HASTA SIEMPRE SAIRON

La mañana del martes 8 de septiembre de 2015, nuestro gato Sairon, Saironlú, el gato gordo, el gato vago, mi oso amoroso, ese gato que se asustaba con todo, que se escondía detrás de la televisión o la Playstation cada vez que sonaba el timbre de la puerta, nos ha dejado.

De repente, sin aviso, sin enfermedad previa, sin verle sufrir, ni tenernos preocupados. Se ha ido igual que vivió: sin molestar ni dar un problema.

Después de 11 años con él, viendo sus ojos verdes grandes, esa cara de buenote, ese maullido dulce, su necesidad de ser querido, ese pelaje tan suave y su olor tan particular, la manera de andar tan tranquila y ese porte de gato guapo, hoy somos uno menos en la familia.

collage primer año Sairon

Primer Año de Sairon

Llegó a casa una tarde de agosto, después de sacarle del motor de una furgoneta. Llenito de pulgas, muy asustado y muy pequeño. En seguida se acostumbró a su nueva familia y era el gato más agradecido del mundo.

Venía portando la tiña y nos la pegó a toda la casa. Todavía le recuerdo chiquitito y naranja, lleno de betadine hasta arriba.

Boo le pegaba mucho y no quería saber nada de él, pero antes de que  Sairon cumpliese un año se quedó embarazada y tuvieron gatitos. Fuiste un acompañante de parto genial, no abandonaste a Boo ni un segundo.

Sairon papá

Sairon con sus gatitos.

No se peleaba con nadie, ni siquiera por las chuches. Le gustaba más que nada del mundo dormir entre mantas y a ser posible cerca de un humano. Las siestas con el eran maravillosas porque ni siquiera se movía y daba un calorcito…

Recuerdo el día que se quedó dormido en el respaldo del sofá y se cayó al suelo sin ni siquiera despertarse. Yo no me podía creer que eso le hubiese pasado a un gato. Y es que no era un simple gato.


Se comía los lazos, los tirantes de los sujetadores… Todo lo que fuese de tela y largo le volvía loco. ¡Cuántas camisetas me habrá destrozado!

Ha tenido que lidiar con 4 gatas este último año, el único macho de la manada, y lo ha hecho muy bien. Ha sido el único que no se ha peleado y que ha mantenido la serenidad en todo momento y ha aguantado los roneos de dos de ellas. Todavía recuerdo tu “escarceo” con Chanel y los celos de Xena. Un amor que no pudo ser.

Este invierno cuando se pusieron casi todos malos con mocos, Súper Papá y yo tuvimos que darles unas medicinas que Sairon odiaba. Le daban hasta arcadas y se resistía, pero jamás nos arañó.

Se creía que era pequeñito y que no se le veía, y era un gatazo de 7 kilos. Se escondía en cualquier sitio durante horas y en sitios demasiado pequeños para él.

Nunca tuvo un bufido para nadie, solo amor y frotamientos. Nunca arañó ni atacó. Todos los recuerdos que tengo de él son buenos y tiernos. Se dejaba dar besos y todos los abrazos del mundo, nunca se revolvió.

Sairon y yo

Xena ya te echa de menos Sairon. Tu hija, tu eterna acompañante, tu sombra, tu compañía en las noches frías… Me preocupa mucho que te eche de menos.

Sairon y Xena

Erais uña y carne. “Mis rayaditos” como os llamaba yo… Qué bonito era verte con ella encima del sofá, del sillón, en una caja…. ¡Qué paciencia has tenido! Era contigo pesada y pegajosa como una lapa. Y no me extraña porque eras, eres el mejor gato del mundo.

Sairon y Xena de espaldas

Y nosotros también te echamos de menos mucho… Incluso ese maullido de hombretón que hacías de madrugada. Mirar para abajo y ver esa cara de bueno, o tu calma cuando se repartían chuches… Eras increíble Sairon. Dabas más valor a una caricia o un simple dedo señalándote para poder rascarte con él que al jamón ibérico.

Verte al solete tumbado, con lo agusto que se te notaba, y acercarse a rascarte la tripa y que tu lo facilitaras despatarrandote… Es uno de los momentos que tengo grabado y que recuerdo todos los días.

los tres juntos

Me hubiera gustado pasar más tiempo contigo, pero me gusta pensar que entendías que no tenía mucho tiempo libre siendo mamá. Ojalá hubiese estado más tiempo rascándote la tripa y debajo de la barbilla. Las últimas fotos eran para Lucy, pero no te saqué ninguna con ella.
Solo espero haberte dado una vida feliz y todo el amor que te merecías. No hay gato como tu en el mundo, tan leal, noble y cariñoso. Decían que parecías un perro en vez de un gato.

Siempre he imaginado que cuando me muera, allá donde quiera que vaya, estarán mis gatos esperándome. Uno de mis niños ya lo está haciendo y espero que esté bien hasta que yo llegue a cuidarle.

Mi Sairon, espero volver a verte y achucharte. Te quiero un montón.

Sairon en la terraza 2008

Sairon en la terraza 2008

Anuncios

13 pensamientos en “HASTA SIEMPRE SAIRON

  1. ¡Qué putada más gorda cuando nos dejan! ¡Pufff! Yo no he tenido nunca gatos, pero voy por mi segundo perro y leyéndote me he acordado de mi Nani, que nos dejó hace ya 9 años y a la que recuerdo cada día. Tu texto me ha removido mucho por dentro.
    Muchísimo ánimo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: LUCY Y SUS GATOS | Patadita

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s