Hacemos BLW, ¿qué le digo a mi pediatra?

Suelo oír que algunas familias tienen problemas con sus pediatras cuando les dicen que han elegido Baby Led Weaning como manera de introducir la alimentación complementaria de sus bebés. Con este post quiero hacer una reflexión sobre este tema.

Los pediatras suelen dar unas pautas de alimentación, que no son más que recomendaciones y debemos tomarlas como tales. Algunos pediatras dan unas recomendaciones actualizadas e informadas, y otros dan unas pautas anticuadas, pero siempre es nuestra elección seguirlas o no. Si son anticuadas incluso podemos decirle que se recicle y dependiendo de la gravedad de los consejos, incluso podemos y debemos poner una reclamación en atención al paciente.

Con esto quiero decir que el pediatra, por darnos un papel con unas pautas de alimentación, no se convierte de repente en nutricionista y que no hay que seguirlas a pie juntillas si no queremos. Las recomendaciones son eso, recomendaciones.

En todas las  revisiones médicas que realizan en la consulta de pediatría te hacen preguntas sobre cómo come el bebé. Por lo general solemos contestar: “Bien, se lo come todo”, o “Bien, pero a veces no come mucho o no quiere comer”. No proporcionamos gramos y horarios de los últimos dos meses porque con una frase general, suele valer al pediatra para hacerse una idea. Puede que también te pregunten si has introducido algún tipo de alimento específico ya, puedes contestar y no es necesario decir cómo ha sido.

A no ser que haya algún problema con el bebé, con sus pesos, con su ánimo, sus caquitas, o que tengamos la sensación de que algo no va bien, al pediatra no tenemos por qué contarle específicamente que no le damos biberones de cereal a nuestro bebé, o que hemos introducido el huevo un mes antes de lo que nos señaló en sus hojitas de pautas. Directamente, ni siquiera es un dato importante decir que nuestro bebé nunca ha comido papillas.

O podemos ser sinceros y decir que nuestro bebé lleva una alimentación autorregulada, y ver cómo reacciona el pediatra. Es cierto que muchos son muy intransigentes con este tema. No saben ni quieren oír sobre BLW y les parece una locura. Yo todavía recuerdo los ojos en blanco de nuestro pediatra cuando le dijimos que no le dábamos cereales de farmacia a Lucy. Para muchos de ellos, los padres que deciden realizar esta manera la introducción de alimentos son unos irresponsables. Otros pediatras sin embargo animan a practicarlo.

Y aquí viene la parte importante del post:

La AEPED, que son los “superiores” de todos los pediatras españoles, reconocen y avalan la alimentación complementaria dirigida por el bebé (BLW), y en su web puedes encontrar información sobre esta. Si tú encuentras esa información, tu pediatra también debería conocerla, y si te pone alguna objeción, muy amablemente puedes dirigirle a ella.

Los padres y madres que hemos elegido el Baby Led Weaning como manera autorregulada de introducción de la alimentación complementaria no somos irresponsables.

Generalmente las familias que hemos hecho Baby Led Weaning nos hemos informado mucho sobre el tema y no hay nada que un pediatra pueda decirnos que nos haga dudar de nuestra decisión. Lo que estamos haciendo lo hacemos convencidos y sin poner en peligro a nuestro bebé porque sabemos cómo hacerlo.

Por otro lado, un o una pediatra no es el lobo feroz, en nuestra crianza poco tiene que decidir, por lo tanto poco tenemos que temer a que “nos regañe” según sus opiniones subjetivas. Cómo comemos o cómo dormimos en nuestra casa lo decidimos nosotros. Ellos se ocupan de las enfermedades infantiles.

 

En conclusión, un pediatra no puede inculcar a tu bebé ningún tipo de alimentación específica en contra de tu voluntad, ni regañarte por no seguir sus pautas (y menos si están desactualizadas). Tampoco puede criticar tu elección de seguir una alimentación autorregulada por tu bebé porque la AEPED la avala y recomienda.

Me encuentro a muchas madres y mucho padres a los que los pediatras les han regañado, que incluso les hacen dudar y pensar que están haciendo algo que no está bien. No dejéis que os regañen por tomar vuestras propias decisiones, por elegir algo que es bueno para vuestro bebé y que al fin y al cabo es vuestra decisión. Y sobre todo, ni siquiera es necesario discutir, que no os regañen por algo que ellos mismos deberían conocer y apoyar.

