La Línea Púrpura durante el Trabajo de Parto. Entrevista con Ascensión Gómez.

Cuando estás embarazada escuchas a muchas mujeres decir que los tactos vaginales durante el parto son muy molestos y dolorosos porque el recuerdo para muchas mujeres no suele ser bueno. Es un momento del parto que, por esos mismos comentarios, genera miedo e inquietud a las parturientas, por lo tanto estrés y un aumento de producción de adrenalina. Te preguntas si en un momento así, en el que necesitas tranquilidad, intimidad y segregar oxitocina, es completamente imprescindible sufrir ese tipo de molestias.

 

 

Actualmente la recomendación de la OMS y del Ministerio de Sanidad español es realizar un tacto vaginal para averiguar la dilatación cervical cada 4 horas como mínimo. Por supuesto, puedes negarte a ello o puedes pedir que lo hagan cuando lo creas necesario. Es tu parto y tú decides.

Cuando te realizan un tacto vaginal, no solo miden de manera subjetiva tu dilatación, también la consistencia del cuello del útero (si es duro, blando o medio) y el borramiento. También mediante el tacto vaginal se comprueba la altura y presentación de la cabeza del bebé, la posición y actitud de la misma y si hubiese alguna anomalía como un prolapso de cordón.

Siempre me he preguntado desde cuándo se realizan tactos vaginales, porqué comenzaron a realizarse y si intuir la dilatación del cuello del útero antes se conseguía de otra manera, o incluso si realmente es tan necesario ya que muchas matronas son capaces de saber si una mujer está en dilatación completa solo con mirarles la cara y prestar atención a sus gestos faciales.

Entonces descubres que existe la línea púrpura, que aparece durante el trabajo de parto y es una linea pigmentada de color violeta o azulada. Surge desde el ano y va subiendo hacia el coxis en medio de los glúteos según avanza la dilatación, y sirve para estimar cuántos centímetros se ha avanzado Simplemente hay que observar a la mujer durante su trabajo de parto, ni tocar, ni realizar una exploración invasiva, molesta y dolorosa, y por supuesto, dejar que tenga movimiento libre y no obligarle a mantener una posición de litotomía que impediría la visibilidad de esta línea.

 

 

Además aprovechar esta señal natural que nos ofrece el cuerpo de la mujer, reduce el riesgo de infección y evita roturas de bolsa que podrían generar otros problemas durante el parto.

¿Y por qué no se utiliza la observación de la línea púrpura en todos los partos? ¿Por qué muchas no conocimos su existencia de boca del personal sanitario que acompañó nuestro embarazo?

Para conseguir respuestas a estas y otras preguntas me puse en contacto con Ascensión Gómez, comadrona, fisioterapeuta especializada en mujer y suelo pélvico.​ y directora del Centro Hebamme en el que un grupo de profesionales acompaña a mujeres durante su embarazo, parto y puerperio. Centro Hebamme es un lugar pluridisciplinar, donde se trabaja desde la matronería, la fisioterapia, la psiocología y terapias de grupo, para abarcar todo el entorno familiar, maternidad y crianza.​

Ascensión ha atendido partos en casa, aunque ahora se ha tomado un tiempo de descanso para dedicarse a su familia y  a trabajar en Centro Hebamme; Me interesaba su punto de vista porque es una mujer que se expresa de manera muy clara, defiende la libertad de decisión de toda mujer en su parto y condena la violencia obstétrica recurriendo a la evidencia científica. Es una profesional formada y actualizada, que comparte información con quien quiera aprender.

He buscado información sobre la antigüedad de los tactos vaginales y no he sido capaz de encontrar una fecha o un “inventor”. 

​”No hay referencias precisas de los tactos vaginales. En algunos escritos antiguos se describen pero no con precisión. El tema de la maternidad siempre ha estado en manos de las mujeres, y, por tanto oculto, y no ha sido tratado con el mismo interés por parte de los impulsores de la medicina. Tampoco se han usado los tactos vaginales como se utilizan ahora (para registrar una “progresión”). Los tactos han sido, y deberían volver a ser, una intervención invasiva que sólo se utiliza para tomar decisiones.​”

 

“Los tactos han sido, y deberían volver a ser, una intervención invasiva que sólo se utiliza para tomar decisiones.​”

Ascensión Gómez, Matrona

 

¿Cómo se reconoce la línea púrpura?

