biberones de cereal a nuestro bebé, o que hemos introducido el huevo un mes antes de lo que nos señaló en sus hojitas de pautas. Directamente, ni siquiera es un dato importante decir que nuestro bebé nunca ha comido papillas.

O podemos ser sinceros y decir que nuestro bebé lleva una alimentación autorregulada, y ver cómo reacciona el pediatra. Es cierto que muchos son muy intransigentes con este tema. No saben ni quieren oír sobre BLW y les parece una locura. Yo todavía recuerdo los ojos en blanco de nuestro pediatra cuando le dijimos que no le dábamos cereales de farmacia a Lucy. Para muchos de ellos, los padres que deciden realizar esta manera la introducción de alimentos son unos irresponsables. Otros pediatras sin embargo animan a practicarlo.

Y aquí viene la parte importante del post:

La AEPED, que son los “superiores” de todos los pediatras españoles, reconocen y avalan la alimentación complementaria dirigida por el bebé (BLW), y en su web puedes encontrar información sobre esta. Si tú encuentras esa información, tu pediatra también debería conocerla, y si te pone alguna objeción, muy amablemente puedes dirigirle a ella.

Los padres y madres que hemos elegido el Baby Led Weaning como manera autorregulada de introducción de la alimentación complementaria no somos irresponsables.

Generalmente las familias que hemos hecho Baby Led Weaning nos hemos informado mucho sobre el tema y no hay nada que un pediatra pueda decirnos que nos haga dudar de nuestra decisión. Lo que estamos haciendo lo hacemos convencidos y sin poner en peligro a nuestro bebé porque sabemos cómo hacerlo.

Por otro lado, un o una pediatra no es el lobo feroz, en nuestra crianza poco tiene que decidir, por lo tanto poco tenemos que temer a que “nos regañe” según sus opiniones subjetivas. Cómo comemos o cómo dormimos en nuestra casa lo decidimos nosotros. Ellos se ocupan de las enfermedades infantiles.

En conclusión, un pediatra no puede inculcar a tu bebé ningún tipo de alimentación específica en contra de tu voluntad, ni regañarte por no seguir sus pautas (y menos si están desactualizadas). Tampoco puede criticar tu elección de seguir una alimentación autorregulada por tu bebé porque la AEPED la avala y recomienda.

Me encuentro a muchas madres y mucho padres a los que los pediatras les han regañado, que incluso les hacen dudar y pensar que están haciendo algo que no está bien. No dejéis que os regañen por tomar vuestras propias decisiones, por elegir algo que es bueno para vuestro bebé y que al fin y al cabo es vuestra decisión. Y sobre todo, ni siquiera es necesario discutir, que no os regañen por algo que ellos mismos deberían conocer y apoyar.

¿Has tenido algún problema

con el pediatra por hacer BLW?

Puedes seguir la conversación aquí

Sígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en Instagram

y si te gusta comparte

 

No estoy loca

Estoy un poco hasta el ovario izquierdo de los cuchicheos, desvaríos, critiqueos… Todos a la espalda por supuesto, de madres, embarazadas y peor, amigas de estas que ni están embarazadas ni son madres.
Que yo me haya informado hasta la saciedad, que conozca incluso mejor que muchas mujeres que ya han sido madres las etapas, procesos fisiológicos, riesgos y descripciones de múltiples términos del parto y que quiera elegir lo que pienso que es mejor para mi y para mi bebé, ya que estoy informada y se lo que es un parto seguro y natural y por qué podría torcerse y tendría que ser medicalizado, no significa que me crea mejor que nadie.
Que me calle muchas veces ante sandeces retrógradas y desactualizadas, y que otras veces no pueda callarme dando mi opinión y los datos que tengo, cosa que muchos no tienen para rebatir o defender lo que les han dicho porque ni siquiera se lo han explicado ni se han preguntado si eso es cierto, no significa que vaya de lista.
Lo peor de todo, es que muchas te atacan con algo que ni siquiera es cierto: Que quieras un parto natural no significa que estés loca ni que vayas a poner en peligro a tu bebé.
Pero esto es lo que muchas mujeres piensan respecto a las personas que tenemos esa visión o que incluso dan a luz en casa. Me duele profundamente porque me parece que pueden tener su opinión y sus preferencias pero no dejan de estar mal informadas y ser incluso ignorantes

Por nada del mundo pondría a mi hija en peligro. Por nada del mundo me negaría a una intervención de cirugía mayor si  fuese necesario. Ahora, no nos engañemos. La mayoría de cesáreas, episiotomías…  las provocan los médicos en los hospitales no respetando los tiempos de cada mujer ni las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud, (no hay más que ver las estadísticas), que es lo que yo pido que respeten.

Con los controles prenatales que existen hoy en día es muy difícil que un parto se tuerza. Es muy difícil que estando en casa, tranquila, con una matrona u obstetra, algo salga mal. Hay indicaciones básicas que se respetan para no realizar un parto en domicilio, como que el bebé venga de nalgas o sea un parto gemelar. Tampoco se puede dar a luz en un lugar que esté a más de cinco minutos de un hospital. Y las personas que dan a luz en casa y los profesionales que las acompañan, están más que enteradas e informadas de todas esas peculiaridades, mucho más que las que no se informan y van al hospital como el resto sin saber que van a ponerles en la vía intravenosa, o si es bueno que se lo pongan.

Igual que me critiquen o me quieran convencer incluso riéndose de mi de que no quiera epidural. ¡Ay que joderse! Si tu la has utilizado y te ha ido genial, mejor para ti. Que yo no vaya con la idea de utilizarla porque conozco los efectos secundarios y lo que puede significar para el trabajo de parto, no significa que luego no pueda cambiar de opinión y pedirla.

Parece que tenemos que ser todas iguales y nos tienen que poner a todas la misma medicación, y eso es lo que harían en la mayoría de hospitales, pero mi parto es mío, mío y de mi pareja. Va a ser un momento muy importante en nuestras vidas y la de nuestra hija, queremos vivirlo y disfrutarlo, queremos que lo respeten y queremos tener un buen recuerdo. Queremos poder hablar de ese momento y no huir de él porque el recuerdo sea terrible.