“Sana, sanita. Diario de un enfermero de pediatría” y entrevista con Armando Bastida

Me encantan las novelas gráficas, sobre todo si además de entretener tienen un mensaje importante entre sus página, y en el libro “Sana, sanita. Diario de un enfermero de pediatría” de la Editorial Grijalbo podemos leer la historia de Salva, un enfermero pediátrico que comienza su nuevo trabajo en un ambulatorio. Conocemos el día a día de las consultas, cómo se atiende a las madres y cómo algunos sanitarios no son todo lo profesionales que deberían. Aunque Salva quiere hacer bien su trabajo de manera informada y actualizada, los pediatras (o pedisaurios como los llama) no le tratan con mucho respeto, infravaloran sus consejos y no le facilitarán su trabajo.

IMG_2871

 

Lactancia materna, vacunas, obesidad infantil, crianza o periodo posparto,  son temas que trata esta novela a través de varios personajes que acuden a la nueva consulta de Salva, pero el tema central es la lactancia y las trabas que muchas mujeres encuentran para seguir dando el pecho cuando realmente quieren hacerlo.

Sigue leyendo

Anuncios

#JornadaOptimum con Lucía Galán

Hace unos días asistí a un evento en el que Lucía Galán de Lucía Mi Pediatra ofrecía una charla con el título “¿Quién nos prepara para ser padres?” en la que habló del posparto, del sentimiento de culpa y de los juicios que se hacen a la maternidad. Ponía de manifiesto que “la mejor receta para ser una buena madre es la tuya”, y la verdad es que tenía ganas de verla en directo y conocerla.

aefc87a6-3a96-4d1e-9130-bdf125742b30.JPG

Con Lucía Galán. Fotaza de Lucy de Chibimundo.

Sigue leyendo

10 Cosas que debería saber una Premamá que quiere dar el pecho

Si estás embarazada y has decidido dar el pecho ¡Felicidades! Has elegido dar lo mejor a tu bebéPuede que todo vaya perfecto o puede que cueste. A veces no es fácil, surgen problemas, no te dan buenos consejos, o te encuentras con profesionales sanitarios desactualizados que no te ayudan… Pero no desesperes, no te rindas y busca ayuda para dar lo mejor a tu bebé.

Creo que es fundamental prepararse de cierta manera para la lactancia, ya que en nuestra sociedad actual no convivimos con mujeres lactantes, hay muchísimos mitos al respecto y de nuestro alrededor surgen consejos contraproducentes aún con la intención de ayudar.

A continuación puedes encontrar algunos consejos que yo daría a una premamá que está dispuesta a dar el pecho, cosas básicas que creo debe saber para prepararse durante el embarazo:

Sigue leyendo

Hacemos BLW, ¿qué le digo a mi pediatra?

Suelo oír que algunas familias tienen problemas con sus pediatras cuando les dicen que han elegido Baby Led Weaning como manera de introducir la alimentación complementaria de sus bebés. Con este post quiero hacer una reflexión sobre este tema.

Los pediatras suelen dar unas pautas de alimentación, que no son más que recomendaciones y debemos tomarlas como tales. Algunos pediatras dan unas recomendaciones actualizadas e informadas, y otros dan unas pautas anticuadas, pero siempre es nuestra elección seguirlas o no. Si son anticuadas incluso podemos decirle que se recicle y dependiendo de la gravedad de los consejos, incluso podemos y debemos poner una reclamación en atención al paciente.

Con esto quiero decir que el pediatra, por darnos un papel con unas pautas de alimentación, no se convierte de repente en nutricionista y que no hay que seguirlas a pie juntillas si no queremos. Las recomendaciones son eso, recomendaciones.

En todas las  revisiones médicas que realizan en la consulta de pediatría te hacen preguntas sobre cómo come el bebé. Por lo general solemos contestar: “Bien, se lo come todo”, o “Bien, pero a veces no come mucho o no quiere comer”. No proporcionamos gramos y horarios de los últimos dos meses porque con una frase general, suele valer al pediatra para hacerse una idea. Puede que también te pregunten si has introducido algún tipo de alimento específico ya, puedes contestar y no es necesario decir cómo ha sido.