​ “La línea púrpura es visible entre las nalgas con la dilatación y, sobre todo, con el avance de la presentación fetal por el canal del parto. En algunas mujeres es muy evidente, y en otras no tanto. Para verla, la mujer debe estar inclinada hacia delante y tener luz en la zona.”.

 

¿Es aconsejable observar el lugar dónde estará antes del trabajo de parto para reconocer las diferencias?

​”Antes del trabajo de parto, no se aprecia en la inmensa mayoría de los casos. Sabemos que aparecerá en la línea interglútea, pero ​su aparición real es cuando la presentación empieza a bajar por el canal del parto”.

¿Los tactos vaginales son estrictamente necesarios?

“​No. Como decía antes, los tactos deben ser una guía o una herramienta para la toma de decisiones. Para conocer y valorar una dilatación, hay otros signos (movimientos, sonidos, movimiento vulvar) que nos indican si hay avance o no. Cuando hay dudas, o cuando se precisa una información más específica (posición del bebé o algún otro dato), es cuando el tacto vaginal se hace necesario y útil.”.

¿Qué alternativas existen para conocer la consistencia, borramiento y dilatación?

​”El tacto puede proporcionar información sobre el cuello (dilatación, borramiento, consistencia y posición) y sobre el bebé (posición de la cabeza y presentación del punto guía). La posición del bebé se puede palpar por la barriga, pero para conocer con más exactitud la posición concreta de la cabeza (si está deflexionada, o asinclítica) es mediante un tacto.”.

¿Los tactos vaginales son el único método de conocer la posición de la cabeza del bebé o es un dato que no tiene relevancia hasta que no se presenten otro tipo de problemas?

​”Conocer la posición precisa nos puede orientar ante un problema de descenso, por ejemplo. Si no hay problemas, no es necesario saberlo.”.

¿La observación de la línea púrpura sustituye al tacto vaginal, o realmente por la posición de litotomía que en muchas ocasiones se obliga a adoptar a las mujeres, esta observación se ha perdido dando paso al tacto vaginal?

“​La línea púrpura, como los movimientos, los sonidos o ciertos gestos, son señales de cómo va el parto, pero no son exactos ni son imprescindibles, es decir, que por la postura que tiene la mujer no vea la línea púrpura, no significa que esté perdiendo información. Los tactos no sustituyen a la línea púrpura porque no son lo mismo ni proporciona informaciones iguales; son cosas diferentes.”.

El resultado del tacto vaginal es subjetivo, igual que la observación de la línea púrpura, porque no para todo el mundo 10cm es lo mismo, ni el tamaño y grosor de los dedos es el mismo: ¿Qué es más fiable?

“​Lo más fiable es que la persona que hace la valoración sea siempre la misma, y que tenga capacidad para observar e integrar toda la información, venga de donde venga. Si son diferentes personas, o si la misma persona no integra todas las señales, no sirve de nada un tacto o la línea púrpura. Eso sólo son datos aislados que no significan nada si no se incluyen en una situación concreta, con una mujer, en un momento determinado. Ninguna de estas cosas son un metro de medir: son datos sin sentido por sí solos.”

¿Cuenta con evidencia científica? ¿Algún organismo oficial lo recomienda? ( solo he encontrado información de Lesley Hobbes en un artículo publicado en la revista “The practising midwife” Noviembre 1998 habla de la observación de la línea púrpura en parturientas)

​No es una herramienta precisa ni exacta. No aparece en ningún manual oficial que yo sepa. Tampoco aparecen los gemidos y los sonidos respiratorios, y para mí, son más fiables que los tactos vaginales, si sabes observarlos y ver su evolución en cada mujer. Eso forma parte del ARTE de las comadronas. No se pueden hacer estudios objetivos con esos datos.​

¿Actualmente se incluye en la formación de las matronas o se comenta en las clases de preparación al parto a las mujeres embarazadas como alternativa?

​No conozco todas las formaciones de matronas. A mi no me lo enseñaron en mi formación, pero hace ya unos años. Yo lo leí y me puse a investigar y observar. ​

¿Todas las mujeres lo presentan?

