OCTAVO Y NOVENO MES DE LUCY

Estos meses estivales no he contado los avances de Lucy pero puedo asegurar que han sido los dos meses en los que más ha aprendido y más cambios generales ha habido; Durante este verano Súper Papá y yo hemos dicho varias veces la frase:” Ya no hay vuelta atrás, esto va para adelante”. Y nos referimos a la energía desbordante de Lucy, a que no para quieta, es un torbellino incansable, y a que crece por días y aprende todos algo nuevo.

Pesa ya 10 kg y mide 71 cm. No ha perdido peso pero si se le nota que está más estilizada. Normal, porque no para quieta en todo el día.

Lucy y mamá con 32 semanas

A comienzos de julio empezó a gatear cual loquita y en seguida a ponerse de pie apoyándose en cualquier sitio. En Agosto empezó a desplazarse apoyada en el sofá o en cualquier estantería. Se suelta sin miedo ninguno y busca las dos manos para agarrarse y andar. Sentada da vueltas sobre si misma ayudándose con las piernas.

Muerde las rodillas y los pies de quien pille, con los dos dientecitos de abajo, que ya se le ven cuando se rie y, o hace cosquillas o muerde bien y con rabia. También ha aprendido a hacer pedorretas a otras personas y le encanta porque se tira un buen rato, es muy gracioso.

Los dientecitos de Lucy con 34 semanas.

Ha aprendido a quejarse y rabiar. “Hacer el Hulk” lo llamamos porque arquea los brazos haciendo fuerza, y lo hace muchas veces al día. También hace pucheritos y pone emoticono triste con la boca. Antes no había hecho ninguna de estas cosas y yo creo que es un poco pronto.

Además de decir “Papá” que lo aprendió el mes pasado, y a repetirlo a la perfección cuando lo oye, también ha aprendido a decir “Tetatetateta…”, y casi lo aprendió en un momento. Fue decírselo y comenzar a repetirlo. Y al final de julio el sorpresón fué “mamamama…”. Aunque lo dice más cuando llora y se queja. Yo igualmente me la como.

Dice que NO con la cabeza enérgicamente pero en cualquier situación. Creo que me imita a mi, que según Súper Papá lo hago sin darme cuenta; Juega con su sombra en la pared y se pone de pie para perseguirla con los consiguientes cocorotazos, que de estos ha habido varios: en la nariz con moratón incluído, caída de la cama con chichón…

Aprendió a hacer las palmas palmitas con las manos abiertas, antes solo las hacía con una mano abierta y el puño, y ahora las hace hasta dormida. Si las oye en la tele o le dices ¡bravo!, también las da. También sabe chocar los cinco cuando se lo pides y recientemente ha aprendido a hacer los cinco lobitos. Sabe decir “hola” y “adiós” con la mano, pero solo cuando ella quiere. Si le pides lo que tiene en la mano te lo da.

También posa para las fotos que parece que sabe que le estas sacando una.

Baila. Todo el santo día baila. Con cualquier música baila, ya sea el opening de una serie (su favorito es el de The Sopranos) o un anuncio. Aunque esté a su rollo jugando con sus cosas, si oye música baila. Sentada, de pie, comiendo en la trona, tomando teta…. Con un ritmo y un flow increíbles.

La piscina. Nunca en mi vida he visto a nadie disfrutar tanto dentro del agua. Solo es comparable a las horas que se tira Súper Papá dentro de la piscina. Lucy no se ha quejado ni ha llorado nu una sola vez y es que de tal palo tal astilla.

Lucy dentro del agua con Súper Papá a las 35 semanas.

Ha aprendido a dar besos al aire, y a nosotros nos da alguno esporádico, pero todavía no controla bien. Al que si que le propinó un sonoro beso fue a su primo Jesús con el que tiene una relación especial, sin que nadie le dijese nada.

Sigue comiendo genial con BLW, más LM a demanda, y ya sabe hacer la pinza y coger cosas más pequeñitas. Esto también se nota a la hora del juego o de coger cualquier cosa que pille por la casa, motitas del suelo incluídas que solo ve ella. Practica mucho la motricidad fina; Le ponemos cuchara y tenedor para que vaya cogiendo hábito y nos imita hasta en la postura.

Con la teta está ampliando relación: Con el dedito me aplasta el pezón, que no es muy agradable, o lo acaricia con cuidado. También me acaricia el pecho con la mano abierta y mucha delicadeza. Hace poco ha aprendido a meter la mano por debajo de la camiseta, así que por mucho que intente proteger mi pezón de sus pincitas, cada vez es más difícil. Me muerde menos, pero este verano me he llevado unos cuantos mordiscos dolorosos.

Este verano ha comenzado a tener más relación con los gatos y a convivir con ellos. Se emociona, se rie y les persigue, y los gatos huyen de ella cuando les tira del rabo.

Ahora que gatea y te persigue por toda la casa, creímos necesario crear sus propios espacios y uno de ellos fue su habitación con el colchón en el suelo, del que aprendió en seguida a bajarse sola. En el baño, la cocina y el salón, también hemos quitado de su alcance lo peligroso y hemos puesto cosas para que pueda jugar mientras nos acompaña por toda la casa. Hemos ocupado gran parte de las vacaciones en esta tarea.

Lucy con 39 semanas

Lo de imitarnos está a la orden del día, imita nuestras caras, gestos y sonidos. Recientemente ha cambiado su forma de sonreir. Ahora lo hace arrugando mucho la cara y la nariz, y “poniendo cara de mala”, y es porque yo se la pongo durante todo el santo día.

Hemos disfrutado mucho el verano, en la piscina, dando paseos, visitando amistades, pero sobre todo estando en familia.

 

Y yo me pregunto casi a diario, dónde está ese bebé chiquitito que salió de mi cuerpo. Veo fotos de hace meses y era tan pequeña… ¡Parece otra niña diferente!

Siento mucha nostalgia de ese bebé que ha desaparecido tan pronto, pero ver a este bebé (porque sigue siendo un bebé) crecer cada día, aprender tantas cosas y ser tan lista y bonita, me llena de orgullo y hace que me sienta feliz porque veo que ella también lo es.

Anuncios

8 pensamientos en “OCTAVO Y NOVENO MES DE LUCY

  1. Está muy rica, y me das mucha envidia con la piscina. Al mio le encantaba hasta que el padre el primer día me salpico con todas sus fuerzas sin percatarse que tenia al niño en brazos, y ya desde entonces nada de nada.
    PD: pesa mas que el mio con un año 🙂 (si es que así son más graciosos)

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: LOS DIEZ MESES DE LUCY | Patadita

  3. Pingback: Y Lucy sigue creciendo… ¡18 meses! | Patadita

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s