A no ser que haya algún problema con el bebé, con sus pesos, con su ánimo, sus caquitas, o que tengamos la sensación de que algo no va bien, al pediatra no tenemos por qué contarle específicamente que no le damos biberones de cereal a nuestro bebé, o que hemos introducido el huevo un mes antes de lo que nos señaló en sus hojitas de pautas. Directamente, ni siquiera es un dato importante decir que nuestro bebé nunca ha comido papillas.

O podemos ser sinceros y decir que nuestro bebé lleva una alimentación autorregulada, y ver cómo reacciona el pediatra. Es cierto que muchos son muy intransigentes con este tema. No saben ni quieren oír sobre BLW y les parece una locura. Yo todavía recuerdo los ojos en blanco de nuestro pediatra cuando le dijimos que no le dábamos cereales de farmacia a Lucy. Para muchos de ellos, los padres que deciden realizar esta manera la introducción de alimentos son unos irresponsables. Otros pediatras sin embargo animan a practicarlo.

Y aquí viene la parte importante del post:

La AEPED, que son los “superiores” de todos los pediatras españoles, reconocen y avalan la alimentación complementaria dirigida por el bebé (BLW), y en su web puedes encontrar información sobre esta. Si tú encuentras esa información, tu pediatra también debería conocerla, y si te pone alguna objeción, muy amablemente puedes dirigirle a ella.

Los padres y madres que hemos elegido el Baby Led Weaning como manera autorregulada de introducción de la alimentación complementaria no somos irresponsables.

Generalmente las familias que hemos hecho Baby Led Weaning nos hemos informado mucho sobre el tema y no hay nada que un pediatra pueda decirnos que nos haga dudar de nuestra decisión. Lo que estamos haciendo lo hacemos convencidos y sin poner en peligro a nuestro bebé porque sabemos cómo hacerlo.

Por otro lado, un o una pediatra no es el lobo feroz, en nuestra crianza poco tiene que decidir, por lo tanto poco tenemos que temer a que “nos regañe” según sus opiniones subjetivas. Cómo comemos o cómo dormimos en nuestra casa lo decidimos nosotros. Ellos se ocupan de las enfermedades infantiles.

En conclusión, un pediatra no puede inculcar a tu bebé ningún tipo de alimentación específica en contra de tu voluntad, ni regañarte por no seguir sus pautas (y menos si están desactualizadas). Tampoco puede criticar tu elección de seguir una alimentación autorregulada por tu bebé porque la AEPED la avala y recomienda.

Me encuentro a muchas madres y mucho padres a los que los pediatras les han regañado, que incluso les hacen dudar y pensar que están haciendo algo que no está bien. No dejéis que os regañen por tomar vuestras propias decisiones, por elegir algo que es bueno para vuestro bebé y que al fin y al cabo es vuestra decisión. Y sobre todo, ni siquiera es necesario discutir, que no os regañen por algo que ellos mismos deberían conocer y apoyar.

¿Has tenido algún problema

con el pediatra por hacer BLW?

Puedes seguir la conversación aquí

Sígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en Instagram

y si te gusta comparte

 

Pediatras que se venden #LactanciaxDinero

No es un caso aislado ni una excepción: Diariamente algún pediatra (que no todos) se carga la lactancia materna de una mujer y su bebé. Y quien dice alguno, dice cientos.

Todos y todas hemos oído a alguna mujer repetir consejos contraproducentes y obsoletos que algún pediatra o profesional sanitario le ha dado a una madre que tenía problemas con la lactancia. Lactancia que al final ha fracasado.

Un pediatra desactualizado o desinformado, al no saber ayudar a una madre con problemas, puede acabar con una lactancia deseada e incluso salvable dando consejos contraproducentes y obsoletos. Una lactancia que la OMS recomienda en exclusividad hasta los 6 meses porque aunque a muchos les cueste aceptarlo, la leche materna es lo mejor para los bebés y es un tema de salud pública.