​No podría decirte, porque no hay registros de ello. Yo lo he observado en un altísimo porcentaje de las mujeres que he atendido (un 99%), pero no siempre lo he buscado, ni siempre lo he visto.​

En tu experiencia, ¿piden la observación de la línea púrpura muchas mujeres?

​ A mi, ninguna.​

 

 

Quiero agradecer a Ascensión el tiempo que me dedicó para contestar a estas preguntas con tanta amabilidad.

Gracias a ella obtengo varias conclusiones: los tactos vaginales son necesarios para medir ciertas cosas, pero es una intervención invasiva que sólo se debería utilizar para conseguir información cuando hay que tomar decisiones y que lejos de ser completamente necesario hacer tactos, otras señales como la respiración, los gemidos o la línea púrpura deberían ser tomados más en consideración de lo que actualmente se hace. Creo que esto se podría conseguir si se integrasen los modelos de matronería One to One en los hospitales, para que la parturienta esté atendida durante el trabajo de parto ininterrumpidamente y con la misma matrona. Los partos en casa son un ejemplo claro de este tipo de atención.

 

¿Conocías la Línea Púrpura?

¿Crees que hay otras señales más importantes que los tactos a tener en cuenta durante el parto?

Anuncios

10 Cosas que debería saber una Premamá que quiere dar el pecho

Si estás embarazada y has decidido dar el pecho ¡Felicidades! Has elegido dar lo mejor a tu bebéPuede que todo vaya perfecto o puede que cueste. A veces no es fácil, surgen problemas, no te dan buenos consejos, o te encuentras con profesionales sanitarios desactualizados que no te ayudan… Pero no desesperes, no te rindas y busca ayuda para dar lo mejor a tu bebé.

Creo que es fundamental prepararse de cierta manera para la lactancia, ya que en nuestra sociedad actual no convivimos con mujeres lactantes, hay muchísimos mitos al respecto y de nuestro alrededor surgen consejos contraproducentes aún con la intención de ayudar.

A continuación puedes encontrar algunos consejos que yo daría a una premamá que está dispuesta a dar el pecho, cosas básicas que creo debe saber para prepararse durante el embarazo:

1. Busca información fiable y actualizada sobre lactancia materna.

 

El libro de Carlos González “Un Regalo para toda la vida” es una guía muy completa sobre lactancia materna. Aprenderás muchas cosas y en 40 semanas te da tiempo de sobra a leerlo. No está de más que lo lea tu pareja, familia y gente de tu alrededor. Incluso es bueno tenerlo a mano en los primeros días después de dar a luz.

Otro libro recomendado (por Ana Guillén del blog Mi Mamá es Asesora de Lactancia) es “Vas a ser mamá. Cómo prepararse para la lactancia” de Alicia Rodríguez y Lorena García.

“El Arte Femenino de Amamantar” o “Amar con los brazos abiertos” de Carmela Baeza también son buenas opciones

“Lactancia Materna. Casos reales de superación” de Carmen Vega de la web Consulta Lactancia Sevilla que puedes encontrar en Amazon, seguro que te hace pensar que si estas mujeres han podido a pesar de todo, ¡tú también!

Además puedes encontrar webs y blog que ofrecen buena, fiable y actualizada información sobre lactancia. Te recomiendo que bucees por ellas:

La Liga de la Leche

Maternidad Continuum

Alba Lactancia

Comité de Lactancia Materna de la AEP

OMS

La información es poder.

2. Busca un Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna y acude a sus reuniones.

 

Si, incluso estando embarazada.

Aprenderás un montón de las asesoras de lactancia y monitoras, verás a otras mamás dar el pecho y sin darte cuenta aprenderás posturas, conceptos y desterrarás mitos de tu mente. Puede que hasta consigas amistades que puedan ayudarte más adelante y con las que compartir ratos de teteo.

Busca por tu provincia que seguro que encuentras alguno en los siguientes enlaces:

Grupos de Apoyo a la Lactancia de iHan

Grupos de Apoyo de la Liga de la Leche

3. Hazte miembro de grupos de Facebook sobre Lactancia Materna.

 

Existen grupos de Facebook dónde puedes hacer consultas que Asesoras de Lactancia formadas te contestarán.