¿Has tenido algún problema

con el pediatra por hacer BLW?

La Trona Portátil: un producto de puericultura que si merece la pena comprar.

Nos dimos cuenta el año pasado por las fechas navideñas de reuniones familiares y de cenas fuera de casa, que no en todas las casas tienen una trona de bebés. Y las casas que la tienen es porque ya existe un bebé que la utiliza.

Allá donde vamos Lucy siempre come en la mesa con nosotros, ni antes ni después, al mismo tiempo y acompañada. Pensamos que es un momento social y familiar en el que aprovechamos para aprender a comer, nombres de verduras, frutas, colores, tamaños, números… Es una ocasión estupenda además para hablar entre nosotros y nos gusta que Lucy forme parte de ello y facilitar su aprendizaje.

Era necesario solucionar el problema de acceso a la mesa que tenía Lucy en casas ajenas y restaurantes, puesto que con una silla normal, ni llegaba ni llega a una mesa de comedor. Con la trona además de fomentar su autonomía fuera de casa comemos más cómodos.

Existen muchísimos tipos de trona portátil: de plástico, de tela, con alza, sin alza.. Incluso buceando por internet las he encontrado de menos de 20€.

Nosotros buscamos en varias tiendas y webs, y al final nos decantamos por una de TUC TUC: la trona portátil Topos African Routes.

Si bien no es de las más baratas, (somos conscientes que se puede encontrar una trona portátil por menos dinero), estamos muy contentos con nuestra elección por diversas razones.

  • Nos gusta mucho el diseño y los colores, nos parecen unisex y eso nos encanta. Tenemos la silla ligera de paseo también de TUC TUC y el estilo es único.
  • La tela de la trona es impermeable y se limpia fácilmente.
  • Las correas regulables que sujetan la trona a la silla son fuertes y fiables, así como los arnés que sujetan a Lucy. Nunca hemos tenido un susto.
  • Posee un compartimento en la base con separadores en el que llevar una botella o un tupper de comida. Incluso caben los cubiertos.

Y ahora que Lucy es más mayor la utilizamos también en casa porque ella se siente más parte de la mesa que en su trona, come incluso mejor y más tranquila. También pinta y dibuja en la mesa grande conmigo, nos acompañamos mutuamente.

Para mí es uno de los pocos productos de puericultura necesarios y a los que le estamos sacando más partido. Te da una libertad de movimiento estupenda,  puedes ir a cualquier sitio y nunca más tu bebé comerá en tu regazo o el del padre.

Además una trona portatil es un regalo estupendo, práctico y necesario. Si no sabes qué regalar a una premamá, con esto aciertas, y si estás embarazada y te piden consejo para regalarte, o te preguntan mil veces, pide una trona portátil que le vas a sacar provecho.

¿Tienes trona portátil?

¿Cuál ha sido tu experiencia?

 

 

 

 

 

La Lactancia Materna Salva Vidas. #TetaVsHambre

La creencia de que la leche artificial es un producto de primera necesidad y que supone una gran diferencia respecto a la mortalidad de bebés en países que sufren hambruna es una idea falsa que se nos han hecho creer, como muchas otras.

Pensar que una madre que tiene un bebé en uno de estos países no puede producir leche o que si lo hace su leche será de mala calidad y que es mejor que le alimente con biberón es completamente erróneo.

Cuando oigo o leo en las noticias que por cualquier razón bebés lactantes no van a poder obtener su alimento, refiriéndose a leche artificial, y lo denominan “producto de primera necesidad”, no puedo evitar ponerme muy triste y pensar que si esa madre hubiera tenido apoyo para establecer una lactancia materna exitosa en vez de facilitarle leche artificial como si fuera mejor que su propia leche, ese bebé no tendría que esperar su comida que recordemos muchas veces no llega, la tendría a su alcance en el pecho de su madre.

También pienso en un bebé recién nacido que necesita alimentarse cada poco tiempo llorando por hambre y se me parte el alma. No quiero pensar en el poco tiempo que un cuerpo con un estómago tan pequeñito tardará en deshidratarse y tener un final terrible.