Pero cuando además un pediatra no solo no se actualiza ni ayuda a esas madres, si no que recibe dinero, favores, regalos o viajes de una empresa fabricante de leche artificial, la cual recomienda, antes de derivar a una matrona o asesora de lactancia, no solo es un mal profesional: comete un delito contra la Salud Pública, vulnera su Código Deontológico y también el Código de Comercialización de de Sucedáneos de Leche Materna.

Y esto es lo que recientemente ha pasado en el hospital Sant Joan de Alicante: el anterior jefe de pediatría y el actual están siendo investigados por apropiarse de los ingresos que recibían en la asociación pediátrica, fondos que las empresas de leche de fórmula destinaban a la investigación de la nutrición de infantil. Además los médicos se comprometían a promocionar y publicitar la marca entre las mujeres de la planta de maternidad, las recién paridas, algo que está legalmente prohibido, ya que están obligados a defender la lactancia materna y lo mires por dónde lo mires no es ético ni moral.

Me da miedo pensar hasta dónde llegan algunos por dinero, hasta dónde pueden dañar a otras personas, a madres y bebés por un puñado de euros. Estos hechos son muy graves y lo peor es que muchas estanterías de consultas de pediatría están llenas de estos productos, por lo que estos hechos son bastante comunes y lo sabemos.

Lamentablemente estos doctores no están siendo juzgados por violar los códigos ya mencionados, ni por cohecho, solo por desviar dinero. ¿A quién le importa la lactancia materna?

A nosotras nos importa. Y nos hemos movilizado.

Pilar Martínez de Maternidad Continuum ha creado un grupo de Facebook #LactanciaxDinero Por unos profesionales sanitarios honestos en el que estamos organizándonos para lograr que se nos escuche y que se tenga en cuenta la violación de leyes y de códigos que esto supone.

Aquí se encuentran recogidos todos los post que muchas blogueras hemos escrito sobre el tema. Cuantas más seamos y más difundamos estas acciones mejor.

Hoy lunes 1 de agosto de 2016 pretendemos ser Trending Topic con #lactanciaxdinero y necesitamos ayuda: hazte una fotografía con un cartel, con alguna frase que derribe mitos sobre la lactancia e incluye el hastag #lactanciaxdinero, cuando postees en tus redes sociales incluyelo también… ¡Hagamos ruido!

También hemos realizado este vídeo para denunciar a esos pediatras que se venden (porque afortunadamente hay muchos otros que respetan y apoyan la lactancia materna), con letra de De Profesión Mami y voz de Cuando los Sueños Despiertan. Queremos que esto no vuelva a ocurrir y que le empiecen a dar la importancia que tiene, así que si puedes compartir y difundir será de gran ayuda.

 

¿Algún pediatra te ha ofrecido muestras de leche artificial?

¿Te ha recomendado dejar la lactancia materna aunque tu pedías ayuda para continuarla?

¿Alguna vez te han dado algún consejo obsoleto que ha terminado con vuestra lactancia deseada?

 

 

Pautas del pediatra de Lucy para la alimentación complementaria

Llegan los 6 meses de Lucy y ya en la revisión de los 4 meses nos dieron la hojita con las pautas a seguir para la Alimentación Complementaria. Y ahora que lo pienso, este post debería titularse “Pautas que me paso por el forro…”.

Comenzaré diciendo que algunos pediatras deberían reciclarse, actualizarse, y sobre todo tener en cuenta a los bebés que siguen tomando leche materna, los que no toman biberón ni saben lo que es, ni tienen por qué tomarlo, los que no necesitan cereales de farmacia “ni para dormir ni para crecer”, y sobre todo a las madres que como yo, no quieren ni tienen la necesidad de sustituir tomas de pecho por biberones de fórmula y/o cereales, ni quieren abandonar la lactancia materna. Y digo esto porque mi pediatra escribe las pautas claramente dirigidas a bebés que no toman pecho a demanda, como si no existieran.