Durante el embarazo puedes ir leyendo consultas de otras madres y aprender por si te ocurre a ti algo parecido. Yo lo hice durante muchos meses y de verdad, ayuda muchísimo. No vale cualquier grupo, debe ser un grupo actualizado y que no permita que cualquiera te de un mal consejo.

Asesoras de Lactancia on line

Consultas Alba Lactancia

Ser Mamá: Embarazo, Parto y Crianza

Te habrás fijado que hablo más de Asesoras de Lactancia que de Pediatras o Matronas. Según mi experiencia están más formadas y actualizadas en el tema, aunque hay matronas que también lo están, pero puedes dar con una que no. Los pediatras, a no ser que se hayan formado específicamente, no son especialistas en lactancia.

Con esto que digo, intento que seas crítica, y pienses que pueden equivocarse. Si has realizado el punto 1 y te dicen algo contrario a lo que ya sabes, es una clara señal de que tienes que buscar una segunda opinión.

4. También se realizan talleres y charlas sobre Lactancia Materna.

 

Si entras en los grupos antes mencionados o en las webs, seguro que te comienza a llegar muchos carteles de talleres que se impartirán. Muchos se realizan en tiendas de puericultura, de porteo… Seguro que merece la pena acudir.

Incluso puedes encontrar formaciones de asesora de lactancia materna en Alba Lactancia, Fedalma, Edulacta

5. No es necesario que prepares tus pechos o pezones para la lactancia.

 

Existe una leyenda urbana que dice que hay que “preparar los pezones” para la lactancia, para evitar grietas o heridas. Lo que evita estas cosas es conseguir un buen agarre. Si tienes molestias busca alguien que te ayude con la posición.

Durante el embarazo tu cuerpo se prepara para dar de mamar, así que tranquila. Si notas sequedad puedes aplicar un aceite lo más natural posible (coco, almendra, rosa mosqueta) con normalidad. Pero no se recomienda darse masajes, ni tirarse del pezón, ni sacárselo con un sacaleches…

6. Los bebés maman cada poco tiempo y a demanda: cuando quieran, el tiempo que quieran.

 

Es importante que interiorices esto y no pienses que tu bebé no es normal porque quieres estar todo el tiempo en el pecho. Si tu bebé toma pecho cada poco tiempo y muchas veces al día es completamente normal.

A demanda no significa cada 3 horas, ni 10 minutos cada pecho. A demanda significa siempre que pida el bebé, todas las veces que además tú quieras ofrecerle, y todo el tiempo que quiera.

Poco a poco espaciará las tomas y aprenderá a mamar más rápido. Reconociendo las señales de hambre conseguirás que ni siquiera llore y te adelantarás a su demanda ofreciendo el pecho.

Puede que al principio esto te agote o te agobie, pero pasará. No dejes que nadie te convenza de que tu bebé se comporta así porque se queda con hambre.

7. Conoce e infórmate sobre lo que es una Crisis de Lactancia y cómo actuar.

 

Una crisis de lactancia es un desajuste entre oferta y demanda. En ciertos momentos durante la lactancia los bebés demandan más leche de la que estás produciendo, y la única manera de producir más leche es la succión del bebé. Los bebés son muy listos y por eso estarán unos días más pegados de lo normal al pecho. Tú notarás que algo raro pasa: es una crisis de lactancia o crecimiento.

La solución es teta, teta, teta, piel con piel, porteo y mucha paciencia, que pasará.

8. Puedes encontrar aplicaciones para móvil que te proporcionará información y podrás tenerlas siempre a mano.

 

LactApp es una aplicación con más de 2.300 respuestas personalizadas a preguntas en las diferentes etapas, creada por Alba Padró y Maria Berruezo, dos pesos pesados de la lactancia materna. Con información fiable y actualizada, puedes encontrar esta aplicación tanto para Android como para iOS.

Y por favor, huye de esas aplicaciones que te hacen apuntar cada cuánto come el bebé, de qué pecho ha comido, y cuánto tiempo con un cronómetro incluído. No sirven para absolutamente nada. La lactancia es algo mucho más natural y espontáneo. Creeme que vas a saber cuál es el pecho que toca en cada toma. Olvídate del reloj.