Como madre, pienso en esa mujer con su bebé inconsolable en brazos, llorando con él, esperando su leche de fórmula, porque le han hecho creer que su cuerpo no es capaz de alimentarle y también me enfado. Me parece injusto y maldigo a esas empresas que durante décadas han publicitado que su producto era mejor que el alimento más perfecto que existe: la leche materna.

Y es que aunque nos hayan hecho creer lo contrario, una madre aún mal alimentada, puede dar de comer a su bebé con su leche y ésta será de mejor calidad que la leche artificial.

Además de esto, la falta de agua o acceso a la misma, y la peligrosidad de estar contaminada, convierte un biberón proporcionado a un bebé en algo insalubre. También tenemos que pensar en la incapacidad de poder esterilizar tetinas y biberones.

Esta manera de alimentación en un país en hambruna, que sufre guerras o desastres naturales no es ninguna solución, supone un gran problema y desgracia para esos bebés desnutridos.

Siempre es importante fomentar la lactancia materna,

pero en estos países supone un momento crucial

en la vida o muerte de un bebé.

Es tan importante concienciar sobre esto a las madres, padres y sociedad en general que la ONG “Acción Contra el Hambre” se ha propuesto “enseñar a pescar y no dar pescado” a estas familias: En vez reunir donativos para comprar leche de fórmula (que sabemos que sin agua limpia, ni manera de esterilizar los biberones es muy peligrosa) se han propuesto recaudar todo el dinero posible para fomentar la lactancia materna y poner en marcha proyectos de:

  • Promoción de la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses.
  • Mantener la lactancia incluso cuando el niño está enfermo.
  • Recuperación de la lactancia tras estrés post traumático (conflictos o desastres naturales) en baby tens (espacios diseñados para que las mujeres puedan amamantar con tranquilidad y seguridad).
  • Desterrar prejuicios sobre la lactancia que perviven en zonas rurales de algunos países.

Y a mi esto me emociona. Me parece un salto enorme y me da esperanzas porque gracias a esto la mortalidad infantil descenderá y desaparecerá algún día porque esto es un avance. Esas madres no tendrán que esperar más porque tendrán el alimento que su bebé necesita producida por su cuerpo, preparada, calentita y con todos los nutrientes necesarios. Esos bebés no llorarán de hambre.

Junto a Acción contra el Hambre se ha unido Madresfera, que ha organizado equipos los cuales vamos a recaudar todo el dinero que podamos para esta gran causa en la iniciativa Blogueras por la Lactancia.

El equipo en el que participo como mamá bloguera se llama Teta versus Hambre y capitaneado por La Aventura de mi Embarazo estamos preparando sorpresas y trabajando mucho para recaudar la mayor cantidad de dinero posible.

Puedes seguirnos en nuestra Fanpage de Facebook o en Twitter para ver las novedades.

Queremos hacer todo lo posible para que mucha gente se anime a dar su donativo para esta acción solidaria.

Estas son las blogueras que componen el equipo #TetavsHambre:

Mi mundo Mundial
El nudo de sus zapatos
Cuentos de Amatxu
Centímetros News
Cuando los sueños despiertan
Kairós Ludus
Tus patucos y mis tacones
Socorro que soy mamá
De profesión mami
Mami Futura
Mimos para mamá

Puedes donar desde 5€, que además te puedes desgravar en la declaración de la Renta del ejercicio 2016, hasta un 75%, por lo que gran parte de lo que dones te será devuelto. Además, estamos movilizando a marcas y colaborador@s para realizar una rifa (cada 5€ de donación, una participación), para que donar también tenga su recompensa en premio, un premio que recuerde la acción solidaria que realizaste.

 

13332921_1628999347422011_1803034564553188716_n

 

Puedes ayudar a esta genial iniciativa así:

  • Realizando una donación económica a través de nuestra iniciativa, desde 5€, con la ventaja fiscal de que es deducible.
  • Síguenos en las redes sociales que hemos creado para este fin: Facebook y Twitter.
  • Comparte nuestras publicaciones en los diferentes blogs y redes sociales bajo el hagstag #tetavshambre para que llegue a más gente.
  • Anima a tus amigos y conocidos a donar.
  • Si quieres, únete a nuestro equipo, cuant@s más, mejor
  • Cualquier idea que se te ocurra, ¡cuéntanosla!