También me da la sensación de que cuando una enfermera/ pediatra te da una hoja de estas características, parece que está sentando cátedra, que tiene la verdad absoluta y da por hecho que vas a seguirla al pie de la letra. Yo la he guardado para escribir este post. 😉

Tengo que decir para informar debidamente que la OMS recomienda LME (Lactancia Materna Exclusiva) hasta los 6 meses de vida, por lo que esa prisa por incluir papillas o cereales a los 4 meses no está recomendada.

El pediatra de Lucy empieza diciendo que la introducción de nuevos alimentos conlleva una reducción de tomas de leche, y un cambio de el biberón a la cuchara (¿veis como la leche materna la obvia?). Esto es falso. El alimento principal de un bebé hasta el año de edad debe ser la leche y la AC se debe ir incluyendo poco a poco, dando a probar al bebé, dejando que conozca nuevas texturas y sabores.

Evidentemente el cambio de “biberón a cuchara” se refiere a el utensilio que utilizarán los padres para alimentarles, y a las papillas y purés como ese alimento que sustituirá a las tomas de leche. Pero existe un mundo más allá en el que Lucy se sienta en la trona y le pones un trozo de pan o un gajo de naranja y se lo come, un mundo en el que ni su madre ni su padre piensan embucharla a purés, un mundo en el que ella comerá lo que quiera a su ritmo y a su gusto.

Después de la orden de cambiar de biberón a cuchara que a mi me indigna, hay toda una retahila de gramos, porciones y horarios para ofrecerle distintas frutas y cereales de farmacia, y una lista interminable del tipo de verdura a añadir y en que orden… Me da una pereza terrible, porque lo adultos no comemos así, con tanta medición y tanta vaina.

Además me he informado durante muchos meses y eso de “no dar un tipo de fruta o huevo hasta X mes” es absurdo. Si tiene alergia a algo lo va a tener igual, y la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica dice que cuanto antes incluyas en la alimentación los alimentos alergólogos, menos problemas tendrán con ellos. Entonces, ¿a quién hago caso?

Además el pediatra permite la introducción de la leche de vaca y yogures a los 9 meses, cuando en teoría no deben probarla hasta el año por las proteínas que lleva, que son demasiadas para un aparato digestivo inmaduro todavía al que le pueden provocar hasta micro roturas intestinales. Nada de leche de vaca, ni yogures ni quesos hasta los doce meses, y menos en nuestro caso que tenemos la sospecha de que Lucy es APLV. Y esto incluye esos potitos y yogures “especiales” para bebé a partir de 4 meses que llevan leche también y que los fabrican “expertos en nutrición infantil”.

Más de lo mismo con el huevo, según el pediatra de Lucy la introducción del huevo se debe hacer por partes y a partir del noveno mes: primero media yema de huevo cocida, una vez cada semana durante tres semanas y a la cuarta semana la yema entera, una odisea… La clara a partir de los once meses con los mismos tiempos que la yema. Alguien debería decirle a esta pediatra que no se puede separar la yema de la clara completamente nunca. La clara que es lo que suele dar más alergia se pega a la yema, así que aunque la cuezas seguramente algo caiga. Mi manera de hacerlo será en una tortilla francesa y dándole un trocito para probar, o a lo mejor le hago algún rebozado, y si Lucy quiere y puede gestionar la textura.

Lo de la nutrición infantil y la AC está resultando como el tema de los partos. Resulta que no es todo como lo pintan, sigue habiendo mucha desinformación entre los profesionales, y se siguen practicando y recomendando prácticas obsoletas. Me doy cuenta que también he tenido que estudiar e investigar para elegir con mi propio criterio qué hacer también respecto a la AC y en el camino me he encontrado con muchas cosas que se desconocen y que se siguen haciendo.

Ya conté en los seis meses de Lucy, que nuestra intención es hacer BLW (Baby Led Weaning), nada de papillas ni cereales de farmacia: Lucy hará alimentación autorregulada.

¿Qué indicaciones os sorprendieron respecto a la AC?