Archivo 5-6-17 1 53 28

9. Existen conceptos que me parecen importantes para comenzar con buen pie la lactancia.

 

Deberías conocer estas situaciones:

– Cómo reconocer cuándo un bebé tiene hambre,

– Cómo saber si produces suficiente leche

– Cómo reconocer los síntomas de deshidratación en bebés.

10. No dudes en pedir ayuda si tienes algún problema. Ten claro que amamantar no debe doler.

 

Los primeros días después del parto, estamos cansadas, es todo muy nuevo y a veces encontramos profesional sanitario que no está actualizado en lactancia materna.

Te dan consejos contradictorios y te hacen un lío, te dicen que el bebé tiene que hacer callo en el pezón y piensas que si vas a seguir con el dolor que tienes, no podrás aguantar… Y mil cosas más.

¡Pide ayuda! Los primeros días son muy importantes para establecer la lactancia, y si necesitas ayuda, no sientas vergüenza ni apuro. Te aseguro que hay muchas asesoras de lactancia que te ayudarán. Puedes encontrarlas en los grupos de Facebook mencionados con anterioridad y también en grupos de crianza y lactancia. No dudes en preguntar, no dudes en buscar ayuda.

A lo mejor piensas que son muchas cosas pero realmente no son tantas. Yo las hice todas y puedo decir que además de tener bastante conocimiento sobre lo que venía, me sentía segura y preparada para ello, que es muy importante. Estaba bastante tranquila porque muchas cosas no me las iba a encontrar de sorpresa y por otro lado sabía que podía buscar ayuda y que la encontraría, y por supuesto la encontré.

La comadrería entre mamás que damos el pecho es estupenda, 

siempre hay alguien dispuesta a ayudarte.

¡Suerte y Ánimo!

¿Para qué están las matronas?

Hoy 5 de mayo, es el Día Internacional de las Matronas.

La matrona es el profesional sanitario adecuado y formado para atender los partos. Son enfermeras (y últimamente también enfermeros) que tras realizar pruebas de acceso EIR se especializan en Obstetricia y Ginecología. Hay que recordar que la gran mayoría de partos son normales y no requieren de la presencia de un obstetra, las matronas están preparadas para atenderlos hasta el final, expulsivo incluído.

Pero estas no son sus únicas funciones, también proporcionan una atención integral a la salud reproductiva, sexual y maternal de la mujer, atendiendo a la madre en el diagnóstico, control y asistencia al embarazo, parto, puerperio normal y la atención al recién nacido.

Puede que muchas de nosotras no lo sepamos, pero las matronas no solo acompañan a las mujeres durante su embarazo y parto, también están preparadas para atender a mujeres durante su adolescencia con actividades educativas en materia de salud sexual y reproductiva, información y asesoramiento en métodos anticonceptivos o enfermedades de transmisión sexual, y durante el climaterio con información y consejos sobre la menopausia, prevención de alteraciones del suelo pélvico, incontinencia urinaria, etc… No conozco a muchas mujeres que hayan visitado a la matrona para este tipo de consultas a lo largo de su vida, yo misma solo he acudido a su consulta durante mi embarazo.

La matronería es importante para la salud de la mujer y cumple unas funciones necesarias según el momento en el que esta se encuentre. Puede que por eso, la mayoría de sus funciones no son conocidas, porque es un profesional sanitario específico para la mujer. Y puede que por eso mismo, en muchas maternidades se les trate como un profesional de segunda sin autonomía ni capacidad de decisión, relegado al poder y sabiduría de los obstetras.

No es algo nuevo si digo que no hay suficientes matronas, ni en los centros de atención primaria, en los cuáles atienden a un gran número de mujeres, (muchas veces tienen pocos minutos para hablar con una embarazada que a lo mejor no es capaz de transmitir todas sus inquietudes y preguntas en tan poco tiempo), ni en los paritorios ni plantas de maternidad de los hospitales españoles.

Dudo mucho que las matronas hoy en día dispongan del espacio y de las herramientas propias para realizar las funciones mínimas.