¿Te unes a esta iniciativa solidaria tan necesaria?

 

 

¿Cuándo y cómo comenzar con la Alimentación Complementaria?

Cuando nuestro bebé cumple seis meses es el momento de comenzar a introducir la Alimentación Complementaria (AC), pero muchas veces no sabemos cómo empezar, qué alimentos se pueden dar, cuáles no, si hay un orden predeterminado o si es necesario ofrecer los alimentos procesados como me pregunté yo en su momento.

En nuestro caso, leímos y buscamos información en la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) y la Asociación Española de Pediatría (AEPED). También leímos otros libros y buscamos información en internet.

Al ponernos a investigar descubrimos que algunos pediatras entregan en sus consultas unas hojas con información y pautas a seguir respecto a la alimentación complementaria (a nosotros también nos la dieron) y muchos de ellos entregan información obsoleta respecto a alergias e introducción de alimentos (otros pediatras si están actualizados), y es bueno recordar que esas hojas son solo recomendaciones, que no estamos obligados a cumplir. Tenemos todo el derecho a informarnos sobre este tema y decidir. Al fin y al cabo, son nuestros bebés.
Además son recomendaciones que varían de un pediatra a otro  por lo que podemos llegar a la conclusión que las recomendaciones muchas veces se basan en creencias subjetivas y costumbres culturales o familiares.

La OMS y la AEPED recomiendan (también recomiendan, evidentemente no puede obligarnos) una lactancia materna exclusiva hasta los seis meses. En el caso de la lactancia artificial es exactamente igual: nada de agua, manzanilla, zumo de naranja, cereales, papillas o cualquier otra cosa que se nos ocurra hasta los seis meses.

¿Por qué seguir las recomendaciones de la OMS

o la AEPED y no las de mi pediatra?

Porque estos organismos tienen información actualizada

y de rigor científico. Además los pediatras no tienen formación específica sobre lactancia o nutrición.

Un pediatra que aconseja introducir la AC a los 4 meses contradice a la OMS y a la AEPED, que son sus “jefes” directos y los que le proporcionan actualizaciones favorables para la salud de los niños. Puede que sepa mucho de enfermedades infantiles, que es lo que ha estudiado, pero claramente sobre lactancia materna y alimentación infantil no quiere actualizarse, así que ahí encontramos una razón para agradecer la copia que nos ha dado e ignorar sus recomendaciones, porque pueden dañar la salud de nuestro bebé a largo plazo.

Pero evidentemente debemos comenzar con la Alimentación Complementaria y encontrar información sobre la que basarnos.

Cuando un bebé cumple seis meses es momento de comenzar con la Alimentación Complementaria (AC) y se debe comenzar a partir de los seis meses por varias razones:

  1. Las necesidades nutricionales de los bebés aumentan.
  2. Los bebés ya se sientan solos o por lo menos se mantienen sentados y esto indica que su sistema digestivo está preparado para recibir otro tipo de comida.
  3. Muestran interés por la comida. Muchos bebés no tienen curiosidad hasta un tiempo después. (No confundir con el afán de meterse todo lo que pillan en la boca).
  4. Son capaces de coger un alimento y llevárselo a la boca.
  5. Desaparece el reflejo de extrusión.

Estas son las señales que nos indican que un bebé está preparado para comenzar con la AC y no es conveniente comenzar antes de tiempo.

Las pautas básicas que nosotros tomamos como guía a la introducción de alimentos son las siguientes y las contrastamos con varios organismos oficiales ya mencionados anteriormente:

  • El alimento principal de un bebé es la leche materna o artificial hasta el año de edad. La leche materna cambia según las necesidades del bebé.
  • No se deben sustituir tomas de leche a favor de alimentos.
  • La lactancia seguirá a demanda y se ofrecerá antes de la alimentación complementaria. La AC como su nombre indica, complementa a la leche.
  • Se introducirán los nuevos alimentos siempre de uno en uno para comprobar que no hacen daño al bebé.
  • Para dar un alimento por introducido y así poderlo juntar con otro, deberá probarlo 3 días (3 veces), no necesariamente consecutivos para asegurarnos que no le sienta mal.
  • La introducción de cereales según la SEICAP y la AEPED ya no es necesaria hacerla “sin gluten” primero y “con gluten” después. De hecho recomienda introducir cereales con gluten en pequeñas cantidades.
lucy_blw_34semanas

Lucy con 34 semanas comiendo pan. Una manera perfecta de introducir el gluten.