¿Pensáis que las pautas de los pediatras están demasiado medidas al milímetro?

Puedes seguir la conversación aquí

Sígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en Instagram

y si te gusta comparte

 

LAS VACUNAS DE LOS CUATRO MESES

Visita al pediatra en el cuarto mes. A la enfermera más bien. Lucy más simpática que nada, creo que no se acordaba de la susodicha en cuestión.

La desnudamos, la pesa y la mide:

  • 7,650kg, casi un kilo más que el mes pasado.
  • 63cm, dos centímetros más que el mes pasado.
  • 42cm de diámetro de la cabeza, la misma cabeza.

Vamos, que está hecha un toro. Según la enfermera, percentil 99,  según la tabla de la OMS para la edad de Lucy, 93. Y solo con pecho, oiga. ¿A oído pediatrucho del libro aquel? ¡Solo con teta! ¡Lactancia Materna Exclusiva y a demanda!

 

Aprovecho para decir que hemos pesado a Lucy 7 veces desde que nació, las dos primeras veces fueron en el hospital. Digo esto porque puede parecer que tengo los pesos a rajatabla, pero nada más lejos de la realidad. De hecho ni siquiera hago caso de los percentiles, me traen bastante al pairo.  Los apunto porque tengo una aplicación muy mona, llamada “Crecer” que me da la curva según diferentes parámetros. 

No todos los bebés son iguales, por lo que no todos crecen y cogen peso igual, así que mientras yo vea a Lucy sana y que coge peso, no me preocupo en ir a pesarla semanalmente. Algún día hablaré de percentiles.

Después de las mediciones oportunas, de las preguntas de rigor y de todas esas cosas, tocaban las vacunas. Pero en lo que las preparaba me preguntó si ya la habíamos dejado con alguien para que se acostumbrara, mi contestación fue que yo no quería que se acostumbrara a eso, me salió del alma. No entiendo el afán por querer enseñarnos crianza en el médico.

Primero el Rotateq, que nos toca pagarlo a los papás y que es bebible, (que Lucy casi lo echa entero, angelito mío, con el pastón que cuesta) y después otros tres pinchazos. El tétanos en el muslito (o debería decir muslaco) izquierdo, y las otras dos en el derecho.

Se durmió sobre las 11 y se despertó a las doce llorando, no tenía fiebre. La pusimos hielo en ambos muslos y le dimos paracetamol por el dolor, porque si se lo podemos aliviar lo hacemos. Se cogió al pecho dispuesta a dormir, pero de nuevo se puso a llorar. Estuvimos un ratito dándola amor, cariñitos y juegos. Se morreó con Súper Papá de lo lindo, hizo cacota dos veces y en cierto momento nos hizo saber que quería dormir y nos pusimos a ello. Se dormiría casi a la 1, y excepto los despertares de hambrecita, hasta las 8 no ha vuelto a abrir el ojo y ha sido para hacer cacota dos veces (ahora le ha dado por hacerlas de dos en dos parece). Se ha vuelto a dormir a las 9 y veremos cuando despierta…

No ha sido tan malo como la otra vez la verdad. Los pinchazos los ha llevado mejor, y yo también, que estaba aterrada rollo madre. Cuando nos fuimos a dar el paseo por la tarde Lucy y yo, le dije a Súper Papá que no íbamos a volver para no tener que ir al médico. En ese plan estaba. Y por la noche estábamos más preparados. La experiencia es un punto. Así que menos horrible, aunque si le preguntamos a Lucy a lo mejor piensa otra cosa.

Y con casi cuatro meses ya nos han dado la hojita de la alimentación complementaria y “consejos para padres”. Con algunas cosas me reía porque son de traca y de no entrar en la web de la AEPED ni de casualidad y otras no me han hecho nada de gracia, pero esto se merece un post precioso.

A parte de esto, el comentario extraño de la jornada fue que mientras Lucy no se salga de la tabla, no pasa nada.

¿Y qué pasa si se sale? ¿A alguien le ha pasado?