Para ser completamente sincera, también dudo que algunas matronas se reciclen en la forma de atender los partos bajo la evidencia científica actual. Algunas siguen dando una preparación al parto anticuada, que responde a los protocolos de los hospitales en los que trabajan, protocolos que no respetan las recomendaciones de los principales organismos oficiales. A causa de esto, muchas mujeres tienen información desactualizada y errónea, y dan como buenas, prácticas que no son favorables ni necesarias en un parto.

Por otro lado y por suerte, cada vez más matronas se involucran y luchan por un cambio en la atención al parto desde los hospitales. Otras lo hacen atendiendo partos domiciliarios. Todas saben que las mujeres necesitan volver a ser las protagonistas de sus partos, que merecen tener un parto respetado y que no es una utopía.

Algunos estudios concluyen que los centros de parto regulados y dirigidos por matronas, ofrecen una alternativa segura, satisfactoria y costo-efectiva para las mujeres que experimentan un embarazo y parto normal sin aumentar la mortalidad ni la morbilidad. (Hallet (2000), Saunders y cols (2000), Olsen Jewel (2000), Albers Katz (1991))

La presencia de matronas durante el parto mejora la satisfacción de la parturienta, se sienten más empoderadas y con la capacidad de tomar decisiones durante su parto, algo que no se tiene en cuenta pero que es lo más importante de todo.

La atención de las matronas disminuye el uso de epidurales, de petidina, de episiotomías, de monitorización fetal electrónica, de amniotomías, de infusiones intravenosas, de exámenes vaginales. Y existe una baja incidencia de distocia de hombros, son partos más cortos, con más uso de hidroterapia y menos distrés fetal

Por supuesto la satisfacción laboral de las matronas aumenta cuando se les permite trabajar con autonomía y no están supeditadas a órdenes de algunos sanitarios acostumbrados a intervenir los partos y que tratan el embarazo y el parto como una patología, cuando no lo es.

El modelo de matronería One to One (instaurado en Reino Unido) es necesario para que las mujeres obtengan una atención personal y continua. Que una misma matrona atienda el parto de principio a fin favorece la actitud de la parturienta, le proporciona seguridad e intimidad y está comprobado (McCourt C. 1996 y Beake S. 2001) que las intervenciones disminuyen y los partos son más cortos. Incluso se sabe (Waldenstron U, 1998) que las mujeres atendidas durante su embarazo por matronas tienen menos probabilidad de sufrir una inducción o una estimulación al parto, de pedir epidural, de partos instrumentales o episiotomías, o de acabar en cesárea.

Después de leer todos estos datos, de conocer que la atención y acompañamiento de las matronas es el adecuado para una mujer en su embarazo y parto normal, ¿por qué en muchos hospitales no es el profesional sanitario que los atiende? ¿Por qué las matronas escasean en los paritorios y plantas de maternidad? ¿Por qué me ha costado tantísimo encontrar fotografías de partos atendidos por matronas respetando la fisiología del parto?

Las respuestas a estas preguntas suelen ser que falta presupuesto para contratar más matronas, que no puede haber una matrona por cada mujer que está dando a luz. Además, si no se tuercen los partos, ¿dónde quedan los obstetras? Pero es que las matronas ahorran dinero. ¡Si no medicalizamos los partos, salen muchísimo más baratos! Y si la presencia de matronas favorecen los partos naturales, está muy claro.

Los partos normales en los que respetan los tiempos de cada mujer, el movimiento libre, que no son estimulados con oxitocina, son más baratos porque no existe cascada de intervenciones y no hay que solucionar problemas que se provocan por no respetar la fisiología del parto. Y puede que ese sea el problema, que son gratis. Nadie gana con ellos, ni la farmacéutica que no vende epidurales, ni el obstetra que programa una cesárea en el hospital privado. Solo ganan las mujeres y sus bebés, y parece que no es suficiente.

Si solo necesitamos matronas para dar a luz, y eso no es un negocio (ni tiene que serlo), ¿por qué insisten en meternos prisa para parir con inducciones, monitores en la semana 37, en obligarnos a dar a luz en una posición inadecuada? ¿Por qué no dejan que los partos simplemente sucedan? ¿Por qué a veces estar embarazada y dar a luz se convierte en un momento de estrés y preocupación por ser tratado como una enfermedad?