  • No es necesario retrasar ni adelantar ningún alimento para evitar alergias.
  • No es necesario seguir pautas estrictas de pesos y cantidades, ni orden de tipos de alimentos en la introducción.
  • Todos los alimentos son potencialmente alérgenos pero se tendrá especial cuidado con alergias que existan en la familia.
  • No es necesario introducir los cereales en formato “farmacia”(gran cantidad de azúcar), pero si se hace, nunca en biberón.
  • No incluir en las comidas el azúcar y la sal, especialmente hasta el año de edad.
  • No es necesario y yo no recomiendo dar productos “específicos para bebés” que grandes multinacionales fabrican. Además de llevar una gran cantidad de azúcar, juntan varios ingredientes en el mismo producto y utilizan ingredientes como leche de vaca (no recomendado hasta el año) o miel (no recomendado hasta los 3 años).
  • Es muy necesario conocer los alimentos prohibidos hasta el año de edad.
  • No debemos obligar a comer a nuestro bebé, ni distraer, ni engañar para que coma. Los niños comen lo que deben comer y ninguno se mata de hambre. La forma de comer que le enseñemos la recordará toda la vida, así que es mejor que lo haga tranquilo, acompañado por su familia y permitiéndole experimentar para que sea un momento agradable y sin llantos.

Estas son a priori las indicaciones que nosotros seguimos en casa.

¿Cómo doy de comer a mi bebé? ¿Es necesario que los bebés coman purés o papillas? ¿Existen alternativas?

Estas eran algunas de las preguntas que me hice durante el embarazo. Mi pensamiento era que comer todos los días purés, que te den la comida e incluso te obliguen como les pasa a muchos bebés, no debía ser agradable. La verdad es que la idea no me gustaba ni me gusta, y mi intención era evitarlo. Pienso que comer debe ser un placer y vivir ese momento con luchas o llantos no es algo que quisiera para nosotros.

La comida procesada no les permite conocer y diferenciar sabores, texturas e incluso colores. Al triturarla además, le estás quitando gran cantidad de nutrientes.

Por estas y otras razones, empecé a investigar y encontré otra manera de enseñar a comer a los bebés, una manera desconocida pero no nueva, ya que antes de la existencia de las procesadoras de alimentos esta era la manera en la que los bebés comían.

Nosotros hicimos Baby Led Weaning (BLW) desde el principio y nos ha funcionado muy bien. Introducimos los alimentos de manera natural, de uno en uno y de manera autorregulada por nuestra hija.

En casa hemos aprendido a alimentarnos mucho mejor, ya que adaptamos nuestra comida para que Lucy pueda comerla. Es mucho mejor dar una pieza de fruta que un potito. Dar pasta, fideos o pan en vez de papillas de cereales… Y así con todo.

En general hemos llevado la AC muy bien. Lucy ha aceptado muy bien casi todos los alimentos, ha aprendido a gestionarlos más rápido de lo que esperábamos y hemos conseguido no dar de comer a nuestra hija.

Lucy se alimenta perfectamente, utiliza los cubiertos desde los 10 meses y ha aprendido a sentarse a la mesa y comer ella sola (cuando quiere). Incluso hemos detectado alimentos que no le gustan mucho y ya sabemos cuáles son sus favoritos.

Existe otra manera de dar de comer a los bebés diferente a la que estamos acostumbrados culturalmente, y bajo nuestro punto de vista y experiencia, es mucho mejor que la tradicional.

lucy_blw_32semanas

Lucy comiendo calabacín, aguacate y pollo a la plancha con 32 semanas.

He hablado de el BLW en algunas entradas, pero escribiré más a conciencia sobre ello, Lucy mediante como siempre.

Igualmente, si decides dar de comer a tu bebé purés y papillas, estas pautas también sirven para un buen comienzo a la introducción de alimentos.

¿Qué pautas seguiste para comenzar con la AC?