Las matronas están para eso, para atender partos.

Para respetar las decisiones de las mujeres y no considerarlas enfermas. Para evitar procedimientos innecesarios, dar información y actuar bajo la evidencia científica.

Pero, ¿les dejan hacerlo?

 

Feliz día de Matrona a todas aquellas que hacen bien su trabajo, que se preocupan y que disfrutan con ello.

¡Seguid así por favor!

DECALOGO DE LA MATRONA

Calendario Infantil de Tela- Vida Práctica

Estas Navidades los Reyes Magos nos han traído un calendario de tela. Algo que yo pretendía fabricar más adelante, con fieltro o goma eva, porque además de bonito me parece muy práctico. Pero agradezco la idea de los Reyes porque el mío no hubiera tenido unos acabados tan perfectos ni hubiera conseguido que fueses tan requete bonito como este.

mycalendar_completo

My Calendar- Multi-colour es de la marca Fiesta Crafts y un Rey Mago lo encontró en CostCo por 20€. Me parece una ganga el precio y más porque en la web cuesta 41,99 Libras.

My Calendar se presenta en inglés (aunque hemos visto recientemente que también hay modelo en español en el mismo establecimiento) y se puede utilizar toda la vida.

Consta de:

  • Números  del 0 al 9 (el 1 y el 2 repetidos).

  •  Los doce meses del año.

numbers_months_mycalendar.jpg

  • Las cuatro estaciones.

  • Los 7 días de la semana.

  • Un termómetro para  la temperatura.

week_mycalendar.jpg

  • Y ocho fenómenos atmosféricos para señalar qué tiempo hace cada día.

    weather_mycalendar

EStá fabricado en tela y tiene unas tiras de velcro para colocar las formas cuando no se utilizan. Igualmente tiene velcro en cada espacio destinado a señalar las características del día.

Todos los días nos paramos un ratito para cambiar el número, el día de la semana, el tiempo que hace y la temperatura. ¡El día que haya que cambiar el mes y la estación del año también va a ser la bomba!

mycalendar_lucy_cambiando.jpg

Según cambiamos las diferentes secciones nombro a Lucy lo que estamos cambiando, en castellano e inglés, y ella siempre se para a ver los dibujos, repite las palabras o nombra el color e incidimos sobre lo que le llama más la atención y despierta su curiosidad. Las caritas de las nubes siempre son una parada obligatoria.

Pasamos un ratito al día viendo conceptos nuevos, que aprende muy rápido y relaciona con el tiempo que hace fuera de casa.

La semana pasada por ejemplo, con los días de viento que hizo, cuando ella lo oía soplar y le decías: “¡Qué viento hace Lucy!”, ella sola se iba corriendo a buscar la pegatina que corresponde al día ventoso (windy), decía “viento” y soplaba y señalaba su boca porque la nube ventosa tiene marcas de viento dibujadas al lado de la boca.

Sobre el tema de los días o el tiempo que hace, puedes derivar la conversación a otros temas cómo lo que hicisteis ayer en el parque o a dónde iréis mañana, si se aproxima una fecha importante familiar como un cumpleaños y cómo lo celebraréis… Todos los días acabamos hablando de otra cosa. ¡Imaginación al poder!

mycalendar_onthewall

Como ya he dicho, tenía pensado fabricar algo parecido cuando Lucy fuese más mayor, pero estoy viendo que con 24 meses aprende más de lo que yo creía. Tampoco se me hubiese ocurrido hacerlo en inglés pero me parece una manera genial de ir introduciendo el lenguaje y expresiones, además de los colores y los números como estamos haciendo hasta ahora.

Y por supuesto, a Lucy eso de quitar y poner velcro le encanta. Para ella son pegatinas que se pegan y despegan mil veces y jamás se estropean. Y al estar siempre a su altura y alcance, hace y deshace a su antojo.

Aunque queda tiempo para que Lucy pueda leer y se aprenda los días de la semana o los meses en ambos idiomas, es un ratito precioso que pasamos, mientras que desayunamos tranquilamente, hablando sobre algo tan típico como  el tiempo que hace.

¿Qué te parece este calendario? 

¿Tienes algo parecido en casa?